Subiendo archivos

Compara antes de contratar tu seguro de vida

Elegir un seguro de vida puede ser una tarea intimidante.

Elementos como la edad del asegurado o si las coberturas incluyen únicamente fallecimiento o también invalidez pueden variar significativamente sus costes.

Con nuestro comparador de seguros de vida podrás en sólo 1 minuto comparar pólizas de 20 aseguradoras.

Adicionalmente llamando 91 136 05 05 obtendrás asesoría personalizada de nuestros expertos completamente gratis.

¿Qué dicen nuestros usuarios de Acierto.com?

Joven
5 estrellas Excelente 9.5 / 10 Basado en 3643 opiniones

¿Por qué usar Acierto.com para elegir tu seguro de vida?

En Acierto trabajamos día a día para poder ofrecerte el mejor catálogo de aseguradoras y pólizas junto a la mejor información de coberturas y así, poder ayudarte a escoger la póliza de Vida que más te conviene, sin pagar de más.

Entender los tipos de seguros como de fallecimiento vs de supervivencia y términos como la Invalidez Permanente Absoluta vs la Total es vital para asegurarte que la póliza a contratar contiene los elementos que más te convienen.

5 estrellas "Me ha sido de gran ayuda,
he conseguido un seguro muy bueno
y a un precio super ajustado"
Olga Sanchez Torres
5 estrellas "Es totalmente recomendable,
rápido, sencillo
y ellos se ponen en contacto con el cliente,
haciendo fácil todo el trámite."
Joan Castelló Ver más opiniones »

¿Para qué quieres un seguro de vida?

Antes de decidirte por una modalidad y por una compañía determinada, debes preguntarte para qué quieres contratar el seguro de vida, ya que deberás elegir un tipo u otro en función de la finalidad que persigas.

  • Fallecimiento
  • Doble y triple capital por accidente
  • Incapacidad permanente y absoluta
  • Enfermedad grave
  • Gastos de sepelio
  • Gastos de liquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones
  • Testamento notarial
  • Repatriación
Fallecimiento

Fallecimiento

En caso de muerte del usuario, sus beneficiarios recibirán por parte de la aseguradora el pago del capital contratado, cualquiera que sea la causa del fallecimiento. Este dinero ayudará a garantizar el bienestar y la estabilidad económica de la familia una vez que el asegurado haya fallecido. Cada compañía establecerá una serie de limitaciones o supuestos que no cubre como, por ejemplo, el suicidio.

Doble capital por accidente y triple capital por accidente de circulación

Doble capital por accidente y triple capital por accidente de circulación

Estas coberturas garantizan el doble del capital asegurado en caso de muerte por accidente así como el triple del capital asegurado en caso de que esta muerte sea resultado de un accidente. Se entiende por accidente toda aquella lesión que el usuario sufra por alguna causa ajena a su voluntad. Las aseguradoras fijarán las restricciones que estimen oportunas.

Incapacidad permanente y absoluta

Incapacidad permanente y absoluta

En caso de que al usuario se le diagnostique una invalidez permanente y absoluta, recibirá el pago del capital contratado. Con esta cantidad podrá mantener su nivel de vida si, a causa de las secuelas, no se le permite continuar con su actividad profesional habitual. Al igual que en caso de muerte, se puede completar esta cobertura con las de doble y triple capital en caso de accidente y de accidente de circulación, respectivamente.

Enfermedad grave

Enfermedad grave

El caso de que al asegurado le sea diagnosticada una enfermedad grave, la compañía se hará cargo de pagar el capital previamente contratado. Esta cobertura suele ser válida únicamente hasta los 60 años. Se puede considerar enfermedad grave dolencias como el infarto, el cáncer o el accidente cerebro-vascular, entre otros. Cada aseguradora establecerá una serie de límites y condiciones.

Gastos de sepelio

Gastos de sepelio

Esta cobertura cubre los gastos del sepelio o el derecho de los beneficiarios o terceros a solicitar el abono de los gastos del sepelio en caso de fallecimiento del asegurado. La prestación de este servicio puede incluir el féretro, el traslado en coche fúnebre, el tanatorio, el servicio religioso y las flores, entre otros. No obstante, las compañías aseguradoras pueden fijar una serie de limitaciones.

Gastos de liquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Gastos de liquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Con esta cobertura, la compañía de seguros se hace cargo de aquellos costes que deriven de la herencia del asegurado, es decir, de pagar la correspondiente cuota tributaria, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Así, sus herederos no tendrán que sufragar este gasto.

Testamento notarial

Testamento notarial

En caso de ser necesario, el asegurado podrá acceder a la ayuda de un notario para la elaboración o modificación de su testamento. En muchos casos, esta asistencia puede ser prestada por teléfono o vía online. La inclusión o no de esta garantía dependerá de cada aseguradora, así como sus límites.

Repatriación

Repatriación

En caso de fallecimiento del usuario fuera de España, la compañía se hará cargo de los gastos derivados del traslado del cuerpo hasta el aeropuerto internacional más cercano al lugar en el que ha muerto. También se responsabilizará del viaje de regreso a su país de origen -ha de estar especificado en la póliza- así como de los trámites necesarios y del traslado desde el aeropuerto al tanatorio. No obstante, esta garantía dependerá de cada aseguradora así como otros límites que puedan ser establecidos.

Aunque también puedan servir para ello, las pólizas de vida no suelen contratarse para protegerte de riesgos que puedan causarte daños. Es muy común acudir a este tipo de seguros para proteger a tu familia tras tu fallecimiento. De esta manera, si falleces, la compañía aseguradora se compromete a entregar a tus beneficiarios una determinada cantidad de dinero. Con esta suma, tu familia podrá sufragar cualquier problema económico derivado de tu muerte.

Este tipo de pólizas también están indicadas están indicadas si tu intención es acumular un determinado capital que cubra gastos de importancia como, por ejemplo, los derivados de los estudios de tus hijos o de una hipoteca.

Por otro lado, te puede interesar que tu póliza de vida te ayude a complementar tu jubilación. Para cubrir este tipo de situaciones, lo mejor es contratar un seguro de Vida Ahorro, aunque también podrás optar a una póliza mixta. Asimismo, puedes utilizar este tipo de productos para cubrirte ante la invalidez, la incapacidad laboral permanente o una situación de dependencia.

¿Qué tipos de seguro de vida hay?

Existen varios tipos de seguros de vida: aquellos que cubren el riesgo de muerte, los que garantizan el pago de los préstamos -más conocidos como pólizas de amortización- y los que se utilizan como fórmula de ahorro y de inversión.

Las pólizas de Vida Riesgo cubren la posibilidad de que el asegurado muera antes de que el contrato pactado con la aseguradora finalice. Así, los beneficiarios cobrarán la indemnización fijada en el seguro. No obstante, si el tomador vive tras la finalización del contrato, este queda cancelado -salvo que sea renovado-, de manera que no cobrará la indemnización de la aseguradora. Este tipo de productos de Vida Riesgo se catalogan en: temporales, de vida entera y mixto.

Una póliza de Vida Ahorro es la unión de un seguro de vida y de un plan de ahorro. Este producto permite realizar aportaciones periódicas, modificarlas o pausarlas si fuese necesario. Además, ofrece la posibilidad de recuperar el capital de forma total o parcial. Si el asegurado muere mientras la póliza está en vigor, el capital será cobrado por sus beneficiarios. Por el contrario, si el asegurado vive una vez finalizado el contrato, se le garantiza el pago de la prestación pactada.

Existe también la opción de contratar seguros complementarios con los que completar tu póliza de Vida Riesgo principal. Así, el asegurado y su familia o beneficiarios estarán protegidos por coberturas más amplias.

Existen distintos seguros complementarios: las pólizas de Vida Doble Capital -en caso de que la muerte se produzca de forma accidental, se paga una indemnización más otro capital de la misma cuantía-, de Vida de Triple Capital -si el asegurado fallece en un accidente de tráfico, los beneficiarios reciben el capital garantizado, una indemnización adicional por fallecimiento accidental y una tercera más- y, por último, el seguro Complementario de Invalidez -la entidad indemniza anticipando todo el capital de una sola vez-.

¿Qué variables influyen en el precio de tu póliza?

Los motivos que te llevan a elegir un determinado seguro de Vida dependeran de tus circunstancias personales, familiares y económicas. Es decir, tanto las coberturas como el precio variará según tus condiciones. El capital a asegurar y, por lo tanto, la prima asumida no será igual para una persona soltera que para una casada y con hijos pequeños a su cargo, o que para alguien que tiene ascendientes o descendientes en situación de dependencia o discapacidad.

En todo caso, al margen de cómo influyen las circunstancias personales a la hora de fijar el capital asegurado, la prima en sí misma depende principalmente de la edad. Si bien, también pueden influir tu profesión, los deportes de riesgo que practiques y/o tu estado de salud.

Garantizar el bienestar de tu familia

Un seguro de vida puede ayudarte a no poner en riesgo tu bienestar y el de tu familia. Para ello, primero debes plantearte una cuestión fundamental: ¿cuánto dinero va a necesitar tu familia para vivir dignamente en tu ausencia? Si, por ejemplo, eres la única fuente de ingresos de tu familia deberás contratar una póliza de vida que cuente con las suficientes coberturas para que no tengan que soportar cargas adicionales por tu ausencia. Por el contrario, si tus hijos son mayores y pueden independizarse económicamente, quizás no necesites amplias garantías.

Los seguros de vida ofrecen la opción de limitar su periodo de vigencia. Esto te permitirá replantarlo cada cierto tiempo, de manera que podrás adaptarlo a distintas situaciones y necesidades. Igualmente, este tipo de pólizas también pueden estipularse sobre la vida propia o la de un tercero.

En cuanto al coste del seguro, este dependerá de las tablas de mortalidad utilizadas por cada compañía. Estas determinarán las probabilidades de muerte y supervivencia en función de la edad del asegurado. Una buena forma de reducir el precio mediante la realización de exámenes médicos o declaraciones del asegurado sobre su estado de salud.

El Registro Público de Contratos de Seguro de Coberturas de Fallecimiento

El Registro Público de Contratos de Seguro de Coberturas de Fallecimiento, que depende del Ministerio de Justicia, permite conocer si una persona fallecida tenía contratado un seguro de vida, así como con qué aseguradora. Esto supone una facilidad para que las personas que figurasen como beneficiarios en dicha póliza puedan reclamar la indemnización derivada de este.

En este registro solo se pueden consultar seguros de vida con cobertura de fallecimiento y pólizas de Accidentes en los que se cubra la muerte del asegurado. Solo se podrá acceder a este registro 15 días después de la defunción del asegurado y siempre que se acredite esta circunstancia. En un plazo de siete días, este registro expedirá un certificado con los contratos vigentes y con qué entidades están suscritos.

Esta consulta es totalmente gratuita y se puede hacer a través de la web del Ministerio de Justicia, por correo o presencialmente en la sede del Registro de Contratos de Seguros de Coberturas de Fallecimiento.

Pregúntale a los expertos en Seguros

¿Qué tipos de Seguros de Vida existen?

Existen dos tipos:
Los seguros de fallecimiento o "seguros de riesgos" son los que, en caso de que el asegurado fallezca antes de que la póliza venza, la compañía pagará una determinada cantidad a los beneficiarios. Si el asegurado no muere antes del vencimiento, el contrato se da por finalizado sin ninguna contraprestación de la aseguradora.

Los seguros de vida o supervivencia son los llamados "seguros de ahorro". En ellos, si el asegurado llega con vida al final del contrato, se garantiza un determinado capital a los beneficiarios. También existen las modalidades mixtas, en las que se combinan ambas fórmulas

¿Qué es la "Invalidez Permanente Absoluta" y la "Invalidez Permanente Total"?

La Invalidez Permanente Absoluta es una situación permanente por la cual el asegurado no pudiese ejercer ningún tipo de profesión. La Invalidez Permanente Total, por su parte, es aquella situación permanente en la que la persona no pueda ejercer su actividad profesional, pero sí otras.

¿Hasta qué edad se puede tener un seguro de vida?

La edad máxima para tener un seguro de vida suele rondar los 65 o 70 años. Aún así, la cifra depende de cada compañía, por tanto, si quieres estar bien informado, te recomendamos consultarlo de forma gratuita con nuestros especialistas en Seguros de Vida llamando al teléfono 91 136 05 05.

¿Qué es el levantamiento de testamento?¿Lo cubre el seguro de vida?

El levantamiento de testamento es el reparto de los bienes según se indica en la declaración de última voluntad del fallecido. Este proceso conlleva unos costes de gestión y tramitación y es importante validar que esté incluido en el seguro de vida.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR