• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Reunificación de deudas | Qué es y cómo pedirla

La reunificación de deudas permite juntar nuestros préstamos para pagar una sola cuota. Solicítala en Acierto.com

Si bien antes de solicitar un préstamo lo habitual es hacer números, es posible que nuestra situación económica y familiar cambie durante la vida del mismo. Algo que puede afectar a nuestra capacidad para devolver las cuotas y un punto en el que también tenemos opciones. La reunificación de deudas es una de ellas. Hoy te contamos qué es exactamente, cuáles son sus ventajas, y también cómo solicitarla en caso de que finalmente nos interese.

Compara 30 entidades en 2 minutos y contrata el mejor préstamo
COMPARAR PRÉSTAMOS

¿Qué es una reunificación de deudas? 

Como ya hemos adelantado, una reunificación de deudas consiste en unir todas las deudas pendientes en una única deuda. En lugar de pagar una cuota mensual por cada uno de tus préstamos (la cuota de la hipoteca, la del coche, la tarjeta de crédito o la de cualquier préstamo personal que hayas solicitado), podrás unirlas en una sola.

En realidad, la reunificación de deudas no es más que un préstamo que solicitamos a una entidad bancaria. Sería, en esencia, un préstamo para pagar tus préstamos; para liquidarlos y quedarte con un único producto de financiación. Para ello, se deberá calcular cuánto queda pendiente de cada préstamo que se tenga. La suma será el importe que pediremos para hacer la reunificación. En función de la cuantía, la reunificación de deudas se llevará a cabo a través de una hipoteca (una nueva o ampliando la actual) aunque, en muchos casos, se va a poder solucionar con un préstamo personal.  

Hay que tener en cuenta que al reunificar deudas, a largo plazo, acabarás pagando más intereses. Y que, como te explicaremos más adelante, tendrás que asumir los gastos de cancelación de los préstamos anteriores en caso que los tengan. Por tanto, una reunificación es un “comodín” que debes usar en situaciones muy concretas.

¿Cómo reunificar préstamos?

Existen varias vías para solicitar una reunificación de deudas, como un préstamo o una hipoteca. Todas ellas se pueden analizar usando un comparador de préstamos, como el de Acierto.com, en el que podrás ver las características de los productos de financiación a través de los cuales puedes llevar a cabo tu reunificación de deudas, y contratar el que consideres mejor. Además, si lo deseas, nuestros agentes expertos en financiación te podrán ayudar durante todo el proceso. 

Sea como sea, se debe estudiar toda la oferta. Y, antes de hacer cualquier movimiento, comprobar si cumplimos con los requisitos que nos va a pedir cualquier banco antes de concedernos el citado préstamo.

Documentación para hacer una reunificación de deudas

Como en cualquier otro producto de financiación, a la hora de solicitar una reunificación de deudas, el banco estudiará si la operación es viable o no: si por tu perfil económico vas a ser capaz de devolver la financiación que te otorgue, más los intereses, en el tiempo acordado. 

Para ello, tendrás que aportar cierta documentación, de forma presencial u online. Cada entidad tiene sus propios criterios al respecto, pero estos son los documentos más habituales que hay que presentar cuando se van a reunificar deudas: 

  • DNI.
  • Si se va a pedir una hipoteca, escritura de la vivienda a hipotecar y última tasación de la misma.
  • Recibos de todas las financiaciones que se van a unificar (préstamos, hipotecas, tarjetas…).
  • Contrato laboral, en caso de trabajar por cuenta ajena, o toda la documentación relativa a la declaración del IVA, impuesto de sociedades, etc. en autónomos.
  • Últimas nóminas (habitualmente las tres últimas).
  • Declaración de la renta.
  • Documento con la vida laboral.
  • Movimientos bancarios de los últimos meses.

Límites de la reunificación de deudas

De nuevo, y como en cualquier otro producto de financiación, los límites los establecerá el perfil económico de la persona que solicita el préstamo o hipoteca para llevar a cabo la reunificación de deudas. 

Así, por una parte, y en el caso que se lleve a cabo la reunificación a través de una hipoteca, el importe que se conseguirá no superará nunca el 80% del valor del bien hipotecado. 

Además, también se tendrá en cuenta (tanto la reunificación de deudas se haga con un préstamo o con una hipoteca), que las cuotas resultantes no superan la ratio de endeudamiento, situada entorno al 35% de los ingresos. Esto es, que no se destina más del 35% del dinero que se ingresa a pagar las deudas.  

Qué tener en cuenta en una reunificación de deudas

Antes de llevar a cabo una reunificación de deudas, se deben tener en cuenta varios aspectos. Y es que puede tener sus beneficios y sus inconvenientes. Te explicamos unos y otros para que puedas valorar todas las posibilidades.

Beneficios de reunificar préstamos

Uno de los grandes beneficios de reunificar préstamos es que, al pagar una única cuota al mes, controlarás mejor los gastos familiares ya que, en cuanto a deudas financieras, tendrás un único foco de atención.

Además, es probable que la cuota que te resulte sea inferior a la suma de las cuotas de todos los préstamos que estás pagando antes de llevar a cabo la reunificación, con lo que la economía familiar podrá respirar. 

También es posible que el tipo de interés que se te aplique sea inferior al tienes en algunas de las financiaciones actuales ya que, a día de hoy, son más económicos que hace años. Esto se acentúa en el caso de hacer la reunificación de préstamos con una hipoteca, ya que estas aplican, de por sí, intereses más bajos que los préstamos personales o las tarjetas de crédito. 

Inconvenientes de reunificar préstamos

Pero al reunificar préstamos también se deben valorar aspectos no tan positivos. Entre ellos, que para ejecutarla deberás abonar, probablemente, algunas comisiones ya que las deudas que puedes tener ahora pueden tener ciertas comisiones (de cancelación, por ejemplo) a las que vas a tener que hacer frente. Además, la constitución del nuevo préstamo, si se trata de una hipoteca, tendrá ciertos costes. 

Por el resto, es probable que si reunificar las deudas para pagar menos cada mes, alargarás el plazo de amortización: estarás pagando el préstamo durante más años, lo que se traduce en que cuando acabes de pagar el préstamo habrás abonado más intereses. 

Reunificación de deudas sin vivienda

Hay otra situación en la que puedes solicitar una reunificación de deudas. Una en la que no tienes hipoteca y no necesitas solicitar una nueva, con otras condiciones. Puede que en tu caso solo se te hayan juntado unos cuantos pagas con una mala racha. En este caso, también puedes reunificar las cuotas de tus préstamos personales solicitando un nuevo préstamo.

En este caso, puede que necesites un avalista (alguien solvente que te respalde económicamente si tú no puedes pagar tu deuda), ya que el banco no cuenta con la casa como garantía como en el caso anterior. Deberás estar al día con las cuentas (no te lo van a conceder si debes alguna cuota) y demostrar que eres solvente, ya sea con tu nómina y/o con el respaldo de un avalista.

¿Es posible hacer una reunificación de deudas con impagos?

Tener o haber tenido impagos y aparecer en listados de morosidad, como podría ser Asnef, es un inconveniente a la hora de conseguir cualquier tipo de financiación. Es, como hemos indicado, uno de los aspectos más analizados por bancos y financieras a la hora de conceder una financiación: que la persona que la pide es, además de solvente, puntual con sus compromisos. Pero, ¿es posible hacer una reunificación de deudas con impagos? 

La respuesta es simple: es muy complicado, pero no imposible. Para obtenerla, la persona que la solicite deberá justificar muy bien el motivo por el que no ha abonado esa deuda y la cuantía (si el importe es bajo, tendrá más opciones de conseguirla) y demostrar que tiene una buena situación económica. 

Si quieres saber cuánto te costaría un "préstamo por todos tus préstamos", una opción barata, rápida y sencilla es usar un simulador de reunificación de deudas, como el de Acierto.com. Solo tienes que indicar cuánto pagas de cuota por cada uno de tus préstamos y el simulador –tomando como referencia un tipo de interés y un período de amortización estándares– calculará cuánto tendrías que pagar de letra en este nuevo préstamo