• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Así afecta el euríbor a las hipotecas

Qué es el euribor y cómo condiciona la cuota de una hipoteca referenciada a él

Hipotecas y euríbor son dos términos que parecen (casi) inseparables. Y es que el valor del tipo de referencia (el euríbor) es clave para calcular la cuotas de las hipotecas vinculadas a él. Ahora bien, solo en el caso de las hipotecas variables. Así, si el euríbor sube, los pagos serán más caros y si baja, más baratos. Te explicamos qué es el euríbor, cómo ha sido su evolución y cómo afecta a los préstamos en esta guía de los expertos en hipotecas de Acierto.com.

Compara 30 entidades bancarias en 2 minutos y contrata la mejor hipoteca
COMPARAR HIPOTECAS

¿Qué es el euríbor? 

La palabra euríbor es el acrónimo de Europe Interbank Offered Rate o, traducido al castellano, tipo europeo de oferta interbancaria, y corresponde al tipo de interés al que las entidades bancarias de la zona euro se prestan el dinero entre ellas. 

A esta definición, la Real Academia de la Lengua Española (RAE) añade y puntualiza: “se usa con frecuencia como referencia en los préstamos hipotecarios a tipos de interés variables”. Y así es. Desde que el euro se consolidó como moneda única, es uno de los principales tipos de referencia al que se vinculan los préstamos a interés variable. En España se utiliza desde el año 2000. O sea, que las hipotecas y el euríbor irían de la mano cuando hablamos de hipotecas variables.

Cómo se calcula el euríbor

La Federación Bancaria Europea es la encargada de calcular el valor del euríbor. A grandes rasgos, lo hace con los datos que le facilitan las entidades financieras más destacadas de la zona euro sobre el interés que aplican cuando se dejan el dinero entre ellos, y que varía en función del plazo de devolución. Así hay euríbor a una, dos y tres semanas… y para de uno a 12 meses. 

En España, el euríbor hipotecario más utilizado es a un año, lo calcula el Banco de España a través de la media de su valor diario y lo publica en el BOE mes a mes.   

Cuál ha sido la evolución del euríbor 

La evolución del euríbor va ligada a la evolución de los mercados. Ha ido oscilando en función de la situación y las políticas económicas. Desde febrero de 2021 cumplió su quinto año en negativo. Esto es, por debajo de cero. Pero no siempre ha sido así. De hecho, el euríbor también ha marcado máximos. Fue en el verano de 2008, cuando rozó el 5,5%. 

Cuál es el euríbor actual

El euríbor actual tiene un valor negativo. Fue en febrero de 2016 cuando marcó sus primeros números rojos. La explicación la encontramos años atrás. A raíz de la pasada crisis económica y la incertidumbre financiera mundial, los bancos cerraron el grifo del crédito, dejaron de prestar dinero a sus clientes. 

Ante esta situación, y a grandes rasgos, el Banco Central Europeo (BCE), en un intento para que las entidades volvieran a conceder préstamos, decidió bajar el precio del dinero, inyectar liquidez a los bancos y cobrar dinero por depositar activos en el BCE. Así, desde 2013 fue rebajando los tipos de interés, que siguen al 0%. 

Los grandes beneficiarios de estas medidas (y del valor negativo del euríbor) han sido los hipotecados con préstamos a tipo variable, que han visto reducir sus cuotas de forma paulatina, tal y como veremos más adelante. 

Hipotecas y euríbor: cómo se influyen

Como hemos apuntado, las hipotecas y el euríbor están íntimamente relacionados. Eso sí, esta relación se centra solo en las hipotecas que son a interés variable o mixto. Precisamos: el interés que se aplica en una hipoteca variable consta de dos porcentajes, uno fijo durante toda la vista del préstamo hipotecario, que se llama diferencial, y otro variable, vinculado a un tipo de referencia. La única diferencia con una hipoteca mixta es que esta, durante un plazo inicial (de uno a diez años), tiene un tipo de interés fijo. 

El tipo de referencia mayoritario en España, tanto en un caso como en el otro, es el euríbor. De hecho, el 90% de las hipotecas que en algún momento tienen un interés variable, van referenciadas a su valor. 

Por su parte, el valor del euríbor y su evolución no influye para nada de las hipotecas fijas, ya que el interés que aplican es siempre el mismo, durante toda la vida del préstamo, con independencia de lo que suceda en los mercados.  

La subrogación de hipoteca de acreedor es un mecanismo regulado por la  Ley 2/1994, de 30 de marzo, sobre subrogación y modificación de préstamos hipotecarios. Con todo, algunos aspectos relacionados con la subrogación de acreedor, están establecidos en la Ley 5/2019.

El procedimiento es sencillo: el titular de una hipoteca encuentra un préstamo hipotecario con mejores condiciones que el actual y presenta su solicitud al nuevo banco. Este, después de recibir la solicitud, la estudiará y si la acepta, la nueva entidad presentará a la persona interesada una oferta vinculante con las condiciones financieras para el préstamo (intereses, condiciones, costes, cuadro de amortización, etc.). 

Paralelamente, el nuevo banco le pedirá al actual el importe pendiente que queda por pagar. Y tendrá un plazo máximo de 7 días para responder. Una vez superado este proceso, la entidad con la que se tiene el préstamo, podrá hacer una contraoferta (mejorando las condiciones del nuevo banco) en hasta 15 días. 

El deudor podrá estudiar ambas propuestas y tendrá siempre la última palabra: si cambia de banco o mantiene, cambiando las condiciones, el actual. En este sentido, una subrogación de hipoteca puede terminar en una novación si finalmente el deudor decide no cambiar la hipoteca de banco y acepta la mejora de las condiciones antes de los quince días establecidos. 

¿Cuándo se revisa el euríbor?

No hay un plazo preestablecido para revisar el euríbor de una hipoteca, y dependerá de las condiciones que se hayan suscrito al firmar la hipoteca. Así, hay préstamos hipotecarios en los que se revisa cada seis meses y otros, cada doce.

Sea como sea, cuando toca la revisión se toma el valor del euríbor del mes que se haya establecido en el contrato. Si este es inferior al que tenía en la última revisión, las cuotas serán más bajas. Si es más elevado, serán más altas. Y así, hasta la próxima revisión. 

Hipotecas y euríbor: cómo calcular la cuota

Existen herramientas para calcular las cuotas de la hipoteca con el euríbor como tipo de referencia. Es el caso del simulador de hipotecas de Acierto.com, en el que introduciendo el importe de dinero a solicitar en la hipoteca, el plazo de amortización, el diferencial y un valor euríbor, se puede tener una estimación de a cuánto ascenderán las cuotas. También puedes contar con la ayuda de nuestros agentes expertos. 

Con todo, a grandes rasgos, si el valor del euríbor que se tiene que aplicar en una revisión es inferior  a la anterior, la cuota se rebajará. Y a la inversa. Si es superior, aumentará. 

Hemos hecho cálculos sobre una hipoteca, firmada hipotéticamente en el año 2000, de 150.000 euros, a amortizar en 25 años y con un diferencial del 1,00% sobre el euríbor, de revisión anual. En este caso, como valor del euríbor, hemos tomado su media anual

Así, los titulares de la hipoteca habrían empezando pagando cuotas que ascendían a 872 euros en el 2000. En 2001, ascendieron a 928 euros y estarían algo por encima de los 700 euros los años siguientes, hasta 2008 (año del máximo histórico del tipo de referencia), en que las cuotas de esa misma hipoteca superaron los 900 euros.

A partir de ahí, consecutivos descensos. Desde 2010 a 2014, con pagos mensuales de unos 600 euros para bajar de esta cifra en 2015. En 2020, siguiendo con los mismos cálculos, estos hipotéticos hipotecados están pagando 581 euros al mes. 

¿Es mejor una hipoteca ligada al euríbor?

Como hemos visto, la relación del euríbor y las hipotecas es clara: la evolución del diferencial influye directamente en el importe de las cuotas mensuales de las hipotecas a tipo variable y mixto. Así, a día de hoy, y dado el valor negativo del euríbor, son más económicas. 

Con todo, si su valor se disparase (no hay que olvidar que una hipoteca es un préstamo a muy largo plazo y durante todos sus años los mercados -y nuestra situación económica- pueden variar), las cuotas podrían resultar más caras que una hipoteca fija.

Y es que en los últimos años, las hipotecas fijas han tomado impulso. De hecho, han visto rebajar considerablemente sus intereses e igualado condiciones con las variables. Además, su contratación se está impulsando y han pasado de ser, casi anecdóticas, a suponer, casi, el 50% de las nuevas hipotecas. 

En definitiva, cada caso es un mundo. Así, antes de tomar una decisión, es mejor estudiarlo de forma personalizada, pues estamos hablando de un préstamo que se puede alargar hasta 30 años. El comparador de hipotecas de Acierto.com te puede ayudar a tomar una decisión. Comparar la principal oferta hipotecaria del mercado y hacer tus cuentas será posible con su herramienta. Y, si lo deseas, tendrás la ayuda de agentes expertos en hipotecas durante todo el proceso. Para que compares, consigas y contrates de forma fácil y sin complicaciones.