Los mejores seguros de salud: ¿cómo distinguirlos?

Descubre qué aspectos son importantes a la hora de elegir un buen seguro de salud

¿Por qué contratar un seguro de salud?

Cuando se trata de vivir tranquilo, contar con buenos seguros que nos protejan en los diferentes ámbitos de nuestra vida lo facilita mucho. Más aún si hablamos de salud y de atención médica. Por eso es vital elegir bien si se trata de seguros de salud.

Cada vez más gente pone su salud en manos de la la sanidad privada: según los datos aportados por Unespa (la Asociación Empresarial del Seguro) en su Memoria social del seguro 2015, entonces ya eran 9,2 millones los afiliados a seguros de salud (un 18,9% de la población) encabezados por los ciudadanos madrileños. La cifra, además, no deja de crecer. Cada año las compañías incorporan a más clientes, con un aumento significativo en los seguros dentales y los seguros de empresa.

¿Y por qué esta tendencia? Ya se sabe de qué males adolece la sanidad pública; el problema más grave es el de las listas de espera que, según la comunidad autónoma en la que vivas, pueden posponer durante meses (o más de un año) una operación o una prueba diagnóstica que necesites ahora. Según el INE, informa el Diario El Confidencial en este artículo, España está viviendo además un aumento en la tasa de mortalidad, con una importante incidencia de enfermedades como las respiratorias, las circulatorias o el cáncer.

Contratar un seguro de salud supone que, ante la preocupación que te provoca una dolencia tan grave como éstas cuentas con la tranquilidad que te proporciona una atención médica personalizada, rápida y eficaz. Y no sólo eso: la mayoría de seguros de salud incluyen también el asesoramiento telefónico durante las 24 horas del día o el servicio de segunda opinión médica, por lo que la su cobertura sanitaria es muy completa.

Contratar un seguro de salud supone una atención médica personalizada, rápida y eficaz

Además, los seguros de salud están en pleno proceso evolutivo, incorporando a su oferta en atención médica nuevas técnicas y pruebas diagnósticas y ventajosas coberturas a sus pólizas como el reembolso de medicamentos y vacunas (hasta el límite pactado en la póliza).

La sanidad privada se hace cada vez más atractiva a los ojos de los que buscan una buena atención médica sin tener que preocuparse por las esperas, ya sea para una prueba o incluso para una visita al médico, más allá de los cinco minutos por paciente que se asignan en los ambulatorios de algunas ciudades con exceso de pacientes y falta de personal, debido a los recortes en sanidad. Y con la ventaja de poder elegir a los profesionales que te van a tratar.

Modalidades de seguros de salud

Dentro de los seguros de salud cabe hacer una primera distinción entre los seguros de reembolso de gastos (o de cuadro médico de libre elección) y los de cuadro médico cerrado.

Al contratar un seguro puedes elegir entre contar únicamente con los profesionales del cuadro médico de la compañía o ser tratado por el médico que tú quieras recibiendo el reembolso de los gastos por parte de la aseguradora (aunque no el 100%). La primera opción, lógicamente, es más cara que la segunda. Una tercera opción te permite combinar el cuadro médico cerrado con la libre elección de profesionales sanitario: son los denominados seguros de salud mixtos.

Otra modalidad de seguros de salud que te permite combinar opciones es la del seguro modular: además de contar con el cuadro médico de la compañía o de la hospitalización, puedes añadir “módulos” de tratamientos alternativos como la acupuntura y de bienestar (‘wellness’) como la hidroterapia.

También es posible contratar un seguro dental, que cubra las necesidades que la Seguridad Social no contempla en lo relativo a la salud bucodental. Como en los seguros de salud, la compañía ofrece un cuadro médico de profesionales e incluye una serie de tratamientos y garantías gratuitos así como importantes descuentos para los tratamientos que no quedan cubiertos. Claro que cada aseguradora se esfuerza en distinguirse de la competencia ofreciendo atractivas ventajas. En Caser, por ejemplo, ofrecen el reembolso de gastos de farmacia y el servicio de urgencias dentro de su seguro Sonrisa Perfecta. En DKV cuentan con clínicas dentales propias.

Cada aseguradora se esfuerza en distinguirse de la competencia ofreciendo atractivas ventajas.

Lo que vas a querer que cubra tu seguro de salud

Aunque hay aspectos como la lista de coberturas o el número de profesionales que componen el cuadro médico que pueden variar de una compañía a otra, existen una serie de garantías básicas imprescindibles en este tipo de pólizas. O al menos, para que puedas considerarlo como una opción, antes de elegir un seguro de salud, a la hora de comparar las ofertas:

  • Acceso sin restricciones a medicina primaria: esto incluye también atención pediátrica, atención de urgencias y en enfermería.
  • Acceso sin restricciones a todo tipo de especialistas: desde Alergología hasta Obstetricia, pasando por Oncología o Traumatología. Ojo, porque hay especialidades como la Odontología que suelen estar excluida (para eso están los seguros dentales). También se suelen excluir algunas garantías concretas en  algunas especialidades.
  • Revisiones médicas, con carácter preventivo: que incluyan todo tipo de pruebas, como análisis, revisiones ginecológicas o pruebas de diagnóstico precoz de dolencias como el cáncer de mama.
  • Pruebas diagnósticas: tales como tomografías, ecografías, etc. Puedes encontrar diferencias en esta garantía según contrates un seguro de salud más o menos completo. Por ejemplo, en AXA sólo cuentas con las ecografías 3D durante el embarazo contratando la modalidad más cara, la póliza Óptima Plus, sin copagos.
  • Intervenciones quirúrgicas: tanto si se pueden realizar sin tener que ser ingresado en un hospital como si requieren hospitalización, pues ésta también está cubierta en un seguro de salud.
  • Hospitalización: la compañía cubre los gastos de estancia en un hospital privado. Uno de los mayores atractivos, además de la ausencia de lista de espera en caso de operación, es el poder contar con una habitación individual. Esta garantía ha de incluir el acceso a quirófano y a pruebas de diagnóstico. Hay compañías como Mapfre que van más allá, ofreciendo el acceso a tratamiento en hospitales de EEUU, si así se recomienda tras estudiar su caso a través del servicio de segundo diagnóstico u opinión médica. Aunque con límites, claro: reembolsan hasta el 90% de los gastos. Sanitas la ofrece como cobertura opcional.
  • Segunda Opinión Médica: es otra de las ventajas de contar con un seguro privado, pues no sólo te permite acceder al cuadro médico de la compañía. A través de esta garantía, tu caso es estudiado por los mejores profesionales del mundo en cada campo o especialidad, en el caso de AEGON, por ejemplo.
  • Asesoramiento telefónico: para cuestiones médicas, las 24 horas del día. Muy a tener en cuenta en el caso del asesoramiento pediátrico.
  • Otros servicios: este punto es el que realmente marca la diferencia. Antes de decidirte por una u otra compañía, comprueba qué servicios extra te ofrecen. Por ejemplo, en AXA, con su póliza más básica, te ofrecen la opción de un franquiciado en servicios de bienestar. Todos los seguros de AEGON, por su parte, incluyen asistencia en viaje; también Sanitas Más Salud, que la amplía incluso a viajes al extranjero, cubriendo los gastos de urgencias (hasta 12.000 € por año). Comprueba que tu póliza incluye la asistencia en viaje o consulta en qué modalidades te la ofrecen.

En qué te has de fijar bien: la letra pequeña

Hay una serie de conceptos que has de entender, antes de contratar una póliza. Quizás no sepas que te van a pedir una pequeña aportación por cada consulta o que no todas las compañías tienen el mismo cuadro médico, en términos de número de opciones a la hora de elegir profesional. Repasamos algunos aspectos clave:

  • Copago: antes de decidirte a contratar una póliza, has de saber si incluye o no copagos. El concepto es similar al de la franquicia en los seguros de coche o de moto a todo riesgo: una aportación por parte del asegurado. Sólo con el caso de los seguros de salud, puede ser mínima (por ejemplo, 1€ por visita médica) y hasta de 100 €, en función del tipo de atención, las pruebas que se requieran, etc. Como ocurre con los seguros de coche, los seguros con copago son más económicos y están especialmente indicados para las personas que no vayan a recurrir con frecuencia a su seguro.
  • Cuadro médico: echa un vistazo al cuadro médico de la compañía, en caso de que te decidas por un seguro de salud con cuadro médico cerrado. No todas las compañías cuentan con el mismo número de profesionales. Es importante saber que cuentas con opciones suficientes, a la hora de ser tratado.
  • Período de carencia: se refiere al plazo de tiempo que ha de pasar desde que se contrata el seguro hasta que se puede disfrutar de ciertas coberturas. Esto es muy habitual en la cobertura de Seguimiento de embarazo y parto. Si estás embarazada en el momento de suscribir la póliza, la mayoría de compañías no te ofrecerá esta cobertura, precisamente, una de las más apreciadas en un seguro privado.
  • Tratamientos excluidos: algunas especialidades pueden presentar algunas restricciones en ciertas especialidades, como la Oftalmología. Por ejemplo, puedes hacerte una revisión de ojos pero no esperar que te paguen las gafas, si las necesitas. Sin embargo, hay compañías como Sanitas que oferta la cobertura de óptica como opcional en sus seguros de salud, pudiendo así disfrutar de un descuento en la compra de las gafas y que incluye cobertura dental (con límites) en sus pólizas de salud. Tampoco se incluye la denominada “medicina alternativa”, como la Homeopatía o la Acupuntura, aunque muchas compañías sí las ofertan como un módulo o una cobertura opcional.
  • Límites en la hospitalización: otro de los datos que debes saber. ¿Hay límite de días por año en el caso de la hospitalización? Es habitual, por ejemplo, en el supuesto de hospitalización psiquiátrica. Y, ¿están cubiertas todas las intervenciones quirúrgicas? ¿Los traslados al hospital? Es importante que leas atentamente todo lo relacionado con esta garantía.
  • Límites en las sesiones: hay tratamientos o servicios con límite anual. Es el caso de la Podología o la Psicoterapia.
  • Límites en los reembolsos: si te decides por un seguro de salud con reembolso de gastos (es decir, con cuadro médico de libre elección) comprueba el porcentaje de reembolso ya que en función de la póliza contratada y de la compañía aseguradora, podrás recibir un importe u otro.
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR