• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Qué es la TAE y cómo se calcula

Es el coste de un préstamo ya que además del tipo de interés asociado a la financiación incluye las comisiones y otros gastos

Seguro que si estás buscando un producto de financiación te has topado con la TAE. Se trata de las siglas de Tasa Anual Equivalente y, a grandes rasgos, nos desvelan cuánto nos va a costar un préstamo o hipoteca. Y es que, más allá del tipo de interés, al calcular la TAE incluimos otros gastos que conlleva la financiación. Pero, ¿cómo calcular la TAE? ¿Existe alguna fórmula para hacerlo? ¿Cuál es la diferencia entre el TIN y la TAE?

Compara 30 entidades bancarias en 2 minutos y contrata la mejor hipoteca
COMPARAR HIPOTECAS

¿Qué es la TAE?

TAE son las siglas de Tasa Anual Equivalente y, según define el Banco de España en su glosario de términos bancarios, corresponde al “tipo de interés que indica el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero”.  

Dicho de otro modo, la TAE revela cuánto nos va a costar el producto de financiación en cuestión. En ella se incluyen aspectos que van a repercutir en el precio final que vamos a pagar al banco o financiera que nos va a dejar un dinero. Y son, tanto el tipo de interés del préstamo (el conocido como TIN) como otros gastos (algunas comisiones, no todas) y condiciones (el importe que se va a solicitar y el plazo en el que se va a devolver).

Qué diferencia hay entre TIN y TAE

Aunque están íntimamente relacionados, TIN y TAE no son lo mismo. TIN corresponde a las siglas de Tipo de Interés Nominal y TAE, como hemos adelantado antes, a Tasa Anual Equivalente. 

A grandes rasgos, el TIN es el precio que cobra el banco por prestarnos una cantidad de dinero. Y este precio puede variar en función del importe que nos deje, el tiempo que tardemos en devolverlo e, incluso, nuestro perfil económico. Así, es posible que el TIN sea más elevado en un préstamo para una persona con un perfil menos bueno o con ingresos más bajos ya que el banco entiende que asume más riesgos, por ejemplo, de impago, y “cobra” este riesgo incrementado el interés. 

Por otra parte, la TAE es lo que realmente vamos a pagar por el préstamo ya que, además del interés, es posible que tengamos que abonar otros costes como por ejemplo alguna comisión, pongamos, de apertura. Así, en la TAE se incluirán el TIN y las comisiones, y otras condiciones del préstamo como el importe y el plazo.

¿Cómo calcular la TAE?

La TAE se calcula de acuerdo con una fórmula matemática que tiene en cuenta el TIN; las comisiones que se refieren a los gastos que tiene el banco por la gestión del préstamo (quedarían fuera, por ejemplo, las de posibles impagos); el plazo de amortización o tiempo en el que se devuelve el dinero y el capital prestado. 

Cuál es la fórmula de la TAE

La fórmula de la TAE, como hemos indicado, tiene en cuenta tanto el tipo de interés nominal (TIN) de la operación, la frecuencia de los pagos (mensuales, trimestrales, semestrales, etc.), las comisiones bancarias y los gastos de la operación. Y es: TAE = (1 + r/f)f-1. R es el tipo de interés nominal y F la frecuencia de los pagos.

 

¿Dónde debe aparecer la TAE?

Las entidades bancarias españolas están obligadas a informar sobre esta tasa (la TAE) de sus operaciones en la publicidad que hagan de sus productos, en las ofertas vinculantes que realicen, en los contratos que formalicen con sus clientes y en los documentos de liquidación de operaciones activas y pasivas.

La TAE debe estar explicada de forma clara en la publicidad y documentación que se entrega mientras se negocia y al firmar un producto financiero siempre que se esté explicando algún aspecto económico del mismo.

TIN y TAE. ¿En qué fijarse?

Si bien el TIN puede ser orientativo, la TAE proporciona una información más real sobre cuánto nos va a costar un préstamo. Así, desde el punto de vista de la persona que va a solicitar un préstamo, crédito o hipoteca, es recomendable fijarse en la TAE.  

Para tener una visión más cercana, siempre se pueden ver las diferentes condiciones en herramientas como el comparador de hipotecas de Acierto.com, donde se ofrece información sobre el TIN, la TAE y otras características del préstamo. Además, los agentes expertos en financiación, pueden ayudarte a hacer números y simulaciones.

Qué productos tienen TAE

Habitualmente, la TAE se encuentra en dos tipos de productos bancarios: de financiación y de ahorro. Entre los primeros encontraríamos los préstamos personales, en los que la TAE nos señala el coste total del préstamo, y las hipotecas, en los que no se incluyen gastos como la tasación del inmueble o los impuestos.

En los segundos, los productos de ahorro, se enmarcarían las cuentas y los depósitos, entre otros. Y aquí la TAE nos indicaría el beneficio que genera el dinero que se ha depositado en el plan de ahorro.

Esta página web, propiedad de ACIERTO.COM, utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir la navegación, elaborar información estadística y analizar tus hábitos de navegación. Para poder usar todas las funcionalidades de la web deberás aceptar el uso de las mismas, puedes consultar nuestra política de cookies aquí.

RECHAZARACEPTAR