Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Clasificaciones energéticas

Te contamos en qué consisten y cómo te ayudan a ahorrar. Compara tarifas de luz para conseguir la factura más baja

Las clasificaciones energéticas de los electrodomésticos son uno de los agentes que entran en juego en el consumo de luz y, por tanto, determinantes en tu factura . Te explicamos cómo elegir la correcta clase energética para conseguir un mayor ahorro.

Y si estás buscando cómo bajar aún más tu factura, déjate asesorar por nuestros expertos en energía y comparador de tarifas de luz y gas . Rellena nuestro breve formulario, y un asesor analizará tu comportamiento energético para recomendarte la mejor tarifa para ti. ¡Pruébalo! Es gratis y sin compromiso.

Compara tarifas de luz y gas. Ahorra en tus facturas energéticas
COMPARAR TARIFAS DE LUZ

¿Cuáles son las nuevas clasificaciones energéticas?

Desde el 1 de marzo de 2021, todos los electrodomésticos de nueva producción deben incorporar un nuevo etiquetado de eficiencia energética o clase energética. Esta clasificación en función de su índice de eficiencia energética (EEI), en base a criterios como el consumo anual y el consumo por ciclo, sigue una escala descendiente de A a G. A cada letra le corresponde un color, que también define su eficiencia energética. 

¿Qué significa que un electrodoméstico sea más eficiente? Sencillamente, que realiza un menor consumo eléctrico. Lo que se traduce directamente en una factura de luz más baja. Elegir siempre aparatos de clase energética superior (preferentemente A, B o C) es uno de los recursos que tenemos para influir en el consumo y, por tanto, en lo que acabaremos pagando. Pero también para ser más sostenibles

clasificacion energetica

La clase energética actual: claves

Hay una serie de aspectos que debemos clarificar antes de seguir ahondando más en el tema. Y son cuestiones que seguramente ya te has preguntado. Las intentamos resolver en este apartado.

Clasificaciones energéticas en frigoríficos (y más)

Lo más urgente es aclarar a qué aparatos y electrodomésticos afecta el nuevo etiquetado de clase energética. A día de hoy, estos son los grupos de productos a los que afecta el nuevo etiquetado: 

  • Refrigeradores y congeladores.
  • Refrigeradores para el almacenaje de vino.
  • Lavadoras.
  • Lavadoras-secadoras.
  • Lavavajillas.
  • Televisores y pantallas electrónicas.
  • Fuentes de luz.
  • Refrigeradores con función de venta directa (excepto refrigeradores de bebidas y congeladores de helados).
  • Refrigeradores de bebidas.
  • Congeladores de helados.

¿Quién establece las clasificaciones energéticas?

El nuevo etiquetado energético (como el anterior, activo desde 1995) se ha impulsado en el ámbito de la Unión Europea y afecta a todos los países miembro. Nace de un consenso entre todos los Estados bajo el control del Consejo y el Parlamento europeos y con la colaboración de los fabricantes. 

Es la etiqueta de eficiencia energética de la UE, por lo que se debe incluir en todos los productos fabricados en este territorio a los que afecten las nuevas clasificaciones energéticas. El etiquetado deberá seguir lo fijado por el correspondiente Reglamento de la UE, que establece el marco para el etiquetado energético (2017/1369).

clasificacion energetica

¿A qué clasificaciones energéticas sustituyen?

Durante más de 30 años, los electrodomésticos se han regido por otras clasificaciones energéticas. También se utilizaban letras (de la A a la D) y los mismos códigos de color. Pero podía resultar algo más confuso, ya que dentro de la A podíamos encontrar diferentes subcategorías: A+, A++ o A+++. Por tanto, el objetivo es simplificar la clase energética, para que el etiquetado sea más fácil de interpretar. 

¿Por qué se sustituyen?

Además de por simplificar, se trata de incentivar la producción de electrodomésticos y otros aparatos y elementos que consumen electricidad (como bombillas) cada vez más eficientes. Con las antiguas clasificaciones energéticas, la mayoría de electrodomésticos llegaban fácilmente a la máxima clasificación. 

Al ser más estricta, la nueva clase energética está diseñada para que sea más difícil alcanzar la A: un aparato antes clasificado como A+++ podría ser, con los nuevos criterios, de clase energética C. Se trata de incentivar así que puedan ir apareciendo “productos más eficientes en el futuro”, como afirman desde Bruselas en el comunicado de prensa del 1 de marzo de 2021 en el que se informaba de la entrada en vigor del nuevo etiquetado.

Así lo explica la comisaria de Energía, Kadri Simson: “Hasta el final de febrero, más del 90 % de los productos han ido etiquetados como A+, A++ o A+++. El nuevo sistema ofrecerá más claridad a los consumidores y garantizará que las empresas sigan innovando y proponiendo productos aún más eficientes. Esto también nos ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”. 

Nuevas clasificaciones energéticas: cómo interpretarlas

Con la clasificación vigente, la clase energética (y el ahorro en consumo eléctrico) de un electrodoméstico puede ser:

  • A: ahorro del 40 % comparado con clase C. 
  • B: ahorro del 20 % comparado con la clase C.
  • C: sin ahorro.
  • D: -20 % de ahorro comparado con la clase C.
  • E: - 50 % menos de ahorro comparado con la clase C.
  • F: - 80 % menos de ahorro comparado con la clase C.
  • G. menos del -80 % de ahorro comparado con la clase C.

Las fuentes de luz responden al mismo etiquetado, pero el cálculo del ahorro (siempre comparando con una fuente de luz de clase C) es otro: 

  • A: 31 %.
  • B: 16 %
  • C: 0 %
  • D: - 16 %.
  • E:  - 31 %
  • F: - 47 %
  • G: menos del - 47 %

La nueva clasificación alfabética no es el único cambio en la etiqueta de clase energética. Las nuevas etiquetas contienen un código QR con el que se puede obtener más información sobre el aparato. Porque permite acceder a la la base de datos europea de productos para el etiquetado energético (EPREL), en la que es obligatorio que figuren, desde 2019, los aparatos que requieran etiqueta energética. 

Mantienen (eso sí, haciéndolos más claros y visibles) los pictogramas que informan sobre diferentes aspectos, en función del aparato: duración del ciclo más corto, carga máxima, nivel de ruido (en dB), etc.

Clasificaciones energéticas en frigoríficos y congeladores

Además de su clase energética (de A a D) y su consumo anual expresado en kWh, la nueva etiqueta incluye el volumen (en L) y el nivel de ruido emitido (en dB). 

Clasificaciones energéticas en lavadoras y lavasecadoras

La etiqueta de las lavadoras incluye ahora información sobre la capacidad de carga máxima en el programa eco (en kg), la duración del programa eco (en horas:minutos), el consumo de agua por ciclo (en L), la eficiencia del centrifugado (en una escala de a a G) y sobre el ruido, tanto los dB máximos como la clase de emisión de ruido, según la escala de a A a D. En cuanto a las lavasecadoras, ha de indicar también la carga máxima para lavado y secado y la duración del ciclo de lavado y secado.

Clasificaciones energéticas en lavavajillas

Solo con leer la etiqueta de clase energética de un lavavajillas se puede saber el consumo en kWh por cada 100 ciclos, la capacidad de carga máxima, el consumo en litros por ciclo, el tiempo de duración del programa eco, el nivel de dB y la clase de emisión de ruido.

Clasificaciones energéticas en monitores

En televisores y otras pantallas, la información sobre la clase energética incluye el consumo de kWh cada 1.000 horas. También se indica el consumo al acceder a contenido HDR (en kWh/1000h), la resolución en píxeles (px) y la diagonal de la pantalla (en cm).

Clasificaciones energéticas en bombillas

La etiqueta de clase energética de las bombillas es la más simple. Solo informa de la clase energética (de A a G) y del consumo energético por cada 1.000 horas. Eso sí, incluye (como el resto de aparatos a los que afectan las nuevas clasificaciones energéticas), su código QR así como el nombre del fabricante y el nombre del modelo identificativo.

Cómo afectan las clasificaciones energéticas a tu factura de la luz

Optar por electrodomésticos con una mejor clasificación energética da margen al consumidor para actuar sobre su factura, en ese único espacio que queda para la intervención: el consumo. Conseguir un ahorro en la factura de la luz no consiste solo en hacer un uso más moderado de la electricidad. Ayuda, y mucho, que los electrodomésticos ya hagan ese trabajo por nosotros. Que requieran un menor consumo para funcionar; o, lo que es lo mismo, que sean más eficientes. 

Por tanto, tu elección de un electrodoméstico más eficiente va a marcar en gran medida tu consumo energético y la cuantía final de tu factura. Sobre todo si hablamos de una nevera, que siempre está en funcionamiento y a la que no podemos poner en stand by. Y que por eso acumula el 31 % del consumo energético de un hogar (según la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU).  Y otros de los que hacemos un uso muy frecuente, como pueden ser la lavadora (a todas horas, en una casa con niños) o el aire acondicionado en verano.

nueva clasificacion energetica

Por eso, si vas a comprar un nuevo electrodoméstico, te recomendamos que inviertas en el más eficiente, siempre que puedas (para eso existen también vías de financiación, como los préstamos al consumo). Puede que inicialmente suponga una mayor inversión, pero lo vas a ir notando en el bolsillo poco a poco. Un aparato más eficiente puede suponer un ahorro energético del 20 % o el 30 % (depende del tipo de electrodoméstico). 

Ahorra más comparando tarifas de luz 

Si además de comprar electrodomésticos más eficientes eliges la tarifa que mejor se adapta a tu comportamiento energético, conseguirás el máximo ahorro. Puedes hacerlo si consultas a los expertos en energía. 

Solo rellena el formulario y un asesor energético se pondrá en contacto contigo para aconsejarte la mejor tarifa de luz para ti entre las ofertas de más de 20 compañías. Si nos facilitas tu última factura podremos analizar tus hábitos y personalizar la propuesta en un estudio energético en el que podrás saber cuánto es posible ahorrar con tu nueva tarifa de la luz.

Podrás obtener un servicio completo, ya que además de realizar el estudio energético y comparar tarifas por ti, realizan todo tipo de gestiones, como modificaciones de potencia, cambios de titularidad y más. Compara a través de Acierto.com y olvídate de todo lo que tiene que ver con cambiarte de compañía: no tendrás que hacer nada. 

Hacia una clase energética más sostenible

Un mayor consumo de energía incide directamente en el medio ambiente. De hecho, el sector energético es el mayor responsable de emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Es por ello que se crearon estas nuevas clasificaciones energéticas; para conseguir reducir esas emisiones y frenar así el cambio climático. 

Y por lo que muchas comercializadoras de luz venden energía 100 % verde (renovable). Si comparas tarifas a través de nuestra plataforma podrás conocer la oferta de más de 20 compañías de luz, incluidas las más comprometidas con esta causa, como las que proponen la autoproducción con placas solares. 

La nueva clase energética no es la única medida con un objetivo sostenible. Junto al reglamento de etiquetado se ha redactado también un reglamento de diseño ecológico, con el que se pretende actuar sobre la obsolescencia programada e incentivar la economía circular: que rescatemos y arreglemos en lugar de sustituir por uno nuevo. 

De ahí la obligatoriedad impuesta a fabricantes e importadores de poner a disposición de los reparadores las piezas esenciales de sus aparatos durante un mínimo de entre siete y diez años desde su lanzamiento en el mercado de la UE. También los consumidores pueden solicitar esas piezas.