• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

El 92% de los conductores de coches eléctricos no amortiza su compra sin las ayudas del Estado


  • El precio de los seguros a todo riesgo sin franquicia para los automóviles eléctricos es un 26 % superior a las de sus homólogos de gasolina
  • El precio inicial del coche, entre los factores que encarecen el seguro

Madrid, 9 de diciembre de 2014.- La incorporación de los vehículos ecológicos al parque móvil español no se está produciendo al ritmo que cabría esperar y su penetración el mercado español es aún anecdótica -tan sólo el 0,12% de los coches vendidos en España son eléctricos-. Entre los principales motivos se encuentra el precio inicial que no hace rentable su compra.

Según un estudio realizado por Acierto.com, es necesario recorrer un total de 220.000 kilómetros durante los 11 años de vida útil del vehículo. Es decir, para que un coche eléctrico sea rentable, hay que hacer más de 20.000 km/año, algo que según los datos recopilados por el comparador de seguros a través de su sistema, apenas un 8% de los usuarios de coche eléctrico cumpliría.

A este inconveniente, hay que sumar que los coches eléctricos no son vehículos muy prácticos a la hora de realizar desplazamientos extraurbanos, consecuencia de su autonomía máxima -que ronda los 200 kilómetros- que se añade a un tiempo de carga de entre 6 y 8 horas para automóviles de carga convencional (tiempo que se reduce por debajo de una hora en los modelos que aceptan carga rápida). Además, requieren de coberturas específicas en sus seguros.

Los únicos aspectos en los que los coches eléctricos se muestran sensiblemente más económicos, que sus homólogos de gasolina, son el menor coste derivado del consumo y de su mantenimiento. En el primer caso, el gasto en combustible de vehículos analizados ronda los 0,75 € a los 100 kilómetros para los eléctricos, tanto en ciudad como fuera de ésta, mientras que en los de gasolina es de 9,23 € para uso urbano y 7,24 € para uso combinado. En lo referido al mantenimiento, los eléctricos requieren de una inversión de en torno a 1.500 € cada 150.000 km y los gasolina, de 2.600 €.

Desventajas a la hora de contratar un seguro para un coche eléctrico

Además, a todo lo anteriormente mencionado, hay que sumar que los automóviles eléctricos suelen tener una prima del seguro más elevada. En concreto, asegurar un coche eléctrico a todo riesgo sin franquicia puede resultar hasta un 26% más caro que el mismo modelo de gasolina. Un incremento que se suma al hecho de que el 70% de los conductores de coches eléctricos contratan seguros a todo riesgo, según datos analizados por Acierto.com.

Asegurar un coche a todo riesgo supone para la compañía de seguros garantizar una indemnización en caso de pérdida total que equivale al valor del coche completamente nuevo, durante los dos primeros años desde la matriculación. Si un coche eléctrico es, según estimaciones de Acierto.com, 14.360 euros más caro que su equivalente de gasolina, el incremento del riesgo se deja notar en el cálculo de la prima.

Asimismo, necesitan proteger elementos específicos, como el cable de carga —un elemento bastante costoso— y una asistencia en carretera personalizada que les permita, por ejemplo, solucionar un problema relacionado con la batería. Es posible que, por ello, la Asistencia en Viaje pueda presentar precios diferentes a la que se presta a los vehículos tradicionales. Y que la necesiten más, si quieren rentabilizar su compra.

No obstante, el mercado asegurador español ya cuenta con múltiples opciones de seguros específicos para esta clase de coches. En este sentido, tanto con compañías tradicionales como Zurich, con su Seguro para Coches Eléctricos, como aseguradoras de venta directa  como Línea Directa, con pólizas como Respira, puedes asegurar tu coche eléctrico o híbrido.