• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Préstamos sin intereses: descubre cómo son

¿Existen préstamos sin intereses? ¿Son realmente gratis?¿Tienen comisiones? Te explicamos aquí cómo es un crédito sin intereses

Los préstamos sin intereses existen. Son una clase de financiación en la que el banco o entidad que presta el dinero no cobra por ello. Pero que se trate de préstamos sin intereses no quiere decir que sean, siempre, totalmente gratis. A veces, conllevan una serie de gastos, como comisiones, que incrementan su precio. En esta guía de Acierto.com te explicamos cómo es un crédito sin intereses para que sepas en qué fijarte si pides uno.

Compara 30 entidades en 2 minutos y contrata el mejor préstamo
COMPARA PRÉSTAMOS PERSONALES

Qué es un préstamo sin intereses

Un préstamo sin intereses es una financiación en la que el banco o entidad que presta el dinero no cobra por ello. Partamos del principio: las financiaciones suelen tener un “precio”, es lo que se llama interés y viene reflejado en el TIN (siglas de Tipo de Interés Nominal). 

El TIN es un porcentaje que se suma al importe prestado y puede variar, dentro de una misma entidad, en función del tipo de préstamo del que se trate, el importe que se esté dejando, el plazo de amortización y el perfil económico de quien solicita el préstamo. 

Si el TIN tiene un valor, en los pagos que se realicen para devolver el préstamo, habrá una parte que cubrirá el capital prestado y otra que serán intereses. Al final del plazo de amortización, se habrá pagado más dinero del que se haya prestado.

En el caso de los préstamos sin intereses el TIN será del 0,00%. Esto es, en principio, y siempre que no haya otro coste, se devolverá la misma cantidad de dinero que se haya concedido.

Pero que un préstamo carezca de intereses, no quiere decir que no tenga algún coste. Y es que un préstamo sin intereses puede conllevar otro tipo de gastos, como comisiones, que repercutirán en el importe y que hará que, al final, no sea gratis.

¿Los préstamos sin intereses son préstamos sin comisiones?

Como hemos apuntado, que se trate de un préstamo sin intereses no quiere decir que sea a coste cero, o que estemos hablando de un préstamos sin comisiones. Y es que, más allá del precio que se pague por la financiación a la entidad que la concede, puede haber otros gastos.  

Los más comunes son comisiones, sobre todo de apertura, las comunicaciones que pueda enviar la entidad y el costo de otros productos vinculados y relacionados a él. Todos ellos se encuentran en la TAE, la Tasa Anual Equivalente, que también incluye el TIN, y que es la que realmente nos informa sobre cuánto nos va a costar realmente el producto de financiación. 

La TAE es la que realmente nos dirá si un préstamo sin intereses es gratis, Porque nos podemos encontrar con un préstamo cuyo TIN es del 0,00 % pero que la TAE roza, por ejemplo, el 6,00 %.

Cuánto cuesta un préstamo sin intereses: ejemplo práctico

Como adelantamos, puede haber un préstamo sin intereses pero no ser gratis: pongamos por caso una hipotética financiación de 3.000 euros a devolver en seis meses, con un TIN 0,00 % y una comisión de apertura del 1,5 %. En este caso, la TAE ascendería al 5,83%.

Efectivamente, el interés es del 0,00 % pero lleva implícito el pago de una comisión de apertura que hará que, al final del plazo de devolución, se hayan pagado 3.045 euros en lugar de los 3.000 euros solicitados.

Además, pongamos por caso que queremos anticipar la amortización del préstamo: devolver lo que nos queda por pagar antes del tiempo acordado. Es posible que tenga una comisión de cancelación parcial o total sobre el capital que se adelanta, un porcentaje que se debe aplicar al importe que se va a adelantar. Así, de tener esta comisión y aplicarla, el coste real del préstamo sin intereses se encarecerá.

Gastos de los préstamos sin intereses

Como apuntábamos, uno de los aspectos en los que te debes fijar al solicitar un préstamo sin intereses es si conlleva otros gastos. Estos son los que finalmente encarecerán su coste. Una de las vías para detectarlos, es revisando la TAE, donde la mayoría de ellos vienen reflejados. Pero no es el único sitio. Te detallamos qué gastos puede tener un préstamo sin intereses y dónde localizarlos

Comisión de estudio en el préstamo sin intereses:

La comisión de estudio es el precio que tienen las gestiones que lleva a cabo la entidad para determinar si concede o no el préstamo. Esto es, para analizar si el cliente que lo solicita es solvente o no. En caso de concederse la financiación, no se puede cobrar. En la actualidad, la comisión de estudio, que es un porcentaje que se aplica a la totalidad del importe que se presta, no es muy habitual. Se puede localizar en la TAE y en el contrato que se firma al contratar el préstamo.

Comisión de apertura:

De todos los gastos que puede tener un préstamo sin intereses, la comisión de apertura es el más habitual. Está reflejada en la TAE del préstamo, pero también se puede encontrar en el contrato que se firma al suscribirlo. 

La comisión de apertura puede darse de tres maneras distintas

  • Porcentaje: la mayoría de las veces es un porcentaje, que puede llegar al 3,00%, y que se aplica a la totalidad del importe prestado. 
  • Valor fijo: en función del préstamo sin intereses del que se trate, la comisión de apertura puede ser un valor fijo, sea cual sea el importe del préstamo. Por ejemplo, 100 euros.
  • Un porcentaje con un mínimo: en este caso, se combina el porcentaje y el valor mínimo que se tendrá que pagar sí o sí aunque la aplicación del porcentaje no llegue a él. Por ejemplo, un 1,5 % con un mínimo de 100 euros.

Comisión de cancelación anticipada

El titular de un préstamo al consumo puede, en cualquier momento y sin tener que presentar ninguna justificación, reembolsar el dinero que le queda pendiente por retornar. Esto es, pagarlo antes de tiempo. 

Esta operación puede o no tener un coste. En caso de haberlo se aplica a través de la comisión por cancelación anticipada. En los préstamos a tipo fijo, está tipificado por ley, que establece que esta suerte de compensación no podrá superar el 1,00% si el plazo de amortización que queda es de más de un año. Si es inferior, será como máximo del 0,5%. Esta comisión está reflejada en el contrato que se firma al suscribir el préstamo.

Comisión por reclamación de posiciones vencidas

El banco o financiera solo cobrará la comisión por reclamación de posiciones vencidas en el caso que el titular del préstamo no pague alguna de las cuotas. Es una compensación que cobra la entidad para cubrir los costes que tiene al notificar y reclamar el impago.  

Suele ser un importe fijo, alrededor de 30 euros. Su coste está en el contrato de suscripción del préstamo. 

Otros gastos de los préstamos sin intereses

Más allá del TIN y las comisiones, los préstamos sin intereses (y todos los tipos de financiación) pueden llevar implícitos otros gastos, como la correspondencia. Esto es, el gasto que supone para la entidad el envío de comunicaciones en papel. Suele ser un importe fijo, por ejemplo 0,75 euros, y lo encontrarás reflejado en la TAE.   

Qué clases de préstamos sin intereses existen

En el mercado financiero existen diferentes tipos de créditos sin intereses, aunque no son los más habituales. Te explicamos a continuación los pr?estamos sin intereses que se pueden encontrar y sus principales características.

Préstamos personales sin intereses

Los mejores préstamos personales sin intereses suelen responder a financiaciones preconcedidas, que las entidades ofrecen a algunos de sus clientes que destacan por un buen perfil económico y crediticio. Esto es, tienen ingresos estables y siempre han respondido, con puntualidad, a sus compromisos.  

La oferta de este tipo de productos es escasa y los importes que facilitan, bajos, no suelen superar los 5.000 euros. Además, aunque no apliquen intereses suelen conllevar gastos como comisiones, sobre todo de apertura, que suelen ser más elevadas que las habituales. Además, los plazos de amortización son cortos: no superan el año.

Préstamos para jóvenes sin intereses

Los bancos, dentro de su cartera de productos para jóvenes, suelen disponer de préstamos sin intereses. Acostumbran a ser financiaciones cuya finalidad está relacionada con la formación, ya sea pagar unos estudios o adelantar el importe de una beca. 

En estos préstamos, se pueden dar un par de casos: bien que no cobren intereses pero sí tengan alguna comisión, bien que dispongan de un tiempo de carencia durante el cual solo se abona capital pero no intereses, que se pagarán más adelante.

En los préstamos sin intereses para jóvenes, los plazos de amortización se pueden alargar hasta 12 meses, rara vez llegan a los 24 meses.

Anticipos de nómina: otros préstamos sin intereses

Los anticipos de nómina son un producto de financiación que los bancos conceden, normalmente, a clientes con cierta antigüedad en la entidad, tienen cierta vinculación con ella (disponen de una cuenta corriente o nómina, recibos domiciliados, etc.) y cuentan con un buen perfil crediticio

Lo más habitual es que el TIN de un anticipo de nómina sea del 0,00%. Pero no son gratis, ya que tienen otros pagos vinculados, como comisiones de apertura que puede alcanzar el 3,50% del dinero solicitado.

El dinero que se puede pedir en un anticipo de nómina está limitado pero depende de la persona que lo solicita y la entidad. Lo más normal es que no se puedan pedir más de 9.000 euros, aunque el tope también puede ser la suma de varias nóminas (tres o cuatro) o la suma de varias nóminas con un importe máximo. El plazo de amortización no suele superar los seis meses.

Minipréstamos sin intereses

Hay empresas de minipréstamos que ofrecen este tipo de financiación sin coste. Lo suelen hacer para darse a conocer y, por eso, tienen varias limitaciones

En este sentido, están orientados únicamente a nuevos clientes que devuelven, dentro del plazo que se determine (dos semanas o un mes), el importe solicitado. Este, a su vez, es bajo ya que no suele superar los 300 euros.  

Una vez utilizada esta opción, el resto de minicréditos que pueda solicitar una misma persona a esa misma empresa, tendrá las características que se apliquen de forma general.  

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito se caracterizan porque permiten aplazar los pagos que se hagan con ellas. A cambio, hay que pagar unos intereses… Pero no siempre. En función de la entidad a la que pertenezca la tarjeta de crédito, existe la posibilidad de pagar la compra que se haya abonado con ella a final de mes o principio del siguiente sin cargos.

En este caso, los límites de crédito al que se puede optar variará en función de la tarjeta, el perfil del cliente y la entidad. Como único gasto, de haberlo, las comisiones de mantenimiento o renovación que pueda tener la tarjeta.

Tarjetas de fidelización

Las tarjetas de fidelización que ofrecen algunas grandes superficies y marcas pueden, en ocasiones, ofrecer préstamos sin intereses. Eso sí, solo se aplicará cuando se utilicen para comprar un producto de su marca o su comercio

Así, los importes que se conceden dependen del coste del producto en sí y los plazos oscilarán entre los tres y los 10 meses. 

Préstamos entre particulares: a veces, sin intereses

Los préstamos entre particulares son otra vía a contemplar cuando se va a solicitar financiación. Dentro de esta, existen diferentes opciones. La más común, y en la que encontramos los préstamos sin intereses, es pedir el dinero a familiares y amigos

En estos casos, y aunque siempre es aconsejable formalizarlo para evitar posibles malentendidos o problemas con Hacienda (pueden entenderse como una donación encubierta), suelen concretarse con un acuerdo de palabra. Se recomienda  redactar un contrato entre las partes en las que se detalle el dinero que se presta, en qué tiempo se va a devolver, etc. 

En la gran mayoría de casos, no conllevan ni ningún interés ni ningún gasto en forma de comisiones. Su coste es, realmente, cero.

Además, los plazos de amortización también suelen ser más flexibles, ya que las cuotas pueden no estar predeterminadas y se puede ir devolviendo el dinero según se va pudiendo. 

Cómo encontrar los mejores préstamos sin intereses

Como hemos podido ver, un préstamo sin intereses no es sinónimo de gratis. Ahora ya sabes qué préstamos sin intereses hay en el mercado y cómo son. Si tienes que solicitar uno, una herramienta que te puede ayudar en el proceso es el comparador de préstamos de Acierto.com. En él podrás ver las diferentes opciones que te plantea el mercado financiero, con todos los detalles

Para que compares, simules opciones y elijas la que más se adapta a ti y a tus necesidades. Además, contarás con la ayuda de nuestros expertos en préstamos personales sin intereses, que resolverán todas tus dudas y te acompañarán durante todo el proceso: desde la comparación hasta la contratación del préstamo.