Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

No, el seguro no puede obligarte a llevar el coche a uno de sus talleres

Las aseguradoras cuentan con una amplia red de talleres concertados. Pero, ¿son la mejor opción? ¿Qué ventajas e inconvenientes tienen?

Cuando sufrimos algún percance con el coche es habitual que prefiramos llevarlo a nuestro taller de confianza antes que al concertado por nuestro seguro de coche. Y es que somos muchos los que contamos con ese mecánico de toda la vida que se ha ganado nuestra confianza. No obstante, podemos encontrarnos en la situación de que la aseguradora nos obligue a visitar uno de los de su red de talleres colaboradores, pero, ¿tiene derecho a hacerlo? Resolvemos esta y más dudas en nuestra guía.  

¿Es posible elegir un taller distinto al concertado de la aseguradora?

Sí, es posible elegir un taller distinto al concertado de la aseguradora. Y así lo contempla el primer punto del decálogo de los derechos del asegurado de la Confederación Española de Talleres de Reparación (CETRAA). También viene reflejado en el Reglamento 461/2010 de la Unión Europea que recoge que el usuario tiene total libertad para elegir su taller sin perder la garantía.

En este reglamento también se recoge que los talleres independientes –aquellos que no son oficiales de ninguna marca– deben tener acceso a los recambios originales ya que, en caso contrario, estos “no podrían competir eficazmente con los talleres autorizados, al no poder ofrecer a los consumidores unos servicios de buena calidad que contribuyan al funcionamiento seguro y fiable de los vehículos de motor”.

La compañía de seguros no puede obligar a un cliente a llevar su vehículo a un taller concertado

Por lo tanto, la compañía no puede obligar a un cliente a llevar su vehículo a un taller concertado. Esto es un derecho del asegurado y no una cobertura adicional como podemos encontrar en algunas compañías. Si decides no hacer uso de la red de talleres concertados, el seguro deberá pagar la indemnización igualmente –siempre que proceda–. Aquí se demuestra la importancia de leer detenidamente todos los detalles de la póliza antes de suscribirla.

¿Por qué le interesa a la compañía que acudas a un taller concertado?

Debido a las miles de reparaciones y siniestros con los que tienen que lidiar las compañías cada día resulta mucho más cómodo agrupar los coches en un punto concreto, como puede ser un taller. Esto le permite ahorrar costes y ofrecer un servicio más eficiente y de mayor calidad al cliente. Además se evita cualquier problema que pueda surgir entre el taller y la propia compañía. El cliente también se beneficia, pues los trámites también suelen ser más rápidos.

Para que te hagas una idea, la aseguradora necesita que un perito evalúe los daños del vehículo y le resulta mucho más cómodo y rápido visitar varios vehículos en un mismo taller que andar recorriendo toda una ciudad –o incluso una provincia– mirando coche por coche. El taller ofrece reparaciones más baratas fruto del acuerdo con la compañía, por lo que a esta le supone un ahorro de costes y tiempo que finalmente se ve proyectado en el cliente en forma de descuentos y bonificaciones.  

¿Qué es mejor opción? ¿Taller concertado o de libre elección?

Las ventajas que supone usar un taller de libre elección son las que ya hemos comentado: eliges un profesional con el que ya tienes una relación personal. De hecho ese mismo mecánico tal vez lleve tratando tu coche desde que lo compraste y probablemente sea capaz de reconocer un problema en un santiamén. Este trato de amistad y de confianza es lo que lleva a muchos conductores a seguir apostando por su taller de siempre. Es una elección más emocional que racional.

Por otro lado, un taller concertado no tiene por qué ser sinónimo de desconfianza. Los servicios que se ofertan y los profesionales son tan competentes como en cualquier otro, incluso es posible que tras realizar un par de visitas sea este el que comience a considerarse nuestro taller de confianza. Además, el acuerdo que tiene con la aseguradora hace que puedas beneficiarte de algunas ventajas.

Ya hemos señalado que los talleres concertados suelen suponer un ahorro importante de dinero y además, de tiempo. Pero no se queda ahí. En este tipo de talleres los vehículos que provienen de las aseguradoras con las que tienen acuerdos tienen un trato preferente. Los clientes podrán obtener un vehículo de sustitución, algo que la mayoría que los talleres tradicionales no suelen ofrecer. Existen otras ventajas como la recogida y la entrega del coche y la atención prioritaria, aunque estos detalles dependen del acuerdo al que hayan llegado la aseguradora y el  taller.

Un taller concertado ofrece muchas ventajas, pero es cierto que puede generar un punto de desconfianza y de incertidumbre en el cliente

Por lo tanto, la elección de uno u otro es muy subjetiva. Objetivamente, un taller concertado ofrece muchas más ventajas tal y como hemos visto, pero es cierto que puede generar un punto de desconfianza y de incertidumbre en el cliente. También es verdad que al depender de la aseguradora, tenderán a darle la razón a la compañía en caso de duda, aunque no es algo de lo que tengamos que preocuparnos, ya las mejores entidades garantizan el mejor servicio.

El tiempo máximo de reparación debería ser de 20 días

Por último, cabe comentar que existe la posibilidad de contratar una cobertura que ofrece un préstamo para reparar el coche. Las condiciones para que la compañía preste el dinero es que la reparación del vehículo sea a causa de un siniestro en el que hemos sido culpables y que no tengamos ninguna otra cobertura que se haga cargo de los daños. Puede ser una buena opción cuando surge un imprevisto a final de mes, ya que estos préstamos pueden llegar a carecer de intereses.

Siempre surgen las dudas sobre cuánto tiempo debe pasar un coche en un taller para su reparación. Esta incertidumbre, que ni siquiera la ley aclara, fue resuelta por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM), el Instituto Nacional de Consumo (INC) y las comunidades autónomas. Así, se ha estipulado que el periodo máximo de estancia de un automóvil en un taller debe ser de veinte días.

La normativa vigente establece que la entrega de un vehículo a reparar debe hacerse en un “plazo razonable”. De no cumplir con esta máxima, el cliente podría solicitar una rebaja del precio o incluso la resolución del contrato -el acuerdo y el presupuesto expedido en el momento del ingreso del automóvil-. Si se llega a este punto, el taller debería devolver el coche en el mismo estado en el que entró, con los componentes daños reinstalados, si fuese necesario. Sin embargo esta normativa no da un plazo concreto.

Es importante guardar todas las facturas de pedidos de piezas y respuestas de los proveedores de los repuestos

Según GANVAM, el número de días que debe estar el coche en el taller para su reparación no ha de ser superior a veinte. En este plazo se incluye el tiempo necesario para el pedido de las piezas a sustituir, la recepción e instalación en el vehículo y la comprobación de que el automóvil funciona como debe. A partir de aquí, se podría valorar si este periodo es insuficiente y debe ser superior por la gravedad de los daños que sufría el coche.

Se recomienda guardar todas las facturas de pedidos de piezas y respuestas de los proveedores de los repuestos. Así, se podrá evitar problemas ante posibles retrasos en la entrega del automóvil según las fechas acordadas para su devuelta al cliente. Si el taller no puede acreditar que el origen del retraso no es suyo al carecer de estos documentos antes referidos, el cliente tendrá derecho a solicitar la devolución del coche en el mismo estado en el que entró. Asimismo, podrá reclamar algún tipo de indemnización por daños y perjuicios por el tiempo que no pudo usar el vehículo. Esta falta podría suponer una demanda por incumplimiento de la relación contractual con la efectividad de la garantía.

Ejemplos de talleres concertados

Cada aseguradora tiene una red de talleres concertados. De hecho un mismo taller puede tener un acuerdo con una o varias empresas de este tipo. Es el caso de Autopresto, que colabora con Plus Ultra, Catalana Occidente y Seguros Bilbao. Si estás asegurado en alguna de estas compañías tendrás atención preferente, disfrutarás de un coche de cortesía gratuito y te recogerán y entregarán el vehículo –totalmente limpio– en tu domicilio.

Otro ejemplo de un taller que tiene acuerdos con aseguradoras es Carglass, que colabora con la mayoría de las compañías del mercado. Si en tu póliza está recogida la cobertura de lunas podrás llevar tu vehículo a esta empresa especializada dónde está garantizado el mejor servicio. Debes saber que el seguro cubrirá los daños que haya sufrido el parabrisas, la luna trasera y los cristales laterales, pero del techo solar solo se hará cargo si este es un elemento de serie.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR