7 fraudes frecuentes (o no tanto) al seguro de coche

¿Estas pensando en cómo engañar al seguro del coche? ¡Error!

Hecha la ley, hecha la trampa”. Seguro que alguna vez has escuchado esta expresión; un refrán que, por desgracia, ilustra a la perfección el modo de actuar de ciertos individuos que tratan de lucrarse mediante el timo y las estafas.

Un tipo de fraude especialmente frecuente en el caso de los seguros de coche. Hoy recabamos algunas de las prácticas más habituales de los delincuentes y te contamos qué consecuencias podría tener llevarlas a cabo. Porque intentar colársela a tu compañía tiene precio.

Los fraudes al seguro del coche, más frecuentes de lo que crees

Como comentábamos, los fraudes al seguro del coche son algo habitual. Para que te hagas una idea y según un informe elaborado por UNESPA (la Unión Española de Aseguradoras), solo en 2015 las reclamaciones falsas llegaron a costar hasta 550 millones de euros a las compañías. En concreto se detectaron 306.000 intentos de estafa, un 53% de los cuales tuvieron que ver con el seguro del coche.

Un incremento sustancial que ha empezado a experimentar el sector durante los últimos años y que también avala los datos de AXA. En su Mapa del Fraude reveló que entre 2009 y 2015 hubo un incremento del 1,4% del fraude en su cartera, y que la estafa con el coche era la gran protagonista.

En 2015 estos vehículos eran ya los protagonistas de hasta el 68,6% de los casos de este tipo. La clase de timo, no obstante, ha cambiado pues, si bien con anterioridad era frecuente simular daños al vehículo, actualmente se han incrementado los falsos daños corporales. Además, cabe tener en cuenta que las indemnizaciones son notablemente más altas en estos supuestos.

Engañar al seguro del coche, ¡error!

Llegados a este punto, cabe preguntarse: ¿qué pasa si me pillan? Pues bien, aquí puedes enfrentarte a varias circunstancias. En primer lugar, tienes que saber que se rescindirá tu póliza de seguro; y no solo eso, sino quedarás “marcado de por vida”. ¿La razón? Que la compañía aseguradora informará públicamente de tu actuación.

Lo hará a través de una red en la que entidades de este tipo intercambian datos sobre sus clientes. En definitiva, que tendrás grandes dificultades para encontrar a alguien que quiera asegurarte. Además y si finalmente lo consigues, resulta más que probable que la prima sea más que abultada. Por supuesto, ni te plantees circular sin contratar una póliza. También y lógicamente, perderás el derecho a ser indemnizado por el siniestro.

Consecuencias legales

No podemos dejar de lado las consecuencias penales. Y es que timar al seguro del coche es un delito penado con abultadas multas e incluso con la cárcel. Algo que recoge el artículo 248 de nuestro Código Penal, que establece penas de entre seis meses y tres años. En todo caso, dependerá de si se trata de una falta o de un delito más o menos grave, y de la cantidad estafada. Por ejemplo, las que superen los 50.000 euros revisten mayor importancia.

Aquí debemos mencionar un caso ocurrido en octubre del año pasado. Fue entonces cuando el Tribunal Supremo condenó con tres años y medio de cárcel por un delito de estafa a un hombre que fingió un accidente para cobrar del seguro -estaba suscrito a ocho compañías distintas-. El tipo llegó al extremo de amputarse la mano derecha para añadirle credibilidad al asunto. Y aunque inicialmente llegó a cobrar hasta 335.000 euros, tuvo que devolverlos.

La mala fe es otro aspecto que ha de contemplarse, pues se trata de una conducta malintencionada que realiza el sujeto, y que requiere de un acto consciente

La mala fe es otro aspecto que ha de contemplarse, pues se trata de una conducta malintencionada que realiza el sujeto, y que requiere de un acto consciente, voluntario y antijurídico. Sin ella se trataría de un acto doloso, en el que el engaño es mínimo; una conducta que puede tener una respuesta penal y/o civil.

Estafas frecuentes al seguro del coche

Por supuesto y dentro de esta categoría, existen algunas estafas más habituales que otras. Estamos hablando, entre otros, de lo supuestos latigazos cervicales, de la simulación de lesiones y daños físicos y materiales, de la presentación de partes falsos, y un largo etcétera que no resulta complicado imaginar. Pero vayamos por partes.

El latigazo cervical, lesión estrella

Una de las grandes estafas al seguro del coche en nuestro país son los latigazos cervicales, un tipo de lesión frecuente cuando sufrimos un alcance trasero. El quid de la cuestión radica en que comprobar que el daño es real no resulta sencillo desde un punto de vista médico, pues se trata de una afección que se manifiesta en forma de dolor intenso, algo muy subjetivo que el supuesto paciente puede fingir.

Tal es su frecuencia, que existe jurisprudencia al respecto como la sentencia de la AP de Murcia del 17 de julio del 2000 que indica claramente que los accidentes de tráfico que se produzcan a una velocidad inferior a los 15 kilómetros por hora, las “fuerzas biomecánicas que se transmiten a los ocupantes del vehículo son inferiores a las que el cuerpo soporta en actividades cotidianas en las que no se suelen producir lesiones”.

Cuando se inventan o magnifican los daños

Precisamente inventar o engordar las lesiones es una práctica también habitual, no solo en lo que atañe a las lesiones físicas comentadas, sino a los daños del coche. Por ejemplo, las aseguradoras se encuentran con clientes que afirman que otra persona les ha rayado intencionadamente la carrocería, que magnifican las dimensiones de una abolladura (conchabados con el taller).

Incluso se presentan presupuestos inflados. Las averías declaradas como siniestros también deben mencionarse en este apartado.En estas situaciones la entidad deberá estudiar el nexo de causalidad entre la colisión y el accidente que figura en el parte con las lesiones y daños con especial detalle.

Un parte falso

Otra situación ante la que podemos encontrarnos es que, sin haber participado en accidente alguno, una tercera persona presente un parte falso a su aseguradora. En tal contexto deberás ponerte en contacto con tu compañía e informarla de que no estás de acuerdo con el parte amistoso, básicamente porque no ha tenido lugar ningún siniestro.

Si cuentas con un Seguro de Responsabilidad Civl (el obligatorio y básico) no tendrás que preocuparte de nada. Además, será tu entidad la que denuncie a la persona que te está reclamando por fraude.

Fingir que te han robado el coche

Hace unos años también experimentaron un repunte los falsos robos de coches con violencia para estafar al seguro. Estos consisten en realizar una denuncia en la que se afirma que se han sustraído el vehículo y en presentarla a la aseguradora. Para abonar la indemnización, esta solicitará los dos juegos de llaves del coche, pero el estafador dirá que solo le queda uno, y que el otro lo tiene la persona que robó el vehículo.

Casos curiosos de fraude al seguro

Dicho lo cual y para acabar, existen algunos fraudes llamativos que resulta curioso mencionar. Por ejemplo, la Guardia Civil detuvo en Sevilla a una red de delincuentes que se dedicaba a simular atropellos. Lo hicieron en hasta treinta accidentes distintos acontecidos en la misma provincia. Los descubrieron porque siempre facilitaban el mismo teléfono de contacto; el hilo del que la policía empezó a tirar. La aseguradora implicada fue Línea Directa, que detectó los indicios a mediados del 2016.

El año pasado y la misma aseguradora, analizó varios expedientes en los que aparecía como reclamante un abogado de Murcia. Se trataba de siniestros en los que había lesionados, supuestas víctimas de un accidente de circulación. Sin embargo, nada más lejos, sino que habían sido captados por el propio letrado. El caso del conductor que entró en una rotonda para chocar también merece especial interés.

Lo que ocurrió fue que un vehículo entró en una rotonda sin respetar el ceda al paso. Al invadir uno de los carriles, otro coche impactó contra él. Sus ocupantes afirmaron haber sufrido lesiones y reclamaron una indemnización; incluso llegaron a solicitar la incapacidad permanente absoluta. Sin embargo, resultó que existía un multi-aseguramiento –Caser, Allianz y Lagun Aro– que hizo que las compañías implicadas decidieran investigar. Y lo que descubrieron no te sorprenderá: los daños eran simulados.

 
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR