Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Requisitos para conseguir una hipoteca

Consigue tu hipoteca más rápido con Acierto.com. Compara en más de 30 entidades

Si estás buscando un préstamo hipotecario seguro que quieres saber cuáles son los requisitos de una hipoteca. Y aunque pueden cambiar según la entidad bancaria, pueden establecerse una serie de claves.

Conócelas en este artículo o entra directamente en nuestro  comparador de hipotecas. En solo 2 minutos podrás acceder a la oferta de más de 30 entidades distintas y ver cuál es el préstamo hipotecario que más se ajusta a sus necesidades.

Compara más de 30 entidades bancarias en 2 minutos y contrata la mejor hipoteca
TU HIPOTECA YA

Requisitos para conseguir una hipoteca 

Como apuntábamos, cada banco o entidad puede fijar sus propios requisitos para sus hipotecas. Esto es, las condiciones que deben cumplir los clientes que han solicitado una para que se la concedan.

En la actualidad, las políticas de concesión en productos de financiación son algo más duras que hace algunos años y, aunque no existe un listado concreto de condiciones, desde el comparador de hipotecas de Acierto.com hemos detectado que algunas se repiten.

Te explicamos a continuación cuáles son los requisitos para una hipoteca más frecuentes en el mercado financiero español actual.

Tener ahorros suficientes: principal requisito para una hipoteca 

La gran mayoría de las hipotecas que se comercializan en España financian hasta el 80% del valor de tasación o compraventa de la vivienda. En casos concretos hay algunos bancos que dan el 90 de la hipoteca, pero rara vez superan este porcentaje. En la actualidad, el mercado de hipotecas 100 es casi inexistente.

Así, disponer de ahorros previos es, dentro de los requisitos para conseguir una hipoteca, de los más importantes. Y estos deben ser suficientes para cubrir el porcentaje del precio de la vivienda al que no llega el préstamo y los gastos que se generen por la compra del inmueble (tasación, gastos de escritura, etc.).

Para que nos hagamos una idea, se estima que los ahorros deben suponer el 30% del valor de la vivienda que se va a comprar. El 20% correspondería a la parte del precio de la vivienda que no cubre la hipoteca (siempre y cuando financie el 80% de la misma) y el 10% restante a los gastos.

Los ingresos deben ser fijos, estables y suficientes

Otro de los aspectos que un banco o financiera estudia antes de conceder una hipoteca es si los ingresos de la persona quien la pide son fijos, estables y suficientes. De esta forma se asegura de que, en principio, podrá hacer frente a las cuotas del préstamo sin problemas.

En este sentido, se recomienda que la ratio de endeudamiento —el porcentaje de los ingresos que se dedican a pagar financiaciones o deudas— no supere el 35% de los ingresos justificables —y aquí se pueden sumar uno o varios sueldos, pensiones, rentas, inversiones...— que entran en la unidad familiar.

La antigüedad y la estabilidad laboral, otro requisito para la hipoteca

Tener cierta estabilidad laboral y antigüedad en el trabajo actual es un punto a favor a la hora de que se conceda una hipoteca. Las entidades valoran los perfiles estables y consideran que los de las personas que llevan cierto tiempo en el mismo trabajo y que no ha tenido una excesiva movilidad laboral lo son.

Esto no quiere decir que si una persona ha cambiado varias veces de empleo no le concedan una hipoteca. Sino que se mirará que, a pesar de haber ido cambiando, sus vinculaciones con las empresas en las que ha trabajado han sido más amplias que breves en el tiempo.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta que ciertos tipos de contratos laborales lo tienen más sencillo a la hora de que se les conceda una hipoteca. Así, los funcionarios y las personas con contratos indefinidos lo tienen más fácil que personas con contratos temporales, de obra o en paro.

No haber estado en ningún listado de morosidad

Se trata del requisito muy importante: no aparecer ni haber aparecido en un listado de morosidad como ASNEF o RAI. Para bancos y financieras, el hecho que una persona no haya estado nunca inscrito en un listado de morosidad es una prueba de que se ha sido siempre responsable con los pagos (ya sean deudas o facturas) que haya podido tener. Y a pesar de que existen los préstamos con ASNEF, no puedes esperar lo mismo cuando se trata de un préstamo de tanto dinero como el hipotecario.

Presentar un aval en caso de que sea necesario 

Hay ocasiones en las que al banco le surgen dudas sobre la solvencia futura del titular. En estos casos, es posible que se pida la presentación de un aval, que puede ser un bien material (ahorros u otro inmueble) o personal (otro individuo).

De tratarse de un aval personal, antes de conceder o no la hipoteca, el banco le exigirá que presente la misma documentación que si pidiera él mismo el préstamo. En este sentido, tendrá que justificar sus ingresos, detallar sus bienes y presentar comprobantes de otras deudas que pudiera tener.

Finalmente, de salir aprobada la hipoteca, el aval se compromete a responder de forma solidaria por la hipoteca. Esto es: a pagar las cuotas de la misma si el titular no lo hiciera. Y, si no las abonara, podría acabar en un listado de morosidad o, en última instancia, con los bienes ejecutados.

Aportar toda la documentación, un requisito clave para pedir la hipoteca 

Para estudiar el caso, el banco solicitará la presentación de ciertos documentos con la que comprobarán edad del o los solicitantes, estados civiles, profesiones, movimientos bancarios, contratos laborales...

El no presentar alguno de los papeles que se pidan hará que el banco retrase e incluso frene la concesión de la hipoteca por falta de información.

Tener vinculación con la entidad

No es que sea un requisito fundamental para conseguir una hipoteca, pero habitualmente facilita la concesión. Ser cliente del banco en el que se solicita una hipoteca puede ayudar a que salga aprobada ya que la entidad conoce al dedillo todo nuestro perfil: desde números a movimientos bancarios.

Además, si se tienen contratados varios productos es posible que se consigan rebajas en los tipos de interés que se aplican en la financiación. Son las conocidas como bonificaciones.

Documentación para acreditar los requisitos de la hipoteca

Cuando una persona solicita una hipoteca, la entidad le pide cierta documentación. Esta tiene por objetivo analizar su perfil financiero e historial crediticio y asegurarse de que va a cumplir con el acuerdo: va a pagar todas las cuotas.

Como sucede con los requisitos para una hipoteca, cada entidad tiene sus propios criterios y puede reclamar otros papeles. Ahora vamos a detallar los documentos más comunes, aunque se ha de tener en cuenta que si la solicitud de hipoteca se hace en el banco habitual es posible que no los pidan todos.

  • DNI o NIE o pasaporte, si se es extranjero.
  • Declaración del IRPF del último año.
  • Vida laboral (actualizada).
  • Extractos con los movimientos bancarios de los últimos meses.
  • Si los hay: recibos de otros préstamos y datos del CIRBE (base de datos en la que aparecen los préstamos y créditos por importes superiores a 6.000 euros).
  • Si la vivienda en la que se reside es de alquiler, contrato de arrendamiento y últimos recibos.
  • Si se posee otro inmueble, escrituras.
  • Si existieran, justificación de otros ingresos (rentas, etc.).
  • Contrato de arras si se hubiera firmado.

Además, también se tendrán que presentar otros documentos si la persona que pide la hipoteca trabaja por cuenta ajena o es autónomo. Si está empleado por un tercero tendrá que aportar:

  • Contrato laboral.
  • Últimas nóminas (hay bancos que piden dos y otros, tres).

Y si es autónomo:

  • Declaración anual del IVA.
  • Pagos trimestrales del IVA en el año que está en curso.
  • Declaración anual y fraccionada del IRPF.
  • Últimos pagos a la Seguridad Social.

¿No sabes si cumples los requisitos para la hipoteca?

Pedir una hipoteca es una decisión muy importante: no en vano se trata de un préstamo al que se va a estar ligado durante muchos años. Un compromiso a muy largo plazo. Es por eso que se requiere de cierta reflexión y análisis previos.  

Es cierto que las personas que no están acostumbradas a trabajar con este tipo de productos pueden parecerles un proceso complicado. ¿Cumplo con los requisitos para la hipoteca? ¿Qué puedo hacer? En estos casos, un comparador puede ayudar a tomar la mejor decisión posible.  

En el comparador de hipotecas de Acierto.com encontrarás información sobre las financiaciones que se están comercializando en la actualidad: características, condiciones, requisitos, etc. Y puedes hacer estimaciones sobre cómo quedaría tu préstamo hipotecario. Además, si lo deseas, nuestros agentes te pueden ayudar, gratis, a encontrar la mejor hipoteca para ti.  

Para ello, solo tendrás que responder a este sencillo cuestionario:

  • Finalidad de la hipoteca (comprar una primera o segunda vivienda, mejorar la hipoteca actual, etc.).
  • Precio de la vivienda que quieres comprar.
  • Cuánto dinero darás como entrada.
  • Número de titulares que tendrá la hipoteca.
  • Qué contrato laboral tiene (fijo, temporal, autónomo...) el titular de la hipoteca con mayores ingresos.
  • Suma de los ingresos de todos los titulares de la hipoteca.
  • Si hubiera otras financiaciones, cuánto se paga por ellos cada mes.
  • Provincia en la que está ubicada la vivienda que se quiere comprar.
  • Datos de contacto (nombre y apellidos, teléfono y correo electrónico) para que podamos enviarte, gratis, tu estudio personalizado.

 

Preguntas frecuentes sobre los requisitos de una hipoteca

Más allá del listado de requisitos para una hipoteca, existen otras variables que hay que tener en cuenta, aunque no sean tan condicionantes. Te las explicamos.

¿Hay una edad máxima para pedir una hipoteca?

Aunque no hay ninguna norma que fije la edad máxima para pedir una hipoteca, los bancos establecen, por políticas de riesgo, un límite de edad. Habitualmente se pide que el titular más joven de la hipoteca no supere los 75 años cuando se acabe de pagar el préstamo.  

En este sentido, es posible que, si una persona de 50 años pide una hipoteca, el plazo de amortización máximo que se le conceda sea de 25 años, en lugar de 30 años habituales.  

Requisitos para una hipoteca de segunda vivienda

Los requisitos de una hipoteca para una segunda vivienda son más duros que si se trata de una vivienda habitual. Y, además de los requisitos habituales (solvencia, buena ratio de endeudamiento, perfil crediticio impoluto...), es más que probable que la entidad a la que se ha solicitado la segunda hipoteca exija que se haya saldado una parte importante de la deuda contraída con la primera.

Contratar otros productos: ¿Es un requisito para contratar una hipoteca?

No. Contratar otros productos del banco (tarjetas, cuentas nómina, seguros, planes de pensiones...) no es un requisito para contratar una hipoteca.

Es cierto que, hasta junio de 2019, cuando entró en vigor la Ley del Crédito inmobiliario, la concesión de una hipoteca podía ir ligada a la contratación de otros productos del banco. Pero a partir de entonces, se prohibió la obligatoriedad.

Eso sí, con la contratación de la hipoteca, el banco puede ofrecer al cliente (que siempre tendrá la última palabra) la posibilidad de suscribir otros productos con los que se conseguirán beneficios como una rebaja del tipo de interés. Son las llamadas bonificaciones.

En cualquier caso, el banco tiene la obligación de informar al cliente de las condiciones e implicaciones de las mismas antes de contratarlas.

¿Qué requisitos tiene una hipoteca 100?

Si tener un buen perfil económico es fundamental en cualquier tipo de financiación, en una hipoteca que supere el 80% de financiación lo es aún más. Y se sumará la necesidad de presentar garantías extra (avales) a los requisitos comunes de tener unos ingresos estables y recurrentes, disponer cierta antigüedad laboral y solvencia económica, tener escasas deudas y ciertos ahorros, y no haber estado nunca en listados de morosidad.  

Qué hacer si no cumplo los requisitos de la hipoteca

No cumplir con los requisitos de la hipoteca implica que la entidad en la que se ha solicitado no la va a conceder. En estos casos, se puede preguntar al banco o financiera cuáles son los motivos por los que ha denegado la solicitud para poder saber cuál es el punto débil de nuestra solicitud.

Ante esta situación, quedan tres opciones en caso de no cumplir con los requisitos de la hipoteca. Te los explicamos.

Aportar garantías extra

Cuando el banco deniega una solicitud de una hipoteca, lo hace porque considera que el perfil de la persona que la ha pedido tiene algún riesgo. Bien no tiene un trabajo estable, bien los ingresos son insuficientes...

En este caso, si el solicitante considera que tiene solvencia suficiente como para hacer frente a las cuotas, puede intentar convencer a la entidad financiera aportando garantías extra como nuevos avales.

Rebajar expectativas

Si se ha pedido la hipoteca para comprar una primera vivienda, y el motivo por el que no se concede es el importe solicitado, una posibilidad es bajar las expectativas: mirar un piso cuyo precio está más acorde con la realidad financiera del comprador.

Es, quizás, la opción menos agradable pero sí la más realista de cara a, en un futuro, no ir apurados.

 

Quizás ahora no es el momento ideal para hipotecarse, bien por la situación económica y laboral, bien por el nivel de ahorros y el precio de la vivienda que se quiere adquirir.

Así, si el motivo por el que no se concede la hipoteca es por la situación económica y laboral, no queda otra que aparcar la idea y esperar a tener una mayor estabilidad en cuanto a la entrada de dinero en el hogar y el trabajo.

Si, por contra, el motivo es la falta de ahorros o el precio del piso no está de más hacer cálculos: mirar cuánto cuesta la casa que realmente se quiere comprar y, si no se quieren rebajar las expectativas, empezar a hacer un plan de ahorro para, más adelante, volver a solicitar una hipoteca.

Cumplo los requisitos, cómo pedir una hipoteca

Y llegados a este punto... ¡Cumples con todos los requisitos para la hipoteca que hemos explicado! Si es así, no te lo podemos afirmar con total seguridad, pero sí te podemos decir que tienes muchas posibilidades de que te concedan el préstamo hipotecario.

¿Quieres saber los pasos que tienes que dar? ¡Te los explicamos uno a uno!

Fijar un presupuesto 

Como hemos ido indicando, hacer números es fundamental. Saber de qué ahorros se dispone para hacer frente a la entrada, cuáles son nuestros ingresos y gastos mensuales y, en función de estos, que letra se puede asumir.

Esto nos podrá ayudar a hacer estimaciones y establecer el precio máximo que podemos afrontar en la compra de una vivienda... ¡Y empezar a buscar el nuevo hogar!

Buscar financiación

Si, como el común de los mortales, vas a tener que pedir una hipoteca para comprar tu casa te va a tocar buscar financiación. En este sentido, el comparador de hipotecas de Acierto.com te puede resultar de gran ayuda ya que encontrarás la oferta de las principales entidades.

En una misma web y sin necesidad de salir de casa, podrás comparar condiciones, tipos de interés, bonificaciones... Y hacer tus propias estimaciones para saber cómo quedarán las cuotas cada mes. Además, nuestros agentes te pueden ayudar, gratis, para que resuelvas tus dudas.

Un nuevo compromiso: firmar las arras

Se trata de una paga y señal. Un paso que se lleva a cabo para confirmar que la persona que se ha interesado por la vivienda se compromete a comprarla y el vendedor, a venderla. No es obligatorio, pero se suele hacer para evitar que una de las dos partes se eche para atrás: en el caso que una de ambas partes se desdiga, tendrá que hacer frente a una penalización económica.

Tasación y confirmación de la hipoteca 

Aunque los bancos pueden preaprobar la hipoteca, a tenor de la documentación aportada y el valor de compraventa del inmueble, no dará el sí (o no) definitivo hasta que se haya tasado la misma.

Recuerda que, a no ser que el banco indique lo contrario, el comprador es quien debe pagar los gastos de tasación de la vivienda.

Firmar la escritura pública de compraventa 

Una vez concluidos todos estos pasos, y aceptada la hipoteca por parte del banco, solo queda confirmar la compra. Para ello, hay que acudir al notario, que dará fe de la operación. Tanto de la compraventa como de la contratación del préstamo hipotecario.  

En este sentido, días antes de la firma, se reunirá con el futuro prestatario y los posibles avalistas y les aclarará cualquier término del contrato hipotecario que les cause confusión y les preguntará acerca de la documentación que han entregado y la información que han facilitado. 

Y, ante cualquier duda, recuerda: desde el comparador de hipotecas de Acierto.com te podemos ayudar a encontrar la mejor financiación posible, con las mejores condiciones, en función de tu perfil y necesidades. Gratis, fácil y en minutos.