• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Alquiler sin seguro de impago: ¿qué podría pasar?

Exponemos los posibles riesgos de un alquiler sin seguro de impago frente a las ventajas que tiene contratarlo

Como propietario, son muchas las situaciones adversas a las que puedes llegar a enfrentarte cuando eliges mal a tus inquilinos. Desde no cobrar la renta mensual hasta tener que reparar daños en la casa. Te damos siete razones de peso para que sepas por qué hacer un alquiler sin seguro de impago podría no ser buena idea.

Compara 5 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro de impago de alquiler
COMPARA SEGUROS DE IMPAGO

Un alquiler sin seguro de impago es un alquiler a ciegas

Elegir bien a tus inquilinos es el primer paso para un alquiler seguro y tranquilo. Pero es complicado, sin exigir ciertas garantías. No puedes basarte solo en tu instinto. Un seguro de impago de alquiler te ayuda desde este momento, realizando un estudio de viabilidad de tus potenciales inquilinos, para garantizar —en la medida de lo posible— su solvencia. Es decir, que podrán pagar el alquiler cada mes.

En un alquiler sin seguro de impago las opciones de tener ciertas garantías de cobro se reducen a pedir una nómina o exigir un aval bancario. En el primer caso, no obtienes toda la información que necesitas para asegurarte de que el inquilino es solvente. El aval bancario puede darte más tranquilidad —el banco también realiza un estudio de viabilidad antes de concederlo— pero sigue ofreciendo menos soluciones que un seguro de impago.

Un alquiler sin seguro de impago es exponerse a no cobrar

Podrías pensar que un alquiler sin seguro de impago no es tan mala idea, porque “no tiene por qué pasar nada malo”. Sin embargo, las cifras dan motivos para pensar lo contrario: en 2020 la tasa de morosidad por impago de alquiler ha aumentado considerablemente, con picos de subida de hasta un 68,4% (en noviembre).

En un alquiler sin seguro de impago, cobrar lo que te deben es mucho más complicado. No contarás con el pago por adelantado de esas rentas que te deben y serás tú quien deba buscar un abogado para reclamar esas cantidades. 

Alquilar sin seguro puede salirte muy caro

A menudo se renuncia a cierta protección por ahorrar dinero. Sin embargo, un mal inquilino puede salirte muy caro. Aún en el caso de que consiguieras que tu inquilino dejara la vivienda si decides resolver el contrato con él, reclamar todo lo que te debe te va a costar dinero: el que debes pagar a abogados y procuradores.

Incluso es posible que tengas que asumir el coste de nuevas altas en suministros (si fueron cortaron por falta de pago) y de las facturas impagadas. Algo que no te pasaría si contaras con un seguro de impago: muchas pólizas de este tipo contemplan una cuantía para este concepto. También pueden costear la reparación de daños materiales si el inquilino destroza la vivienda y de limpieza de la vivienda (entre otros).

En un alquiler sin seguro de impago estás solo ante los problemas

Imagina poder llamar a un abogado cada vez que se presente un conflicto con tu vivienda alquilada, para que reclame unos daños por ti, te ayude a redactar un contrato o simplemente te asesore. Y sin pagar por ello

Es una de las ventajas que no podrás disfrutar en un alquiler sin seguro de impago. No tendrás respaldo legal (a no ser que lo busques y pagues por tu cuenta) ni para iniciar un proceso de desahucio ni ante otros muchos problemas legales para los que los seguros de impago de alquiler proporcionan soluciones, gracias a la cobertura de defensa jurídica del arrendador.

Te costará más recuperar tu vivienda

Si tu inquilino no paga, además de reclamar las rentas, lo más probable es que quieras que abandone la casa. Un inquilino que da problemas y no paga, no es ni rentable ni recomendable. Cuanto antes recuperes tu vivienda, antes podrás volver a ponerla en el mercado y recuperar esos ingresos.

Si se niega a irse, tendrás que iniciar un proceso de desahucio. Un proceso que se agiliza enormemente cuando cuentas con tu propio abogado para que se encargue de todo. Además, el seguro de impago de alquiler se ocupará de procurarte un cerrajero en caso de que sea necesario irrumpir en la vivienda en un lanzamiento judicial de desahucio y cubrir los gastos, tanto de su trabajo como de la adquisición de una nueva cerradura.

Te perderás las ventajas de los seguros de impago

Porque, en función del seguro que elijas, podrás disfrutar de garantías extra para tu casa, como asistencia en el hogar para urgencias (de cerrajería, de electricidad, de fontanería, etc.), conexión con profesionales para reparaciones, defensa jurídica en caso de reclamaciones de terceros (como la Comunidad de Vecinos). 

Y si optas por un seguro multirriesgo de hogar con protección de alquileres, tu tranquilidad irá en aumento. Porque también contarás con otras soluciones en caso de daños por agua, daños eléctricos, robo y otros supuestos.

En un alquiler sin seguro de impago, comprometes tu tranquilidad

La ventaja más importante de contar con un seguro de impago antes de alquilar tu casa es la tranquilidad. Esa seguridad que te aporta saber que cuentas con el respaldo de una aseguradora si algo no sale bien. Algo que no tendrás si optas por el alquiler sin seguro de impago. 

Además de en inseguridad e intranquilidad, renunciar a un seguro de impago puede traducirse, como ya hemos visto, en un gran desembolso económico. Por eso no conviene ahorrar en este tipo de productos.

Aunque sí puedes ahorrar al contratarlo si comparas ofertas, para encontrar aquel seguro de impago de alquiler con la mejor relación calidad/precio. Para ello cuentas con herramientas tan útiles y ventajosas como el comparador de seguros de impago de alquiler de Acierto.com

Porque en solo 1 minuto obtendrás una comparativa de seguros de impago de alquiler en cinco grandes aseguradoras expertas en este tipo de protección. Podrás estudiar y comparar sus coberturas y así detectar fácilmente cuál es el más adecuado para ti. Además, podrás solicitar un estudio de viabilidad, para el que tendrás una respuesta personalizada solo 24 horas después.