• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

¿Qué es el reaseguro?

Te explicamos qué es un reaseguro, para qué sirve y quién puede contratar un reaseguro

El ámbito de los seguros es muy amplio. Existen multitud de productos y de conceptos que el usuario no conoce. Por eso, es posible que hayas oído hablar del reaseguro pero no tengas muy claro en qué consiste ni a quién protege. Porque aún no es posible realizar una comparativa de reaseguros como sí podemos hacerlo con otros muchos ramos, como los seguros de hogar, de vida, de coche o de salud, gracias a los comparadores online. Por eso era necesario un artículo que abordara los reaseguros: qué es un reaseguro, cuál es la diferencia entre seguros y reaseguros y sobre todo, qué riesgos cubre un reaseguro.

Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro de vida
COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Diferencia entre seguros y reaseguros

¿Alguna vez te has preguntado quién protege a las aseguradoras? En el reaseguro está la respuesta. Entonces, ¿Qué es un reaseguro? ¿Qué diferencia hay entre seguros y reaseguros? Simplificando mucho, un reaseguro es el seguro de un seguro. Por lo que, a efectos prácticos, no hay diferencia entre seguro y reaseguro. Ambos cubren un riesgo; la clave está en quién asegura qué y a quién.

Ahondando el reaseguro y su definición, se entiende por reaseguro un contrato por el que una compañía de seguros (en adelante, la reaseguradora) asume parte del riesgo que corre otra aseguradora al ofrecer cobertura a una empresa o a una persona frente a determinados supuestos. El reaseguro, es, por tanto, lo que asegura un contrato de seguro.

Así se explica en la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, Sección Décima, Artículo 67:

Por el contrato de reaseguro el reasegurador se obliga a reparar, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato la deuda que nace en el patrimonio del reasegurado a consecuencia de la obligación por éste asumida como asegurador en un contrato de seguro”.

Con esta operación, la aseguradora deriva así parte del riesgo, para protegerse ante una hipotética falta de solvencia en caso de tener que asumir grandes indemnizaciones derivadas de un siniestro cubierto por la póliza que el usuario ha suscrito o para aminorar las pérdidas. La aseguradora puede contratar un reaseguro para determinados riesgos o para todos. Dependerá también de la modalidad de reaseguro contratada, como veremos más adelante.

¿Qué es una reaseguradora?

En un reaseguro, el riesgo asegurado por el usuario es compartido y asumido por dos compañías: la compañía con la que ha suscrito el seguro el usuario (o la empresa) y la compañía con la que la aseguradora ha reasegurado el riesgo. Es decir, la reaseguradora. Por eso, no existen diferencias entre aseguradora y reaseguradora, en cuanto a su naturaleza o su función: ambas aseguran riesgos. La diferencia está en quién cede parte del riego.

Por ejemplo: una constructora suscribe un seguro de responsabilidad civil con una aseguradora. La aseguradora asegura ese riesgo (es decir, contrata un reaseguro) con una reaseguradora. En caso de que la obra produjera daños materiales y/o personales, la aseguradora respondería gracias al respaldo de la reaseguradora.

Trasladándolo al ámbito de los usuarios de seguros, es como si al contratar seguros de hogar, la compañía aseguradora reasegurase ese riesgo con otra compañía. A efectos prácticos, sería la aseguradora con la que el asegurado ha contratado su póliza la que respondiera en caso de siniestro, aunque el riesgo esté reasegurado. Es decir, que tampoco hay diferencias entre aseguradora y reaseguradora en lo que respecta al tomador de la póliza: aunque se reasegure el riesgo, es la compañía con la que se suscribe la póliza la que sigue respondiendo ante el asegurado.

Es importante señalar que el hecho de que una aseguradora suscriba un reaseguro no modifica en absoluto lo pactado en la póliza con el usuario. Del mismo modo, el usuario no tiene derecho a reclamar ninguna cuantía directamente a la reaseguradora. Solo mantiene relación con la compañía que ha suscrito el seguro. Así se establece en la citada ley de Contrato de Seguro, artículo 68.

Entonces, ¿qué cubre un reaseguro?

Cuando hablamos de qué es un reaseguro no podemos detallar, como en cualquier seguro, las coberturas que incluye. No es una póliza comercial ni un producto cerrado y ya configurado, como las pólizas que puedes encontrar en las webs de las aseguradoras o comparando seguros online en Acierto.com. Lo que se contrata es un seguro para asegurar un determinado riesgo (o varios) ya asegurado por una póliza (la que contrata el usuario).

Simplemente, un seguro cubre el riesgo que cubre la aseguradora al ofrecer cobertura a sus clientes ante riesgos importantes o muy costosos. Y no es tanto una póliza, sino un convenio entre dos compañías que pertenecen al mismo sector. En este sentido, es la reaseguradora y la aseguradora la que determinan qué coberturas se contratan. Por ejemplo, una aseguradora puede contratar un reaseguro para cubrir riesgos catastróficos o catástrofes naturales que a su vez ha asegurado en una póliza suscrita por un usuario.

Las coberturas dependerán, en todo caso, de los riesgos cedidos por la compañía que suscribe el reaseguro para que sean asumidos por el reasegurador, ya sean daños catastróficos, responsabilidad civil o cualquier otro riesgo.

Clasificación del reaseguro

Los reaseguros también se prestan a una clasificación. Aunque no tiene nada que ver con los ramos. El criterio de organización más general responde al reparto de primas y de responsabilidad entre aseguradora y reaseguradora. En este sentido, se puede hablar de:

  • Reaseguros proporcionales: la responsabilidad del resasegurador se calcula a partir de la proporción entre la prima recibida por él y la prima total (la que paga el usuario). Ambas, reaseguradora y aseguradora, participan proporcionalmente en el riesgo.
  • Reaseguros no proporcionales: funcionan como los seguros con franquicia pero a la inversa, ya que la responsabilidad de la reaseguradora solo alcanza hasta un determinado límite económico. El resto, corresponde a la aseguradora.

También podemos hablar de modalidades de reaseguros, según lo pactado entre aseguradora y reaseguradora:

  • Reaseguro simple o facultativo: cada riesgo se cubre con un contrato específico.
  • Reaseguro general: también se le conoce como de tratado u obligatorio. En este contrato, el reasegurado se compromete a ceder parte de su negocio al reasegurador y este está obligado a aceptar los riesgos suscritos por el reasegurado en calidad de aseguradora:
  • Reaseguro facultativo-obligatorio: el reasegurador acepta todos los reaseguros de su cliente (la compañía aseguradora) pero el reasegurado no tiene que ofrecer todos sus riesgos.
  • Reaseguro de Pool: se reparte el riesgo entre varios reaseguradores.

¿Qué compañías de seguros ofrecen reaseguros?

Si te preguntas qué es una reaseguradora, piensa en las principales aseguradoras del país. Muchas de las compañías aseguradoras también cuentan con actividad reaseguradora. Es el caso de MAPFRE, que opera en los reaseguros a través de MAPFRE RE. Se trata de una unidad de reaseguro fundada en 1982 y que está presente en más de 100 países para ofrecer “todo tipo de soluciones de reaseguro de tratados y de facultativo, en todos los ramos Vida y No Vida”.

En realidad, es fácil saber qué aseguradoras operan también en este ámbito. Basta con comprobar su razón social: su nombre oficial como empresa. Así, vemos que AXA es el nombre comercial de AXA Seguros Generales, S.A. de Seguros y Reaseguros y Allianz el de Allianz Compañía De Seguros Y Reaseguros SA.