¿Qué es un PIAS?

Descubre otra forma de asegurar tu jubilación

Según los expertos en la materia, a partir de los 40 años es recomendable empezar a pensar en la jubilación. Aunque pueda parecer algo aún muy lejano, nunca es demasiado pronto para comenzar a generar ahorros suficientes para afrontar esa situación. Un plan de pensiones suele ser la opción más escogida, pero hay más formas de economizar y de invertir en tu futuro.

La situación actual de las pensiones públicas invita a pensar en alternativas, sobre todo en aquellos casos en que los años cotizados a la seguridad social no serán suficientes para cobrar el 100% de la pensión -según los requisitos que se imponen desde la Administración-. Si es tu situación y te estás planteando abrir algún tipo de fondo de ahorro o contratar un plan a largo plazo, te conviene conocer los Planes Individuales de Ahorro Sistemático.

Características de los PlAS

Empecemos por aclarar que los PIAS no son exactamente planes de pensiones. Aunque se trata de un plan de ahorro a largo plazo para complementar la jubilación pública, a diferencia de un plan de pensiones, puedes recuperar el dinero anticipadamente; aunque, eso sí, con ciertas condiciones. Un PIAS es un producto financiero asociado a un seguro de vida-ahorro (se contrata a través de este tipo de pólizas) que te permite ahorrar e invertir para que esos ahorros crezcan, ya sea en deuda pública o en otro tipo de activos.

Al constituir una modalidad de seguro de vida-ahorro, se garantiza un capital adicional para los beneficiarios en caso de fallecimiento del asegurado. Se trata de contar con un complemento a la pensión pública -como puede ser un plan de pensiones- ya que estos también permiten recibir el capital a los beneficiarios en caso de fallecimiento.

Los PIAS permiten crear un fondo a medio plazo que puede ayudar a afrontar posibles imprevistos

La principal diferencia reside en que los PIAS permiten crear un fondo a medio plazo que puede ayudar a afrontar posibles imprevistos, ya que facilita el acceso al dinero antes de tiempo. Como un seguro de vida, también sirve para asegurar la economía tras la pérdida del cabeza de familia cuando es la principal fuente de ingresos de la casa.

Los planes de pensiones están ideados para asegurar un capital después de finalizar la vida laboral y no es tan fácil cobrarlo antes de llegar a la jubilación. El rescate de un plan de pensiones solo puede darse en ciertos supuestos: una situación de paro de larga duración o pasados diez años desde la contratación y solo para las aportaciones que se hayan realizado desde 2015, por ejemplo.

Las aportaciones a los PIAS pueden ser periódicas (se fija una cantidad mensual) o extraordinarias. Ofrecen mayor rentabilidad que los depósitos bancarios, ya que, al contrario que estos, no están sujetos a los límites de intereses para entidades financieras españolas marcados por el Banco de España, sino que operan bajo las directrices de la Dirección General de Seguros, pero tienen sus propias limitaciones y condiciones.

Fiscalidad, ventajas y condiciones

Vamos a entrar en detalle sobre cómo funciona este plan de ahorros. De su letra pequeña cabe destacar el límite en lo que respecta al capital: para que estén exentos de tributar el IRPF, los ahorros no pueden superar los 240.000 euros y las aportaciones anuales no pueden ser superiores a los 8.000 euros o al 30% del importe que figure como rendimientos netos de trabajo y actividades económicas en la declaración de la renta del titular del PIAS  -si este no excede los 8.000 euros-.

Para poder recuperar anticipadamente el capital acumulado, se ha de tener en cuenta que hay cierta “penalización”. Si se reembolsa toda o parte de la inversión antes de que hayan pasado diez años desde la primera aportación, hay que abonar los correspondientes impuestos por el beneficio obtenido: como mínimo, el 21% de IRPF para cantidades hasta 6.000 euros.

Superada esta barrera de los diez años, el capital recuperado anticipadamente está exento de tributar; es decir, de realizar el pago de impuestos. Se recupera la inversión más la rentabilidad que esta haya generado, sin que el importe se vea mermado por el tributo del IRPF. Sus ventajas fiscales son, sin duda, otro de sus principales atractivos frente a diferentes opciones de planes de ahorro.

A partir del momento en el que empieza a recibirse el capital ahorrado en forma de renta vitalicia, este tributará en el Impuesto sobre la Renta como capital mobiliario y el porcentaje en que lo haga dependerá de la edad del usuario. Cuanto mayor seas, menos te descontarán de esa renta. Para que te hagas una idea, a partir de los 70 años solo pagarás un 8% de la recibida en concepto de IRPF.

Un PIAS para cada tipo de inversor

Hay que tener en cuenta distintos tipos de ahorrador a la hora de recomendar un PIAS. Es posible invertir el dinero que quieras, por lo que están abierto a cualquier persona. Las entidades bancarias y las aseguradoras que comercializan este tipo de productos permiten invertir en deuda pública (para el perfil más conservador) y obtener una rentabilidad mínima garantizada.

Al contratar varios PIAS puedes optar por diferentes tipos de inversión, o adaptarlos a cada perfil o situación personal

Otra opción sería elegir un producto más arriesgado, con rentabilidad variable. En este caso los bancos y aseguradoras invierten los capitales en activos de renta variable que pueden dar lugar a mayores beneficios a largo plazo, aunque dependerán de lo que ocurra en el mercado de valores. La rentabilidad no está garantizada, a diferencia de lo que ocurre en los planes de previsión asegurados (PPA). Por último, existen los PIAS mixtos, que diversifican la inversión entre renta fija y renta variable.

Una posibilidad alternativa es contar con varios PIAS a la vez y así diversificar el ahorro. Puedes optar por diferentes tipos de inversión, o adaptarlos a cada perfil o situación personal: por ejemplo, eligiendo un PIAS de rentabilidad fija si la jubilación está próxima y no quieres correr riesgos.

Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida
COMPARA AHORA
Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu casa

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR