Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Qué es el CER o Coste Efectivo Remanente

Descubre qué es el CER en un préstamo o hipoteca y dónde lo puedes encontrar

El Coste Efectivo Remanente de un préstamo o hipoteca nos indica cuánto va a costar realmente un préstamo desde un momento determinado hasta el fin del plazo de amortización, siempre y cuando siga con su curso normal. Si quieres saber más sobre qué es el CER, estás en el sitio indicado. ¡Descubre todos los detalles en esta guía!

Y si buscas financiación, en nuestro comparador de hipotecas podrás analizar y elegir entre la oferta de más de 30 entidades. Fácil, rápido y sin problemas.

Compara 40 entidades bancarias en 2 minutos y contrata la mejor hipoteca
COMPARAR HIPOTECAS

Qué es el CER de un préstamo 

CER son las siglas de Coste Efectivo Remanente. Es un dato que se obtiene cuando se ha empezado a pagar un préstamo y nos indica el coste real de lo que nos queda por amortizar, siempre y cuando la financiación siga su curso normal.   

Se trata de algo parecido a calcular la TAE (Tasa Anual Equivalente). La TAE nos informa sobre el coste anual de la hipoteca mientras que el CER solo tiene en cuenta el plazo de amortización, los intereses y el dinero que queda por pagar. 

Así, el CER va cambiando a medida que pasa el tiempo y, cuanto más cerca esté la fecha de vencimiento, menor será el capital pendiente. El CER es, una vez se ha empezado a pagar un préstamo, el dato en el que nos deberemos fijar si queremos comparar otras opciones de financiación. 

Finalmente, y según indica el Banco de España, las entidades tienen la obligación de informar "sobre la TAE, (o CER, según corresponda), en la publicidad en la que se haga referencia al coste, en los contratos que formalicen con sus clientes, en las ofertas vinculantes y en los documentos de liquidación". 

que es el cer

Relación entre Coste Efectivo Remanente (CER) y TAE

Coste Efectivo Remanente (CER) y TAE, tal y como hemos adelantado en el punto anterior, no son lo mismo. Tienen algunas similitudes y diferencias. Te las desciframos todas a continuación:  

  • Tanto el CER como la TAE, según corresponda, son datos que las entidades tienen que facilitar obligatoriamente en sus publicidades, contratos, ofertas vinculantes y documentos de liquidación, cuando hagan referencia al coste de una financiación.   
  • El CER y la TAE nos sirven para comparar diferentes opciones de financiación. Nos dan una idea real de los costes y precios.  
  • El CER se calcula después de haber contratado un préstamo, mientras que la TAE se obtiene antes de suscribirlo.  
  • El CER es variable en el tiempo (será menor cuando se acerque la fecha de vencimiento) la TAE, si el préstamo es a tipo fijo, se mantiene.  
  • El CER tiene en cuenta el importe que queda por pagar y los tipos de interés mientras que la TAE se calcula a través del importe, el plazo de amortización, el TIN, algunas comisiones, costes de otros productos... 

Cómo calcular el Coste Efectivo Remanente

El CER, como hemos indicado, nos indica cuánto realmente nos va a costar una financiación desde un momento determinado hasta el final del plazo de amortización, siempre y cuando no se produzcan extras como una amortización en la hipoteca, impagos, etc.  

Así, dos de los factores que se tendrán en cuenta serán la deuda pendiente, los intereses que hay que aplicar y el tiempo pendiente. Además, hay que tener en cuenta otros porcentajes y gastos que el titular o titulares de la financiación deben pagar por ella. 

Igualmente, y dada su complejidad (no todo el mundo dispone de los conocimientos financieros suficientes para calcularlo), el CER debería ser un dato facilitado las entidades financieras. De hecho, recordamos, tienen la obligación de informar acerca del Coste Efectivo Remanente en las publicidades que hagan referencia al coste de una financiación, en los contratos que formalicen con sus clientes, en las ofertas vinculantes y en los documentos de liquidación. 

Gastos exentos en el CER

No todos los gastos que acarrea una financiación están incluidos en el CER. Te mostramos a continuación cuatro desembolsos que quedan excluidos a la hora de calcular el Coste Efectivo Remanente:  

  • Tasas y minutas legales.  
  • Gastos que, por contrato, se puedan evitar, o transferencias de capital.  
  • Los gastos de los seguros. 
  • En el caso que se reciban, ayudas públicas o de carácter estatal.  

Otros datos para calcular qué es el CER de un préstamo

Finalmente, y también en relación a los cálculos del Coste Efectivo Remanente, debemos señalar algunos aspectos a tener en cuenta, ya que podrían afectar a los números finales. Te los listamos:  

  • En las hipotecas variables (o préstamos personales con unos tipos de interés variables), el coste efectivo se calculará en función del tipo de referencia inicial. Además, si no influye en el tipo nominal de la operación, los cambios de los índices de referencia, como podría ser el valor del euríbor actual, no se visualizarán.  
  • Los pagos morosos se tratarán por separado. 
  • En los documentos de pago, el coste efectivo se calculará como si la evolución del préstamo siguiera su trayectoria normal.  

Más allá del CER: compara hipotecas en Acierto.com

Hasta aquí, te hemos contado qué es el CER y cómo calcularlo. Pero si, más allá de conocer todos los detalles del Coste Efectivo Remanente, estás buscando financiación, desde el comparador de hipotecas de Acierto.com te podemos ayudar.   

Desde nuestra web podrás tener información, fácil y rápido, de las hipotecas que están ofreciendo hoy los principales bancos en España, y ver sus características, requisitos y condiciones. Además, te podremos hacer, gratis y sin compromiso, un estudio personalizado y mostrarte cuáles son las mejores para ti.  

Para ello solo tendrás que contestar un sencillo cuestionario en el que nos tendrás que indicar:    

  • La finalidad de la hipoteca (comprar una primera vivienda, adquirir tu segunda vivienda, mejor tu hipoteca actual...).  
  • El valor del inmueble que vas a comprar. Si quieres mejorar la hipoteca actual, cuánto te queda por pagar.  
  • El número de titulares.  
  • El tipo de contrato laboral del titular con más ingresos.  
  • A cuánto ascienden ingresos totales de los titulares.  
  • La suma mensual de otros préstamos que puedas tener. 
  • En qué provincia está el inmueble a hipotecar.  
  • Datos de contacto (tu nombre y apellido, tu fecha de nacimiento y nacionalidad) para enviarte tu comparativa personalizada de hipotecas.