• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Préstamos para Autónomos: cómo identificarlos

Compara créditos para autónomos en Acierto.com y consigue el tuyo con las mejores condiciones

Una de las formas de financiación a las que pueden recurrir los autónomos son, precisamente, los préstamos para autónomos. Si este es tu caso, en esta guía te ayudamos a identificarlos, respondemos a las preguntas más frecuentes sobre esta clase de financiación, te contamos qué opciones tienes y mucho más. También puedes entrar directamente en nuestro comparador de préstamos para autónomos pinchando en el botón que aparece a tu derecha.

Compara 40 entidades en 2 minutos y contrata el mejor préstamo para autónomos
COMPARA PRÉSTAMOS AUTÓNOMOS

Qué son los créditos para autónomos

Empezar una nueva actividad económica o ampliar el negocio requieren de una inversión. Para ello precisamente están pensados los créditos para autónomos, pero también para ayudar a aquellos emprendedores que ya lo tienen a hacer frente a sus pagos en determinadas situaciones: pagar a proveedores, hacer una pequeña reforma, afrontar un imprevisto, etcétera.

Estos préstamos para autónomos pueden ser de varios tipos e incluso encontramos productos específicos. La idoneidad de uno u otro dependerá de cada persona y de cada situación en particular. Por eso hemos desglosado las principales finalidades para las que se suelen solicitar, así como los tipos de créditos para autónomos más habituales.

Finalidad de los préstamos para autónomos

Estas son algunas de las finalidades por las que puede solicitarse un préstamo para autónomos y que determinarán el tipo de producto financiero en cuestión:

  • Emprender: abrir un nuevo negocio implica muchos gastos, sobre todo los que atañen a la compra del local comercial, en caso de necesitarlo.
  • Expandir el negocio: abrir nuevas oficinas, crecer, aumentar el número de empleados también conlleva gastos adicionales y de una inversión inicial.
  • Cubrir un imprevisto: como que se rompa el ordenador, la furgoneta o el camión.

Tipos de préstamos para autónomos

Directamente relacionado con la finalidad del préstamo y con el dinero que necesites solicitar encontramos diferentes productos de financiación. A continuación describimos algunos de los más comunes:

Préstamo personal para autónomos

Los préstamos personales permiten solicitar una cantidad de dinero que devolveremos en cuotas mensuales en base a unas condiciones suscritas —plazo de amortización, intereses, comisiones, etcétera—. Se trata del tipo de financiación más “convencional”, cuyos importes variarán según la entidad. Lo habitual, no obstante, es que permitan obtener capitales elevados y reembolsar el dinero en varios años.

En cuanto a su coste, la TAE de los préstamos personales ronda el 8%, y pueden incluir comisiones de apertura, estudio; así como otros productos vinculados que incrementarían el precio final del préstamo. También hay que decir que hay bancos que ofrecen préstamos de este tipo sin comisiones ni productos vinculados.

Minicrédito bancario

El microcrédito bancario, por su parte, permite obtener financiación de forma más rápida que otros préstamos y está enfocado a cantidades de dinero un tanto más bajas. De hecho, la mayoría de los microcréditos apenas superan los 1.000 euros. Se solicitan eminentemente online, con un sencillo formulario, sin apenas papeleo. Para pedirlos basta con unos pocos datos: nombre y apellidos, correo electrónico, justificante de ingresos y número de cuenta.

Lo mejor de ellos es que el proceso de consecución es muy rápido. En algunos casos apenas dura una hora. Eso sí, suelen conllevar honorarios altos (más que los intereses de un préstamo personal) y están ideados para cubrir necesidades puntuales. Sobre todo por la cuantía que se puede pedir con ellos. Serán útiles, por ejemplo, si se  nos ha roto material en la oficina, si necesitamos comprar un nuevo portátil, si se ha averiado la furgoneta y necesitamos repararla urgentemente, etcétera.

Préstamo rápido para autónomos

Podríamos decir que los préstamos rápidos se encuentran a medio camino entre los minicréditos y los préstamos personales descritos. Las cantidades suelen ser inferiores a las que pueden solicitarse en estos últimos (varían de los 300 y los 500 euros aproximadamente, y los 15.000 euros). 

Esta forma de financiación permite obtener el dinero en un plazo de tiempo mucho más breve también. La horquilla va de los 15 minutos a las 48 horas. En cualquier caso estamos hablando a grandes rasgos. Los tiempos de amortización también suelen ser más breves y, aunque dependen de las entidades, se mueven entre uno o dos meses, y seis años.

En cuanto a sus intereses, los de los créditos rápidos también suelen ser más altos que los de un préstamo convencional. Por eso es imprescindible recurrir a ellos cuando tengamos un gasto inesperado y necesitemos asumirlo de forma inmediata.

Préstamos con garantía hipotecaria

Los préstamos con garantía hipotecaria son créditos que habitualmente conceden las empresas de capital privado y cuya garantía es una vivienda o propiedad (a nuestro nombre). Es decir, para poder pedir este préstamo como autónomos, deberemos tener un inmueble y ponerlo como garantía. Se trata de una clase de crédito que resulta especialmente útil para iniciar un negocio, por ejemplo.

Una de sus principales ventajas es que brindan la oportunidad de conseguir grandes sumas de dinero, aunque estas varían según la tasación del inmueble en cuestión. También tienen plazos de devolución flexibles y ofrecen servicios de carencia parcial o el total del capital.

Sin embargo, no todo son virtudes: por regla general, tienden a tener intereses más elevados que los préstamos personales al uso (12% TIN) y suelen incluir comisiones y gastos de gestión diversos (como los de notaría, tasación, etcétera) que encarecen el coste final de este préstamo para autónomos. Tampoco podemos dejar de comentar del riesgo que supone poner nuestra vivienda como garantía, puesto que si incumplimos alguna de las cláusulas del contrato podríamos quedarnos sin ella.

Hipoteca para local comercial

Si lo que necesitas es financiar el local que quieres adquirir para tu negocio ya estaríamos hablando de cantidades más significativas de dinero. En estos casos la opción más recomendable es optar por una hipoteca. Hay bancos como Banco Santander y Caixa Guissona que ofrecen productos específicos para estas transacciones.

Aunque depende de la entidad, lo habitual es que nos concedan el 70% del valor tasado de la propiedad y que el plazo máximo de amortización sea de 15 años. Estas hipotecas también suelen incluir productos vinculados. Esto es, la contratación de una cuenta específica. 

Otros requisitos que pueden exigirnos son tener unos ingresos iguales o superiores a 9.000 euros en los últimos tres meses, domiciliar los pagos de la Seguridad Social, presentar las nóminas de los trabajadores que tengamos a nuestro cargo (en caso de que esto sea así), etcétera.

Tarjeta de crédito para autónomos

Si eres autónomo y no necesitas pedir un préstamo de demasiado dinero, una buena alternativa pueden ser las tarjetas de crédito. Entre sus principales ventajas encontramos que permiten disponer de dinero a crédito (sin que este se encuentre necesariamente en la cuenta), que ofrecen modalidades de pago flexibles (depende de cada banco), que suelen contar con seguros, que permiten fijar un techo de gasto, y que tienen servicios de alerta que sirven para cerciorarse de si efectivamente estás haciendo tú la transacción. 

Si nos centramos en el modo de devolución del dinero, puede variar según la entidad financiera, pero lo habitual es que podamos devolverlo a final de mes sin que esto genere intereses adicionales. Además, casi todo el mundo cuenta con una tarjeta de crédito. Eso sí, si no es tu caso, debes saber que conseguirla puede alargarse más de un mes en determinadas situaciones.

Línea de crédito para autónomos

Una línea de crédito es un método de financiación en el que el banco o financiera pone a disposición de un cliente una cantidad de dinero, durante un tiempo determinado. La particularidad de esta vía es que el capital no se entrega de una sola vez (como sucede en el caso del préstamo). La persona que lo recibe (en este caso el autónomo) lo va administrando según lo que necesite. Y de hecho, si no necesita usarlo todo, no tiene por qué hacerlo.

Lo habitual, además, es que solo se cobren intereses cuando lo utilice el dinero. Y son un buen método de financiación para autónomos y también para empresas porque les confiere una flexibilidad con la que hacer frente a gastos cotidianos. Es decir, les ofrece liquidez constante cuando lo necesitan.

Por ejemplo, pongamos que la línea de crédito que concede la entidad es de 10.000 euros durante el plazo de un año. Si no lo tocas durante cuatro meses, estarás cuatro meses sin pagar intereses. Pero si al quinto tienes un imprevisto de 4.000 euros y lo utilizas, pagarás intereses por este importe. Además, te quedarán 6.000 euros que, si no usas, se irán incrementando según pagues los 4.000 que debes.

Normalmente, las vías de uso de las líneas de crédito son las cuentas de crédito y las tarjetas de crédito.

Requisitos de los préstamos para autónomos

Pero, ¿cuáles son los requisitos para acceder a un préstamo para autónomos?, ¿qué piden los bancos a aquellos que quieren solicitar uno? Recabamos algunos de los puntos clave.

No figurar en un fichero de morosos

Aunque hay entidades que sí conceden préstamos a autónomos que se encuentran en ficheros como ASNEF o RAI, figurar en uno de ellos puede dificultar la consecución del crédito. No obstante, debes saber que es obligatorio que se nos informe de nuestra inclusión en un archivo de este tipo y que, además, resulta sencillo salir de ellos saldando la deuda y llevando a cabo un procedimiento específico.

También tienes que saber que, habitualmente, aunque haya financieras que concedan préstamos para autónomos con ASNEF, estos también conllevan unos requisitos, como que las deudas no sean bancarias, por ejemplo.

Tener unos ingresos estables y justificarlos

Conocer la situación económica de cada autónomo es otro de los datos relevantes para las entidades financieras. El propósito es sencillo: saber si la actividad de la empresa genera los beneficios suficientes para que el trabajador pueda hacer frente al pago de la deuda en los plazos y cuotas acordados en el contrato. Estas precauciones derivan de la falta de confianza en las capacidad de reembolso de las empresas gestionadas por autónomos.

Para conocer esta información, las compañías suelen pedir la entrega de la fotocopia de la última declaración de la renta y patrimonio, así como cualquier justificante de ingresos estables de la empresa. Además, en ocasiones también pueden solicitar la fotocopia de recibos de deudas con otras entidades y el certificado de registro en alguna lista de morosos como ASNEF —si este existiera—, con el objetivo de conocer si la sociedad cumple de forma efectiva con sus pagos pendientes o si, por el contrario, tiene deudas abiertas con otras compañías.

Teniendo en cuenta esto, es vital que, antes de poner en marcha nuestro negocio, hayamos realizado un exhaustivo estudio de mercado con el objetivo de tener muy claras nuestras debilidades y puntos fuertes y, en base a ellas, planificar cómo vamos a conseguir la rentabilidad de la nueva compañía. Y es que presentar un proyecto bien estructurado a las entidades bancarias puede resultar muy favorable a la hora de conseguir un crédito.

Además, en ocasiones, las entidades financieras buscan conocer los periodos de inactividad de los solicitantes —ya sea por enfermedad, maternidad o paternidad—. El hecho de que el autónomo no cuente con ingresos si no trabaja puede suponer un gran obstáculo a la hora de acceder al préstamo, ya que las entidades pueden encontrar un motivo de desconfianza en la irregularidad propia de la actividad por cuenta propia.

Cuidado con el nivel de endeudamiento

La capacidad del autónomo para devolver el dinero no solo está condicionada por sus ingresos, sino también por sus deudas. La entidad financiera calculará que el nivel de endeudamiento del solicitante no sea superior al 35% o 40% de sus ingresos. En algunos casos este porcentaje baja. Dependerá de cada caso.

La antigüedad del negocio, clave

La confianza es uno de los factores claves cuando se realiza un préstamo. Las entidades prestamistas se muestran más abiertas a conceder un préstamo a aquellos autónomos que ya tienen un bagaje empresarial —un éxito comprobado—. El componente de la antigüedad suele ser un punto determinante a la hora de que las compañías aprueben un crédito. Para comprobarlo, suelen solicitar documentos que demuestren la longevidad y recorrido del negocio, como puede ser, por ejemplo, una licencia de apertura.

En muchas ocasiones, los prestamistas toman todos estos documentos para hacer estimaciones sobre los ingresos futuros del autónomo —en función de la tendencia histórica de los beneficios del mismo—, algo que resulta muy positivo en el caso de negocios ya consolidados pero que puede ser negativo para aquellos de reciente creación, carentes de un bagaje que genere seguridad a nivel económico en las compañías.

Sin embargo, cabe señalar que existen requisitos que están sujetos al criterio propio de la empresa y al tipo de producto financiero que vamos a solicitar. Ocurre, por ejemplo, con los minicréditos para autónomos, donde solamente se suele pedir la mayoría de edad, residir en España y contar con unos ingresos acordes a las exigencias del prestamista de cara a la devolución del crédito. 

Vinculación con la entidad

En algunas ocasiones podemos encontrarnos con que es más sencillo conseguir el préstamo siendo autónomo si existe una vinculación previa con el banco, es decir, si ya somos clientes del mismo. Esto implica que la entidad ya nos conoce y facilita todo el proceso de solicitud, pues es probable que no tengamos que aportar tantísima documentación.

En cualquier caso, la investigación y análisis de nuestro perfil financiero se llevará a cabo, el banco prestará atención a nuestros movimientos, operaciones, a los préstamos que tengamos y mucho más. Si no existe esta vinculación, es posible que nos la pidan a través de la contratación de otro producto financiero. Cosa que podría encarecer el préstamo.

Documentación para pedir un préstamo siendo autónomo

Para pedir un crédito para autónomos necesitarás aportar la siguiente documentación. No obstante, es posible que el banco te pida que añadas algunos más. Pero estos son los habituales:

  • Documento de identidad: y que este se encuentre en vigor.
  • Vida laboral que recoja los años de antigüedad del negocio actual.
  • Justificante de ingresos: puesto que eres autónomo, lo más probable es que tengas que incluir la declaración de la renta de los últimos tres años, así como la declaración del IVA trimestral y el pago de la cuota de autónomo. 
  • Declaración trimestral de Hacienda del año en curso y situación contable del negocio.
  • Documento de alta de autónomo.
  • Última liquidación a la Seguridad Social.
  • Resumen anual de retenciones a cuenta de IRPF.
  • Extracto bancario.
  • Certificado de que estás al corriente de tus obligaciones tributarias.
  • Título de la propiedad: también es posible que, al pedir un préstamo como autónomo, necesites poner una vivienda como aval. El banco necesitará los datos de esta propiedad.
  • Los datos de la persona que te avala: en caso de que esta situación se produzca.
  • Documento que justifique la finalidad del préstamo: no siempre lo solicitan —depende de la cantidad que pidas, de tu perfil, de la entidad y de otras variables— pero puede ocurrir. En caso de que vayas a emprender, el plan de negocio te servirá. Lo mismo ocurre con el proyecto de reforma, entre otros.

Cómo identificar los mejores préstamos para autónomos

Para identificar los mejores préstamos para autónomos existen una serie de cuestiones que no deberías perder de vista.

  • Finalidad del préstamo: según a qué vayamos a destinar el dinero puede interesarnos más un préstamo para autónomos u otro.
  • Importe que vamos a solicitar: en función del importe que necesitemos recurriremos a un préstamo u otro. Como vemos, cada producto tiene su propias particularidades.
  • Plazo de amortización: cuanto más largo sea el plazo de amortización, más pequeñas serán las cuotas. Sin embargo, alargar el préstamo en el tiempo conllevará pagar también más intereses.
  • Intereses: qué intereses se devengarán. Hay que fijarse especialmente en la TAE. También puedes leer nuestro artículo sobre cómo calcular los intereses de un préstamo.
  • Comisiones: el préstamo puede tener comisiones de apertura, de estudio, por amortización anticipada, por capitales vencidos (si dejamos de pagar una cuota), etcétera. Es clave tenerlas en cuenta.
  • Avales: si se necesita como garantía.
  • Vinculación con otros productos: si exige contratar otros productos. Esto podría incrementar el coste final del préstamo.
  • ¿Es un préstamo flexible?: es importante no solo observar las condiciones, sino también la flexibilidad de las mismas. Se trata de algo todavía más importante si cabe siendo autónomos, pues en estos casos no se dispone de la misma estabilidad que alguien que trabaje por cuenta ajena.
  • Operativa del banco: y si nos da confianza. Puedes consultarnos al respecto, trabajamos con más de 40 entidades diferentes.

Por qué usar Acierto.com para encontrar un préstamo para autónomos

Encontrar los mejores préstamos para autónomos con la ayuda de Acierto.com es más sencillo. Hacerlo cuenta con las siguientes ventajas.

  • Contarás con el respaldo de la mejor tecnología: que preservará tu seguridad y la privacidad de tus datos personales.
  • El proceso es muy rápido y sencillo. Bastará con seguir unos pocos pasos que no te llevarán más de un par de minutos. Los describimos en el punto siguiente.
  • Ahorrarás tiempo y dinero. No tendrás que ir entidad por entidad, banco por banco, ni tampoco analizar las condiciones de cada uno de sus productos. En Acierto.com lo hacemos por ti. En nuestra plataforma podrás comparar en más de 40 entidades diferentes, desde pequeñas financieras hasta bancos más grandes.
  • No tendrás sorpresas de última hora: porque te ayudaremos a analizar al dedillo y con todo detalle toda la oferta.
  • Contarás con ayuda gratis: tenemos un call center de agentes especializados en préstamos. Puedes dejarnos tu teléfono y te llamaremos para ayudarte a contratar el mejor préstamo para tu negocio.
  • Flexibilidad: nuestra plataforma te permite comparar a cualquier hora del día, desde cualquier lugar. Con las comodidades que eso implica.

Cómo encontrar tu préstamo paso a paso

Para encontrar el préstamo perfecto a través de nuestra plataforma tendrás que seguir los pasos que describimos a continuación:

  • Accede a nuestro comparador de préstamos personales.
  • Indica la finalidad del préstamo: en este caso lo más seguro es que lo necesites para iniciar el negocio, pagar una reforma, pagar a proveedores en un mal mes, etcétera. Puedes seleccionar la opción “otros”.
  • Anota cuánto dinero necesitas para tu negocio: puede seleccionar varias opciones o introducir manualmente la cantidad si ninguna de ella se corresponde con tus requerimientos.
  • Indica tus ingresos mensuales netos: es primordial saberlos.
  • Introduce tu situación laboral: aquí será donde tengas que decir que eres autónomo, pues se trata de algo que condiciona tu perfil.
  • Indica la antigüedad de tu negocio.
  • Cuéntanos si estás en algún fichero de morosidad.
  • Introduce tu nombre, edad y nacionalidad.
  • Indica tu correo electrónico.
  • Recibe tus resultados personalizados: en tu correo y en la propia pantalla. Verás tu parrilla personalizada. Desde el mail podrás acceder a tu comparativa tantas veces como quieras.

Dificultades al pedir un préstamo como autónomo

Incluso a pesar de cumplir con todos los requisitos, es posible que te encuentres con varias dificultades si vas a pedir un crédito para autónomos. 

  • Que la solicitud del préstamo requiera de mucho papeleo: ten en cuenta que tendrás que aportar la declaración de Hacienda de los últimos tres años, la declaración trimestral del año en curso, la situación de la contabilidad en el momento de la solicitud, el justificante de alta de autónomo y últimos pagos de la Seguridad Social, etcétera. Puede resultar engorroso.
  • Que necesites un aval o un avalista para que te lo concedan: porque el banco considera tienes un perfil más arriesgado que el de, por ejemplo, otra persona con un contrato indefinido.
  • Es más difícil ofrecer garantías en los préstamos para autónomos.
  • Que tengas problemas para cobrar tus facturas. Según las cifras que maneja Acierto.com, la morosidad se ceba con los autónomos: el 40% tiene problemas para cobrarlas. Si es tu caso y has pedido un préstamo, puedes verte en un aprieto.
  • Que tengas deudas y no puedas acceder a otras vías de financiación alternativas tampoco.

En cualquier caso, hay que comentar que, aunque el número de pymes y autónomos que piden financiación a un banco ha menguado, su concesión es más alta. Así lo apuntan los sucesivos informes del Banco Central Europeo sobre el acceso a la financiación de las empresas. No obstante, es probable que los datos varíen como consecuencia de la crisis de la COVID-19.

Otras vías de financiación para autónomos

Más allá de los préstamos, existen otras vías de financiación a las que pueden recurrir los autónomos. Entre otros:

Factoring

El factoring es una forma muy diferente de obtener liquidez. Porque se trata de recibir por adelantado ciertos cobros de clientes que aún no han pagado. Es una gran solución de préstamos para autónomos, puesto que sus ingresos dependen directamente del cobro de estas facturas. 

La fórmula es la siguiente: una entidad financiera se encarga de gestionar el cobro de las facturas de clientes, adelantándole al autónomo el importe de las mismas. El pago posterior de la factura por parte del cliente irá a parar a esta entidad que ha adelantado su importe, quedándose un porcentaje por la operación.

Renting

El renting para empresas, pymes, microempresas y autónomos es un concepto similar al del renting en el sector automovilístico. Porque pagas una cuota mensual a una compañía de renting por hacer uso de algo, sin que sea de tu propiedad. Puede ser un coche, pero también equipos para tu empresa, mobiliario, o cualquier otros bienes que el negocio requiera. 

Se solicitan presentando la factura proforma de los bienes que necesitas. La compañía de renting los adquiere y te los cede en alquiler.

Leasing

Se trata de una fórmula similar al renting, puesto que se paga una cuota o alquiler por derecho de uso de determinados bienes durante un determinado plazo. La diferencia está en que en el leasing existe el derecho a compra, una vez alcanzado el plazo fijado. Aunque el autónomo tiene otras alternativas, llegado este momento: renovar el contrato o devolver el bien. 

Es una buena alternativa para lograr financiación inicial de inmovilizado tangible para emprender, con perspectivas a adquirir esos bienes cuando el negocio sea lo suficientemente solvente. Porque, además, permite financiar hasta el 100% de la inversión y cuentan con exenciones fiscales: sus intereses son 100% deducibles.

Pagaré

Es una forma indirecta de financiación. Porque lo que permite es posponer pagos. En el pagaré, el autónomo o la pyme se compromete a efectuar un determinado pago en una fecha futura. El pagaré ha de cumplir unos requisitos mínimos para ser considerado como tal (dictados por la Ley Cambiaria y del Cheque): 

  • Contener la palabra “pagaré”.
  • Contener la promesa de pago de una cantidad (en euros u otra moneda), en letras o en números.
  • Establecer una fecha de vencimiento.
  • Designar un lugar de pago.
  • Designar un tomador.
  • Incluir lugar y fecha de emisión.
  • Incluir la firma del emisor.

Crowlending

Con el crowlending, autónomos y pymes pueden lograr financiación sin acudir a una financiera ni a un banco. Porque son inversores anónimos quienes financian proyectos de negocio que les parecen interesantes. El solicitante de esta financiación deberá devolver ese capital invertido más los intereses.

Existen plataformas online o empresas de crowlending, que actúan de intermediarios entre inversores y promotores. Anuncian los proyectos en su marketplace, donde los inversores buscan esas nuevas ideas que apoyar.

Capitalización del paro

El término nos da ciertas pistas. En la capitalización del paro, es del pago de esta prestación de donde se obtiene liquidez. El objetivo es cobrar en un único pago de la prestación de desempleo para iniciar una actividad profesional. 

Se solicita en el Servicio Público de Empleo Estatal. Por parte del Estado, la finalidad es “fomentar y facilitar iniciativas de empleo autónomo entre personas que estén percibiendo la prestación por desempleo de nivel contributivo”.

Ayudas y subvenciones

Más allá de los préstamos para autónomos, hay ayudas estatales y autonómicas, por eso deberás comprobar a cuáles puedes acceder en concreto en la comunidad en la que residas. 

Por ejemplo, Andalucía tiene el Programa de estímulo a la creación y consolidación del Trabajo Autónomo. Madrid cuenta con Ayudas a Trabajadores que se constituyan por cuenta propia; 2.500 euros para personas físicas desempleadas que se den de alta como trabajadores autónomos. En Murcia subvencionan la inversión inicial con su Programa de subvenciones para el fomento del autoempleo o empleo autónomo.

Otros consejos para pedir un préstamo siendo autónomo

No podíamos acabar este artículo sin ofrecer otros consejos a la hora de pedir un préstamo siendo autónomo. Estos son:

  • Busca productos específicos para autónomos que respondan a tus necesidades y a las de tu negocio. Estos pueden tener mejores condiciones y características propias, como el tipo de interés y el plazo de amortización (10% y 15 años respectivamente).
  • Compara en varias entidades diferentes. Puedes hacerlo a través de nuestro comparador.
  • Elabora un plan de negocio antes de solicitar el préstamo, incluyendo la inversión que vas a realizar. Puedes incluir hasta el plan de amortización para hacerte una composición de lugar. Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros.
  • Tener preparada toda la documentación comentada.