Bonificación en el seguro de coche

Las bonificaciones y penalizaciones en los seguros de coche y los sistemas existentes para aplicarlas.

El precio que pagamos por nuestro seguro de coche depende de gran cantidad de factores como son la edad del conductor, sus años de experiencia o incluso el número de siniestros que tiene al año. Así, en muchas ocasiones, las compañías premian a los que consideran buenos conductores (por dar poco partes por ejemplo) y penalizan a aquellos que consideran “malos”.

Para encontrar un seguro de coche al mejor precio y acorde a lo que buscas, Acierto.com te permite comparar entre más de 30 aseguradoras. Una búsqueda en tan solo tres minutos te permitirá ahorrar hasta 500€ en la contratación de tu seguro de coche. Además, nuestros asesores especializados te resolverán cualquier duda o problema que tengas sin ningún tipo de compromiso.

¿Qué es una bonificación?

Una bonificación es un descuento sobre la tarifa base inicial de una compañía de seguros. Este mecanismo surgió como método para premiar la fidelidad del cliente y el poco número de siniestros de este al volante. De este modo, las pólizas de seguro y su precio se personalizan y ajustan al perfil de cada conductor: una persona que haya dado menos partes a su compañía de seguros pagará menos por su póliza que una que ha sufrido más accidentes e incidencias. Esto tiene mucho sentido, ya que, si la aseguradora no tiene que indemnizar cantidades muy altas, sus gastos disminuyen, por lo que se puede permitir reducir la prima del cliente que contribuye a ello.

Con las bonificaciones, los precios de las pólizas se personalizan y ajustan al perfil de cada cliente, por lo que aquellos conductores que hayan dado menos partes a su compañía de seguros pagará menos por ella que una que ha sufrido más accidentes e incidencias.

El sistema de bonificaciones es considerado un método de medición justo tanto para la empresa como para el conductor. Así, existe un fichero común a todas las compañías de seguros en el que cada una de ellas declara los detalles de los accidentes de los conductores que tienen asegurados. Este fichero común es denominado SINCO y permite a las compañías ver datos como el número de siniestros, las coberturas contratadas o el precio que un conductor ha pagado por su póliza en los últimos cinco años.

Sistemas para aplicar bonificaciones o penalizaciones

Existen diferentes condicionantes a la hora de que se establezcan bonificaciones o sanciones sobre la cantidad a pagar por nuestro seguro de coche. Así, es necesario conocer el tipo de incrementos o reducciones que se pueden aplicar a nuestra póliza:

Sistema Bonus- Malus:

Se trata de un sistema de bonificaciones con el que las compañías de seguros tienen la capacidad de premiar a los que son considerados buenos conductores y sancionar a aquellos considerados como “malos”, es decir, aquellos que hayan presentado un gran número de partes. Así, las compañías utilizan este sistema como modo de motivar a sus clientes.

Este sistema hace recuento de los partes presentados por los contratantes de una póliza durante un año. (Quitar “es decir”) La prima puede incrementarse o reducirse en función del número de siniestros y tipo de conductor que hayas sido durante los 365 días que dura tu póliza. Como se ha dicho anteriormente:

          1. Cuanto menor sea el número de partes presentados, menor será el precio a pagar por la póliza.

          2. Cuanto mayor sea el número de partes presentados, mayor será el precio a pagar por tu póliza.

A la hora de bonificar o sancionar a un conductor, las compañías aseguradoras establecen:

          1. Pólizas para conductores neutros: Por lo general, a la mayor parte de los conductores de nuestro país se les aplica este tipo de póliza al principio. La tarifa base, por lo general en estos casos, ni se aumenta ni se reduce.

    2. Pólizas para conductores “buenos”: En este tipo se incluyen las pólizas con bonificaciones. En este caso se realiza una reducción en el precio común de tu póliza por haber presentado pocos partes durante un año. Estas bonificaciones pueden verse incrementadas si durante los 365 días el número de siniestros se ven reducidos o directamente se mantiene.

          3. Pólizas para conductores “malos”: Es decir, aquellas en las que se ha incrementado la prima debido al elevado número de partes de siniestro presentados por el conductor.

Una posible desventaja de esto es que, algunos conductores con pólizas a Terceros contratada, no facilitan su documentación en caso de accidente, con (quitar “con”) el fin de de que sus bonificaciones no se vean reducidas. Este sistema varía en función de cada compañía, ya que cada una es la que decide si ofrece a sus clientes algún tipo de bonificación o penalización en función de su comportamiento así como los porcentajes que aplicará. Por lo general, hay bastante diferencia entre una compañía y otra, por ello es muy importante comparar entre todas ellas.

¿Existe siempre bonificación o penalización?

No siempre. Existen siniestros que, por lo general, no implican ningún tipo de bonificación ni penalización. Así, se contabilizarán, por lo general, aquellos que afectan a las coberturas de:                  

          - Responsabilidad Civil Obligatoria

          - Responsabilidad Civil Voluntaria

          - Daños Propios

Sistema de bonificación:

¿Cuál es el máximo que puede alcanzar una bonificación?

El porcentaje máximo de bonificación que puede aplicarse a nuestra prima puede ser , por lo general, de entre el 40 o 60%. Esto dependerá de la compañía con la que tengas contratada tu póliza de seguros y será esta quien nos informará de la bonificación que aplica así como de los años que se tarda en conseguir la máxima reducción del precio posible.

Así, conseguir la bonificación máxima con determinadas compañías puede parecer a veces imposible, ya que se necesitan hasta más de diez años para lograrla. Si contratas por ejemplo, un seguro de coche a Todo Riesgo, la bonificación será mayor que si contratas uno a Terceros. Ya que en el primer caso estás pagando más por tu póliza.

Sistema de penalización

Como hemos dicho, una penalización (aumento en el precio de tu póliza) vendrá determinada, por lo general, por el número de partes que haya presentado ante su compañía el conductor del vehículo (entre otros aspectos).

En determinadas compañías lograr la máxima bonificación es algo complicado, ya que pueden llegar a exigir un mínimo de diez años para concederla.

Es decir, cuando ocurre un accidente del que somos culpables, la prima de seguro que abonaremos en el próximo pago anual será mayor. Cada compañía establece unas condiciones y características determinadas, por lo que hay que tener en cuenta determinados aspectos: ¿Cuál es la penalización por cada parte en caso de que tengamos un accidente? La penalización que una compañía de seguros aplicará sobre la prima de nuestro seguro dependerá de los criterios que esta siga. Por ello, es necesario informarse bien de cuáles son las condiciones en este sentido ya que, puede llegarse incluso al extremo en que, si se dan más de un número determinado de partes al año, nuestra compañía no quiera renovarnos el seguro.

¿Qué partes son los que me penalizan?

Dependerá de tu aseguradora. Las pólizas de seguros incluyen unas u otras coberturas en función de la compañía. Así, hay aseguradoras que penalizan los partes de daños causados a terceros o daños propios, y hay algunas que pueden incluso penalizarlo todo (parte de lunas, asistencia en carretera etc). Pero aunque hay que tener en cuenta las condiciones de cada compañía, por lo general, los partes presentados que no se penalizarán serán aquellos que incluyan las siguientes coberturas:

          - Daño en carretera

          - Defensa jurídica

          - Seguro del conductor

¿Qué pasa si cambio de compañía?

En caso de que, sea por el motivo que sea, decida cambiar de compañía de seguros, puede darse el caso de que:

          1. La nueva compañía mantenga y respete la bonificación establecida por su anterior compañía (siempre y cuando ésta no supere la máxima bonificación ofrecida por la nueva aseguradora).

           2. La nueva compañía no respete la bonificación porque sus criterios establecidos son distintos a los de la compañía inicial.

¿Y si cambio de coche?

En caso de que cambie su vehículo pero no cambie de compañía, las compañías de seguros suelen, en la mayoría de los casos, respetar la bonificación. Si bien es cierto que pueden darse excepciones. Por lo que es importante consultar todas las condiciones establecidas por su compañía aseguradora.

¿Se aplica la bonificación a todo el precio del seguro?

No, ya que, cuando pagamos la prima por nuestro seguro de coche estamos pagando tres aspectos diferentes. Estos son, en primer lugar, las coberturas que hemos contratado, en segundo lugar pagamos al Consorcio de Compensación de seguros y por último, pagamos el porcentaje en impuestos correspondiente. Así, exceptuando la cantidad a pagar por las coberturas, ni el Consorcio ni los impuestos permiten que se les apliquen bonificaciones ni sanciones. El dinero destinado al Consorcio sirve para cubrir riesgos que ninguna póliza cubre.

Pero a la hora de contratar un seguro debemos fijarnos no solo en las bonificaciones que cada compañía ofrece. Es cierto que la posibilidad de obtener “premios” por ser buenos conductores se trata de un punto a favor, pero debemos elegir una póliza que incluya todas las coberturas que necesitamos. Para elegir un seguro de coche que se adapte a lo que estás buscando y tenga el mejor precio, Acierto.com te permite comparar entre más de 30 aseguradoras. En tan solo tres minutos podrás ahorrarte hasta el 50% en la contratación de tu seguro de coche.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR