Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Bonificación en el seguro de coche

Las gratificaciones y penalizaciones en los seguros de coche y los sistemas existentes para aplicarlas.

Si bien la mayoría somos conscientes de la importancia de cuidar de nuestra salud física, en ocasiones solemos olvidarnos de otra igualmente básica: la salud mental. Un punto en el que tener un servicio de psiquiatría en nuestro seguro de salud puede suponer un gran alivio ante cualquier problema. Te contamos las pólizas que lo incluyen.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y contrata el mejor seguro de coche
COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Las bonificaciones de las principales aseguradoras

La política de bonificaciones de cada aseguradora es diferente, cada una tiene libertad para ofrecer a sus clientes diferentes ventajas y valorar el uso que hacen durante el año de las prestaciones y asistencias de su póliza de seguro. Sin embargo, como conductor y titular de tu seguro es importante que te informes al detalle de cuál es la norma que aplica tu compañía para poder actuar en consecuencia y evitar, por ejemplo, grandes pérdidas de bonificaciones que pueden ser muy perjudiciales en tu economía.

Compañía
Las bonificaciones de las aseguradoras de coche
- Hasta el 60% por no siniestralidad

- Respeta las bonificaciones de la anterior compañía
Permite dar hasta tres partes al año sin elevar la prima (en Todo Riesgo) Te mantiene la bonificación si tienes el máximo y llevas tres años asegurado en la compañía - Bonificación de hasta el 65% en Todo Riesgo y el 60% en seguros a Terceros

- Cada parte con culpabilidad o daños propios reduce la bonificación

- Los de lunas no afectan
- Bonificación de hasta el 55%

- Adapta los anteriores descuentos de la anterior compañía y el coche anterior

- No descuentan los partes sin culpa y los de lunas
Las bonificaciones de las aseguradoras de coche
- Hasta el 60% por no siniestralidad

- Respeta las bonificaciones de la anterior compañía
Las bonificaciones de las aseguradoras de coche
Permite dar hasta tres partes al año sin elevar la prima (en Todo Riesgo)
Las bonificaciones de las aseguradoras de coche
Te mantiene la bonificación si tienes el máximo y llevas tres años asegurado en la compañía
Las bonificaciones de las aseguradoras de coche
- Bonificación de hasta el 65% en Todo Riesgo y el 60% en seguros a Terceros

- Cada parte con culpabilidad o daños propios reduce la bonificación

- Los de lunas no afectan
Las bonificaciones de las aseguradoras de coche
- Bonificación de hasta el 55%

- Adapta los anteriores descuentos de la anterior compañía y el coche anterior

- No descuentan los partes sin culpa y los de lunas

Las bonificaciones de MAPFRE

MAPFRE ofrece hasta un 60 por ciento de bonificación por nula siniestralidad, una cifra que no se verá reducida mientras el coste del parte no supere el límite establecido. Además, la compañía respeta las bonificaciones que tuviera el conductor en su anterior seguro. La bonificación se consigue cada año. Por otra parte, en la compañía el parte del siniestro únicamente afectará a la prima que se paga por esa cobertura. No perturbarán a las bonificaciones los siniestros que el asegurado no pueda evitar ni tampoco el incidente cuyo importe de reparación no supere la cantidad establecida, con el límite de uno anual.

El sistema en Mutua Madrileña

Lo cierto es que Mutua Madrileña es conocida por su publicidad en la que permite presentar hasta tres partes al año sin elevar la prima, pero se trata de su póliza a Todo Riesgo. Por tanto, ¿cómo computan los partes en Mutua Madrileña? La propia compañía indica que el primer día del tercer mes anterior al vencimiento de tu seguro se comienza a trabajar en la valoración de la póliza para la siguiente anualidad. Así, es posible avisarte con dos meses de antelación de la renovación del seguro y el importe exacto del período siguiente. Por tanto, a partir de ese momento, los posibles partes que señales contabilizan para año posterior.

Cómo bonifica AXA

AXA a la hora de tarificar tu seguro como nuevo cliente tomará como referencia los datos del fichero sectorial SINCO, es decir, tu historial de siniestros. Por tanto, si eres buen conductor contarás con bonificaciones y un precio justo para tu póliza.

Si ya tienes tu seguro de coche con esta compañía son famosos sus compromisos hacia el cliente. De hecho, AXA se compromete al mantenimiento de la bonificación en el caso de que lleves tres años con ellos y hayas acumulado el máximo de bonificación. Asimismo, la reparación o la reposición de las lunas del vehículo no variarán dicha bonificación. Además, utilizar los Talleres de AXA Calidad conlleva ciertas ventajas como obtener bonificación incluso en los siniestros de daños propios.

Bonificaciones en Génesis

Génesis (del grupo Liberty) ofrece una de las bonificaciones más altas del mercado por no siniestralidad:

  • Hasta el 65% en los seguros a Todo Riesgo.
  • El 60% en las pólizas a terceros.

No obstante, esto cambia cada anualidad en función de los siniestros computables que para la compañía son los que afectan a las coberturas de responsabilidad civil (obligatoria y voluntaria) y a la de daños propios. Así, por cada parte presentado en el que seas culpable o sea un siniestro de daños propios Génesis reducirá un nivel de la bonificación actual de tu seguro de automóvil. Sin embargo, hay que tener en cuenta que una simple rotura de lunas del vehículo no afectará a la bonificación.

¿Qué caracteriza a las bonificaciones de Línea Directa?

El sistema de bonificaciones ideado por Línea Directa permite garantizar un precio ajustado de la prima a los buenos conductores. En consecuencia, la compañía permite a los asegurados conseguir un descuento máximo de hasta el 55% respecto al importe real. Aunque, cada año se premia a los conductores sin siniestros con un 10%.

En efecto, Línea Directa adapta a sus nuevos clientes los descuentos por baja siniestralidad adquiridos en el seguro de su anterior compañía, independientemente del nivel de protección que tuviera contratado. Asimismo, en el supuesto de que el vehículo sea de adquisición reciente, tanto nuevo como de segunda mano, seadaptarán las bonificaciones de la póliza del coche anterior.

La nota positiva es que los partes presentados en los que exista un contrario culpable del accidente no afectarán a tu nivel de bonificación y tampoco los de reparación de lunas. Pero, en contraposición, un parte culpable durante el año penaliza y hace que pierdas un nivel de bonificación en la siguiente renovación.

¿Qué es una bonificación?

Una bonificación es un descuento sobre la tarifa base que aplica una compañía de seguros. Así, es un sistema que la aseguradora implanta para tratar de personalizar lo más posible el precio del seguro. Con el procuran fijarlo en función de quién es el asegurado y de su historial de siniestralidad.

El sector desarrolló el fichero SINCO alimentado con los datos de los accidentes de los asegurados que aporta cada compañía. De este modo, la aseguradora sabe si un conductor que acude a ella en busca de una póliza es bueno o no al volante. Le basta con pedir el DNI, el número de póliza y la matrícula del coche, y meter esos datos en el Sinco, para averiguarlo.

El sistema habitual de bonificaciones es el bonus/malus, que parte de una tarifa base o zona neutra, sin bonificaciones ni recargos. El bonus se aplica a los buenos conductores, a los que no tienen accidentes ni presentan partes. El malus, a los que no saben manejarse bien al volante y tienen siniestros.

Esta fórmula puede abaratar notablemente el seguro del coche, pero también encarecerlo. De hecho, es uno de los sistemas que utilizan las compañías para “deshacerse” del que consideran mal cliente por el riesgo que supone asegurarlo, por lo que elevan sustancialmente el precio de la póliza.

La letra pequeña, clave en el tema de las bonificaciones

Como ya hemos indicado el modelo frecuente de bonificaciones es el bonus/malus. La bonificación máxima suele oscilar entre el 40% y el 65% de la tarifa base. Pero debes tener en cuenta la letra pequeña. Un ejemplo: una compañía aplica una bonificación máxima del 60% si el seguro es a Todo Riesgo, pero ese tope baja al 30% si la póliza que se contrata es a Terceros. Es posible que esa bonificación máxima sirviera para elegir la compañía en el momento de asegurar el coche, pero al cabo de unos años, al cambiar a Terceros, la bonificación baja mucho o se ha quedado prácticamente en nada. Por tanto, la modalidad del seguro es significativa en la bonificación. Además, este aspecto repercute cuando se cambia de coche, ya que el usuario no partirá del 60% inicial sino del 30%, en el mejor de los casos.

Cabe señalar que solo en la letra pequeña aparece cuántos años hacen falta para conseguir la bonificación. En algunas compañías son necesarios cinco o seis años, pero en otras exigen hasta 20 años. Es una forma de dificultar el cambio de aseguradora. Es importante saber cómo crece la bonificación: normalmente es por tramos del 10%, pero no todas las compañías utilizan esa fórmula.

También es importante conocer si la bonificación se aplica a todas las coberturas o solamente a unas determinadas. Obviamente, es preferible tener menos bonificación, pero que se aplique a todas las coberturas del seguro.

También hay que tener en cuenta las penalizaciones del seguro

Tan importante, si no lo es más, que averiguar las bonificaciones, es conocer con exactitud las penalizaciones. Cuáles son los partes que penalizan y el sistema de penalización. De nuevo hay que insistir en la letra pequeña: las compañías de seguros suelen dar muchos detalles (no todos, como habrás podido comprobar en el apartado anterior) sobre las bonificaciones, pero son muy escuetos sobre el sistema de penalización.

Hay situaciones desmedidas: con un solo parte se pueden descender dos o tres tramos de bonificación, cuando costó tres o más años de permanencia en el seguro con un historial inmaculado de siniestralidad poder disfrutar de ella. Incluso se puede perder toda la bonificación. También se ha dado el caso de que con más de tres partes, la compañía de seguros se niega a renovar la póliza al usuario afectado.

Como en el caso de las bonificaciones, hay que comprobar si las penalizaciones se aplican a todas las coberturas (robo, incendio, asistencia en viaje, defensa jurídica, entre otras) o solamente a las afectadas por el parte (generalmente, daños a terceros o daños propios). Hay compañías que penalizan por todo, desde solicitar una grúa por la avería del coche hasta dar un parte por rotura de lunas.

¿Y si cambio de compañía de seguros?

Lo primero es que, para decidir cambiar de compañía, hay que comparar el precio que pagas ahora por el seguro del coche y las coberturas que contempla éste con el que ofrece la otra entidad, tanto en coste como en protección. En cualquier caso, antes de contratar un nuevo seguro o de renovar el actual, es importante recurrir a un comparador de seguros. Acierto.com es un innovador comparador que reúne en un solo formulario las principales aseguradoras del mercado. Te ofrece gratis, y en apenas tres minutos, una comparativa personalizada de precios y coberturas para que puedas tomar la mejor decisión.

En esa comparación entre lo que tienes y lo que puedes tener, es importante saber qué pasa con las bonificaciones. No tiene sentido que por pagar un poco menos en otra compañía pierdas las bonificaciones que has acumulado en tu actual póliza. Especialmente, si has llegado a la máxima bonificación.

Pero si por los motivos que sean decides cambiar de compañía, mira bien qué sucede con las bonificaciones que ahora tienes. Hay compañías que respetan la bonificación, sea cual sea la que uno tenga y siempre que no sea superior a la máxima que aplica a sus clientes actuales. Pero existen otras aseguradoras que no solo no aplican su bonificación máxima a clientes nuevos, sino que fijan un tope inicial.

En cualquier caso, la bonificación no es lo primero que se ha de tener en cuenta al cambiar de compañía de seguros, pues es más importante el precio que hay que pagar, las coberturas que ofrece o si la calidad del servicio es buena. Ya que si la bonificación es pequeña al entrar, eso puede indicar que tienes un margen amplio de mejora y, por tanto, de reducción del coste del seguro del coche.

También te puedes preguntar, ¿si cambio de coche, el seguro respeta las bonificaciones actuales? Sí, ya que las bonificaciones se asocian al conductor. El usuario es el mismo, tiene la misma edad, idéntica experiencia al volante e igual historial de siniestralidad. No obstante, el cambio de coche sí modifica el riesgo, ya que es otro vehículo y hay que valorarlo de nuevo. La prima puede aumentar o disminuir en función de este factor.

¿Y qué pasa si compro un segundo coche? Aquí la respuesta depende de cada compañía de seguros. Hay compañías aseguradoras que no tienen en cuenta las bonificaciones acumuladas por el cliente con el otro vehículo, y obliga a éste a empezar desde cero con el nuevo coche. Otras aplican bonificaciones, aunque no todas las que acumulaba el asegurado con su coche. Un tercer grupo de entidades de seguros mantiene para el nuevo vehículo las bonificaciones que tiene el asegurado con el actual.

En el supuesto de que tengas un amplio historial de siniestralidad y ninguna compañía estuviera dispuesta a asegurarte, ya que supondrías un claro riesgo, podrás acudir enúltima instancia al Consorcio de Compensación de Seguros, que efectuará un seguro obligatorio para que puedas circular.

Esta página web, propiedad de ACIERTO.COM, utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir la navegación, elaborar información estadística y analizar tus hábitos de navegación. Para poder usar todas las funcionalidades de la web deberás aceptar el uso de las mismas, puedes consultar nuestra política de cookies aquí.

RECHAZARACEPTAR