• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Cómo echar a un inquilino que no paga

Te explicamos todas tus opciones a la hora de recuperar tu casa

Alquilar tu casa a un inquilino que no paga no es un buen negocio. Pero rescindir el contrato de alquiler y buscar a un inquilino más responsable no siempre es fácil. El procedimiento para echar a un inquilino que no paga puede llegar a ser largo y costoso. Te explicamos cómo echar a un inquilino que no paga y cómo un seguro de impago de alquiler puede ayudarte a hacerlo.

Compara 5 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro de impago de alquiler
COMPARA SEGUROS DE IMPAGO

Cuándo puedes echar a un inquilino que no paga

Echar a un inquilino que no paga puede convertirse en una pesadilla para un propietario, pese a toda la legislación que le ampara. Según el artículo 1569 del Código Civil, la falta de pago es una de las razones por las que se puede iniciar el procedimiento para echar a un inquilino. 

Y, atendiendo a la Ley de Arrendamientos Urbanos (artículo 27.2), una sola mensualidad adeudada ya puede considerarse un impago y, por tanto, un motivo válido para resolver el contrato de alquiler y comunicarle al inquilino que debe abandonar la vivienda. 

Por tanto, y con la ley en la mano, podrías echar a un inquilino que no paga desde el momento en el que te deja de pagar. Es decir, si no abona la mensualidad en los días acordados. Sin embargo, no es lo más aconsejable. Iniciar un proceso de desahucio es la vía a la que acudir cuando se agotan otras. Se recomienda exigir primero por escrito el pago de esta deuda, con un requerimiento de pago al inquilino moroso, antes de recurrir a la vía judicial.

Procedimiento para echar a un inquilino que no paga

Como hemos comentado, siempre es recomendable evitar que un impago se convierta en un proceso judicial, cuando se trata de un retraso puntual y breve en el pago del alquiler. Proporcionalmente, demandar a un inquilino que no paga un mes de alquiler, puede costar más dinero (sin contar el tiempo que deberás emplear y los quebraderos de cabeza que supondrá).

El problema toma otro cariz cuando el impago se alarga más en el tiempo, la deuda aumenta y el inquilino hace caso omiso de tus reclamaciones. Entonces, solo queda interponer una demanda de desahucio, para echar a ese inquilino que no paga alquiler.  

Necesitarás para ello ayuda legal: la demanda necesita la firma de un abogado y de un procurador. Una vez que el juzgado la admita a trámite, se notificará al inquilino y se le señalará una fecha de desahucio, en la que deberá devolver las llaves y entregar la vivienda.

Si se opone y decide defenderse (contratando a su propio abogado), se celebrará un juicio verbal, por lo que necesitarás seguir contando con un equipo legal. Si tras el juicio es sentenciado a desahucio (y a devolver la cuantía adeudada más los intereses de demora por impago de alquiler, habrá un lanzamiento judicial de desahucio

Si aún así se niega ante los funcionarios del juzgado a dejar la vivienda, tendrás que contar con un cerrajero que fuerce la apertura de la puerta, que por orden del juez, se la devolverá así a su propietario. También necesitarás continuar con tu abogado para reclamarle al inquilino las rentas impagadas, en el supuesto de que no pague tras la sentencia. 

En este caso, cabe interponer una demanda ejecutiva para el embargo de bienes, como un —vehículo a su nombre o parte de su nómina— hasta la totalidad del importe adeudado. Como ves, echar a un inquilino que no paga por la vía judicial es un proceso largo y costoso. Pero es la única forma legal, como veremos a continuación.

Cosas que no debes hacer al echar a un inquilino moroso

Cómo echar a un inquilino que no paga puede ser arduo y costoso. Precisamente es la razón que lleva a algunos propietarios a actuar al margen de la ley para recuperar su casa —erróneamente—, en lugar de ir a un juzgado.

Pero son prácticas nada aconsejables, puesto que la ley también ampara al inquilino. Aunque parezca paradójico, cuando se trata de tu casa y quien vive en ella no paga nada por ella. Pero la inviolabilidad del domicilio es un derecho que prevalece sobre el de la propiedad privada. Debes tener muy claro que nunca puedes violar una ley para que se haga justicia.

Por eso, si intentaras entrar a la fuerza a la casa y cambiaras la cerradura con idea de echar al inquilino que no paga, o dieras de baja alguno de los suministros (agua, luz, gas) serás tú quien esté incumpliendo la ley. También si dejas de atender a tus obligaciones como propietario, como reparar averías y daños en instalaciones fijas, etc. 

Pero aún hay ocurrencias peores cuando un propietario decide echar a un inquilino que no paga, por su cuenta y riesgo, como recurrir a las amenazas (físicas o verbales) o, mucho peor, a la violencia. Estas actitudes también constituyen una base legal para que el inquilino interponga una denuncia contra el arrendador por amenazas o agresión y las consecuencias para él serían mucho peores que unos meses de alquiler adeudados.

Cómo echar a un inquilino que no paga con la ayuda de un seguro de impago

Pese a lo complicado de echar a un inquilino que no paga, todo puede simplificarse con el seguro adecuado: un seguro de impago de alquiler. Porque, desde el momento en el que el inquilino no paga, cuentas con un equipo legal que te ampara y se ocupa de todo por ti. Que te asesora sobre cómo actuar en cada momento.

Además, podrás contar con esas rentas adeudadas por adelantado, una vez presentada la demanda de desahucio. Lo habitual es que la compañía de seguros te devuelva, mes a mes, las mensualidades impagadas (hasta el período máximo de impago asegurado en la póliza). También seguirás disponiendo de abogado y procurador para que tramiten el requerimiento de pago al inquilino moroso, mientras tú te olvidas de todo.

Tampoco tendrás que invertir más dinero para echar al inquilino que no paga, en caso de que sea necesario recurrir a un cerrajero. Porque un seguro de impago de alquiler también costea estos gastos: tanto el trabajo del cerrajero como el coste de una cerradura nueva. Entre otros, como el de limpieza del hogar, una vez consigas recuperarlo tras el desahucio.

Y no te costará nada encontrar el seguro de impago de alquiler más adecuado para ti. Apenas un minuto. Es lo que se tarda en el comparador de seguros de impago de alquiler de Acierto.com en obtener presupuesto personalizado en cinco grandes aseguradoras expertas en seguros de impago de alquiler, como Allianz y ARAG, entre otras.