¿Por qué deberías incorporar la renta vitalicia a tu seguro de vida?

Conoce las ventajas de esta modalidad de seguro de vida-ahorro para saber si se te conviene en tu situación

Una de las mayores preocupaciones que surgen cuando nos retiramos del mundo laboral es si nuestra pensión de jubilación nos permitirá vivir con comodidad. Hemos trabajado durante la mayor parte de nuestra vida y es lógico que ahora queramos olvidarnos de las estrecheces y los inconvenientes asociados a la precariedad económica. Una opción para evitarla es la de añadir la renta vitalicia a tu seguro de salud; algo que en España ya han hecho dos millones de personas.

¿Qué son las rentas vitalicias? Conoce sus características

Una renta vitalicia es una modalidad de seguro de vida-ahorro que permite recibir durante toda la vida un sueldo tras el pago de una única prima. Es decir, abonaremos una única vez una determinada cantidad de dinero, y la aseguradora se encargará de gestionarlo y de ofrecernos un interés que varía entre el 1% y el 3%. Además, las compañías suelen ser totalmente flexibles con la modalidad de pago de este seguro, de manera que podremos elegir cobrar esta renta de forma mensual, trimestral, semestral o anual.

Cuánto más alta sea la prima, más elevada será también la renta que recibiremos. Los clientes suelen abonar de media unos 50.000 euros, aunque cada persona puede decidir la cantidad que pagará. Como no tiene mucho sentido contratar este tipo de seguro con una cuantía irrisoria, algunas compañías disponen de un mínimo. En el caso de Zurich, es de 6.000 euros.

Lo realmente interesante de este seguro de vida-ahorro es que cuenta con muchas ventajas fiscales

Lo realmente interesante de este seguro de vida-ahorro es que cuenta con muchas ventajas fiscales, sobre todo para los mayores de 69 años. Estas rentas, que tributan en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) como capital mobiliario, lo harán con una importante reducción de impuestos. El porcentaje de exención dependerá de la edad que tengamos cuando contratamos la póliza. Aquí lo detallamos:

  • El 60% de la renta, si el asegurado es menor de 40 años.

  • El 65% de la renta, si el asegurado tiene entre 40 y 49 años.

  • El 72% de la renta, si el asegurado tiene entre 50 y 59 años.

  • El 76% de la renta, si el asegurado tiene entre 60 y 65 años.

  • El 80% de la renta, si el asegurado tiene entre 66 y 69 años.

  • El 92% de la renta, si el asegurado tiene más de 69 años.

Sin duda, esto lo podemos entender mejor con un ejemplo. Si contrataste la renta vitalicia con 67 años, el 80% de tu renta no debería tributar. ¿Esto qué quiere decir? Que si tu renta mensual es de mil euros, solamente deberás tributar 200. Los otros 800 quedarán libres de impuestos. En el caso de los mayores de 69 años, únicamente el 8% de su renta será tributada.

El dinero que abonemos a la compañía quedará exento de las dinámicas del mercado, por lo que tendremos garantizada nuestra paga. También contamos con la posibilidad de rescatar nuestro dinero, pero lo haremos según los valores actuales del mercado. Además perderíamos las bonificaciones por los intereses cobrados.

Tendremos que determinar a partir de qué momento podemos sacarle el máximo provecho a la renta vitalicia

Es importante pararse a pensar cuánto dinero vamos a aportar y cuándo lo vamos a contratar. Tenemos que determinar a partir de qué momento podemos sacarle el máximo provecho a la renta vitalicia, teniendo en cuenta las ventajas fiscales que mejoran cuanto mayor sea la edad del contratante. Es fundamental pensar en esto desde un primer momento, aunque no todo es definitivo, puesto que las aseguradoras suelen darnos la posibilidad de modificar el acuerdo, pudiendo añadir dinero o cambiando la periodicidad de nuestra renta vitalicia.

¿A quién está dirigida la renta vitalicia?

Como ya hemos dicho, este tipo de seguro está enmarcado tanto en la modalidad de seguros de vida como en la de los de ahorro. Ya hemos enunciado las numerosas razones por las que una renta vitalicia nos puede ayudar a ahorrar, pero tal vez no esté demasiado claro por qué se trata también de un seguro de vida. Así, en el caso de que el asegurado fallezca, su cónyuge y familiares se beneficiarán de este tipo de póliza.

Es por esto que este tipo de seguro es recomendable para aquellas personas que estén pensando en la herencia, pues facilitan mucho las cosas. El asegurado puede elegir que el beneficiario de la renta vitalicia reciba de una sola vez entre el 98% y 103% de la prima única depositada al contratar la póliza o, por el contrario, recibir una cuota mensual (o trimestral o anual, a elección del asegurado) en función del dinero que depositamos en un primer momento. Estas opciones podrán ser contratadas adicionalmente con la renta vitalicia.

Se trata de una alternativa a las herencias que nos da la seguridad de que el dinero se va a utilizar de manera progresiva, en un gran capricho, por ejemplo

La alternativa de la reversión de la renta a otra persona puede ser muy interesante para aquellos que hayan tenido hijos a una edad tardía. En caso de fallecimiento, la herencia podría pasar a un hijo menor edad, todavía sin capacidad legal para gestionar ese dinero. Se encargaría de hacerlo la propia aseguradora, aunque todo quedará a elección del cliente.

Las rentas vitalicias son alternativas muy interesantes a las herencias como solemos conocerlas. Estas nos dan la posibilidad de legar nuestro dinero con la seguridad de que no se le va a dar un uso indebido. Y es que no siempre son los menores y los jóvenes los únicos que puedan tener problemas para gestionar una gran cantidad de dinero con el que no esperaban encontrarse.

Recomendaciones básicas

Como hemos visto, las ventajas fiscales mejoran conforme aumenta la edad del contratante. Por eso, para aquellas personas de más de cincuenta años que estén pasando por una buena etapa económica y que estén pensando en ahorrar parte de ese dinero, deberían contratar una renta vitalicia. Y es que la prima única que se abona para la contratación de este seguro es, sin duda, elevada.

También es recomendable hacernos con este seguro si vamos a recibir un dinero extra por la venta de algún bien como una vivienda o un terreno o similares. Porque lo que estamos haciendo es dejar ese dinero en buen manos y asegurarnos de que no se va a desperdiciar. La renta vitalicia nos garantizará siempre de unos ingresos fijos, lo que da una gran tranquilidad de cara a etapas en las que las que los beneficios sean menores.  

Y sobre todo, si estás pensando en contratar un seguro de vida, estudia si te puede ser útil la opción de adquirir la renta vitalicia. Este tipo de seguros supone una relación a largo plazo con la aseguradora (para toda la vida si optamos por rescatar nuestro dinero), por lo que debemos tener muy claro qué servicios nos ofrece la compañía y contratar la mejor póliza que se ajuste a nuestras características personales. Para lograrlo puedes utilizar el comparador de Acierto.com, que compara las mejores aseguradoras de vida del mercado.

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR