Todo lo que tienes que saber de los Seguros Vida Riesgo

¿Qué es? ¿Qué tipos hay?¿Qué no cubre? Infórmate con Acierto.com

Cada vez son más las personas que optan por contratar un seguro de Vida para  proteger a sus seres queridos frente a un eventual fallecimiento del tomador, sobre todo en caso de que este sea el principal sustento del núcleo familiar. En esta guía te traemos uno de esas pólizas de Vida que cubren las espaldas de cónyuges e hijos de los asegurados. Te recordamos que una de las principales cosas que tienes que hacer a la hora de contratar un seguro es informarte bien. Con Acierto.com podrás comparar entre las principales compañías de España para ahorrar lo más posible y encontrar el producto que más se adapte a tus necesidades.

¿Qué es un Seguro Vida Riesgo?

El seguro de Vida Riesgo podría definirse como un seguro para la protección frente a la muerte del tomador de los beneficiarios que este elija. La prima suele ser anual, y su precio se calcula según tres factores principalmente: la edad del asegurado, su historial médico y el capital elegido. La relación es simple: cuantos más años tenga el tomador, más cara será la prima. Lo mismo ocurre con el capital, a más capital mayor precio. En cuanto al historial médico, es muy importante indicar a la compañía cualquier enfermedad que tengamos previamente, ya que pueden encarecer el precio del seguro o, incluso, pueden hacer que se niegue la contratación.

El funcionamiento es el siguiente: si el tomador fallece, el beneficiario recibirá el capital marcado en el contrato con el objetivo de proteger a este en caso de que el asegurado falte. Si la póliza llega a su fin antes de que suceda la muerte, el seguro quedará sin efecto y no se otorgará ninguna indemnización.

También hay que tener en cuenta que también se puede contratar un seguro de Vida Mixto, que mezcla los seguro de Vida Riesgo y los seguros de Vida Ahorro. Esta modalidad protege a los beneficiarios en caso de que fallezca el tomador pero también te otorga una cantidad fijada en el contrato en caso de que llegues a una determinada edad sin morir.

Tipos de Vida Riesgo

Los seguros de Vida Riesgo se pueden clasificar en dos grupos:

Entera

Consiste en el pago del capital estipulado en el contrato después del fallecimiento del tomador antes del vencimiento del contrato. Las primas pueden pagarse de distintas maneras: mensuales, trimestrales, anuales, etc.

Temporal

Estas pólizas cubren la muerte durante un periodo de tiempo determinado. Puede ser el caso, por ejemplo, de cuando se suscribe un seguro de vida para la amortización de un préstamo, como una hipoteca. Esto se hace para que, si el asegurado fallece, sus seres queridos no tengan que hacer frente a ninguna deuda.

¿Para quienes es recomendable un seguro Vida Riesgo?

Habitualmente suelen ser pólizas contratadas por los cabeza de familia, es decir, por individuos que tengan personas a su cargo y de cuyos ingresos dependen. El objetivo es asegurar el sustento de los seres queridos del tomador en el caso de que se produzca un fallecimiento.

Además, como hemos indicado antes, suelen ser contratados por aquellos que tienen hipoteca. De hecho hay muchos bancos que establecen como condición indispensable que el hipotecado suscriba una póliza de este tipo.

 

Otro colectivo que suele hacer uso de estos productos son las personas con profesiones de alto riesgo, como pueden ser policías, bomberos, deportistas, etc. Hay que destacar que muchas compañías no aceptan este tipo de clientes debido a que las probabilidades de sufrir un accidente mortal son mucho mayor y, las aseguradoras que sí los aceptan, lo hacen con una subida importante en la prima.

¿Qué no cubre un seguro de Vida Riesgo?

Hay que tener en cuenta que hay determinados supuestos que no están cubiertos, sobre todo si la muerte se produce por determinadas causas.

Por ejemplo, uno de esos casos no incluidos es el suicidio, ya que se entiende que la muerte ha sido provocada de manera voluntaria y consciente por el propio asegurado. Si es verdad que existen algunas compañías que sí que cubren e indemnizan en caso de suicidio, pero se aplica un periodo de carencia, para que  no se pueda dar el caso de que una persona contrate una póliza de este tipo y se quite la vida prontamente con el objetivo de que el beneficiario obtenga una determinada cantidad monetaria. Este periodo de carencia también se aplica en el caso de que las condiciones del seguro cambien, cómo activar una póliza que estaba cancelada o ampliar el capital.

Otra situación no incluida es la muerte provocada por uno de los beneficiarios de manera voluntaria. En este caso el capital asegurado lo normal es que vaya para el tomador. Esto es obvio ya que si no se podrían dar situaciones en las que alguien buscara la muerte del asegurado para obtener un beneficio.

También las muertes provocadas por actos imprudentes del asegurado no dan opción a recibir ningún tipo de cantidad monetaria. Por ejemplo, si el tomador muere en un siniestro en el que este conducía ebrio o bajo los efectos de las drogas, se considera que es un acto de irresponsabilidad. En caso de que ocurra un accidente de tráfico, hay que valorar quien lo ha provocado y si ha sido de manera voluntaria o no. Por su parte, también debes comunicar a la aseguradora si practicas algún tipo de actividad o deporte de riesgo ya que puede ser que no te aseguren si lo saben o que te suban la prima. Si no lo haces y falleces mientras realizas alguna actividad de este tipo, puede ser que el beneficiario no sea indemnizado.

Además, hay algunas situaciones que son cubiertas por el Consorcio de Compensación de Seguros como atentados terroristas, situaciones de guerra o fenómenos de la naturaleza extremos.

Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida
COMPARA AHORA
Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR