Las listas de espera de la sanidad pública crecen más de un 42% en los últimos tres años


  • En la actualidad, más de medio millón de pacientes engrosan las listas españolas y el plazo medio de espera para intervenciones quirúrgicas es de tres meses

Madrid, 20 de octubre de 2014.- Que la sanidad pública española no atraviesa su mejor momento es un hecho incuestionable. Los recortes impuestos por la crisis en prácticamente todos los ámbitos de la vida pública se han dejado sentir especialmente en el caso del sistema sanitario, hasta el punto que muchas voces han llegado a vaticinar el fin de la sanidad pública en numerosas ocasiones desde que se iniciase la recesión económica.

Si bien parece que este último extremo no se producirá a corto plazo, es innegable que las sucesivas reducciones presupuestarias en sanidad llevadas a cabo durante los últimos ejercicios están afectando a la calidad del servicio que reciben los españoles. Así, solo desde 2010, el número de pacientes en listas de espera quirúrgicas se ha disparado un 50,8%, hasta los 559.335 enfermos en esta situación censados a finales de 2013, según datos recopilados por el comparador de seguros de salud Acierto.com. Del mismo modo, el tiempo medio de espera ha sufrido un incremento preocupante y se sitúa en 98 días, un 42,7% más que los 65 días de comienzos de la presente década.

Los mayores tiempos de espera corresponden a neurocirugía (160 días de media), cirugía plástica (133 días) y traumatología (129 días). Asimismo, cabe destacar que la especialidad que más vio incrementado el número de pacientes en espera en 2013 fue dermatología, con un aumento del 22,7%, hasta 15.636 personas.

En el caso de las listas de espera para primeras consultas y especialidades básicas, el número de pacientes a principios del presente ejercicio era de 1,77 millones de personas y el tiempo medio de espera, de 67 días. Por ramas de especialización, oftalmología, con 349.018 pacientes, y traumatología, con 330.887 personas, son las más saturadas. Además, también se encuentran entre las que más tiempo de espera requieren, en ambos casos con 78 días de media, solo por detrás de ginecología (106 días).

El indudable empeoramiento del nivel de atención sanitaria pública, tal y como demuestran las cifras expuestas, no ha pasado desapercibido entre la población española. Así, según datos del Barómetro Sanitario del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el 45,5% de los ciudadanos considera que las autoridades sanitarias de sus respectivas comunidades autónomas no están realizando ningún tipo de acción dirigida a mejorar las listas de espera. Dicho porcentaje, que supone prácticamente la mitad de la población del país, triplica al de comienzos del presente siglo, cuando solo un 15% de los españoles se mostraba descontento con la gestión de las listas de espera. Del mismo modo, en 2013, un 35,1% de los habitantes de España consideraba que las listas de espera habían empeorado respecto al año anterior.

En un contexto tan poco esperanzador, no es de extrañar que los seguros de salud privados se hayan afianzado como la mejor alternativa ante el deterioro de la sanidad pública. De esta forma, una póliza de salud privada es hoy en día la solución más eficaz para evitar las listas de espera, tanto para operaciones quirúrgicas, como para pruebas médicas o consultas. Sin embargo, eliminar las esperas no es la única ventaja que proporcionan los seguros de salud y también cabe destacar, entre otros puntos a favor, la posibilidad de contar con una segunda opinión médica, el acceso directo a especialistas o disponer de una habitación privada con cama de acompañante en caso de hospitalización.

"Hoy día existen seguros de salud privados por especialidades que pueden cubrir tanto las consultas de medicina primaria, como la atención de especialistas y las urgencias médicas desde solo 8 euros al mes", explica Carlos Brüggemann, Director de Operaciones de Acierto.com, el comparador líder en España en contratación de seguros de salud. "En cualquier caso, el precio no debe ser el único elemento decisivo a la hora de elegir un seguro de salud privado. Es imprescindible analizar las coberturas, las limitaciones, los periodos de carencia y los cuadros médicos para tomar la mejor decisión", aconseja Brüggemann.

En este sentido, resulta especialmente recomendable analizar en detalle las carencias de la póliza que se vaya a contratar, entendidas éstas como el periodo de tiempo durante el que no se puede hacer uso de determinadas coberturas. Por otro lado, para optimizar la economía familiar es importante evitar que el seguro se renueve de forma automática, sin haber comparado las ofertas del resto de compañías. Esto es especialmente importante durante esta época del año, dado que la mayoría de las pólizas expiran el 31 de diciembre. Por este motivo, las principales compañías han lanzado campañas agresivas para animar a los usuarios a cambiar de compañía ofreciendo hasta cuatro meses de cobertura gratis para nuevos clientes.

Además, cabe recordar que el cambio de aseguradora no solo permite ahorrar en el importe de la póliza, sino que por norma general no implica sufrir carencias de nuevo, puesto que quienes ya disponen de seguro, pueden solicitar su eliminación cuando contratan un nuevo seguro. Otras formas de economizar en el precio del seguro de salud pasan por optar por las modalidades con copago para abaratar la prima anual, afinar en las coberturas a contratar para no pagar por servicios que no se utilizarán y, siempre, utilizar un comparador de seguros para conseguir el mejor precio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR