Seguros de hogar. Qué tipo de pólizas existen

Conoce los distintos tipos de seguro de hogar que existen

Si vas a contratar un seguro de hogar, o quieres cambiar la póliza que tienes actualmente por otra, son muchas las opciones que te ofrece cada aseguradora. Para encontrar aquella que más se adapte a tus necesidades y a las características de tu vivienda, te recomendamos comparar en Acierto.com. En tan solo dos minutos te podrás ahorrar hasta 200 euros en el seguro de tu vivienda, y obtener una póliza de hogar adaptada a lo que estás buscando. Además, podrás contratar directamente tu seguro y, si tienes alguna duda o problema, nuestros asesores especializados te ayudarán sin ningún compromiso.

Lo más probable es que a la hora de comprar una vivienda tengas que contratar una hipoteca con un banco. Si te encuentras en esta situación, debes saber que las entidades, por lo general, en caso de conceder un préstamo para el pago de una vivienda, obligan a contratar un seguro de hogar. Por ello, en caso de que tengas que contratar un seguro de hogar por ley, debes tener en cuenta las distintas modalidades de pólizas que existen.

Tipos de seguros de hogar

Los distintos tipos de seguro de hogar que existen son los siguientes:

La póliza multirriesgo suele ser por lo general una póliza muy completa. Así, además de las coberturas ya mencionadas, muchas aseguradoras incluyen como coberturas básicas o complementarias gran cantidad de coberturas, entre las que se encuentran: Seguro de Responsabilidad Civil, cobertura de incendios, robo, atraco, pérdida de llave y otras coberturas.

Por tanto, por lo general, puedes adaptar el seguro multirriesgo a tus necesidades y contratar aquellas coberturas que más te convienen.

  • Póliza de daños. Es la póliza básica, y en caso de que estés pagando tu vivienda gracias a que el banco te ha concedido una hipoteca, es obligatorio por ley contratar esta modalidad de seguro. La póliza de daños suele incluir la cobertura de la estructura de tu vivienda – lo que se conoce como el continente- de la casa. En caso de que sucediera un accidente y tu vivienda quedara destruida, será la aseguradora con la que tengas contratada tu póliza la encargada de afrontar la deuda pendiente con el banco. Además, si una vez abonada la deuda al banco, no se ha cubierto el total del valor que asume la aseguradora, esta entregaría la cantidad restante al contratante del seguro.

  • Póliza multirriesgo. Normalmente, este tipo de pólizas cubren lo que se denomina el continente (estructura de la vivienda) y el contenido(objetos que contiene la vivienda). Además, por lo general, en muchas ocasiones, los seguros de hogar multirriesgo también incluyen la responsabilidad civil a terceros como cobertura básica. Si bien es cierto que existen diversas modalidades de este tipo de pólizas. Es por ello que en muchas ocasiones, las coberturas mencionadas pueden contratarse de forma independiente (eligiendo solo la cobertura del contenido, por ejemplo).

  • Póliza de amortización de préstamo. También llamado seguro de vida. Esta póliza, incluye, además del seguro de hogar, la cobertura de defunciones, invalidez permanente o absoluta causadas por un accidente. Cuando un banco te ha concedido una hipoteca, por lo general, no es obligatorio contratar este tipo de póliza. Sin embargo puede ser recomendable para evitar sorpresas inesperadas y que tanto tú como tu familia estéis protegidos ante cualquier percance.

Estas modalidades de seguro suelen ser por lo general bastante básicas. Por ello, del mismo modo que ocurría con la póliza multirriesgos, a la hora de contratar tu póliza de hogar podrás adaptar sus servicios y coberturas a tus necesidades y las de tu vivienda, teniendo en cuenta que el precio irá variando en función del tipo y el número de servicios que incluyan.

Continente y contenido

Para poder contratar la póliza que mejor se adapte a tus necesidades es imprescindible entender lo que es el continente y el contenido.

El continente es la estructura del edificio en sí, además de los elementos de construcción. Digamos que, si pudiésemos dar la vuelta a la casa, el continente sería todo aquello que no se desprende de la estructura. Son los elementos fijos. Por ejemplo, se considera dentro de este grupo los cimientos, los muros, las columnas, las paredes, las cubiertas, los techos y las instalaciones fijas (agua, calefacción, electricidad, telefonía, etc.) Para saber qué está incluido exactamente, hay que preguntar a la compañía en cuestión.

Hay que considerar que las rehabilitaciones y reformas que hagas también han de incluirse en el continente, es decir, cuentan todos los elementos que incluía la vivienda cuando se entregó y los que has ido añadiendo después.

En cuanto al contenido, son todos aquellos elementos que no forman parte de la estructura. Volviendo al ejemplo de “dar la vuelta a la vivienda”, serían aquellas cosas que se desprenderían si la casa estuviese boca abajo. Estos bienes han de ser propiedad del asegurado o de las personas que vivan con él. Especial mención hay que hacer a las personas que tienen artículos especiales como armas de fuego, joyas, instrumentos musicales, etc. ya que, en este caso, es fundamental avisar a tu compañía de esta situación.

Hogar
Compara 10 aseguradoras y ahorra hasta un 50% en tu seguro de hogar
COMPARA AHORA
Hogar
Compara 10 aseguradoras y ahorra hasta un 50% en tu seguro de hogar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR