Compara 20 seguros de salud en 1 minuto. Análisis comparativo de precios y coberturas.

COMPARAR SEGUROS

A pesar de contar con un servicio público de salud, cada vez más españoles confían su asistencia sanitaria a las aseguradoras medicas privadas.

Hoy en día existen más de 20 compañías de seguros médicos en España, concentrándose en torno al 80% de los clientes en las 15 aseguradoras más grandes. Para un consumidor resulta muy tedioso analizar en detalle las diferentes pólizas existentes y por eso hemos creado nuestro comparador de seguros médicos, con el que en cuestión de minutos sabrás cuál sería tu precio y tus coberturas en las 20 compañías más importantes. A partir de ahí, podrás consultar todas tus dudas con un asesor especializado, que te oritentará para ayudarte a encontrar la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades.

Sanidad privada vs sanidad pública

El auge de las aseguradoras de salud se explica por las ventajas que ofrecen frente al sistema público. Al menos para aquel usuario que busque un trato personalizado y, en algunos casos, una atención médica más exclusiva, pudiendo acceder a centros médicos de renombre. En todo caso, las aseguradoras médicas ganan terreno a la sanidad pública en la inmediatez, al carecer de listas de espera, y esto repercute en la tranquilidad del usuario, que sabe que será diagnosticado y tratado con mayor rapidez, contando además con un mayor número de servicios.

La salud dental es un claro ejemplo de la diferencia entre ambos sistemas. Se trata de un servicio prácticamente monopolizado por el sector privado, ya que la seguridad social sólo cubre las extracciones. Es un terreno perfecto para el posicionamiento de las compañías, que ofrecen seguros dentales más económicos que el gasto que supone acudir a un dentista cada vez que lo requerimos.

Pero, en rasgos más generales, las aseguradoras médicas no garantizan una cobertura universal. Existen dolencias, tratamientos o servicios que quedan fuera de las pólizas, y están limitados por las condiciones particulares de contratación que se establecen entre la aseguradora y el asegurado. Por ello es conveniente comprobar detalladamente por qué servicios estamos pagando.

En este sentido resulta importante entender qué tipo de aseguradoras de salud existen y en qué se diferencian:

Compañías especializadas en seguros de salud

Las tres primeras aseguradoras médicas del ranking por volumen de primas son Adeslas, Asisa y Sanitas. Sus productos están diseñados para captar distintos públicos, ya sean familias con hijos –mediante alicientes como descuentos en las primas por número de asegurados o la cobertura odontológica gratuita-, o familias que estén intentando tener niños –ofreciendo servicios como la planificación familiar o el control del embarazo-.

Aseguradoras multirramo - no especializadas en salud

Siguiendo de cerca a las compañías especialistas, encontramos otras que, si bien no se dedican únicamente a los seguros médicos, aglutinan también un gran número de clientes en el ámbito de la salud. Es el caso de MAPFRE Salud, Caser o Axa.

La diferencia con otras compañías que se dedican en exclusiva a la salud se hace notar principalmente en la oferta y el cuadro médico. AXA dispone de un rango de pólizas más limitado, aunque presenta otras ventajas importantes a nivel económico, como son sus distintas modalidades de copagos.

Justo en el caso contrario se sitúa MAPFRE, que, si bien su actividad originaria no se centraba en los servicios sanitarios, hoy cuenta con una de las ofertas más competitivas en cuanto a variedad en seguros de salud, ocupando el cuarto puesto del ranking por número de primas.

Las limitaciones más frecuentes de las pólizas de seguros médicos

Aunque existen pólizas muy completas, estas suelen estar acotadas por una serie de circunstancias, ya sea el tipo de servicios que cubren, los límites de gastos que garantizan, las condiciones que se requieren para poder contratar el seguro médico o los períodos de carencia. Y es que determinados servicios sólo estarán a disposición de los clientes una vez que haya pasado un tiempo, ya sea de tres meses -en el mejor de los casos- o incluso de hasta dos años.

Pero sin duda, el mayor sesgo viene determinado por la edad de la persona asegurada, ya que dependiendo del tramo vital en el que se encuentre el asegurado, estadísticamente supone un coste diferente para la compañía de seguros. Por ejemplo, una mujer en edad de concebir un hijo tendrá un consumo de recursos médicos diferente que una adolescente o una persona mayor de 65 años.

En definitiva, antes de decantarse por una compañía de seguros médicos determinada, es conveniente analizar en detalle los precios y coberturas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR