Soy diabético, ¿puedo contratar un seguro?

Enfermos crónicos que necesitan cuidados constantes y, ahora, tienen una opción para contratar una póliza

La diabetes es una enfermedad crónica que padecen millones de personas. Si eres una de ellas sabrás que el control y los tratamientos son fundamentales y, además, que se deben realizar de manera regularmente para evitar complicaciones. Un punto en el que disponer de un seguro médico es una buena opción. A continuación te explicamos todos los datos que debes conocer para tomar la decisión adecuada.

Un poco de contexto

La Federación Española de Diabetes (FEDE) indica que en nuestro país, cerca de seis millones de personas padecen diabetes. Una enfermedad que exige una serie de cuidados ineludibles para que el paciente goce de una calidad de vida aceptable. La atención y revisiones médicas, de hecho, son básicas. Tanto, que son muchos los diabéticos que optan por contratar un seguro de salud que les permita acceder a los tratamientos más fácilmente.

Qué es la diabetes y su tipología

Para empezar, debemos definir qué es la diabetes. Se trata de un proceso que se caracteriza por el aumento de la glucosa (azúcar) en la sangre. Este está relacionado con el modo en que nuestro cuerpo genera insulina, que es una hormona que se produce en el páncreas y que tiene como misión  trasladar la glucosa a todas las células. Los diabéticos no crean la insulina adecuada. En esta dolencia crónica, que ataca a cualquier edad, nos encontramos varios tipos:

  • Diabetes de tipo 1: el cuerpo deja de producir por completo insulina. Esto provoca que la glucosa no pueda entrar en las células y que se acumule en el torrente sanguíneo. Habitualmente, se inicia a edades muy tempranas (niños, adolescentes y jóvenes) pero puede ocurrir a cualquier edad. La causa de este tipo es aún desconocida, aunque muchos trabajos han especulado que podría ser una combinación de la predisposición genética y factores ambientales.
  • Diabetes de tipo 2: el cuerpo no produce suficiente insulina o no puede utilizarla de forma correcta. Esto provoca un paulatino incremento de la glucosa en sangre. Generalmente este tipo se presenta en personas mayores de 40 años, con sobrepeso o con antecedentes familiares de diabetes. Los médicos indican que tener hábitos de vida saludables, es decir, comer bien y hacer ejercicio, ayuda a prevenirla o, al menos,  retrasa su aparición.
  • Diabetes gestacional: aparece durante el embarazo y, generalmente, se esfuma tras el parto. Los cambios hormonales producidos en las gestantes pueden provocar el bloqueo de la acción de la insulina. Hay que destacar que unos niveles de glucosa elevados de la madre pueden causar un bebé con un tamaño muy superior (macrosomía fetal). El recién nacido correrá el riesgo de sufrir lesiones en los hombros y problemas respiratorios.
El tratamiento inicial de la diabetes depende del tipo diagnosticado, aunque la base es la insulina y los antidiabéticos orales

Pero, ¿cuáles son sus síntomas? En realidad los indicios de diabetes no son reconocibles de manera sencilla. En la mayoría de las ocasiones se descubre la enfermedad en analíticas de sangre pero, los expertos, hablan de cansancio, sed, dolores, pérdida de peso, etcétera. Sin embargo, la enfermedad puede llevar al paciente a gravísimos trastornos como: ceguera, complicaciones renales, amputaciones, cardiopatías, neuropatías e, incluso, disfunción eréctil.

Tratamiento para la diabetes

Esta enfermedad  requiere un diagnóstico médico que evalúe, a través de una serie de pruebas, el tipo y el grado de progresión, así como la presencia o no de complicaciones. El tratamiento inicial de la diabetes depende del tipo diagnosticado, aunque la base es la insulina y antidiabéticos orales.

En la diabetes tipo 1 es necesaria la sustitución mediante un aporte externo de la insulina que el cuerpo no produce. En la del tipo 2, primero se suele controlar al paciente con métodos para reducir la vida sedentaria y el exceso de peso. En algunos casos es necesario iniciar una terapia con medicación oral, que complemente estas medidas y, en las situaciones más graves, se recurre a la insulina.  

Por otra parte, las mujeres con diabetes gestacional deben vigilar sus niveles de glucosa a través de una dieta sana y ejercicio moderado pero, en algunos casos, es preciso también administrar insulina o antidiabéticos orales.

Medicamentos para la diabetes

Si nuestro organismo no produce insulina, para ayudar a que entre la glucosa en las células debemos administrar la insulina de forma subcutánea mediante jeringa, pluma o bomba de insulina. Existen diferentes tipos de insulina – de acción rápida, de acción corta, de acción intermedia o NPH y de acción prolongada-.

Cada uno de ellos trabaja de forma diferente por lo que es importante conocer qué insulina está utilizando y cómo se comporta en su organismo. El diabético deberá autogestionarse la insulina y mantener controles durante varias veces al día mediante el glucómetro para evitar complicaciones como hipoglucemias, hiperglucemias o cetoacidosis.

Por otro lado, algunos pacientes diabéticos de tipo 2 y gestacionales mantienen su terapia a base de medicamentos orales (normalmente en píldoras) como metformina, sulfonilureas o tiazolidinedionas.

¿Un seguro para diabéticos?

Hasta hace poco tiempo, aquellos pacientes diagnosticados con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2, veían como una quimera contar con una póliza de salud. Esta exclusión en la asistencia sanitaria privada se debe a que son personas con riesgo para las aseguradoras ya que la condición crónica de la enfermedad les lleva a tener, de forma habitual, multitud de complicaciones que requieren atención.

Sin embargo, el panorama del sector va cambiando e, incluso, hace poco alguna compañía se ha aventurado a crear una póliza específica para diabéticos. Así, Fiatc ha adaptado con MEDIFIATC un seguro para dar cobertura a las características concretas de esta dolencia. Esta iniciativa pionera, que ha contando con la colaboración de la Federación Española de Diabetes (FEDE), permite dar respuesta a una demanda durante años del colectivo de diabéticos.

Concretamente, esta póliza incluye servicios definidos de: endocrinología, podología, análisis clínicos, cirugía vascular periférica, nefrología y oftalmología. Las diferentes prestaciones se han planteado pensando en todos los asociados (cerca de 70.000) que suma la FEDE en toda España.

No obstante, debemos destacar que el seguro está abierto a todas las personas con diabetes, con independencia del punto en el que se encuentre su dolencia, con las mismas premisas que se plantean a otros posibles asegurados que no padezcan esta enfermedad.

En definitiva, las cifras son evidentes ya que esta enfermedad crónica la sufren casi 350 millones en todo el mundo, sin tener en cuenta a aquellos que no están diagnosticados y desconocen que la sufren. Te recomendamos que, si eres diabético, te plantees la posibilidad de contratar un seguro y, en ese caso, puedes comparar seguros médicos en Acierto.com. Así, de manera rápida y sencilla, encontrarás una póliza que se adapte a tus características y necesidades.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR