Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Tipos de Seguro de Vida

Descubre los diferentes seguros de vida que existen. Compara en Acierto.com y contrata al mejor precio.

Si estás pensando en asegurar tu economía futura y/o la de tu familia, un seguro de vida es la mejor opción. Explicamos en qué consisten los diferentes tipos de seguro de vida que existen en el mercado, para que aciertes con tu elección.

Y si ya tienes claro que lo tuyo es el clásico seguro de vida riesgo (con cobertura de fallecimiento e invalidez) entra en nuestro comparador de seguros de vida. Podrás obtener una comparativa personalizada de precios y coberturas en 20 aseguradoras distintas y en solo 1 minuto.

Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro de vida
COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Seguros de vida: definición y tipos

Antes de hablar de tipos de seguro de vida, empecemos por entender en qué consiste un seguro de vida. Como cualquier otra póliza, se trata de una póliza que asegura un riesgo. En este caso, uno, principalmente: el fallecimiento (aunque puede tener más coberturas). Si se produce el riesgo asegurado, la aseguradora responde con la cantidad pactada en la póliza. Porque al contratar un seguro de vida, se asegura una determinada suma, que elige el asegurado

Para poder continuar definiendo los seguros de vida, es necesario empezar a hablar ya de los diferentes tipos de seguros de vida. Porque, aunque todos tienen en cuenta este riesgo (el fallecimiento), no lo hacen de la misma forma ni tienen el mismo objetivo.

Tipos de seguros de vida: clasificación general

En una primera clasificación general encontramos dos tipos de seguros de vida:

  • Si se trata de un seguro de vida-riesgo, lo que se garantiza es una cuantía que percibirán los beneficiarios designados por el tomador del seguro, cuando este fallezca.
  • Si es un seguro de vida-ahorro (o de supervivencia), se garantiza un ahorro acumulado (gracias a las aportaciones que se han ido haciendo a ese fondo) que cobrará el asegurado en el momento de su jubilación, si sobrevive. Pero también se garantiza un capital adicional que recibirían los beneficiarios, en caso de que el tomador muera antes de poder recibir esa cantidad ahorrada.

Sin embargo, la clasificación no es tan simple. Cada uno de estos tipos de seguro de vida ofrece diferentes opciones para pensar en el futuro y en el bienestar económico de los tuyos. Y aún existen otros tipos de seguros de vida que no tienen cabida aquí, como los microseguros. Por eso, en los siguientes apartados vamos a desglosar los diferentes tipos de seguros de vida que puedes contratar si necesitas cobertura frente a fallecimiento; para que identifiques cuál es el que mejor se ajusta a ti. Y si necesitas asesoramiento, ponte en contacto con nosotros: un asesor experto responderá a tus preguntas, gratis y sin compromiso.

Bloque de madera con simbolo de corazon

Tipos de seguro de vida para proteger a tu familia

El seguro de vida-riesgo es aquel que se contrata pensando en un posible escenario: un fallecimiento prematuro que deje a una familia sin sustento económico y en una mala situación para encarar el futuro. Porque, como ya hemos explicado, con un seguro de vida-riesgo aseguras un capital por fallecimiento que tu familia recibiría en ese caso para poder afrontar su futuro económico. Por eso es muy recomendable en personas que ya pasan de los 40 y además tienen hijos pequeños a su cargo.

Pero el seguro de vida también está planteado para encarar otras situaciones que podrían comprometer tu economía familiar, como una invalidez permanente y absoluta que te incapacitara para trabajar. Puedes contratar la garantía de invalidez (con sus diferentes modalidades, como la invalidez por accidente) y asegurar una suma para este supuesto.

Un seguro de vida te permite, incluso, afrontar los gastos y la posible merma de ingresos en caso de que te diagnostiquen una enfermedad grave, bien con un capital adicional, bien con un anticipo del capital asegurado por fallecimiento. Siempre que contrates la cobertura de enfermedades graves.

Existen dos tipos de seguro de vida-riesgo, principalmente:

Seguro de vida entera (o vitalicio)

Se les conoce también como seguro de prima vitalicia. Su principal característica (y la que lo opone al seguro de vida temporal) es que no hay fecha pactada para el fin del contrato. El riesgo está asegurado durante toda la vida del tomador y la prima se paga durante toda la vida. En este tipo de póliza sí existe la certeza de que la cuantía asegurada se terminará percibiendo.

Porque se trata de garantizar esa suma para el momento del fallecimiento, con independencia de cuándo se produzca. Tú eliges cómo cobrarán: en forma de capital o de renta temporal. Pero también de garantizar un rescate del capital, si el asegurado lo desea. Por eso es, dentro de los seguros de vida-riesgo, un producto mixto.

Seguro de vida temporal

Un seguro de vida temporal se contrata por un tiempo determinado y no permite el rescate. También podría ser una póliza que se renueva anualmente, mientras ambas partes así lo acuerden. Pero aunque se renueve año tras año, también expira, al alcanzar el asegurado una determinada edad (entre los 70 años y los 80 años, según la aseguradora).

Es decir, que no existe la garantía de que el dinero asegurado vaya a cobrarse. Podría extinguirse el contrato y el tomador, haber sobrevivido. Además, no permite el rescate del capital, más allá de los posibles anticipos garantizados en caso de enfermedad grave.

Caso aparte es el seguro de vida asociado a la hipoteca. La póliza sirve para garantizar la amortización del préstamo en su totalidad. Si el asegurado fallece, el banco será el beneficiario y recibirá la parte del préstamo que resta por pagar. En los seguros de vida asociados a préstamos, de lo que se trata no es de dejar un capital a la familia, sino de no endeudarla.

Tipos de seguro de vida para ahorrar

Un seguro de vida no solo se contrata pensando en ese momento en el que faltes. También se hace pensando en cómo disfrutar de la jubilación junto a la familia. Porque de lo que se trata es de constituir un fondo para el futuro, que pueda complementar la pensión pública y garantizar el bienestar económico.

Pero los seguros de vida-ahorro siguen considerándose como el resto de tipos de seguros de vida. Porque (y es lo que tienen todos en común) contemplan el fallecimiento como un riesgo asegurado: si el tomador fallece, son los beneficiarios los que reciben el fondo acumulado y un capital adicional, garantizado para este supuesto.

Cuando hablamos de tipos de seguro de vida para ahorrar, hablamos principalmente de estas opciones:

PIAS

Son las siglas de Planes Individuales de Ahorro Sistemático. Básicamente, se trata de, a partir de una serie de aportaciones (no pueden superar los 8.000 euros anuales) ahorrar para el futuro (hasta 240.000 euros). Pero se trata de ver crecer esos ahorros, mediante la inversión (de la que se encarga la entidad bancaria o financiera). En el momento del rescate, recoges lo ahorrado y los beneficios (si los hay, porque no siempre están garantizados). Y te beneficias de ventajas fiscales.

Además, permiten el rescate en cualquier momento, a partir del primer año de vigencia (si bien con ciertas penalizaciones). Pero también son otro de los tipos de seguro de vida que puedes contratar porque contemplan un capital adicional por fallecimiento, que reciben los beneficiarios. Si quieres saber más, no te pierda esta completa guía que hemos elaborado analizando en profundidad estos planes de ahorro:

PPA

Los PPA son Planes de Previsión Adelantados. Se trata de un tipo de seguro de vida-ahorro de menor riesgo, puesto que sí se garantiza una rentabilidad de los ahorros a través de un tipo de interés fijo previamente pactado. Aunque no se permite el rescate antes de la jubilación, salvo en situaciones graves (como en un plan de pensiones): incapacidad, dependencia, enfermedad grave, paro de larga duración y fallecimiento.

Otra diferencia con los PIAS es que en los PPA no se limita la cuantía total ahorrada, aunque sí las aportaciones anuales (entre 10.000 y 12.500 euros, en función de la edad). Lo que sí tienen en común son el hecho de ofrecer ventajas fiscales.

SIALP

El Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo (SIALP) es un producto de creación reciente (2015). Se le conoce también como Plan de Ahorro 5. Hablamos de un fondo de dinero que se va constituyendo y que está asociado a un seguro de vida (aunque también puede estarlo a un depósito bancario, en cuyo caso hablaríamos de Cuenta Individual a Largo Plazo, CIALP).

El SIALP no es sino otra forma de ahorro a largo plazo. Y con atractivas ventajas, puesto que el capital que se reciba está exento de tributar si se cumplen unos requisitos. Es un seguro de vida-ahorro en el que se garantiza una rentabilidad pactada de antemano.

Pero además es un tipo de seguro de vida “a secas”, porque se contempla el riesgo de fallecimiento. En este caso, asegura el cobro del capital ahorrado en caso de fallecimiento del titular antes del plazo fijado para la finalización del SIALP. De hecho, los beneficiarios reciben el 101,5 % de dichas aportaciones.

Seguros Unit Linked

Son un tipo de seguro de vida combinado con inversión. La aseguradora es la que está a cargo de esas inversiones, con las que se persigue el objetivo de hacer crecer unos ahorros y el asegurado asume el riesgo (hay diferentes niveles de riesgo).

Además, permiten el rescate en parte, ya que es posible liquidar los beneficios. En caso de fallecimiento, los beneficiarios tienen garantizados esos ahorros más los beneficios obtenidos. Si te interesa este tipo de seguro de vida, no te pierdas nuestra guía:

Buscar tipos de seguro de vida online

Otros tipos de seguro de vida

Existen otros tipos de seguro de vida, más allá de los más conocidos. Y que utilizan otras fórmulas, a medio camino entre los seguros de vida-riesgo y los seguros de vida-ahorro. Los vemos brevemente:

Seguros de vida mixtos

Es un híbrido de seguro de vida-riesgo y seguro de vida-ahorro. En este tipo de pólizas se garantiza una suma que recibirán bien los beneficiarios si el tomador fallece antes del plazo acordado (la fecha de fin del seguro), bien el propio tomador, si sobrevive. Es decir, el pago de la indemnización está asegurado.

Es posible encontrar diferentes tipos de seguro de vida mixto: simple, completo, doble, variable y revalorizable.

Seguro de renta vitalicia

Se trata de garantizar el cobro de una renta vitalicia periódica (mensual, trimestral, semestral o anual). Para obtener una renta vitalicia, se ha de abonar una prima única o bien aportaciones extraordinarias. El asegurado recibirá una renta (según el capital aportado y la rentabilidad ofrecida) hasta el momento de su fallecimiento.

El seguro de rentas también puede incluir la cobertura de fallecimiento. Si el tomador fallece mientras el seguro está en vigor, son los beneficiarios los que reciben un porcentaje de la prima aportada, si así se designa.

Tipos de seguro de vida según la prima

Ya hemos abordado una clasificación bastante minuciosa de los seguros de vida. Sin embargo, hay otra forma de diferenciar a los seguros de vida-riesgo, más allá de su duración. Y es el tipo de prima, que determina cómo va variando lo que cuesta el seguro de vida cada año. Es decir, nos queda hablar de seguro de vida y precio anual.

Resulta muy complicado ponerle un precio estándar a un seguro de vida. Porque depende de muchos factores. Uno de ellos, precisamente, es el tipo de prima que aplican. Por eso podemos hablar de estos “otros” tipos de seguro de vida:

  • Seguro de prima natural (o creciente): la prima aumenta cada año, conforme el asegurado cumple un año más. Es decir, al principio se paga poco y la prima es más elevada cuanto más se acerca el fin del seguro.
  • Seguro de prima decreciente: la prima desciende cada año. Es lo que ocurre en los seguros de vida asociados a un préstamo y que sirven para garantizar la devolución del mismo. La prima cada vez es menor porque la parte del préstamo pendiente de amortizar también va descendiendo.
  • Seguro de prima nivelada: la prima es constante durante todo el seguro de vida. Siempre se paga lo mismo, lo que implica pagar más al principio pero menos al final respecto a lo que pagarías en un seguro de prima natural.

Cómo encontrar seguros de vida con Acierto.com

Si después de todo lo que hemos explicado, tienes claro que lo que tú necesitas es garantizar una suma de dinero en caso de fallecimiento (e invalidez, si así lo deseas), desde Acierto.com podemos facilitarte mucho la tarea.

Por una parte, puedes contar con nuestro comparador de seguros de vida. Al rellenar un sencillo formulario, obtienes una comparativa personalizada de precios en 20 aseguradoras diferentes. Y eso no es todo: puedes consultar las coberturas y las condiciones de cada una de ellas, para que no te dejes guiar solo por el precio, sino que puedas encontrar el seguro de vida con mejor relación calidad/precio.

Por otra, como usuario de Acierto.com tienes a tu disposición un servicio de asesoramiento personalizado y totalmente gratuito. Nuestros asesores expertos en seguros de vida estarán ahí para aclarar cualquier aspecto del seguro que te interese y guiarte en todo el proceso. Pero también para aconsejarte y ayudarte a decidir qué póliza te conviene más.

Incluso podemos estar ahí durante toda la vigencia del seguro: somos un comparador de seguros pero también somos corredores de seguros con más de diez años de experiencia. Y el único comparador que te ayuda a acertar.

Familia compara online tipos de seguro de vida

Preguntas frecuentes sobre tipos de seguro de vida

Somos conscientes de que este es un tema complicado y que son muchas las dudas que pueden surgir sobre cuántos tipos de seguros de vida existen. Por eso no queremos terminar esta guía sin dar respuesta a las más frecuentes; las que más plantean los usuarios de Acierto.com.

¿Cuántos tipos de seguros de vida existen?

En términos generales, podemos hablar de tres tipos: para asegurar un capital en caso de muerte, para ahorrar y los que combinan ambos objetivos. Dentro de estos tres tipos de seguros de vida encontramos diferentes opciones. Si consideramos todos juntos (y sus variables, como todas las modalidades de seguros de vida mixtos), lo cierto es que existen más de diez tipos de seguros de vida en el mercado, a grandes rasgos.

Si quiero ahorrar para la jubilación, ¿qué tipo de seguro de vida me conviene más?

Depende de muchos factores. El principal, tus necesidades. Porque no es lo mismo tener una buena pensión pública garantizada y dedicar los fondos de tu seguro de vida-ahorro para otras cosas que ser consciente de que tu pensión será insuficiente para poder vivir. Tampoco es lo mismo tener hijos, que no tenerlos.

En función de tu situación y tus necesidades te convendrá un seguro de vida-ahorro para un perfil más conservador (que garantice una rentabilidad, como el PPA) o que te ofrezca la posibilidad de ver crecer en mayor medida tus ahorros, a cambio de asumir un riesgo, como un Seguro Unit Linked o un PIAS.

¿Qué tipo de seguro de vida es mejor, temporal o de vida entera?

Una vez más, no hay una respuesta que pueda servir a todos. Es tu caso concreto el que te va a marcar el camino. Para saber qué tipo de seguro de vida te conviene a ti, pregúntate qué tipo de protección necesitas.

Si lo que quieres es asegurarte de no dejar deudas, puedes contratar un seguro de vida asociado a la hipoteca y garantizar su pago. Si necesitas estar cubierto durante un tiempo determinado, necesitas un seguro de vida temporal. Y si lo que quieres es garantizar que, sí o sí, tus hijos cuenten con una herencia, necesitas un seguro de vida entera.