Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

¿Qué es el valor venal de un coche y cómo se calcula?

Descubre qué significa valor venal en el seguro de coche

A la hora de informarse sobre seguros de coche hay que tener en cuenta la letra pequeña del condicionado de la póliza. Entre todas esas cláusulas y párrafos de formulaciones técnicas está la respuesta a si, por ejemplo, en caso de accidente obtendrás una indemnización contundente por el valor de tu coche siniestrado.

Por norma general pasado el cuarto año de vida del vehículo prácticamente todas las aseguradoras de coches cubren sólo el denominado valor venal del coche

La falta de atención nos puede llevar a cometer la imprudencia de contratar un seguro de coche a todo riesgo para nuestro coche de siete años, pensando que en caso de siniestro total, la aseguradora nos devolverá un importe suficiente como para comprar un vehículo nuevo de características similares. Es necesario tener en cuenta que hay grandes diferencias entre las pólizas de las diversas compañías de seguros de coche, pero por norma general pasado el cuarto año de vida del vehículo prácticamente todas las aseguradoras de coches cubren sólo el denominado valor venal del coche que, a medida que pasa el tiempo, va decreciendo.

¿Cuál es el valor de un coche siniestrado?

El precio que se le atribuye a un coche tras sufrir un accidente es a lo que llamamos valor venal. El valor venal es el valor que tendría un vehículo en caso de venderlo en el momento de un siniestro. Es decir, la indemnización que un conductor recibe por parte de su aseguradora en caso de:

1. Sufrir un accidente en el que su coche quede inservible.

2. El incendio total de su automóvil.

3. Un robo tras el cual el coche no aparezca.

El valor venal se calcula a partir de variables como el precio que tiene un coche de idénticas características y modelo al nuestro, así como cualquier extra no de serie incluido en la póliza. De este modo, no se tienen en cuenta ni kilometraje ni el cuidado que ha recibido el vehículo.

Por ejemplo, el valor venal de un coche de un año no será el mismo que el de un automóvil de cinco años, independientemente del cuidado que le hayamos dado. Además, la indemnización que nos paguen por nuestro vehículo dependerá de las variables que cada aseguradora utilice para calcular el valor del mismo. Así, es importante a la hora de decidir si contratamos o no un seguro a todo riesgo para un vehículo con varios años de antigüedad, comparar el coste del seguro con el valor venal del coche.

¿Cómo calcular el valor venal?

La antigüedad del vehículo es clave para entender este concepto. El valor venal es, técnicamente hablando, la indemnización por la tasación de venta en el momento del siniestro. Es decir, el dinero que obtendría el usuario en caso de vender su coche en el momento del percance. Esta tasación se hace en función a unos baremos que respetan las características y antigüedad del coche y no incluye los procesos de reparación del coche siniestrado.

Valor venal mejorado y valor de nuevo

El término valor venal mejorado es un término que ha sido introducido hace no mucho tiempo por las aseguradoras. Consiste en aplicar un porcentaje de mejora en relación al valor venal calculado inicialmente. El porcentaje de mejora suele ser de un 30%, aunque esta cifra depende de la póliza y compañía que cada usuario contrate.

Por otro lado, el valor de nuevo es el precio que un tercero pagaría por un vehículo justo en el momento anterior al siniestro. Es decir, es el valor que tiene un coche nuevo, teniendo en cuenta todas sus características y accesorios extras incluidos previamente en la póliza, así como todos los impuestos del coche - IVA e impuesto de Matriculación-. Así, este precio es independiente a los kilómetros que tenga el vehículo y los cuidados que se le hayan dado.

¿Qué diferencia existe con el valor de mercado?

Cuando hablamos de indemnizaciones tras un siniestro, existe un concepto similar pero no idéntico al del valor venal: el denominado valor de mercado.

Para establecer el valor de mercado se realiza una tasación por matrícula del coche en la que se tienen en cuenta los años de antigüedad y las características (serie, modelo, etc.) para establecer el precio de compra en el mercado, como coche usado, en el momento del siniestro. Es la principal diferencia con el valor venal, que se calcula en función del valor de compra en el mercado de segunda mano y no de venta.

El valor de mercado tiene en cuenta los impuestos, el coste de reparación y el beneficio del vendedor 

Es decir: si una aseguradora te ofrece el valor de mercado por tu coche en caso de tener que indemnizarte por él, lo que vas a obtener es el importe de lo que cuesta adquirir o reponer ese vehículo (ese modelo, con esa antigüedad), en ese momento. Por eso el valor de mercado tiene en cuenta los impuestos, que abona el comprador, en concepto de Impuesto de Transferencia. Pero también lo que costaría repararlo y el margen de beneficio que tendría el vendedor al ponerlo a la venta en el mercado.

¿Qué es el valor GANVAM?

Aún existe otro valor más a tener en cuenta en el cálculo del precio de un coche en un momento determinado. En este caso se basa en las indicaciones de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM). De ahí su nombre, valor GANVAM.

GANVAM, en colaboración con Eurotax, elabora una serie de tablas de precios de coches considerando su antigüedad; es decir, establecen cuál sería su precio de tasación teniendo en cuenta la depreciación que un determinado coche experimenta conforme pasan los años. Pero se trata de una valoración general de cada modelo, no de cada unidad en concreto. Es decir: calcula en cuánto está valorado actualmente cada modelo de cada marca (por ejemplo, un Audi A3 1.9 TDI), partiendo de la fecha de matriculación.

Las Tablas GANVAM se actualizan cada tres meses y se editan en un Boletín Estadístico, al que tienen acceso los asociados. Se utilizan como referencia entre compradores y vendedores; por ejemplo, en concesionarios que venden vehículos de ocasión o en los que puedes obtener un descuento por entregar tu coche usado en la compra de uno nuevo.

¿Qué hacer si estoy en desacuerdo con el valor venal del coche?

El problema llega cuando tenemos un siniestro y, tras el peritaje, la compañía decide declararlo siniestro total. Al tener el coche ya algunos años de vida, lo que ofrece la aseguradora es el valor venal, pero nosotros no estamos de acuerdo con la cantidad propuesta en concepto de indemnización. ¿Qué podemos hacer en ese caso?

Las opciones no son muchas, pero si realmente nos parece injusta la cantidad que nos ponen encima de la mesa, debemos reclamar. No seremos ni los primeros ni los últimos que lo hacen y que, incluso, consiguen una cantidad mayor.

La primera opción es intentar arreglarlo “por las buenas”. Es decir, tratar de negociar con la compañía. Es este, en muchos casos, un trámite necesario que hay que pasar antes de tomar medidas de mayor enjundia. Si, como suele ser habitual, esto no funciona, tenemos la opción de encargar una tasación unilateralmente y presentar la documentación correspondiente en la compañía.

Si esta sigue sin dar su brazo a torcer podemos recurrir al artículo 38 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro. Según este, si no hubiera acuerdo, cada parte designará un perito, debiendo constar por escrito la aceptación de éstos”. Puede que los peritos lleguen a un acuerdo y, por supuesto, existe la opción de que no sea así. En ese segundo caso la ley ofrece una vía alternativa: cuando no haya acuerdo entre los peritos, ambas partes designarán un tercer perito de conformidad, y de no existir ésta, la designación la hará el juez”.

Sigue el artículo 38: el dictamen de los peritos, por unanimidad o por mayoría, se notificará a las partes de manera inmediata y en forma indubitada, siendo vinculante para éstos, salvo que se impugne judicialmente por alguna de las partes”.

En algunos casos sucede que, después de todo, seguimos sin estar de acuerdo. Nos queda entonces la opción de la reclamación judicial.

No acepto el valor venal porque quiero arreglar el coche

En los casos anteriores hemos partido de la base de que el tomador acepta que su vehículo es siniestro total y, por ende, admite que la resolución del siniestro consista en recibir una indemnización por parte de la compañía. Pero también puede suceder que la aseguradora declare el vehículo siniestro total y nosotros no estemos de acuerdo. Es decir, que queramos arreglar el coche.

Se nos abren de nuevo las opciones anteriormente mencionadas, y una más. Quizás la menos aconsejable: arreglar el coche, abonar nosotros la factura, y presentar ésta por vía judicial. También cabe la posibilidad de que tengamos un taller de confianza y emitan una factura proforma. Esta segunda opción, al no ser una factura real, puede ser utilizada en beneficio propio por el perito de la aseguradora que tratará de reducir considerablemente el importe en ella reseñado.

La aseguradora no siempre tiene la razón

Para dar un hilo de esperanza a los que se encuentren inmersos en una situación como la comentada, hay que decir que, aunque sea pocas veces, la aseguradora no siempre gana.

El mejor consejo es que mire con detenimiento la letra pequeña del condicionado de su seguro de coche. No obstante, hay una regla no escrita que dice que no se debe asegurar el vehículo a Todo Riesgo a partir del cuarto año de vida del mismo, o del momento en que la compañía en cuestión abone el valor venal simple.

¿Qué cobertura tiene mi coche?

Para saber qué indemnización obtendremos por los daños en nuestro vehículo en caso de siniestro es preciso revisar con detenimiento el condicionado general de nuestro seguro

Para saber qué indemnización obtendremos por los daños en nuestro vehículo (por robo, incendio o accidente) en caso de siniestro es preciso revisar con detenimiento el condicionado general de nuestro seguro. Lo más habitual es que durante los dos primeros años de vida del automóvil las compañías indemnicen por el valor de nuevo, los años tres y cuatro por un valor venal «mejorado» (generalmente equivalente al valor venal incrementado en un 20-30%) y a partir del quinto año ya sólo por el valor venal del coche.

No obstante, debido a las grandes diferencias entre las aseguradoras, durante el proceso de elección de una póliza, resulta vital realizar una correcta comparativa de seguros de coche, antes de tomar una decisión, valorando la relación entre el nivel de coberturas y el precio ofertado, ya que no siempre el seguro de coche más barato es la mejor elección. Hay pólizas que por ejemplo aplican el valor venal en sus indemnizaciones desde el segundo año de vida del coche y en caso de siniestro total eso puede suponer una diferencia superior a los 5.000€ en la indemnización a percibir por la aseguradora.

Entonces, ¿qué seguro es más recomendable para mi coche?

Por eso, a la hora de elegir el nivel de protección en tu póliza, debes considerar dos datos: la antigüedad de tu coche y lo que el seguro puede ofrecerte por él -en concepto de indemnización- en caso de que te lo roben, quede destruido en un incendio o sea declarado siniestro total.

Si tu coche tiene más de cinco años (por ejemplo), asegurarlo a todo riesgo quizás no te resulte rentable. Para decantarte por una opción u otra, es recomendable comprobar cuál es el valor de mercado de tu coche (marca y modelo). O sea, lo que te costaría adquirir ese mismo modelo (reponer tu vehículo), en el momento del siniestro. Si lo que te ofrecen por tu coche es casi lo que te cuesta la prima de un seguro a todo riesgo, está claro que no merece la pena.

Otra cuestión es que tú quieras igualmente contar con protección frente a robo, incendio e incluso frente a daños propios, porque quieras mantener el buen estado del vehículo de cara a poder venderlo más adelante. En cualquier caso, la decisión siempre es tuya. Nosotros solo te explicamos cuáles son tus opciones y te ayudamos a encontrar la póliza que mejor se adapte a tus características.

¿Cuánto tarda la aseguradora en hacer el abono de la indemnización?

Según el artículo 18 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro: El asegurador deberá efectuar, dentro de los cuarenta días a partir de la recepción de la declaración del siniestro, el pago del importe mínimo de lo que el asegurador pueda deber, según las circunstancias por él conocidas.

Para calcular el valor venal de nuestro vehículo es importante elegir la póliza más acorde a nuestras necesidades y a las características de nuestro coche. Para ello, a través de Acierto.com podrá realizar una búsqueda exacta de cuál es el seguro que más le conviene, y por el que podrá ahorrarse hasta un 50%.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR