Cómo actuar si tienes un accidente con un conductor sin seguro

¿Qué ocurre si tengo un accidente y el otro conductor no tiene seguro? Te explicamos cómo proceder en estas difíciles circunstancias

Puede darse el caso de que, al sufrir un accidente de tráfico, alguna de las partes (o incluso ambas) conduzcan sin seguro. En España es obligatorio contratar un seguro mínimo, y no contratarlo tiene, por lo general, graves consecuencias. Por ello, con el comparador Acierto.com encontrarás pólizas a precios muy económicos. Con una búsqueda que te llevará tan solo tres minutos podrás ahorrar hasta 500 euros en la contratación de tu seguro de coche, y evitar encontrarte ante este tipo de problemas

¿Por qué debo contratar un seguro de coche?

En nuestro país, cualquier coche que esté dado de alta en Tráfico tiene que tener, por ley, desde el año 1962, un seguro mínimo obligatorio contratado.  En caso de que un conductor circule sin ningún seguro, las autoridades procederán a inmovilizarlo y aplicarán, además, una sanción económica que puede ascender hasta los 3000 euros. Pero, ¿Qué pasa si sufrimos un accidente y una de las partes – o ambas-  circulaba sin seguro? 

Si el vehículo contrario circula sin seguro

Si la persona que conducía el otro vehículo implicado en el accidente lo hiciera sin seguro pueden darse, por lo general, dos opciones:

  • Que esa persona intente abonarnos una cantidad de dinero que cubra – aproximadamente- los daños materiales y cualquier lesión sufrida, con el objetivo de que no llamemos a la policía. Aceptar esa cantidad sería, por lo general,  un error, ya que, en caso de que hayas sufrido lesiones más graves (que pueden ser imperceptibles a simple vista), o grandes daños en tu automóvil,  la indemnización a percibir tendrá que ser mayor  que la cantidad ofrecida por el conductor.

  • Que el conductor que circulaba sin seguro acepte firmar un parte amistoso y sea el Consorcio de Compensación de Seguros quien pague la indemnización correspondiente. En este caso será el Consorcio quien actúe como la aseguradora del conductor del automóvil contrario, y quien, por tanto, se hará cargo de cualquier pago que haya que hacer por daños y lesiones. Para ello tienes que: 

Se te asignará un centro médico donde evaluarán tus lesiones y un taller en el que llevarán a cabo la revisión del vehículo
  • Asegurarte de que la parte contraria implicada no tiene seguro. Ya sea tu compañía de seguros o tu abogado deberán cerciorarse de que el otro conductor conducía sin póliza en el momento del accidente. Para ello, podrán consultar el FIVA, un fichero informatizado donde se incluyen los datos  (personales, número de siniestros, tipo de póliza contratada, etc.) de todas las personas contratantes de un seguro en nuestro país. En caso de que la persona implicada no aparezca en este documento, supondrá, efectivamente, que no tenía contratada una póliza, y procederemos por tanto a la ejecución de todos los trámites necesarios para cobrar nuestra indemnización. 

  • Ponerte en contacto con el Consorcio de Compensación de Seguros y presentar una reclamación ya sea vía telefónica o presencialmente. En este escrito se incluirán los datos personales del conductor que interpone la reclamación, una breve descripción de cómo ha sucedido el accidente, el listado de daños materiales y personales sufridos, acompañado de los correspondientes informes médicos, bajas laborales, etc. Así como del peritaje de los daños materiales sufridos a consecuencia del accidente. 

  • Esperar a que se lleve a cabo el correspondiente expediente administrativo que consistirá en:

  • Lograr que el conductor del otro vehículo firme un parte amistoso.

  • Ponerte en contacto con tu aseguradora e informarla sobre los posibles daños y lesiones que hayas sufrido tú o tu vehículo. De este modo, se te asignará un centro médico donde evaluarán tus lesiones así como un taller donde llevarán a cabo la revisión de los posibles daños sufridos por tu vehículo. 

  • Notificación al conductor del vehículo contrario. Se le concederá además un plazo de tiempo determinado para certificar si tiene una póliza de seguros y si por tanto, se trata de un error.

  • Valoración de lesiones en el conductor, así como de los daños causados en el automóvil por parte de un perito del Consorcio. 

  • Fijación de las correspondientes cantidades que deberán pagarse, etc. 

Puede darse el caso en que como beneficiario de la indemnización no estés de acuerdo con la cantidad ofrecida por el Consorcio

Puede pensarse que, circular sin seguro no supone ningún problema, ya que el Consorcio de Compensación de Seguros se hará cargo de la cantidad económica. Sin embargo, una vez terminado el proceso, lo más probable es que este presente una reclamación al conductor que circulaba sin seguro, con el fin de recuperar el total o parte de la cantidad total abonada. Además, en caso de que las lesiones personales sean más graves – pudiendo tratarse incluso de una muerte- las consecuencias serán mucho mayores pudiendo hablar incluso de pena de cárcel. 

Puede darse el caso en que como beneficiario de la indemnización no estés de acuerdo con la cantidad ofrecida por el Consorcio. En este caso, podremos recurrir a la vía penal o civil. Para ello presentaremos una demanda contra el otro conductor

También es importante tener en cuenta que, el hecho de que el conductor contrario  circulara sin seguro no afecta a la cantidad final a recibir como indemnización. Es decir, por el hecho de que este no tuviera contratada una póliza no recibiremos una cantidad mayor o menor. 

Si tú conduces sin seguro

Si sea por el motivo que sea (económico, el seguro ha caducado, etc), tienes un accidente del que no eres responsable y conduces sin seguro, te conviertes automáticamente en culpable del siniestro. El Consorcio de Compensación del Seguro será, al igual que en el  caso anterior, el que  asuma el pago de cualquier daño o lesión producida. Así, una vez solucionado el problema y establecidas las cantidades a pagar, el Consorcio procederá a reclamarte el total de la cantidad abonada.  De este modo (en el caso de que la ley le de la razón a la parte contraria) tendrías que: 

  • Pagar todas las lesiones y daños causados en el accidente. En caso de no poder asumir la deuda (ya que suele tratarse de una cantidad muy elevada) se procederá al embargo de bienes personales.

  • Pagar una multa por conducir sin, al menos, el seguro mínimo obligatorio. 

  • Se procederá a la inmovilización de tu vehículo.

  • Tendrás que hacer frente al correspondiente proceso penal que se abra contra ti. 

Ningún vehículo tiene seguro

En caso de que ninguno de los dos vehículos implicados en un accidente tengan seguro, será, de nuevo, el Consorcio de Compensación de Seguros quien se hará cargo de la indemnización en representación del vehículo causante. Así, este afrontará todos los daños ocasionados en el accidente, ya sean daños materiales o humanos. Sin embargo, una vez solucionado el problema, interpondrá acciones legales y amistosas contra los implicados para que la persona culpable del siniestro asuma su responsabilidad y devuelva la cantidad ya pagada. 

Desde Acierto.com te recomendamos que circules siempre con seguro, ya que, si sufres un percance de este tipo, como has visto las repercusiones (no solo económicas) pueden ser muy graves. Con nuestro comparador encontrarás pólizas a precios muy económicos que te permitirán conducir tu vehículo sin ningún tipo de preocupación.

 

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR