Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Mudanzas, ¿cuál es el mejor seguro para proteger tus bienes?

¿Qué pasa si la empresa transportista daña tus bienes en una mudanza?

¿Acabas de irte a vivir con tu pareja? ¿Has comprado un piso y estás a punto de estrenarlo? ¿Por fin has decidido abandonar la casa de tus padres? Las razones para hacer una mudanza son muchas y muy variadas. Una situación que lleva aparejada grandes dosis de ilusión, pero también una parte de duro trabajo. Y es que decidir qué llevar contigo y transportar tus bienes con seguridad no siempre resulta sencillo, sobre todo si a la hora de evitar que se produzcan daños por el camino. Para prevenir este tipo de situaciones, no estará de más contar con una póliza específica que los proteja.

Compara precios y coberturas de 10 aseguradoras y ahorra hasta un 50% en el seguro de tu casa
COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

¿Cómo proteger nuestros bienes en una mudanza?

Existen seguros para mudanzas que nos cubren por si ocurre algún contratiempo con nuestros bienes. Pero antes de optar por uno u otro, lo mejor será seguir una serie de pasos esenciales para que todo salga bien. Lo primero será elegir la empresa de mudanzas adecuadamente. No te fijes solo en el precio, sino en la calidad de los profesionales, en las garantías y en las opiniones de otros consumidores.

Mudanza y el seguro de hogar

En estos casos merece la pena pagar un poco más, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un sector donde el intrusismo se encuentra a la orden del día. Escoge una empresa que cuente con referencias, seria, y preferentemente con experiencia. Si desconoces cómo encontrar una apropiada, verifica que se halla legalmente reconocida (en el Registro Mercantil, por ejemplo). Comprueba que tenga capacidad para responder ante los posibles problemas que puedan surgir.

Una vez escogida, solicita un presupuesto por escrito y procura que el documento refleje supuestos como que se produzcan desperfectos en los muebles y similares. Se trata del mejor modo de protegerte frente a posibles incidencias. Además, podrás utilizar el documento para reclamar por la vía judicial si las cosas se complican.

El inventario, clave

Asimismo, conviene realizar un inventario de los diferentes objetos que vamos a trasladar para tener todos nuestros bienes controlados y saber exactamente qué tendrá que llegar al destino. Hay que tomarse su tiempo para hacer esta lista, tanto para cuantificar todos los elementos correctamente como para destacar expresamente aquellos que tienen mayor valor económico o sentimental.

Resulta recomendable que tomes fotografías de los más valiosos y, si es posible, los tases. Lo importante es que quede claro qué y en qué condiciones entra en el camión de la mudanza. Por otra parte, esta lista será útil para contratar el servicio de mudanza en relación al valor de todos tus bienes y tener una perspectiva general; sobre todo si quieres recurrir a un seguro y saber con claridad qué valor tiene lo que quieres cubrir en la póliza.

Los tipos de seguros para mudanzas

A través del seguro del hogar:

Más allá de pólizas específicas para las mudanzas, es posible recurrir al seguro del hogar si tenemos contratada una póliza multirriesgo para nuestra casa que cubra el contenido, también en este tipo de situaciones. Aquí debes saber que algunas solo cubren un porcentaje de los bienes que transportes, y que cuentan con ciertas limitaciones. 

En todo caso, otras compañías nos ofrecen la posibilidad de activar una cobertura específica de mudanzas en casos concretos, una alternativa más asequible. O incluyen de serie prestaciones como la gestión de la mudanza, como es el caso de Fidelidade Hogar en las modalidades ‘Extra’ y ‘Premium’ (a través de su Asistencia VIP ‘WECARE’). Otras cubren el 100% correspondiente a la suma asegurada por contenido de los daños que los bienes pudieran sufrir. 

FIATC, por su parte, se desmarca al cubrir los bienes asegurados tanto en desplazamientos temporales por viajes como en los traslados. Por ejemplo, si guardas tus muebles en un guardamuebles al cambiar de vivienda. 

¿Cómo te ayuda el seguro de hogar con la mudanza?

Y si algo sale mal, siempre puedes recurrir a la defensa jurídica de tu seguro de hogar. Por ejemplo, si tienes tu seguro con MAPFRE, puedes contar con su ayuda para las reclamaciones de daños por culpa contractual o negligencia de todo tipo de servicios, incluidas las mudanzas. La misma prestación que garantizan otras compañías como Santalucía, que recoge específicamente los servicios de mudanzas entre aquellos a los que se puede reclamar, en caso de daños. 

Seguro de Responsabilidad Civil:

Todas las empresas de mudanzas -como cualquier otra empresa de cualquier otra actividad- están obligadas por ley a contratar este seguro, de modo que tendremos que asegurarnos de que la nuestra cuenta con él. Esta cobertura responderá ante los desperfectos que puedan producirse en los bienes inmuebles durante la mudanza. Nos estamos refiriendo a los arañazos en la pared, los daños en el ascensor y los desperfectos en el portal, entre otros. En ningún caso se hará cargo de las pertenencias personales del usuario.

Seguro de transporte:

Esta cobertura cubre todos los desperfectos que se puedan ocasionar en los bienes del usuario durante el transporte de una casa a la otra. Puede llegar a responder con una cuantía de hasta 40.000 euros y viene incluida en el propio servicio de mudanza. En caso de que nos tengan que indemnizar, pagaremos una franquicia y el resto lo asumirá la empresa que hace el porte.

Igualmente, para que la mudanza se ciña a la legalidad la empresa que dé este servicio deberá tener suscrito un seguro de responsabilidad civil. Esta póliza es obligatoria para todas aquellas que realizan esta actividad, por lo que es importante que verifiques que la compañía cuenta con esta cobertura. De lo contrario, nada te garantizará que respondan ante posibles desperfectos y pérdidas.

No obstante, en esta modalidad las compañías de seguros tasan por peso. El precio más habitual es de 4,5 euros por kilo, así que si tienen que compensarnos por daños en un objeto valioso, merecerá la pena contratar un seguro más concreto.

En el caso de tener que reclamar daños, hay que tener presente que si éstos se advierten a simple vista una vez finalizado el traslado, hay que reflejarlos en el inventario que el transportista hace firmar al cliente. Si los daños son de otro tipo, se tendrán hasta 24 horas para poder reclamar.

Seguro específico:

Esta modalidad permite que se aseguren los enseres en función de su valor actual de mercado. Para poder realizarlo se debe proporcionar a la empresa de mudanzas una documentación que refleje el valor de cada pieza y el año de adquisición. Todo dependerá del tipo de bien. Por ejemplo, la tecnología pierde valor muy rápidamente.

Conoce las coberturas que incluye el seguro de hogar para las mudanzas

En definitiva, lo mejor para realizar la mudanza de la forma más adecuada es conocer bien todos los objetos que vas a transportar y reflejarlos convenientemente. Así tendrás una perspectiva general de su valor y características para optar por el seguro que más te convenga.

Pero, ¿realmente me interesa un seguro en mi mudanza?

Más allá de todas las posibles opciones que existen para cubrir el traslado de tus enseres, hay que remarcar de nuevo que muchas de las empresas de mudanzas no hacen el trabajo sin contratar antes un seguro adicional al de Responsabilidad Civil. Así, se cubren las espaldas ante futuros inconvenientes o desperfectos y la compañía debe comunicar al cliente qué está asegurado y qué no.

En algunos casos las propias empresas facilitan determinadas pólizas al cliente según sus necesidades, para que pueda adaptarla a sus requerimientos en particular. También hay algunas compañías que ofrecen asesoramiento para que el cliente decida cúal es la mejor manera de proteger sus bienes.

Y aunque la empresa imponga o no la contratación de un seguro, en última instancia eres tú quien tiene que valorar con el suficiente detenimiento los daños que pudieran sufrir tus objetos durante el traslado (en base a aspectos como el material, el valor económico, el coste de su reparación o sustitución, etc.), y si realmente crees que el deterioro podría llegar a ser significativo.

Hay que reiterar que, si careces de seguro, la empresa te indemnizará los desperfectos a través de un cálculo por peso irrisorio, que en algunos casos no llegará a cubrir el valor real de algunos objetos. Razón de más para que contrates un seguro por daños que te de esa tranquilidad extra para la operación. En definitiva, antes de tomar cualquier decisión lo más recomendable será tener una valoración real y pormenorizada de todos los bienes que vas a trasladar, y así comparar el valor de tus bienes frente al coste del traslado y el posible seguro que quieras contratar.

Esta página web, propiedad de ACIERTO.COM, utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir la navegación, elaborar información estadística y analizar tus hábitos de navegación. Para poder usar todas las funcionalidades de la web deberás aceptar el uso de las mismas, puedes consultar nuestra política de cookies aquí.

RECHAZARACEPTAR