Subiendo archivos

Seguridad infantil en el hogar: protege a tu hijo

Todo lo que debes saber y los mejores consejos para prevenir cualquier riesgo de los más pequeños en nuestra casa

Nuestro propio hogar es un lugar donde nos relajamos y nos sentimos cobijados. Pero, para que efectivamente sea así, hay ciertos detalles que no deberíamos pasar nunca por alto. Y es que existen riesgos de los que a veces no somos conscientes y cuyas consecuencias podemos evitar si analizamos convenientemente las distintas estancias de nuestro domicilio.

Una cuestión que todavía se vuelve más importante cuando se suma un nuevo miembro a la familia; un contexto en el que nos veremos obligados a extremar las precauciones para proteger a los más pequeños y estudiar con detenimiento todas las zonas y elementos que sean potencialmente peligrosas. Y es que la seguridad infantil no es algo trivial que se pueda dejar al azar, sobre todo porque los benjamines de la casa sufren accidentes con más frecuencia.

Los más vulnerables: la prevención, clave

En concreto, las estadísticas revelan que los más vulnerables a la hora de padecerlos son los niños de hasta cuatro años, que suelen ser víctimas habituales de caídas, golpes, quemaduras y otros muchos percances que seguro que te puedes imaginar. La clave para evitarlos radica en la prevención.

Según las estadísticas, los niños de hasta cuatro años son los que tienen más probabilidades de sufrir un accidente.

La seguridad infantil en el hogar ha de funcionar de este modo, es decir, anticipar cualquier situación adversa que pueda ocurrir, como por ejemplo un la posible caída de un cuadro con una mala sujeción o enchufes demasiado accesibles.  Y aunque la curiosidad de los más pequeños a veces es irrefrenable, aquí te explicamos algunas de las medidas básicas de seguridad que deberías adoptar para proteger a tus hijos en casa.

Consejos para la seguridad infantil en el hogar

Lo primero que tienes que saber es que, cuanto más pequeños son los niños, más posibilidades tienen de sufrir un accidente. Uno de los riesgos que más se presentan si hablamos de la seguridad para bebés en casa son las intoxicaciones accidentales, ya sea por la ingesta de medicamentos, productos de limpieza, o cosméticos y similares. Ocurren con especial frecuencia en los menores de tres años. Para ahorrarnos peligros de este tipo aplica los siguientes principios:

  1. Nunca dejar a los niños solos. Es imprescindible que el pequeño esté siempre bajo la supervisión de un adulto y que, en caso de que nos ausentemos, que esto no ocurra durante un tiempo excesivo. La hora del baño es todavía más delicada, pues no solo tendremos que llenar la bañera con la cantidad de agua apropiada y a la mejor temperatura, sino que no podremos descuidarnos ni un minuto. Queda totalmente descartado dejar a nuestro pequeño jugando solo.

  2. Limita o valla de algún modo el acceso de los pequeños a las zonas peligrosas como las escaleras, las piscinas y otros elementos de la vivienda similares. Si te vas de vacaciones, intenta no perderlos de vista, escoge apartamentos homologados y enséñales las medidas de seguridad necesarias para disfrutar del baño con seguridad.

    Es imprescindible no perder nunca de vista al niño y, en caso de ausentarse, que sea durante un breve lapso de tiempo.
  3. Hay que destacar que cualquier juguete puede no ser válido ni seguro. Deberemos cerciorarnos de que no contengan piezas cortantes, ni ángulos rectos que puedan provocar pinchazos ni que estén fabricados con materiales tóxicos. Para los lactantes y menores de tres años es conveniente fijarse en que el juguete es lo suficientemente grande para que no se los puedan meter en la boca. Hay que evitar también que jueguen en sitios peligrosos, cerca de una ventana, balcones y demás.

  4. Protege o tapa los enchufes de la red eléctrica. Se comercializan pequeñas carcasas de plástico que evitan que los niños hurguen en los mismos. Además, si meten los dedos o encajan un objeto en los orificios de los enchufes de la casa podrían recibir un choque eléctrico.

  5. Usa con cuidado cualquier artefacto que funcione con gas, como hornillos o estufas. Averigua dónde se encuentra la llave de corte (habitualmente está en la cocina o la galería) y ciérrala cuando no estés utilizando este suministro.

    Mientras se use la cocina lo más recomendable es que los niños estén fuera para así prevenir posibles quemaduras.
  6. Evita en todo momento cocinar con los niños cerca de los fogones o con ellos en brazos. Tampoco es recomendable que estén dentro de la cocina mientras se usa ya que podríamos exponerlos a posibles quemaduras.

  7. Guarda todos los productos peligrosos fuera del alcance de los niños y de su campo visual. Colócalos en estanterías, en muebles altos o adaptados para evitar que los niños puedan abrirlos. Aplica el mismo criterio para las bebidas alcohólicas o medicamentos, así como con los objetos con los que puedan atragantarse o asfixiarse.

Más allá de lo comentado, cabe destacar que también resulta recomendable contar con un seguro de hogar que nos permita hacer frente a cualquier contratiempo. De esta manera, todo desperfecto que se nos presente en nuestro hogar y que resulte peligroso podrá subsanarse rápidamente.

Lo ideal, no obstante, será contar con una cobertura que cubra la responsabilidad civil familiar, y que brinde también protección a todas nuestras visitas, ya sean niños o adultos. Con el comparador de Acierto.com podrás encontrar la más económica y que mejor se adapte a tus necesidades de forma personalizada.

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Hogar
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR