Seguro de Responsabilidad Civil para el hogar

Cómo funciona y a quién cubre el Seguro de Responsabilidad Civil para el hogar

En el ámbito de la economía familiar siempre se tiende a reducir la mayor cantidad de gastos y omitir todos aquellos que en el fondo son innecesarios. En el caso de los seguros, muchos de ellos no son obligatorios a nivel legal, pero siempre es conveniente preguntarse hasta qué punto nos puede causar un trastorno grave el que aparezca una contingencia inesperada que no tengamos cubierta. Un buen ejemplo de ello es el Seguro de Responsabilidad Civil para el hogar. No es obligatorio estar suscrito a él, pero se trata de una póliza muy recomendable ya que ante cualquier imprevisto que cause perjuicios a un tercero, como una gotera o hechos más graves como la caída de una maceta encima de un coche o incluso a un viandante, la aseguradora responde por nosotros.

A grandes rasgos, el Seguro de Responsabilidad Civil cubre al asegurado y a su familia a nivel económico ante cualquier pago que de forma forzosa deberían realizar a terceros y de los cuales serían responsables a pesar de que se derivasen de un accidente.  En este sentido, lo principal es conocer a qué tipos de riesgos se expone un domicilio.

Son de dos tipos: los daños que puede sufrir la propia vivienda y los daños materiales y personales que la misma o sus inquilinos puedan provocar a terceros. En este último caso, referente a la responsabilidad hacia los daños que podamos provocar a los demás derivada de nuestra vivienda y su uso, este tipo de seguro es muy relevante, ya que en estos casos su aplicación nos podría librar hacer frente a grandes gastos producidos por estos sucesos.   

¿Qué cubre el Seguro de Responsabilidad Civil para el hogar?

En primer lugar, es conveniente saber qué significa la responsabilidad civil a nivel legal en referencia a nuestra vivienda. Básicamente, el propietario que vive en la casa es el responsable de todos los daños que la misma o sus residentes puedan ocasionar a terceros. Asimismo, esta responsabilidad tiene un carácter indirecto, ya que aunque no haya sido el propietario el que ha provocado el daño él será el responsable último a quién se reclame. En el caso de que la vivienda sea de alquiler, el responsable es el arrendatario.

El propietario que vive en la casa es el responsable de todos los daños que la misma o sus residentes puedan ocasionar a terceros

Este tipo de cobertura en referencia a la responsabilidad civil puede estar incluida en cualquier seguro y, en síntesis, cubre al asegurado y a su familia de todos los daños que podrían provocar a terceros. Al aplicarse esta póliza, la compañía se hace cargo de todas las indemnizaciones que el asegurado tendría que hacer frente si resulta responsable de daños ocasionados en su vida privada y de forma accidental a terceros. Por ejemplo,si tu vecino le aparecen unas humedades que se demuestran que derivan de tu vivienda, al tener esta cobertura activa no tendrías que abonar nada de tu bolsillo para reparar el desperfecto.  

Se consciente de que este seguro cubre tanto daños materiales como personales. Aunque ambos pueden suponer obviamente un gasto, los personales pueden originar indemnizaciones muy elevadas, por lo que ante estos casos nunca estaría demás contar con este tipo de seguro. Máxime cuando en la amplia mayoría de los casos estas pólizas también contemplan la posibilidad de cubrir los gastos de la defensa del beneficiario en caso de producirse un juicio.

Las responsabilidad inmobiliaria y familiar

El seguro de Responsabilidad Civil para el hogar protege al usuario de cualquier responsabilidad inmobiliaria y familiar a la que tuviera que hacer frente. Lo que significa que al tener esta póliza activa estás protegido ante todos los daños que tu vivienda provoque a los demás, y a su vez de aquellos que puedan ocasionar los habitantes de la misma.

Responsabilidad inmobiliaria en el seguro de Responsabilidad Civil

En el caso de la responsabilidad inmobiliaria, este seguro cubre cualquier percance que cause daños a un tercero derivado por el uso de la vivienda. Es decir, responde ante cualquier consecuencia generada por el continente o contenido de la casa: la vivienda en sí y todo lo que hay en su interior.

Un ejemplo de esta posibilidad es que se desprenda un baldosín de nuestra terraza y que ocasione daños a un vehículo o a un viandante. En este caso se trataría del continente, la casa en sí, y esta póliza cubriría este suceso en particular. Otra posibilidad es que una lámpara mal anclada cause un perjuicio a una visita al precipitarse sobre el mismo, en este caso estaríamos hablando de un hecho derivado del contenido de la casa, ejemplo que también estaría cubierto por este tipo de seguro. No obstante, hay que observar que algunas aseguradoras no ejecutan dicha cobertura si el afectado por el contenido es un familiar del beneficiario, llegando a ser hasta de tercer grado.

A grandes rasgos, en cuanto a la responsabilidad inmobiliaria este tipo de pólizas cubren los siguientes aspectos:

  • Los daños provocados por el uso de la vivienda y los ocasionados por los elementos comunes del edificio donde se encuentra.
  • Todos aquellos sucesos derivados de trabajos de mantenimientos y reparaciones que se estén ejecutando en el domicilio. En este caso siempre se debería contar con los permisos convenientes para realizar las obras.
  • En el caso de que este seguro esté contratado por el inquilino de la vivienda, la póliza cubre su responsabilidad frente al propietario cuando se dé un siniestro de forma accidental.
  • Es posible que también incluya responsabilidad civil patronal en el caso de que se tenga a personal doméstico contratado, aplicable si el suceso a cubrir se da mientras el afectado realiza sus funciones. Aunque hay que advertir que no todas las aseguradoras atienden a esta posibilidad.

Responsabilidad familiar en el seguro de Responsabilidad Civil

El seguro de Responsabilidad Civil a su vez contempla una cobertura de cara a la responsabilidad familiar, al cubrir tanto al titular del mismo o propietario como a todas las personas que viven en la casa y dependan económicamente del cabeza de familia.

La mayoría de los casos que se cubren son los siguientes:

  • Los daños que causes siempre y cuando no sean derivadas por actuaciones profesionales. En este caso se suele incluir también al servicio doméstico.
  • En el caso de ser propietario de algún animal doméstico y estos viven en la vivienda con el asegurado, el seguro responde ante los daños que puedan producir. Aunque tiene una restricción en cuanto a las mascotas, cubriendo únicamente a perros, gatos, aves, roedores enjaulados, peces y tortugas. En el caso de los perros se exceptúa esta posibilidad si se trata de una raza de las denominadas como Potencialmente Peligrosas.
  • Si se causan intoxicaciones alimentarias a terceras personas, excepto si han tenido que pagar por la comida.
  • Todos aquellos daños derivados por el agua, ya sea por escapes, reventones de tuberías, roturas u otro suceso similar involuntario.
  • Deterioros originados por una explosión o incendio.
  • Además se puede hacer cargo de los costes judiciales derivados de la defensa de la responsabilidad civil de los beneficiarios.

Por último, has de tener en cuenta que frente a todos los supuestos anteriores tanto de la responsabilidad inmobiliaria como familiar, el seguro siempre responderá en todos los casos a no ser que demuestre que han sido intencionadas. Además como se ha mencionado, una indemnización por daño material o personal podría ser muy elevada, en especial esta última, por lo que se ha de tener en cuenta a la hora de contratar estos seguros que en el caso de darse una indemnización o costes derivados de una reparación, los mismos estarán limitados por la suma asegurada que conste en la póliza, lo que provoca que el resto de la suma restante le correspondería al usuario.

 

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR