Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Qué son los seguros de amortización de préstamos

Se trata de un tipo de cobertura pensada para las hipotecas y que funciona de forma parecida a un seguro de vida

Cuando compramos una casa, la opción más recomendable es recurrir a una hipoteca que nos permita pagarla a plazos. A menudo la entidad bancaria nos ofrecerá la posibilidad de contratar algunos seguros de manera conjunta, algo que puede ser beneficioso según la situación. Para empezar, nos ahorraremos las gestiones con otras compañías y tendremos todo el papeleo unificado.

Compara precios y coberturas de 10 aseguradoras y ahorra hasta un 50% en el seguro de tu casa
COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Lo habitual es que nos ofrezcan contratar un seguro de hogar, aunque también pueden sugerirnos otros, como un seguro de vida o de amortización de préstamos; es decir, un seguro de vida vinculado a un préstamo hipotecario. En cualquier caso, la suscripción de estas pólizas no puede condicionar la concesión de la hipoteca, por lo que podremos negarnos a hacerlo sin ningún problema. De hecho, podemos formalizar una hipoteca con un banco y suscribir un seguro de hogar con una compañía de seguros o con una entidad financiera diferente. Lo mismo ocurre con el resto de seguros citados. 

¿Qué es el seguro de amortización?

El seguro de amortización de un préstamo hipotecario es un seguro de vida que cubre al titular del contrato ante fallecimiento o invalidez sobre la totalidad o parte del capital adeudado de la hipoteca, en función del porcentaje que hayamos asegurado. Este puede oscilar entre un 50-100%. Gracias a esta póliza los familiares no tendrán que hacerse cargo de seguir pagando la hipoteca ante la pérdida de ingresos que puede suponer la muerte del cabeza de familia.

Seguro amortización préstamos

Es importante subrayar que no es un seguro obligatorio. Sin embargo, las entidades bancarias suelen ser insistentes con sus clientes para que contraten este tipo de seguro al mismo tiempo que la hipoteca, animándoles ante la perspectiva de beneficiarse de grandes ventajas al vincular este seguro a su hipoteca.

Algunas entidades, por ejemplo, reducen el diferencial de sus hipotecas —esto es, ese porcentaje fijo que se suma a lo que marca el euríbor— si se contrata un seguro de vida con ellos. De esta manera, lo que las entidades no ganan a través del diferencial, lo suman reduciendo el riesgo al que se exponen, gracias al seguro que el cliente contrata. En este punto, cabe recordar que la única póliza que debes contratar de forma obligatoria con la hipoteca es el seguro de incendio. Se trata de un seguro de hogar en el que solo queda cubierto el continente ante el riesgo de incendio. 

Sin embargo, nada te obliga a contratar ese seguro con el mismo banco, como ya hemos comentado. Así lo dicta la nueva Ley 5/2019, de 15 de marzo, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, que entró en vigor en el mes de junio de 2019:

Artículo 17. Práctica de ventas vinculadas y combinadas.

  • Quedan prohibidas las prácticas de venta vinculada de préstamos, con las excepciones previstas en este artículo.

Estas excepciones hacen referencia a la necesidad, precisamente, de contar con el seguro mínimo obligatorio para conceder una póliza (el de incendios). Pero incluso en tal caso, aún cuando el prestamista (el banco) tiene derecho a condicionar la concesión de la hipoteca a que la vivienda cuente con esta cobertura, es el usuario el que decide con quién contratar el seguro de incendio o cualquier otro. Así lo expresa la citada ley:

“Los prestamistas o intermediarios de crédito inmobiliario podrán exigir al prestatario la suscripción de una póliza de seguro en garantía del cumplimiento de las obligaciones del contrato de préstamo, así como la suscripción de un seguro de daños respecto del inmueble objeto de hipoteca y del resto de seguros previstos en la normativa del mercado hipotecario. En este caso el prestamista deberá aceptar pólizas alternativas de todos aquellos proveedores que ofrezcan unas condiciones y un nivel de prestaciones equivalentes a la que aquel hubiera propuesto, tanto en la suscripción inicial como en cada una de las renovaciones”.

Si decidimos contratar un seguro de amortización tendremos la posibilidad de elegir entre dos tipos:

  • Aquellos en los que el capital que pagará la entidad aseguradora coincide con la cantidad adeudada del préstamo en el momento del fallecimiento, por lo que el pago disminuye conforme se amortiza el préstamo (seguros de capital decreciente) y el plazo de cobertura del seguro es idéntico al del préstamo.
  • Aquellos en el que el importe permanece inalterable a lo largo de todo el periodo de duración del contrato de seguro. En estos casos, la compañía aseguradora pagará a la entidad de crédito la cuantía correspondiente a amortizar y el exceso a las personas beneficiarias de la póliza.

¿Qué son los seguros de amortización de préstamos?

Observaciones que debemos tener en cuenta

Si nos decidimos a contratar de forma conjunta la hipoteca y un seguro de amortización, debemos conocer cuáles son las condiciones y leer minuciosamente la letra pequeña para no llevarnos sorpresas cuando debamos hacer frente a los pagos. Hay una serie de observaciones que conviene conocer para tomar una decisión adecuada.

Una de ellas hace referencia a la duración del seguro. Esta es la misma que la del crédito hipotecario al que está vinculado. Es decir, se escinde al mismo tiempo que se cancela el préstamo. Ahora bien, puedes encontrar diferencias en el máximo de años que puede durar este seguro.

Otro límite variable es el que afecta a la edad de contratación máxima para poder contratarlo así como la edad límite para renovarlo: pueden ser 65 o incluso 67 y 70 años, según la compañía. Además, esta variable condiciona la anterior. Es decir: la duración máxima permitida del seguro variará en función de la edad, como es lógico.

Otro detalle a tener en cuenta, esta vez a tu favor, es el modo de pago y si existe la posibilidad de fraccionar la prima. A la hora de decantarte por una u otra compañía que ofrezca condiciones muy similares, la facilidad en el pago puede ser esa ventaja extra que incline la balanza hacia una u otra opción. No obstante, cabe la posibilidad de contratar la póliza con una prima única en un solo pago. Esta permanecerá constante mientras el seguro se encuentre vigente.

Pero la balanza también se puede inclinar por otras cuestiones. Por ejemplo, si ofrecen garantías complementarias para asegurar un capital en supuestos diferentes o si complementan su oferta con servicios como la segunda opinión médica u otras garantías añadidas. 

Seguros PUF

Un seguro PUF es un Seguro a Prima Única Financiada. Esto es: su prima no se paga anualmente de manera independiente al importe de la hipoteca, sino que se suma la prima calculada en función de los años de duración, al importe total adeudado. Es decir, si contratamos un seguro durante cinco años y el coste del mismo es de 3.500 euros, esta cantidad se sumará al capital que nos ha prestado la entidad bancaria. 

Hay que tener en cuenta que pagaremos intereses por él. En concreto, los que se aplican al préstamo hipotecario que estamos amortizando. Por eso es importante hacer números y calcular, en función de la duración de la hipoteca, el importe y el interés que paguemos, si sale rentable. 

Seguro a Prima Única Financiada

En todo caso, el banco puede recomendarnos la contratación de los seguros PUF (como con cualquier otro producto) pero no imponerla, ya que tenemos derecho a elegir entre este o un seguro de cuota anual.

Su principal ventaja es que, al diluirse su importe en las cuotas de la hipoteca, es más fácil de asumir económicamente. Eso sí, su duración está limitada por ley. Según el artículo 22 de la Ley 50/1980, la duración máxima legal es de 10 años, aunque se puede prorrogar durante un año o menos. En caso de que amorticemos el pago total de la hipoteca antes de que venza el seguro PUF el banco tendrá que devolvernos la diferencia que corresponda.

¿Qué compañías ofrecen seguros de amortización de préstamos?

Una vez que tienes claro qué es este seguro y cómo puede ayudarte, lo único que necesitas es saber qué puedes esperar de las compañías que cuentan con este tipo de productos: condiciones de prestación, garantías incluidas y toda la letra pequeña que afecta a las mismas. Para ello, nos fijamos en la oferta de algunas de las aseguradoras más importantes del país que operan en el ramo de vida y en los seguros que plantean para este supuesto. 

Pelayo Vida, por ejemplo, cuenta entre sus productos con un Seguro de Amortización de Préstamos. Se trata de una póliza de vida que garantiza el abono del capital pendiente, en caso de fallecimiento o de invalidez permanente y absoluta. Es, por tanto, un seguro de capital decreciente. Es el usuario el que decide la suma a asegurar. Frente a otras pólizas similares, su lista de coberturas es algo más escasa. 

MAPFRE, por su parte, solo cubre como básica la garantía de fallecimiento en su seguro Amortización de Hipoteca, siendo la cancelación del préstamo por invalidez una garantía complementaria. Es el caso también de Mutua Madrileña, con su Seguro de Vida Hipoteca y Amortización de Préstamo Personal -aunque este suma como opcional una garantía de Capital adicional en caso de fallecimiento por accidente-. Mejora las condiciones de otras pólizas al plantear también un Anticipo del capital para pago de impuestos. El capital es decreciente y la prima se puede fraccionar mensual y trimestralmente.

Esta página web, propiedad de ACIERTO.COM, utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir la navegación, elaborar información estadística y analizar tus hábitos de navegación. Para poder usar todas las funcionalidades de la web deberás aceptar el uso de las mismas, puedes consultar nuestra política de cookies aquí.

RECHAZARACEPTAR