Qué son los seguros de amortización de préstamos

Se trata de un tipo de cobertura pensada para las hipotecas y que funciona de forma parecida a un seguro de vida

Cuando compramos una casa, la opción más recomendable es recurrir a una hipoteca que nos permita pagarla a plazos. A menudo la entidad bancaria nos ofrecerá la posibilidad de contratar algunos seguros de manera conjunta, algo que puede ser beneficioso según la situación. Para empezar, no obstante, nos ahorraremos las gestiones con otras compañías y tendremos todo el papeleo unificado.

Lo habitual es que nos ofrezcan contratar el seguro de hogar, aunque también otros como el seguro de vida o de amortización de préstamos. En cualquier caso, la suscripción de estas pólizas no puede condicionar la concesión la hipoteca, por lo que podremos negarnos a hacerlo sin ningún problema. De hecho, podemos tener una hipoteca y un seguro de hogar con dos entidades bancarias diferentes. Y lo mismo ocurre con el resto de seguros citados.

¿Qué es el seguro de amortización?

El seguro de amortización de un préstamo hipotecario es un seguro de vida que cubre al titular del contrato ante fallecimiento o gran invalidez sobre la totalidad o parte del capital adeudado de la hipoteca, en función del porcentaje que hayamos asegurado, que puede variar de un 50 a un 100%. Con él los familiares no tendrán que hacerse cargo de seguir pagando la hipoteca en tal situación.

Es importante subrayar que no es un seguro obligatorio y que su contratación encarece el pago mensual de la hipoteca. Las entidades bancarias suelen ser insistentes con sus clientes para que contraten este tipo de seguro al mismo tiempo que la hipoteca, pero recuerda que al no ser obligatorio puede entrar en juego una negociación que nos beneficie.

Algunas, por ejemplo, reducen el diferencial de sus hipotecas y le solicitan al cliente contratar un seguro de vida. De esta manera, lo que las entidades no ganan a través del diferencial, lo ganan reduciendo su riesgo a través del seguro. Recuerda que el única cobertura obligatoria que debes contratar con la hipoteca es el seguro de incendio. Se trata de un seguro de hogar en el que solo se incluye esta prestación para el continente.

Un punto importante es que, a pesar de no ser obligatoria la contratación del seguro de amortización junto con la hipoteca, sí que es necesario contar con uno. ¿Cómo nos afecta esto? El banco puede condicionar la concesión o no del préstamo hipotecario, siempre y cuando contratemos todos los seguros. Por otra parte, si no contratamos todos los seguros, el banco puede ofrecernos un interés más elevado, empeorar las condiciones o incluso denegarnos la hipoteca.

Según recoge el Anteproyecto de Ley de Contratos de Crédito Inmobiliarios, que regula los contratos de crédito inmobiliario, los seguros no podrán ser exigidos por la entidad a menos que no supongan un beneficio claro para el cliente.

Recuerda que el única cobertura obligatoria que debes contratar con la hipoteca es el seguro de incendio

Si decidimos contratar un seguro de amortización tendremos la posibilidad de elegir entre dos tipos:

  • Aquellos en los que el capital que pagará la entidad aseguradora coincide con la adeudada del préstamo, por lo que el pago disminuye conforme se amortiza el préstamo y el plazo de cobertura del seguro es idéntico al del préstamo.

  • Aquellos en el que el importe permanece inalterable a lo largo de todo el periodo de duración del contrato de seguro. En estos casos, la compañía aseguradora pagará a la entidad de crédito la cuantía correspondiente a amortizar y el exceso a las personas beneficiarias de la póliza.

Observaciones que debemos tener en cuenta

Si decidimos a contratar de forma conjunta la hipoteca y un seguro de amortización, debemos conocer cuáles son las condiciones y leer minuciosamente la letra pequeña para no llevarnos sorpresas cuando debamos hacer frente a los pagos. Hay una serie de observaciones que conviene conocer para tomar una decisión adecuada.

Es importante subrayar que no es un seguro obligatorio y que su contratación encarece el pago mensual de la hipoteca

El seguro tiene la misma duración que el crédito hipotecario al que está vinculado, con un máximo de 40 años. Hay que señalar que la edad máxima para su contratación son 67 años y el capital mínimo 6.000 euros. Una de sus ventajas es que la prima anual puede abonarse de forma fraccionada, pues la mayoría de bancos nos da esta opción para facilitarnos el pago. No obstante, cabe la posibilidad de contratar la póliza con una prima única en un solo pago. Esta permanecerá constante mientras el seguro se encuentre vigente.

Seguros PUF

El importe de los seguros de prima única financiada o PUF no se paga anualmente de manera independiente al de la hipoteca, sino que se incluye en el precio total de la póliza. Se hace de forma diluida en la cuota hipotecaria por lo que, si nuestro seguro tiene un coste de 3.500 euros en cinco años, el importe se sumará al capital que nos ha prestado la entidad bancaria.

Hay que tener en cuenta que pagaremos intereses por ellos. En todo caso, el banco puede recomendarnos la contratación de los seguros PUF, pero no imponerlo, ya que tenemos derecho a elegir entre este o un seguro de cuota anual.

Según estipula la normativa, no podemos contratar un seguro PUF durante más de diez años, pero sí tenemos la posibilidad de aplicar prórrogas durante un año o menos. En caso de que amorticemos el pago total de la hipoteca y hayamos contratado este tipo de seguros durante diez años, el banco tendrá que devolvernos la diferencia que corresponda.

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR