Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Cómo cobrar el seguro de vida: plazos de reclamación y consideraciones

Todas las gestiones para solicitar el pago a la aseguradora correspondiente

Cada vez son más personas las que se decantan por contratar un seguro de vida con el fin de evitar una mayor carga económica a sus familiares en el caso de su fallecimiento o invalidez absoluta. Pero, en esa situación dramática ¿cómo se cobra un seguro de vida? Aquí te ayudamos a que conozcas todos los trámites y plazos necesarios para poder disponer de esta suma de dinero.

Es innegable que contar con una póliza de vida es una buena medida de protección patrimonial para la familia y, afortunadamente, en el mercado existen muchas opciones. Así, esta póliza en España, según la Memoria Social del Seguro, cubre en el 32% de los casos supuestos de invalidez, y en el 68%, el fallecimiento -e indemniza con una media de 25.000 euros-. Sin embargo, se calcula que un 10% de los seguros de vida (defunción) no se cobran por desconocimiento.

Cobro del seguro de vida por fallecimiento

El primer paso es confirmar qué pólizas aseguraban a un familiar fallecido y quiénes son los beneficiarios. Para ello, puedes acudir al Registro de Contratos de Seguros de Vida (Ministerio de Justicia). No obstante, la solicitud para consultar los datos no se podrá presentar hasta pasados 15 días del fallecimiento. Este organismo expedirá un certificado en un máximo de siete días..

En ese momento deberás dirigirte a la aseguradora correspondiente para la solicitud del cobro. La gestión inicial es obtener un certificado de defunción en el Registro Civil. Deberás notificar, por escrito, el fallecimiento a la aseguradora en un plazo máximo de siete días. Se trata de una notificación previa para cumplir con los plazos y formas y, así, ganar tiempo para preparar la documentación.

Cada aseguradora tiene su política pero los documentos más habituales que te solicitarán son:

  • Certificado de defunción.
  • La póliza de vida.
  • Acta de nacimiento del asegurado o el DNI.
  • Certificado del Registro de Actos de Última Voluntad y copia del último testamento o declaración notarial de herederos.
  • Certificado de matrimonio, en caso de que seas cónyuge.
  • Identificación de los beneficiarios (por ejemplo, libro de familia en caso de que seas hijo).
  • Liquidación y carta del pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.
  • En caso de accidente: diligencias judiciales, atestado y autopsia.

Debes tener presente que la aseguradora podrá solicitar todo tipo de información y documentos complementarios que le permitan valorar si procede el pago de la indemnización (capital asegurado). Además, es probable que tras esta aportación, la compañía otorgue un adelanto, denominado importe mínimo (para gastos del sepelio e impuestos). La aseguradora, por ley, dispone de hasta tres meses desde la notificación del siniestro y la entrega de toda la documentación para efectuar el pago.

Para el cobro, generalmente, las compañías suelen ofrecer tres vías: en un pago único, como una renta vitalicia (se estima la esperanza de vida del beneficiario y el capital se divide en cuotas mensuales) o como una renta temporal (durante unos años).

Uno de los requisitos indispensables para la indemnización es aportar el documento de resolución de invalidez de un organismo oficial

Cómo cobrar un seguro de vida por incapacidad absoluta

Si en nuestra póliza de vida tenemos incluida la cobertura de incapacidad o invalidez permanente absoluta (IPA) y, desgraciadamente, nos ocurriera un incidente y tuviéramos que acogernos a la indemnización, los trámites son un poco más complejos.

Uno de los requisitos indispensables para la indemnización es aportar el documento de resolución de invalidez de un organismo oficial (como el Instituto Nacional de la Seguridad Social). El posible obstáculo es cuando en dicha resolución se indica que la invalidez es revisable.

La comprobación y determinación de la incapacidad se efectuará por parte de la aseguradora -después de la presentación del certificado médico-. Si no hubiera acuerdo  entre la compañía y el asegurado sobre si la invalidez es absoluta y permanente, se someterá a la decisión de peritos médicos.

En este caso, los beneficiarios deberán de presentar los siguientes documentos:

  • Certificado de nacimiento.
  • DNI, pasaporte, tarjeta de residencia o NIF.
  • Certificado del médico (causas y evolución de la enfermedad o lesión que ha producido la invalidez).

Una vez recibidos los anteriores documentos, la aseguradora deberá pagar dentro de los cuarenta días a partir de la recepción de la declaración del siniestro o de la fecha del vencimiento del contrato.

Impuestos al cobrar un seguro de vida

Habitualmente, las aseguradoras no permiten cobrar ningún seguro por fallecimiento si antes no se justifica el pago del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Para atenuar esta norma y poder acceder a esa indemnización sin esperar la tramitación de la herencia, las Comunidades Autónomas (las que lo gestionan) permiten realizar una autoliquidación parcial del impuesto por el valor de la póliza.

En el caso de cobrar un seguro de invalidez, es conveniente reservar -de lo percibido- el dinero correspondiente para el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF): la tributación del seguro en el ejercicio fiscal siguiente.

Plazos para cobrar un seguro de vida

El plazo para la comunicación de un siniestro es de siete días tras su conocimiento, salvo que en la póliza se especifique otra cosa. En caso de incumplimiento, la aseguradora podrá reclamar los daños y perjuicios causados por la falta de declaración.

El asegurado deberá, además, dar al asegurador toda clase de informaciones sobre las circunstancias y consecuencias del siniestro. En caso de violación de este deber, la pérdida del derecho a la indemnización sólo se producirá en el supuesto de que hubiese concurrido dolo o culpa grave.

La ley fija un plazo de cinco años de prescripción para reclamar los seguros personales, como los de vida, accidentes o enfermedad. La prescripción puede ser interrumpida mediante reclamaciones extrajudiciales (burofax, cartas certificadas, emails, etc.). El asegurado puede reclamar tanto la indemnización como los intereses de demora.

En definitiva, por ley la aseguradora dispone de hasta tres meses para abonar la indemnización desde la notificación del siniestro y la aportación de la documentación correspondiente. En caso de no hacerlo por causa no justificada, podría ser sancionada (la indemnización se incrementará con el pago de un interés anual equivalente al del interés legal del dinero vigente).

Qué hacer si hemos excedido el plazo

Hemos hablado de plazos para las diligencias a la hora de poder cobrar un seguro de vida y, es posible que, por desconocimiento, se te haya pasado alguno. En consecuencia, es posible que la compañía se muestre reticente a la hora de facilitar el capital correspondiente.

No obstante, por ejemplo, si la falta de notificación en el plazo de siete días se debe a una razón que no sea negligente ni deliberada, tiene solución. Es posible solicitar el certificado rápidamente, mantener el justificante de presentación y notificar a la aseguradora el siniestro tan pronto como lo tengamos en nuestro poder.

En el caso de que la aseguradora sea reacia a pagar el seguro de vida, te recomendamos que acudas al departamento de atención al cliente de la compañía y formalices por escrito tu reclamación. Si no obtienes una respuesta satisfactoria, puedes apelar al servicio de reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGS). Como último recurso, siempre tienes la vía judicial.

Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida
COMPARA AHORA
Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu casa

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR