¿Qué hacer en caso de accidente de moto?

Saber cómo reaccionar en caso de accidente puede salvar vidas pero tener claro cómo te respaldará tu compañía de seguros es igual de importante

He tenido un accidente, ¿qué va a hacer mi aseguradora?

Tener un accidente no es algo habitual, pero de producirse, necesitamos más que nunca poder contar con nuestra aseguradora. Aunque es una cobertura básica en cualquier póliza, es en situaciones como ésta en las que tener un buen seguro, que responda adecuadamente ante los daños que tú o tu moto podáis sufrir, marca la diferencia.  Pero también es vital que nuestra actitud sea la adecuada: una rápida actuación puede evitar daños mayores.

Antes de seguir entrando en materia, hay que aclarar que cuando te ves implicado en un accidente pueden producirse daños a terceros (ocasionados por ti)  o puedes ser tú el que los sufra. O ambas cosas. En cualquier caso, de los daños de los que tú seas responsable se hará cargo tu aseguradora, mediante la garantía de Responsabilidad Civil. Pero esta garantía sólo cubre a los terceros implicados y no de los daños que puedas haber sufrido tú. De la misma forma que si es un tercero el responsable del accidente, será su aseguradora la que responda por los daños sobre tu vehículo y la que te indemnice en caso de lesiones.

En el caso de accidente de moto es vital que nuestra actitud sea la adecuada: una rápida actuación puede evitar daños mayores

Entonces, ¿qué pasa si eres tú el que sale mal parado del accidente pero además es culpa tuya? Mientras cuentes con la cobertura de seguro del conductor o de daños corporales en tu póliza, estarás protegido por tu compañía. Los ocupantes quedan excluidos, por norma general; aunque en el caso de los seguros de moto algunas compañías amplían esta garantía al resto de ocupantes del vehículo implicado en el accidente. 

Eso sí, en cualquier caso, el seguro del conductor se presta bajo una condición: tu aseguradora responderá siempre que no concurran circunstancias que excluyen esta cobertura (especificadas en las condiciones particulares de la póliza), como conducir bajo los efectos del alcohol.

Esta garantía te permitirá recibir indemnizaciones en caso de invalidez y otro tipo de lesiones (por ejemplo, pérdida de un miembro), recibir asistencia sanitaria (por ejemplo, si necesitas hospitalización o rehabilitación a causa de las lesiones producidas por el accidente) y, en caso de fallecimiento, le permitirá a tu familia poder asumir costes como el del sepelio, además de recibir una indemnización.

Las cantidades de las indemnizaciones y las condiciones en las que se presta la asistencia sanitaria varían de una compañía a otra. En el caso de los gastos médicos, hay limitaciones económicas (se cubren los gastos hasta cierta cantidad), temporales (lo normal es que sea ilimitada durante un año) y territoriales (si está limitada al territorio nacional o no). De ahí la importancia de comparar todas las ofertas y qué incluyen para saber qué garantías tendrás, en caso de accidente. Sin embargo, hay exclusiones habituales en esta asistencia, como la de no cubrir los gastos para aparatos ortopédicos, prótesis o marcapasos. Hay compañías como Regal o Pelayo que se desmarcan de esta “norma general”, ofreciendo también una cuantía (con un límite) para este tipo de gastos.

Además de indemnizaciones o asistencia, hay compañías que incluyen otras garantías en la cobertura de seguro del conductor, tales como asesoramiento psicológico (lo ofrece Mapfre en sus pólizas de moto) o indemnizaciones mayores para afrontar supuestos como la muerte de ambos cónyuges dejando hijos menores (garantía que compañías como Pelayo incluyen en sus seguros de moto).

He tenido un accidente, ¿qué tengo que hacer yo?

En caso de accidente, la DGT establece en su Guía de Comportamiento y Primeros Auxilios en Caso de Accidente que “los conductores y los demás usuarios que se vean implicados están obligados a adoptar las medidas necesarias para auxiliar o solicitar auxilio para atender a las víctimas, si las hubiere, prestar su colaboración para evitar mayores peligros o daños, reestablecer, en la medida de lo posible, la seguridad de la circulación, esclarecer los hechos y colaborar con la Autoridad y sus Agentes”.

¿Cómo seguir adecuadamente estas directrices de la Dirección General de Tráfico? ¿En qué pasos se traducen estas “medidas necesarias”?

Siempre que sea posible, la primera acción debe ser señalizar el lugar del accidente con los dispositivos de preseñalización pertinentes (los triángulos de emergencia homologados) para alertar al resto de vehículos que circulan en la vía en ese momento  y evitar así que se puedan producir otros percances. También se han de utilizar las luces de emergencia y las luces de posición (en condiciones de poca luminosidad) de los vehículos implicados, como medida de señalización.

En caso de que alguno de los implicados en el accidente sufra lesiones que requieran atención médica, el siguiente paso es alertar a las autoridades o a los servicios de emergencia (112).

En lo relativo a la intervención de la aseguradora, si no se han producido lesiones o daños físicos que requieran una atención inmediata, estás en disposición de rellenar el parte amistoso e intercambiar los datos del seguro con el otro conductor implicado. La DGT de hecho aclara en este punto que no se ha de alertar a las autoridades (y esto sirve tanto si eres parte implicada en el accidente o sólo testigo) si “sólo se han producido heridas claramente leves, la seguridad de la circulación está reestablecida, y ninguna de las personas implicadas en el accidente lo solicita”.

En este punto también entra en juego la asistencia al vehículo. Puede que requieras por parte de tu compañía el servicio de grúa para que sea remolcado hasta un taller en caso de que el accidente no haya tenido consecuencias físicas pero no puedas seguir circulando.

He visto un accidente, ¿tengo que hacer algo?

Si la situación así lo requiere, debes tomar las mismas medidas que si estuvieras implicado. Según la DGT estas medidas nos obligan a todos -implicados y testigos- al expresar que deben ser tomadas “por todo conductor o usuario de la vía que, sin estar implicado, presencie, advierta o tenga conocimiento que se ha producido un accidente de circulación".

Esta obligación se refleja también en el Código Penal que en el Título IX, artículos 195 y 196 tipifica como delito la omisión del deber del socorro: “El que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con la pena de multa de tres a doce meses”.

La DGT recomienda, en todo caso, que si las autoridades ya han llegado al lugar del accidente, sigamos circulando para no obstaculizar la vía o impedir las tareas de auxilio a las víctimas. De no ser así, como conductor, según la citada guía de la DGT, debes seguir tres pasos: Proteger, Alertar y Socorrer.

Se tiende a pensar que lo más urgente es socorrer a la víctima. Sin embargo, es más importante Proteger la calzada para impedir otros accidentes. Sí, por ejemplo, parte de la carga del coche siniestrado (o una pieza grande) invade el carril contrario, el primer paso sería despejar la vía. Es otra forma de salvar (potencialmente) otras vidas. Para proteger la calzada, también hay que señalizar, tal y como te hemos explicado.

El siguiente paso sería Socorrer a las víctimas; es decir, saber si se requiere asistencia médica y prestarles asistencia básica: por ejemplo, intentando tranquilizarles mientras esperan a que lleguen las autoridades y la asistencia sanitaria al lugar del accidente. Alertar a las autoridades sería el tercer paso, una vez que hemos socorrido a las víctimas en la medida de nuestras posibilidades.

En el caso de encontrarse ante una víctima de un accidente de moto, es vital no intentar quitarle el casco

En el caso de encontrarse ante una víctima de un accidente de moto, es vital no intentar quitarle el casco. De la misma forma que no se debe mover a un accidentado de coche si no es con una férula especial, a no ser que por salvaguardar su propia integridad física sea completamente necesario.

 

Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato
COMPARA AHORA
Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR