• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

¿Sabes qué no cubre el seguro de hogar?
7 supuestos no incluidos

Si no te has leído bien la letra pequeña, te puedes llevar una sorpresa

Los seguros de hogar, además de recomendables, pueden ser muy útiles. En un segundo, un balonazo puede acabar con un cristal. Pero tu compañía se hará cargo de los costes, gracias a la cobertura de roturas de tu póliza (si aseguras el contenido). Pero esto no significa que vayan a darte una respuesta en cualquier situación. Sus coberturas, como las de cualquier seguro, presentan todo tipo de excepciones. Hoy veremos las más comunes, y las veremos a modo de listado de supuestos no incluidos en un seguro de hogar, como norma general.

Compara precios y coberturas de 10 aseguradoras y ahorra hasta un 50% en el seguro de tu casa
COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Los daños en un bien, si lo dejas en el exterior de la vivienda

Una cosa es el mobiliario de jardín y terraza (que algunas compañías permiten incluir, dentro de su garantía para jardines) y que, necesariamente, permanece en el exterior. Situación distinta a dejarse olvidado y a la interperie uno de los bienes asegurados como parte del contenido. Incluso aunque intentes protegerlos. Así lo establecen en su condicionado compañías como MAPFRE, que excluye “los daños producidos a los bienes muebles depositados al aire libre, aún cuando se hallen protegidos por materiales flexibles (lonas, plásticos, construcciones hinchables o similares) o contenidos en el interior de construcciones abiertas”. 

Descubre qué cosa podría no cubrirte tu seguro de hogar

Un incendio, si lo provocas con un cigarrillo mal apagado

Un incendio es lo peor que le podría pasar a tu casa, teniendo en cuenta los niveles de destrucción que puede alcanzar. Es, además, el riesgo mínimo asegurable en una póliza; el que tendrás que tener cubierto por ley si has adquirido tu casa con hipoteca. Pero si echamos un vistazo a esta cobertura se puede comprobar cómo no todos los incendios accidentales están contemplados. Una excepción habitual la constituyen, precisamente, lo que las aseguradoras entienden por “accidentes de fumador”. Es accidental pero se debe a un acto de negligencia: no apagar bien una colilla, fumar en la cama, que el cigarrillo prenda un objeto, etc. Por lo tanto, no quedan cubiertos los daños tanto en continente como en contenido ocasionados por uno de estos accidentes de fumador.

Los daños eléctricos en electrodomésticos, a partir de cierta antigüedad

Cuando en una póliza de hogar se detallan las prestaciones incluidas en la cobertura de daños eléctricos, se marca un límite máximo de edad para contemplar los daños a aparatos eléctricos y electrodomésticos por causas como una corriente anómala o un cortocircuito. En Línea Directa, se establecen los diez años de antigüedad como límite para ser incluidos en la cobertura. Sin embargo, en MAPFRE, se plantean diferentes indemnizaciones: 100% del valor real (valor venal) para aparatos eléctricos con una antigüedad superior a cinco años e indemnizaciones por el valor de reposición si tienen menos de cinco años. 

Los siniestros acontecidos por falta de mantenimiento de las instalaciones

Un seguro actúa cuando algo se rompe o se estropea (o si tus bienes o tu casa sufren daños). Pero también va a valorar, durante el peritaje, el por qué de esos daños; qué los ha originado. Si la responsabilidad puede achacarse al tomador del seguro, no cubrirá los daños ni el coste de la reparación. Imagina que no tienes al día tus instalaciones de gas y no has pasado las revisiones obligatorias. Si hay un accidente derivado de esta situación, será responsabilidad tuya, por no haberte encargado del mantenimiento mínimo. Son lo que una aseguradora define como siniestros debidos a la omisión o ejecución defectuosa de las reparaciones necesarias para un buen mantenimiento y un buen estado de conservación de instalaciones y bienes y se quedan fuera de la cobertura en cualquier seguro de hogar. 

¿Sabes en qué supuestos no te cubre el seguro de hogar?

El dinero en efectivo, salvo en caso de robo

Si estás pensando en asegurar objetos de valor como joyas e incluso el propio dinero, lo más probable es que únicamente te estés planteando una posible situación ante la que deberías protegerlos: el robo. Es el mayor riesgo, a priori, que pueden correr estos bienes. Pero, ¿y si tu casa sufre graves daños y perece la caja fuerte? Más peligro corre aún si no se guarda en una caja de seguridad. Las aseguradoras se esfuerzan en dejarlo claro: el dinero en efectivo está garantizado únicamente en caso de robo (y/o hurto). ¿Cómo y hasta qué límite? Eso dependerá de cada compañía. Por ejemplo, Santalucía afirma en el condicionado de su Seguro de Hogar iPlus que el dinero en efectivo queda cubierto por robo o expoliación dentro de la vivienda y hasta un límite de 350 euros. Pero también aclara en el mismo documento que este es el único supuesto ante el que queda cubierto este bien. 

La Responsabilidad Civil de tu perro, si es de una raza peligrosa

Si tienes mascota, tienes la posibilidad de incluirlo en tu póliza de hogar. Algunas compañías les proporcionan una cobertura muy completa. En otras, simplemente se trata de ampliar la Responsabilidad Civil del tomador también a esta circunstancia: como dueño de una mascota y responsable, por tanto, de los daños que esta pueda causar. Sin embargo, cuando hablamos de perros del listado de razas peligrosas, nos referimos a un tipo de mascota que necesita (por ley) su propio seguro de Responsabilidad Civil. Por eso es habitual que en la póliza se aclare que solo están cubiertas aquellas razas que no estén incluidas en este listado.

Los daños estéticos, en función de la antigüedad de la casa

La cobertura de daños estéticos tiene como finalidad que tu casa guarde siempre su apariencia original. Así, si un siniestro cubierto por la póliza provoca daños en elementos como baldosas, puertas, o cualquier otro que haya de reponerse, la compañía intentará conservar la armonía estética encontrando una idéntica o, en el peor de los casos, muy similar. Pero conseguir estos elementos no es fácil si hablamos de un inmueble antiguo. Porque es más que probable que ya no se fabriquen iguales. Por eso, al incluir los daños estéticos en una póliza de hogar, las compañías establecen ciertos límites. Por ejemplo, MAPFRE no los cubre si el inmueble tiene más de 40 años. Y Mutua Madrileña aclara que excluye de esta cobertura “los daños en materiales adheridos a las paredes y techos, como azulejos o papeles pintados”, si esos elementos tienen más de quince años años. También si se consideran “piezas artísticas o de diseño exclusivo”.