La casa está en llamas, ¿qué hago?

Así debes actuar si te encuentras ante una catástrofe de esta envergadura

Los seguros siempre se contratan pensando en el “por si acaso”. A veces, poniéndonos en situaciones que se nos antojan poco probables, como un incendio. Pues bien; según el Estudio de Víctimas por Incendio en España de la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos, solo en 2015 se produjeron 15.628 incendios en domicilios, que se saldaron con la vida de 143 personas.

Un descuido con una vela, un brasero o una sartén olvidada puede ser el desencadenante de un fuego que arrase con tus posesiones y deje tu vivienda inhabitable. Para eso está tu seguro de hogar, está claro. Pero, ¿y tú? ¿Sabes qué medidas tomar para evitar que algo así pueda pasar? ¿O qué tienes que hacer si de repente te encuentras con que tu casa está en llamas?

Cómo actuar en caso de incendio

Consultamos a los expertos en fuego para saberlo, siguiendo el Manual de Prevención y Actuación en Edificios de Viviendas y Oficinas, editado por la Concejalía de Gobierno de Seguridad y Servicios a la Comunidad de la Comunidad de Madrid. En él se aconseja aprender a detectar el origen del fuego, incluso antes de prevenir y a actuar. Porque ese conocimiento te ayudará, precisamente, a actuar rápidamente, algo clave en estas situaciones.

Para que se produzca un incendio se necesitan tres elementos: una fuente de calor, un oxidante (como el oxígeno) y combustible 

Para que se produzca un incendio se necesitan tres elementos: una fuente de calor, un oxidante (como el oxígeno) y combustible. Por combustible se entiende prácticamente cualquier cosa en cualquier estado (líquido, sólido o gaseoso). Es la fuente de calor en combinación con el oxidante la que la convierte en combustible.

Saber esto es fundamental para poner la máxima atención sobre los aparatos que emiten calor. También lo es para entender la razón por la que nunca debes abrir la puerta de una habitación que esté arrasada por el fuego o por qué debes intentar contener las llamas cerrando todas las puertas, cuando abandones tu casa, si no has podido detener el incendio. Y es que la entrada de aire y, por tanto, de oxígeno, avivará el fuego aún más.

Protocolo de actuación

Pero antes de verte en esa situación, podrías salvar tu casa si sabes cómo actuar. Contando con que tienes un extintor en casa, la solución es fácil. Si careces de él o el incendio se ha hecho repentinamente más grande, debes abandonar tu casa. Y siempre cerrando tras de ti las puertas, para evitar que se extienda a otras zonas o a viviendas colindantes.

Si eres capaz de recordarlo en ese momento de estrés y pánico, coge las llaves de la casa. Así lo aconsejan los bomberos, para que no tengan que perder tiempo echando la puerta abajo a hachazos. También desaconsejan usar el ascensor (en previsión de que el fuego pueda extenderse por el edificio). Una vez que hayas puesto tu vida y la de tu familia a salvo será el momento de llamarles, desde una zona segura.

¿Y si es otra vivienda la que se incendia?

El protocolo de actuación es diferente, según sea la vivienda superior o inferior a la tuya. Si se trata de la casa inferior, tu enemigo es el humo. Moja toallas y colócalas en las rendijas de las puertas y aísla tu vivienda del fuego cerrando persianas y ventanas, porque el fuego también puede estar propagándose por la fachada. Mientras esperas la actuación de los bomberos, lo mejor es aguardar en el balcón o en algún sitio visible, mientras sea seguro.

Si el fuego está por encima de ti, existe menos riesgo. Puedes intentar, siempre que lo veas claro, salir del edificio usando la escalera. No olvides cerrar la puerta y coger las llaves de tu casa; puede que los bomberos tengan que acceder a ella.

¿Qué hago después? La cobertura de daños materiales se encarga de todo

La cobertura de daños materiales (por inundación, caída de rayo, robo o incendio, entre otros supuestos) se incluye en la mayoría de seguros multirriesgo de hogar, que cubren tanto el continente como el contenido. Se trata de una cobertura básica. Según las condiciones pactadas, la compañía asume un porcentaje o la totalidad de los gastos de reparación en caso de incendio.

La compañía de seguros te respalda asumiendo los gastos derivados del incendio. Desde los costes de volver a pintar hasta el importe de los muebles

Así, la compañía de seguros te respalda asumiendo los gastos derivados del incendio. Desde los costes de volver a pintar hasta el importe de los muebles u otros objetos del contenido que se pierdan como consecuencia del siniestro. Existen pólizas multirriesgo como la de Zurich que también contemplan los gastos de actuación y salvamento de bomberos. Porque, por si no lo sabías, que los bomberos apaguen tu casa no es gratis.

Un desplazamiento de este servicio de emergencias solo está exento de pago en dos supuestos: si es una catástrofe pública o si se trata de colaborar en labores de salvamento humanitario. Que acudan a tu casa a apagar un incendio puede salirte a unos trescientos euros por hora de trabajo, teniendo en cuenta todo el personal y los recursos que se invierten en la actuación.

Prevención de incendios: ¿qué puedes hacer tú?

Aunque parezca mentira, la habitación de la casa con más riesgo de convertirse en el foco inicial de un incendio es el salón, y no la cocina. Y el período del año más propenso a que ocurra, desde noviembre hasta marzo. Es cuando más usamos los calefactores, braseros, radiadores, estufas de gas y otros aparatos, buscando el calor.

Vigila estas fuentes de calor: revisa que las estufas de gas no se queden encendidas toda la noche (se han producido muchas muertes por inhalación y falta de ventilación) y que nada cubra los radiadores –cualquier tela, almohadón o pieza de ropa podría arder en contacto con ellos–. Las velas que se quedan ardiendo sin vigilancia son otro gran peligro. Quizás por eso el dormitorio es la segunda estancia de los hogares españoles en la que más incendios se producen, seguidos de la cocina.

De ahí la importancia de colocar detectores de humo en estas tres estancias. Y si tienes extintor, colócalo en una zona visible y fácilmente accesible. Otras medidas pasan por mantener las campanas extractoras libres de grasa, asegurarse de no tirar colillas a medio prender a la basura, no cocinar con mangas anchas o muy largas que puedan interferir con el fuego (en cocina de gas), no fumar en la cama y no cubrir las lámparas con telas.

Sabiendo cómo se desarrolla el fuego y qué elementos necesita para propagarse, solo es cuestión de llevar el máximo cuidado para no combinarlos: no enciendas una vela cerca de unas cortinas si la ventana está abierta y entra aire; usa regletas para repartir bien los enchufes y no abuses de los ladrones; deja las puertas de las habitaciones siempre cerradas, etcétera.

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR