Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Cuestionario de Salud

La mayoría de aseguradoras nos obligarán a rellenar un cuestionario médico

Igual que cuando aseguras el coche la compañía necesita saber datos como la fecha de matriculación para valorar el riesgo asociado a su antigüedad, si es tu salud lo que quieres proteger, la compañía te pedirá cierta información. Como tu edad, si te han operado alguna vez, si tienes enfermedades preexistentes...

Analizamos los cuestionarios de salud de más de 20 aseguradoras y te contamos cuáles son las mejores compañías. También puedes entrar ya mismo en nuestro comparador de seguros de salud y analizar tus opciones de forma personalizada.

Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARAR SEGUROS DE SALUD

¿Qué es un cuestionario de salud?

Ateniéndonos a la fórmula habitual de los condicionados de seguros de salud, un cuestionario de salud es una “Declaración realizada por el tomador y/o asegurado antes de la formalización de la póliza y que sirve al asegurador para la valoración del riesgo que es objeto del seguro”. 

Por tanto, en un cuestionario de salud se trata de obtener una evaluación general de la salud del asegurado; algo similar a un “historial médico”, pero sin contener -como lo hace un historial- el registro de cada visita, los resultados de analíticas y pruebas de diagnóstico, etc. 

¿Cómo es el cuestionario previo de un seguro de salud?

Para qué sirve un cuestionario de salud

Un cuestionario de salud no es tan concreto y exhaustivo como un historial médico, pero sí sirve a las aseguradoras para detectar aquellos aspectos que puedan ser relevantes para el riesgo que se pretende asegurar –la salud del cliente–. 

Generalmente se pide información sobre: patologías sufridas en el pasado –preexistencias que seguramente quedarán excluidas en la póliza–, existencia de dolencias y/o afecciones crónicas, hábitos de salud (si es o no fumador, si practica ejercicio, etc.). 

Se trata, en definitiva, de prever qué gasto puede suponer para la compañía el cliente en cuestión. El cuestionario de salud dará respuesta a las preguntas que la entidad se formula para calcular el riesgo y, por tanto, la prima del seguro: ¿este asegurado necesitará acceso constante a alguna especialidad? ¿Utilizará mucho determinados tratamientos? ¿Tiene una alta probabilidad de desarrollar ciertas patologías debido a su edad, su historial familiar y personal o sus hábitos? ¿A qué estadísticas sanitarias responde su perfil como asegurado?

Las preguntas más frecuentes en el cuestionario del seguro de salud

¿Es obligatorio rellenar el cuestionario médico?

La mayoría de aseguradoras obligan a sus potenciales asegurados a rellenar este cuestionario de salud pues, en caso contrario, carecen de la información necesaria para calcular el riesgo que suponen (y, en consecuencia, el precio de la póliza en cuestión y hasta las coberturas). Sin embargo, encontramos compañías médicas como Adeslas, que carecen de cuestionarios de este tipo. 

En algunos casos, además, el hecho de que una aseguradora permita a sus clientes no contestar las preguntas clave de un cuestionario podría hacer subir la póliza de salud. Tampoco es en absoluto recomendable mentir en este cuestionario para que, por ejemplo, el seguro nos cubra una enfermedad previa que ya se nos había diagnosticado en la Seguridad Social.

¿Qué aspectos son relevantes para el cuestionario médico?

Como ya hemos explicado, el cuestionario de salud no trata de saber cuántas gripes ha pasado una persona, sino detectar aquellas circunstancias o enfermedades que tengan una mayor relevancia (o puedan tenerla) en la salud del asegurado (y que, por tanto, puedan influir en cómo usará el seguro). 

Esto sería, por ejemplo, las patologías graves que padece, las intervenciones quirúrgicas, etcétera. A continuación listamos algunas de las más relevantes:

Patologías previas en el cuestionario médico

Generalmente, las aseguradoras aplican preexistencias. A no ser que se proceda de otra aseguradora. Esto quiere decir que la compañía no se hace cargo de las coberturas relacionadas con esta enfermedad que el paciente tenía antes de contratar la póliza, ni de las complicaciones que pudieran derivarse de la misma.

Edad y sexo en el cuestionario médico

La edad y sexo del cliente sirven a la compañía para determinar, estadísticamente, el riesgo del asegurado. Esto es porque determinadas patologías son más frecuentes en hombres y/o mujeres. 

Con la edad ocurre lo mismo: lo habitual es que los bebés y las personas mayores supongan mayor riesgo. Los primeros porque usan mucho las pólizas y los segundos porque a medida que cumplimos años y envejecemos tenemos más patologías. Por suerte, hay seguros de salud para mayores de 65 años y seguros de salud para bebés.

Peso y altura en el cuestionario de salud

Evidentemente, no es lo mismo una persona que se encuentra dentro de su peso idóneo que otra que tiene sobrepeso. Básicamente porque esto último incrementa el riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardiovasculares, etcétera. Y por tanto, se trata de un perfil más arriesgado que el de un cliente más delgado. 

El peso está directamente relacionado con la altura, por supuesto. Y los parámetros para hombres y mujeres son distintos.

Intervenciones quirúrgicas

Las intervenciones quirúrgicas a las que se haya sometido el paciente pueden ser determinantes, igual que las enfermedades previas o existentes que sean de gravedad. Como en el caso anterior, hay que tener en cuenta que no todas las cirugías son iguales. Por ejemplo, es evidente que el riesgo de una persona que ha sido operada de miopía no será el mismo que el que suponga un cliente a quien hayan extirpado un tumor.

Hábitos saludables (o no)

Aunque los hábitos de vida del futuro cliente no son tan determinantes como las patologías previas, la edad y sexo, o las intervenciones quirúrgicas en el cuestionario de salud. No obstante, se tienen en cuenta. Esto atañe, sobre todo, al consumo de fármacos, y al de drogas y alcohol (que podrían derivar en complicaciones de salud y en un encarecimiento de los costes de esa póliza para la aseguradora). También se valora el ejercicio físico.

De hecho, algunas compañías premian a sus asegurados más “healthys” y activos. Cuentan con aplicaciones específicas de salud que se sincronizan con dispositivos inteligentes –como pulseras de actividad física y relojes– y que les ofrecen determinadas ventajas –descuentos, tarjetas, ofertas en el seguro de salud el próximo año–.

Preguntas tipo de un cuestionario de salud

Para ser más concretos, pondremos una muestra de preguntas que pueden realizar las compañías en sus cuestionarios previos: 

  • ¿Ha sido ingresado en algún centro sanitario en los últimos 10 años, o tiene previsto hacerlo? En caso afirmativo explique el motivo. 
  • ¿Ha sido intervenido quirúrgicamente? En caso afirmativo explique el motivo. 
  • ¿Toma alguna medicación
  • ¿Consume alcohol o drogas? En caso afirmativo indique el tipo y la cantidad consumida.
  • ¿Padece usted alguna enfermedad en la actualidad?
  • ¿Tiene lesiones, secuelas de enfermedades, trastornos congénitos o accidentes padecidos?
  • ¿Le han prescrito o recomendado recientemente algún tratamiento médico o quirúrgico?

Es importante que seas sincero a la hora de responder, pues mentir en el cuestionario de salud podría acarrear consecuencias poco recomendables. Por ejemplo, que una aseguradora te cubra y que, al descubrir que has mentido, te reclame los gastos.

Ser sincero en el cuestionario de salud, clave

Como decíamos, mentir en el cuestionario de salud es muy mala idea. Para empezar, un contrato de este tipo puede finalizar por cualquiera de las partes cuando no se cumplen con los deberes y obligaciones que aquel implica. En el caso de un seguro de salud, las obligaciones del asegurado pasan, entre otras cosas, por responder con exactitud a las preguntas que se plantean en el cuestionario médico y no omitir ninguna información importante. 

Así se establece en el Artículo 10 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, del Contrato de Seguro:

El tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo”.

No responder a este deber puede tener graves consecuencias para el asegurado. Mentir en el cuestionario de salud es uno de los motivos por los que la compañía puede negarse a prestar asistencia sanitaria. De hecho, conforma una de las exclusiones generales a la cobertura que aparece en la práctica totalidad de los condicionados. Se apoyan en el citado Artículo 10, que continúa diciendo:

El asegurador podrá rescindir el contrato mediante declaración dirigida al tomador del seguro en el plazo de un mes, a contar del conocimiento de la reserva o inexactitud del tomador del seguro. Corresponderán al asegurador, salvo que concurra dolo o culpa grave por su parte, las primas relativas al período en curso en el momento que haga esta declaración”.

Este deber se recoge en los condicionados de seguros de salud, como en el de Asistencia Sanitaria de MAPFRE: “De acuerdo con el artículo 10 de la Ley de Contrato de Seguro, en caso de reserva o inexactitud al cumplimentar la presente declaración, el asegurado perderá el derecho a la prestación garantizada”. Una fórmula muy similar usa Caser, que afirma en las condiciones generales de sus seguros de salud que “el asegurado pierde el derecho a la prestación garantizada”, entre otras razones, “en caso de reserva o inexactitud al cumplimentar el cuestionario de estado de salud”.

Por no hablar de otras implicaciones que ya hemos comentado previamente.

En Acierto.com te ayudamos a rellenar el cuestionario de salud

En ocasiones puede resultar complicado responder a las preguntas del cuestionario de salud (o es posible que tengas la tentación de mentir). Para evitarte problemas, en Acierto.com estaremos a tu lado a lo largo de toda la vida del seguro, desde el momento de la búsqueda de la mejor póliza y su contratación, hasta el posterior asesoramiento, si tienes algún problema con tu mutua médica.

Esto implica que, durante la comparación contarás con la ayuda de un corredor experto en seguros médicos, que te aconsejará sobre si es mejor contratar un seguro médico sin cuestionario de salud, u optar por una póliza que sí lo tenga. Todo según tu caso y tu perfil de asegurado. En el caso de que el seguro sí implique rellenar este formulario médico, te guiaremos para que lo rellenes bien.

Recuerda que nuestro servicio es completamente gratuito y que puedes dejar tu número al final del proceso del comparador de seguros de salud, o llamarnos directamente en horario de oficina.

Preguntas frecuentes sobre el cuestionario de salud

Para acabar, hemos querido responder algunas preguntas que suelen formularse muchos de nuestros clientes cuando buscan más información sobre los cuestionarios de los seguros de salud:

¿Qué hacer si tengo dudas sobre el cuestionario de salud?

Si tienes dudas sobre el cuestionario de salud te recomendamos ponerte en contacto con nosotros a través del comparador o llamando al 91 266 35 75. También puedes dejar tu número y te llamaremos gratis en solo unos instantes. O enviarnos un correo electrónico a [email protected]. Otra forma de contacto es nuestra página de contacto.

¿Tengo que contestar a todas las preguntas del cuestionario de salud?

Sí, para poder suscribir la póliza, tienes la obligación de contestar la totalidad de las preguntas. A ser posible de forma detallada y de la manera más clara posible también. No es recomendable que dejes lugar a la duda.