Me quiero operar de miopía, ¿lo cubre mi seguro?

Descubre si tu aseguradora se hace cargo de los gastos relacionados con la operación y en qué consiste esta exactamente

Los problemas de vista, ya sean de miopía, hipermetropía o astigmatismo, suponen un obstáculo para muchas personas, que se ven obligadas a llevar gafas o lentillas. Por desgracia, usarlas puede llevar aparejadas algunos inconvenientes como la incompatibilidad con las lentes de contacto, o la incomodidad que supone llevar las gafas durante horas.

Y precisamente por esto por lo que cada vez con más las personas que deciden someterse a una intervención quirúrgica para solucionar la miopía, una de las disfunciones oculares más frecuentes. Pero, ¿cómo saber si mi seguro cubre esta operación?

¿En qué consiste la operación?

Antes de entrar en mayores vicisitudes, debemos comentar en qué consiste exactamente esta operación. Así, la mayoría se realizan a través de una cirugía refractiva que corrige los defectos de visión y que modifica la curvatura de la córnea. En el caso de la miopía, la córnea es más curvada de lo normal o el globo ocular es demasiado alargado, por lo que las imágenes se proyectan delante de la retina dando una imagen borrosa de los objetos lejanos.  Para solucionarlo existen varios tipos de operaciones:

  • Láser con PRK. Es la técnica más antigua y se mejoró con la introducción del LASEK y el Epi-Lasek. Aún siendo efectiva (lleva más de 20 años siendo utilizada y millones de personas se han operado con éxito usando esta técnica) puede estar obsoleta en algunos casos. Al ser un sistema que no requiere un corte en la córnea, puede ser recomendable para los pacientes que practiquen deportes de contacto, como el boxeo o el rugby, u otras profesiones puedan suponer un riesgo para el ojo, como los bomberos o los policías. Conlleva un postoperatorio más molesto que los demás métodos.

  • Láser con LASIK. Esta técnica es la más utilizada en la actualidad. Es sinónimo de seguridad y eficacia, y es por la que se decantan la mayoría de los pacientes. Cuenta con gran precisión, una recuperación rápida y no provoca dolor. Además el postoperatorio es sencillo y no es necesario más que el uso de los colirios que nos recomienden usar. Encontramos dos métodos principales: la cirugía refractiva LASIK convencional y la más avanzada, que se trata de LASIK femtosegundo.

  • Lente intraocular. Es una opción menos conocida pero ofrece un gran resultado. Se trata de introducir una lente artificial en el ojo, por lo que podremos eliminar casi cualquier tipo de problema de visión. Después de la operación, al igual que si usamos LASIK, la recuperación será muy rápida. Su mayor hándicap es su elevado coste, ya que puede duplicar en precio a las dos técnicas anteriores. Además, resulta un tanto más complicada.

Es importante señalar que según las características del paciente y del estado de su córnea será posible un tratamiento u otro. Por ejemplo, para operar más de 12 dioptrías será necesario usar la lente intraocular. Si tenemos menos de 8, no habrá problema para usar el láser, pero si tenemos entre 8 y 12, habrá que observar el grosor de la córnea. De todas formas, será nuestro especialista quien mejor nos recomiende qué debemos hacer en cada caso.

La operación no dura más de 15-20 minutos y los dos ojos pueden ser operados en la misma sesión. No es en absoluto dolorosa, pero sí es cierto que puede ser algo molesta. El paciente sentirá una leve presión en el ojo, que puede ser fastidioso, pero nunca dolor. Tampoco se administra anestesia general y solamente se aplican unas gotas anestésicas sobre la córnea. Todo esto facilita la rapidez y la ejecución de la operación, por lo que en raras veces se requerirá la hospitalización.

La edad no es un impedimento para operarse de miopía, aunque es recomendable hacerlo antes de los 40. También podemos someternos a este tratamiento a partir de los 18 años, pero necesitamos tener una estabilidad de graduación. Los grados de miopía pueden seguir subiendo hasta los 23 o 24 años, por lo que debemos esperar hasta saber de buena mano que no nos va a aumentar la graduación.

La intervención es muy segura y la probabilidad de que haya secuelas es baja. Solamente en el postoperatorio podremos sufrir algunos efectos secundarios, que son totalmente transitorios, como sequedad, picor, enrojecimiento de los ojos o sensibilidad a la luz. La operación de miopía puede parecer algo costoso, pero no debemos olvidar que es para toda la vida. Este tratamiento ha permitido mejorar la vida de muchas personas.

La edad no es un impedimento para operarse de miopía, aunque es recomendable hacerlo antes de los 40

¿El seguro médico cubre la operación de miopía?   

Al ser una intervención cara y, en la mayoría de los casos, opcional, las aseguradoras no suelen cubrir la operación de miopía. Dicho esto, que las compañías no asuman el coste de la operación no quiere decir que no sea beneficioso tener contratado un seguro médico. Son muchas las ventajas que puedes tener si gozas de una póliza y pretendes operarte de la vista.

Por ejemplo, todas las visitas pre y post operatorias estaría cubiertas, por no hablar de las visitas de urgencia si tienes algún tipo de molestia o complicación. De hecho, antes de poder someterte a la intervención tendrás que asistir a una consulta de valoración en la que el especialista determinará si te puedes operar o no. Esta no es gratuita, y su precio puede alcanzar hasta los 100 euros.

Con una aseguradora no tendrás que abonar esta cantidad y, lo que es más importante, el precio de la operación será probablemente inferior  al del mercado. En todo caso, dependerá de la aseguradora y del centro en el que decidas operarte. 

Asimismo, cabe comentar que en este tipo de servicios suelen tener un período de carencia. La carencia es el tiempo que discurre desde que contratamos una póliza de seguros hasta el momento en el que podemos comenzar a beneficiarnos de ella. En este caso, las compañías suelen requerir de un mínimo de seis meses para cubrir parte de los gastos de la operación de miopía. Para conocer los detalles de cada aseguradora puedes utilizar el comparador de Acierto.com, donde podrás elegir la entidad que mejor se adapte a tus condiciones.

Consejos para el pre y post operatorio

Es normal que ante una intervención quirúrgica sintamos nervios y algo de preocupación, pero no hay nada que temer. Nos ponemos en manos de grandes profesionales que cuentan con la mejor tecnología y que han realizado ese tipo de intervención en numerosas ocasiones. Por lo que el primer consejo y, probablemente el más importante, es estar tranquilos. La operación, contando los preparativos y todo el protocolo de seguridad necesario, no durará más de 30 minutos en total, por lo que se nos pasará muy rápido. Además de estar calmados, es importante seguir algunos de estos consejos:

Antes de la operación

  • No utilizar lentes de contacto las semanas previas, para que la córnea recupere su forma original. El tiempo varía según el tipo de lentilla que usemos.

  • Lavarse el pelo el día anterior, para evitar hacerlo tanto el mismo día de la operación como al día siguiente, para así evitar que nos entre champú en los ojos.

  • Lavarse los ojos con las toallitas higiénicas que nos recomienden.

El día de la operación

  • Lavarse los ojos con las toallitas higiénicas que nos recomienden.

  • Evitar el perfume y los desodorantes en el quirófano, podrían interferir con el correcto funcionamiento del láser.

  • Vestirse con ropa cómoda, con una camiseta de manga larga de algodón y pantalones similares. Recuerda que el quirófano está a una temperatura inferior.

  • Relajarse: no es fácil pero, si lo necesitamos, podemos solicitar que nos seden. Esta suele incluirse en el tratamiento y no supone gasto adicional alguno.

Después de la operación

  • Usar gafas de sol al salir de la clínica.

  • No frotarse los ojos en los siguientes días aunque sintamos picor.

  • Descansar. No realizar actividades físicas en la primera semana, y si estamos obligados a hacerlo en las siguientes, tenemos que contar con unas gafas de protección. Puedes trabajar prácticamente desde el día siguiente, pero es recomendable reposar un par de jornadas.

  • Cuidado con los productos de estética y de higiene. No debemos dejar que nos caiga en los ojos maquillaje o colonia.

  • Seguir con rigurosidad todas las indicaciones que el médico nos haya dado. Esto incluye conducir solamente cuando el oftalmólogo nos haya dado el visto bueno.  

  • Usar lágrimas artificiales con frecuencia para evitar la sequedad y favorecer la cicatrización, y aplicar los antibióticos correspondientes.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR