• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

¿Qué pasa por conducir sin seguro?

Conducir sin seguro puede implicar diversas sanciones y problemas

Más de 2,5 millones de vehículos en España circulan sin el seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio. Una preocupante cifra que revela un sondeo realizado por Acierto.com y que pone de manifiesto una actitud extremadamente temeraria. Sin embargo, conducir sin seguro no solo es una imprudencia, sino que puede acarrear una multa que oscila entre lo 601 euros y los 3.005 euros, entre otras consecuencias. Razón de más para quitarse la idea de la cabeza y revisar cuál es la póliza que más nos conviene.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y contrata el mejor seguro de coche
COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Consecuencias de conducir sin seguro: esto es lo que te puede pasar

Así, conducir sin seguro puede conllevar no solo sanciones económicas como las mencionadas, sino también otros problemas como que te inmovilicen el vehículo, que debas asumir una cuantiosa indemnización en caso de daños a terceros, el coste del procedimiento judicial (en caso de haberlo), etcétera. Pero vayamos punto por punto.

Sanciones económicas por circular sin seguro

Aunque no esté tipificado como delito, conducir sin seguro de coche lleva aparejada una cuantiosa sanción administrativa, que va desde los 601 euros hasta los 3.005 euros, según el tipo de vehículo y el tipo de permiso que el usuario no tiene. En el caso de los coches, la sanción, según informa la DGT, es de 1.500 euros

Descubre qué pasa si conduces sin seguro

También aclara que “las autoridades competentes en materia sancionadora tienen la obligación de entregar al Consorcio de Compensación de Seguros el 50% del importe de las sanciones recaudadas por este precepto, para hacer frente a las indemnizaciones a las víctimas de accidentes en el caso de que el vehículo implicado en el accidente no tenga la póliza suscrita.”

Conducir sin seguro es hacerlo sin nadie que te ayude

Y asumir que todos los posibles gastos, correrán de tu cuenta. Imagina lo que eso puede suponer si provocas un grave accidente de coche. Incluso si no eres el responsable. Porque al conducir sin seguro, te conviertes en culpable del siniestro, aunque no seas el responsable.

En un primer momento, los daños causados a terceros correrán a cuenta del Consorcio de Compensación del Seguro, que indemnizará a esos terceros. Pero esa cantidad te la reclamará el Consorcio a ti, después. Cabe recordar, además, que el resto de conductores “pagan” también por ello: la prima del seguro obligatorio tiene un recargo de 3,5 euros que se destinan al Consorcio de Compensación de Seguros, para que este afronte los gastos que generan los vehículos sin seguro. Circular sin seguro, además de temerario, es insolidario.

Coche inmovilizado por conducir sin seguro

Si te obligan a detenertetras cometer una infracción (o, simplemente, en un control rutinario) y comprueban que el coche no cuenta con una póliza, además de imponerte esta sanción, los agentes de la autoridad procederán a inmovilizar tu vehículo. Ni siquiera es necesario que te encuentres con la Guardia Civil. La DGT puso en marcha en 2016 nuevos medios automatizados (radares) con el objetivo de detectar a esos (entonces) dos millones de vehículos que aún circulaban sin seguro

Funcionan gracias al sistema de reconocimiento de la matrícula, por lo que pueden saber tanto si circulas sin seguro como si no has pasado la ITV. La medida se implementó después de que sancionaran, solo en 2015, a 50.000 conductores por cometer esta infracción, es decir, por conducir sin seguro. 

No tendrás defensa jurídica

Contemplemos otras posibles consecuencias, a medio-largo plazo. Porque un accidente puede terminar en un proceso judicial. Otra cosa de la que deberás hacerte cargo. Con un seguro, tendrías defensa jurídica incluida, mientras que sin seguro, tendrás que pagar tú los honorarios de abogados y procuradores, a no ser que se te designe uno de oficio, si tienes derecho en función de tus ingresos, según lo que marca la Ley 1/1996, de 10 de enero, de asistencia jurídica gratuita.

Conducir sin seguro: tu historial de conductor quedará manchado

Tu historial como conductor, además, se verá perjudicado. Una vez que te decidas a contratar esa póliza de coche, puedes encontrarte la puerta cerrada en algunas compañías. Máxime si además de circular sin seguro, te has visto involucrado en un accidente con terceros implicados.

Sanciones por conducir sin seguro

Las aseguradoras, que no tienen más referencia que tu historial de siniestralidad (ya que ni siquiera cuentas con la confianza de haber estado asegurado durante el año anterior) podrían negarse a asegurarte, o bien hacerlo, pero con una prima bastante elevada. O lo que es lo mismo, proporcional al riesgo que creen asumir, de partida. 

Llegados a este punto, queda claro que sobran los motivos para contratar un seguro. Y eso que no hemos hablado apenas de las muchísimas ventajas que supone un seguro de coche, más allá de que cumplamos con la ley. En cualquier caso, basta con recordar que es obligatorio para todos y en cualquier circunstancia. Es lo legal, pero también lo más cívico y responsable: para ti y para el resto de usuarios de la vía. 

La importancia de tener un seguro de coche

Es decir, tener seguro no es solo significa contar con ayuda si sufrimos un pinchazo en pleno viaje o que nos paguen la reparación de una luna rota. Tener una compañía detrás significa que, si causas daños a otros, ella se encargará de las respectivas indemnizaciones, de defenderte en un juicio e incluso de constituir una fianza, si fuera necesario. 

El seguro es obligatorio en cualquier circunstancia; incluso aunque tengas un vehículo que no circula, abandonado en un garaje. Mientras esté dado de alta en el censo de vehículos de la Dirección General de Tráfico, estará obligado a contar con un seguro

Es importante señalar este dato, ya que en esta situación un usuario podría optar por no contratar un seguro, ya que no lo va a conducir. Sin embargo, deberá tener en cuenta que será obligatorio igualmente para ese vehículo pasar la Inspección Técnica de Vehículos y que para trasladarlo al centro ITV (y, por tanto, circular), necesitará que el coche tenga su seguro al día.