Subiendo archivos

Seguro de hogar y alarmas: en qué debo fijarme para elegir una

Los sistemas de seguridad tienen un gran efecto disuasorio entre los delincuentes

Todos conocemos la expresión “estar como en casa”; una frase hecha que empleamos cuando nos encontramos en un lugar tan cómodos como si estuviéramos en nuestro propio domicilio. Y es que un hogar solo puede ser llamado así cuando es capaz de darle a las personas que habitan en él tranquilidad, paz y comodidad. Algo que puede reforzarse con la instalación de una alarma.

¿Por qué debería instalar una alarma?

Lo cierto es que es común pensar que nunca sufriremos un robo hasta que alguien se nos cuele en casa y ya sea demasiado tarde. En este punto, contar con una alarma será lo más conveniente. Un aparato especialmente recomendable para aquellas personas que viajan mucho o pasan gran parte del día fuera de casa. Sí, porque los delincuentes pueden saber con tan solo unos días de observación cuándo suele haber gente en en el interior de la vivienda.

Un aparato especialmente recomendable para aquellas personas que viajan mucho o pasan gran parte del día fuera de casa

No obstante, para muchos de ellos no es un impedimento que haya personas en la casa a la hora de delinquir, por lo que una alarma puede ser la única razón que les haga cambiar de idea. Dicho lo cual y de la misma manera que estamos dispuestos a gastar algo más de dinero para elegir una puerta que nos transmita seguridad, haremos lo propio con este gadget, que puede ser de muchas clases.

Además, si tu casa tiene instalada un sistema de alarmas comprobarás que el precio de tu póliza del hogar será más barato. Las entidades ofrecen descuentos en la cobertura de robo porque consideran que una vivienda protegida tiene muchas menos posibilidades de sufrir un robo que otra que carezca de estos sistemas.

Consejos para elegir la mejor alarma

Los avances de la tecnología hacen posible que cada día podamos disfrutar de alarmas más seguras y fiables. Es cierto que en esta guía nos estamos centrando en las alarmas antirobo, pero también existen alarmas contra incendios y alarmas sísmicas. Estas últimas probablemente no sean de mucha utilidad en nuestro país, –aunque existen zonas como el litoral mediterráneo o el sur que presentan una alta actividad sísmica–, pero sí que será interesante contar una alarma de incendios, que tiene la capacidad de alertar a los bomberos y accionar los rociadores para apagar las llamas.

Volviendo al tema que nos concierne, en el mundo de las alarmas de seguridad se distinguen tres tipos: ficticias, sin centralita o con centralita. La primera, también conocida como alarma disuasoria, no hace nada más que fingir que en la vivienda está instalado un sistema de seguridad cuando en realidad es solamente un objeto cargado con batería que se hace pasar por cámara de seguridad.

Ni que decir tiene que este sistema no es para nada recomendable, ya que resulta poco efectivo y probablemente los delincuentes ya sepan diferenciar una alarma ficticia de una real. Aun así, no deja de ser la opción más económica.

Por su parte, las alarmas sin centralita reciben también el nombre de alarmas sonoras. Esto se debe a que cuando algún sensor instalado en la vivienda capta algo inusual emite un sonido que alcanza niveles de entre 100 y 120 decibelios. A pesar de su simpleza, resultan muy efectivas: el sonido puede ahuyentar al ladrón y al mismo tiempo advierte a los vecinos de que algo no va bien, lo que les llevará a avisar a la policía. Esta alarma puede ir acompañada de todo tipo de sensores como los anti rotura, de apertura, de movimiento, etcétera.

Antes de instalar el sistema de seguridad es conveniente evaluar la casa para decidir qué puntos son los más vulnerables

Y por último, presentamos la opción más recomendable, aunque también la más cara. Hablamos de las alarmas con centralita. Además de emitir sonidos, avisan inmediatamente a la policía o a un cuerpo de seguridad privado. A estas se le pueden añadir una gran cantidad de accesorios como cámaras de vigilancia o sensores infrarrojos. Además, pueden servir como centrales de domótica con la que podemos bajar o subir la temperatura, encender las luces o bajar las persianas.

Esto, que puede parecer una tontería, es muy útil cuando dejamos la vivienda sola por vacaciones o por otro motivo, ya que podemos controlar todos estos elementos de la casa con nuestro móvil. Las luces encendidas advertirán a los delincuentes de que hay personas en el interior.  Son completas, fiables y ofrecen más posibilidades que ninguna otra. Antes de instalar el sistema de seguridad, es conveniente que evaluemos la casa para decidir qué puntos son los más vulnerables, que serán los que decidamos reforzar. La alarma se puede complementar con otros sistemas de seguridad como lectores de llaves y detectores perimetrales.

La alarma y el seguro del hogar

Como ya hemos mencionado anteriormente, la existencia de una alarma en una vivienda abarata el precio de la cobertura de robo en el seguro del hogar. Ahora bien, es muy importante tener en cuenta que si sufrimos uno, y en el mismo momento en el que se produjo la entrada la alarma no estaba activada -ya sea por despiste o por otro motivo- la aseguradora no se hará cargo de los gastos. En este caso la compañía considerará que el siniestro se ha producido por negligencia del cliente y no tendrá la obligación de ofrecer cobertura.

Así que si eres una persona olvidadiza o tienes la mala costumbre de salir de casa y no conectar la alarma, es preferible que no incluyas en tu póliza el hecho de que tienes sistema de seguridad. Y es que por beneficiarte de ese pequeño descuento (puedes llegar a ahorrar unos treinta euros al año), no merece la pena arriesgarte a que en el momento del robo no estuviese activada la alarma. En cambio, si eres cauto y te aseguras de tener la alarma conectada en todo momento no hay ningún problema en comunicar al seguro de que dispones de ella.

Pero es un error dejarle toda la responsabilidad de la seguridad de la casa a la alarma. El factor humano es muy importante y tenemos que tratar de incluir en nuestra rutina acciones como cerrar siempre con llave o no dejar abierta ninguna ventana que sea accesible desde la calle o desde otro edificio. Hay que tener presente que todo suma a la hora de ponerle las cosas difíciles a los malos.  

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR