Seguro de incendios: ¿qué coberturas tengo que contratar?

Descubre en qué casos es obligatorio y qué ofrecen las compañías

Que nuestra vivienda es una de nuestras pertenencias más valiosas es una realidad innegable. Y es que no solo la hemos obtenido después de ahorrar durante años, sino porque se trata de nuestro hogar, del sitio donde residimos con nuestros seres queridos. Razón de más para protegerla ante cualquier tipo de contratiempo con una póliza específica.

Sin embargo y más allá de un seguro para el hogar que nos cubra ante determinadas situaciones, existen otro tipo de coberturas interesantes. Hoy nos centraremos en los seguros de incendios y en todas sus particularidades.

¿Es obligatorio tener un seguro de incendios contratado?

Al contrario que ocurre con otro tipo de pólizas –que sí son obligatorias, como la del coche o la moto por ejemplo– el seguro del hogar (o en este caso de incendios) no es obligatorio. Ahora bien, esto no quiere decir que no sea recomendable disponer de él, sobre todo si nos ocurre algún imprevisto y los gastos que tenemos que pagar son muy costosos. No obstante, la situación es diferente si tenemos nuestra casa ligada a una hipoteca.

A pesar de que el seguro de incendios no es obligatorio, se trata de una cobertura muy recomendable

Es común creer que cuando un banco nos concede un crédito hipotecario tenemos la obligación de suscribir un seguro de hogar, pero no es así. La única póliza que tenemos la obligación de contratar es la de incendios. Es habitual que la entidad bancaria pretenda incrementar el número de servicios que contratemos con ellos, pero hay que tener cuidado para no adquirir productos innecesarios. Además, aunque el seguro de incendios sea obligatorio al pedir un préstamo hipotecario, en ningún caso tendremos la obligación de contratar la póliza con el banco.

Esta obligación se encuentra recogida en la Ley de Regulación del Mercado Hipotecario, donde también se indica que lo que debe estar asegurado es el continente (es decir, la estructura de la vivienda) sin incluir el contenido, que serían los muebles, los electrodomésticos, los objetos personales, etcétera.

El interés del banco en que tengamos nuestra casa asegurada en caso de incendio es el mismo que el nuestro: minimizar el riesgo y las pérdidas si ocurre algún incidente. Como ya hemos señalado, esto sería lo mínimo obligatorio, pero siempre será recomendable contar con la mayor cobertura posible para poder estar tranquilos y disfrutar de nuestra vivienda sin preocupaciones.

¿Qué cubre el seguro de incendios?

La cobertura más básica de incendios se hace cargo del continente (cimientos, paredes, instalaciones fijas como la del agua, calefacción) pero existen numerosas coberturas adicionales que serían de gran utilidad si se propaga un fuego por nuestra casa. La cobertura mínima obligatoria que nos piden con la hipoteca tiene como función cumplir con la ley, pero no estaremos realmente protegidos en caso de incendio, donde los gastos se pueden disparar si lo perdemos todo.

Y es que si se incendia nuestra casa tendremos que hacer frente muchos más gastos adicionales derivados del daño en sí que haya podido provocar el fuego. De hecho, lo más probable es que la vivienda quede inhabitable por unos días, por lo que hay seguros que corren con los gastos de alojamiento. También los hay que se encargan del traslado de los muebles si es necesario apartarlos de la casa para que esta se reconstruya.

Si nuestra casa se incendia tendremos que hacer frente a muchos más gastos adicionales más allá del fuego en sí, como acceder a una vivienda alternativa o el traslado de muebles

En la reconstrucción de la vivienda también puede ayudar la aseguradora. Aquí tendremos la opción de que la compañía nos dé el dinero o, por el contrario, nos reconstruya la casa, haciéndose cargo en algunos casos del 100% de las obras. Si el fuego ha sido provocado por el propietario (por un descuido, por ejemplo), los costes del trabajo de extinción de los bomberos correrán a su cargo, aunque también cabe la posibilidad de tener cubierta esta situación.

Cómo se genera el incendio es también un punto importante cuando está la compañía de seguros de por medio. Las causas que cubre la póliza son numerosas: negligencia propia, caso fortuito (un fallo eléctrico), causas naturales (un rayo), malquerencia de extraños (si hay disturbios o revueltas cerca de tu casa)... Pero nunca estaremos cubiertos en caso de que el fuego haya sido provocado por dolo (engaño o fraude) o culpa grave demostrada del asegurado.

Es necesario añadir que cualquier tipo de pertenencia que queramos proteger puede ser incluida en la póliza tras pactarlo con la compañía. Por ejemplo, si tenemos objetos electrónicos como televisores u ordenadores, joyas, cuadros o algún tipo de maquinaría de gran valor, podemos asegurarlos, aunque esto es diferente con cada compañía. Nosotros te recomendamos que uses el comparador de Acierto.com para escoger la opción que más se ajuste a tus características.

¿Qué debo hacer en caso de incendio?

En primer lugar, debes mantener la calma y poner a salvo a las personas que se encuentren en la vivienda además de a ti mismo. Esto es primordial. Ya habrá tiempo de volver a comprar otra televisión u otro sofá, pero no de recuperar una vida. Una vez extinguido el fuego y tras la vuelta a la normalidad, revisa todos los desperfectos y anota de todo aquello que tenías asegurado y que ha sido destruido o dañado por acción directa del incendio. Pueden ser de utilidad las fotografías y vídeos.

En caso de incendio es primordial poner a salvo a las personas que se encuentran en la vivienda además de a ti mismo. Todo lo demás es secundario

Llama a la aseguradora e infórmala de lo ocurrido. Esta enviará un perito en los próximos días para evaluar los daños. Este se encargará de decidir a cuánto asciende la indemnización. En el plazo de unos días o, como mucho, una semana, la aseguradora te hará una oferta con el importe que vas a recibir en concepto de indemnización.

Es posible que no estés de acuerdo con lo decidido, pero debes saber que esta cantidad puede no ser definitiva. Aquí tienes dos opciones: reclamar a la compañía –que te dará una respuesta en un máximo de dos meses; o hacerlo a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que es un organismo del Estado y puede ayudarte a obtener una resolución más apropiada.

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Hogar
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR