¿Cómo actúa el seguro en un accidente entre dos ciclistas?

Las bicicletas pueden disponer de un seguro similar al de coche o moto pero, ¿qué pasa si sufro un siniestro?

Los peligros a los que está sometido un ciclista mientras circula son muy numerosos, tanto en los núcleos urbanos como fuera de ellos. Desplazarse en bicicleta requiere la máxima concentración ya que son muchos los factores que entran en juego: peatones, coches, caídas; y también otros ciclistas. Es extraño que en carretera dos ciclistas colisionen entre sí, pero en ciudad este supuesto no es tan inverosímil. ¿Quieres saber cómo se comporta el seguro ante esta situación? Te lo contamos en Acierto.com.

¿Cubre el seguro un accidente entre dos ciclistas?

Una bicicleta es un vehículo, y como tal, también puede disponer de una póliza –aunque en este caso, los seguros para ciclistas no son obligatorios–. Si se produce una colisión entre dos ciclistas el seguro actúa igual que lo haría en otro tipo de accidente. Se determinará quién de los implicados es el culpable y la compañía se hará cargo del daño que haya sido causado a un tercero. Claro está, que para ello es necesario tener contratado un seguro. Si el ciclista culpable no tiene seguro tendrá que correr con todos los gastos.  

Hay algunos seguros de coche que cubren la responsabilidad civil como conductor, como peatón y como ciclista, así que será interesante echarle un vistazo a tu póliza para comprobar si ese es el caso. No obstante, compañías como MAPFRE, Allianz o AXA ofrecen pólizas para la bicicleta e incluso existen entidades especializadas en este tipo de pólizas. ¿Sus coberturas? Pues las mismas que podemos disfrutar en una moto o un coche.

Si el ciclista culpable del accidente no tiene seguro tendrá que correr él mismo con todos los gastos  

Tenemos la opción de elegir lo básico, que cubre la responsabilidad civil y, a partir de ahí, ir añadiendo coberturas hasta llegar a lo que se conoce como seguro a todo riesgo. Podemos contratar la cobertura de asistencia en viaje, robo, hospitalización del propio ciclista. En definitiva, todas las coberturas que estamos acostumbrados a tener en la póliza del coche o la moto.

¿Qué hacer en caso de accidente entre dos bicicletas?

Los momentos posteriores a un accidente con la bicicleta son tensos y confusos, por lo que el nerviosismo puede jugar una mala pasada. Es necesario mantener la calma y actuar con tranquilidad. Lo primero que debemos hacer es cerciorarnos de que tanto el otro ciclista como nosotros mismos nos encontramos en perfectas condiciones, sin heridas o traumatismos importantes, y retirarnos de la calzada o del carril bici donde haya tenido lugar el incidente.

Inmediatamente se debe llamar a los servicios de emergencias –si hay algún herido-, y a la Policía o la Guardia Civil, ya que su atestado servirá para esclarecer cómo ha ocurrido el accidente. Si el otro ciclista huye, intenta retener algún dato que pueda ayudar a su identificación, como la ropa o el color de la bici. En caso de lesión, es importante guardar toda la documentación médica y hacer un seguimiento periódico del tratamiento que estamos recibiendo. Esto es fundamental de cara al seguro para determinar el nivel de daño que se ha producido por consecuencia directa del accidente.

En caso de lesión, es importante guardar toda la documentación médica y hacer un seguimiento periódico del tratamiento que estamos recibiendo

Cuando lleguen los agentes de la ley comenzaremos a recabar datos. Si hay testigos que hayan presenciado el hecho sería conveniente que esperen a la llegada de la Policía o de la Guardia Civil, ya que su declaración podrá incluirse en el atestado. En el caso de que no sea posible, deberemos preocuparnos por tomar nota de los datos de contacto de los testigos para poder localizarlos posteriormente. Fotografiar la bicicleta y las partes de nuestro cuerpo que hayan resultado dañadas en el lugar del siniestro ayudará a demostrar lo ocurrido.

Una vez acabado todo este proceso, será el momento de hacérselo saber a la compañía de seguros. Tendremos que facilitarle toda la información que dispongamos acerca de los daños materiales y personales causados en el accidente y en unos días recibiremos la oferta con la aseguradora nos compensará.

Consejos para circular de forma segura por la ciudad

En España tenemos la gran suerte de contar con un clima que nos permite realizar numerosas actividades al aire libre. Una de las más preferidas es desplazarse en bicicleta. Hay ciudades como Sevilla o San Sebastián que cuentan con una cuidada red de carril bici que permite a los ciudadanos y a los turistas moverse de un punto a otro de la urbe de forma cómoda y sencilla, sin utilizar agobiantes medios de transporte público o coches personales.

No obstante, los ciclistas debemos prestar especial atención cuando circulamos en este entorno ya que hay muchos factores de peligro que pueden comprometer nuestra seguridad y la de los demás. Por eso es necesario conocer las normas para poder disfrutar de la bicicleta y la ciudad con total tranquilidad.

  • Circula por las vías adecuadas. La principal causa de accidentes con la bici en la ciudad es por no circular por dónde es debido. Si hay carril bici, ese es nuestro sitio. Aquí tenemos prioridad sobre cualquier otro vehículo o peatón, pero hay que respetar los pasos de cebra y las indicaciones que nos encontremos. En el caso de que no haya carril, deberemos ir por el carril derecho y por el centro del mismo. Es muy posible que tengamos la tentación de desplazarnos hasta el lateral para no molestar al tráfico y sentirnos más resguardados, pero esto no es seguro. Existe la posibilidad de que un coche que esté estacionado abra la puerta provocando un choque de consecuencias fatales. El objetivo de ir en el centro es ser más visibles. De esta forma los de más vehículos tendrán cuidado con nosotros.

  • Ten paciencia. Es muy posible que te cruces con uno de esos conductores que es capaz de sacar a cualquiera de sus casillas. Podrán gritarte y pitarte, pero debes mantener siempre la calma ya que cuentas con la tranquilidad de que estás haciendo las cosas correctamente.  

  • Utilizar casco, luces y timbre. Las luces y el timbre son obligatorios para cualquier tipo de vehículo. La ausencia de alguno de estos dos elementos pueden conllevar sanciones económicas. El timbre sirve para alertar a otros conductores y las luces para marcar nuestra posición –la delantera debe ser blanca y la trasera roja–. El casco solamente es obligatorio para los menores de 16 años, pero es recomendable para todas las edades. También es conveniente utilizar un chaleco o alguna prenda reflectante si circulamos de noche.

  • No usar el móvil ni los auriculares. Los aparatos electrónicos nos harán perder la concentración y el uso de auriculares nos impedirá escuchar los avisos sonoros de los demás vehículos.  

  • Indicar las maniobras. Para girar a la izquierda hay que extender el brazo izquierdo en esa dirección. Para la derecha se debe doblar el brazo izquierdo hacia arriba y para la parada o para la frenada, hacerlo hacia abajo.

  • Normas de circulación. La bicicleta es un vehículo más, y por ello debe respetar las señales como todos los demás: semáforos, dirección prohibida… Ojo con la velocidad, que puede traer problemas. La ciudad no es sitio para competir.

Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato
COMPARA AHORA
Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR