Qué tipos de seguros de vida existen

Esto es todo lo que tienes que saber para elegir la póliza que mejor se adapte a tu situación

Más allá de todas las cuestiones tangenciales que rodean nuestra vida, disfrutar de nuestra familia y gente cercana acaba siendo siempre lo más importante. Un punto en el que protegerles será también fundamental, especialmente si tenemos hijos o personas a nuestro cargo que dependan de nuestros cuidados y fuentes de ingresos.

Por eso, y aunque a veces no sea del todo agradable pensar en escenarios futuros desagradables, es conveniente plantearse qué podría pasar si alguna vez les faltamos. La función que cumple una póliza de vida es hacer estos supuestos más llevaderos y, aunque no sea obligatoria contar con ella, será esencial si queremos disfrutar de los nuestros con la tranquilidad.

Y es que este tipo de seguro tiene el objetivo principal de proteger a nuestra familia o seres queridos en el caso de que nos ocurra una desgracia. La idea es que la aseguradora les abone a los beneficiarios una suma específica que, en cierta medida y al menos desde un punto de vista económico, compense la pérdida y todas las situaciones que puedan derivarse del fallecimiento del cliente.

Consideraciones previas sobre los seguros de vida

Sin embargo y más allá de estos rasgos generales, conviene conocer algunos detalles y saber cómo funciona exactamente un seguro de este tipo, así como qué coberturas y pólizas se adecuan más a nuestra situación y características personales. Un punto en el que entran en juego tanto nuestras necesidades e ingresos, como el número de beneficiarios que deseemos cubrir; entre otras muchas cuestiones.

Antes de exponer los diferentes tipos de seguros de vida por los que podemos decantarnos, es preciso repasar de qué estamos hablando cuando nos referimos a este producto. Básicamente, se trata de una póliza personal que ofrece una cobertura sobre el riesgo de fallecimiento del asegurado como hemos explicado, y cuyo objetivo se centra en garantizar que los beneficiarios del cliente perciban una compensación económica en dicha coyuntura.

En referencia a las partes que intervienen este seguro, tenemos, por un lado, al asegurado -que es quien adquiere la cobertura- y, por otro, al tomador -que es quien lo suscribe y lo paga-. Por último tenemos al beneficiario, que recibe la indemnización cuando se cumplen las circunstancias contempladas en el contrato para que la misma se haga efectiva.

¿Qué tipos de seguro de vida existen?

Como se ha explicado, existen diferentes tipos de pólizas de vida que encierran diversas opciones y peculiaridades diferentes que lo hacen estar adaptados según el cliente que lo vaya a contratar. Estas son sus principales características.

El seguro de vida temporal

En este caso, el cliente puede suscribir la póliza durante un plazo de tiempo concreto, es decir, no se trata de un plazo permanente sino de un periodo determinado que puede oscilar desde unos días, varios años o hasta que el cliente cumple una determinada edad. Estos lapsos están orientados a cubrir necesidades concretas como, por ejemplo, irse de viaje o con el objetivo de proteger el desarrollo de una actividad o profesión de riesgo que pasados unos años finalizará.

Como resulta evidente, si el asegurado no sufre ningún percance durante el periodo acordado, la aseguradora no abonará ningún tipo de indemnización. En todo caso, se trata de una póliza muy ventajosa para la gente joven, pues suele ser barata par este tipo de público y muy gravosa para las personas mayores. Asimismo, debemos comentar que este tipo de seguro cuenta con distintos tipos de primas que el asegurado deberá desembolsar.

  • Prima creciente o renovables: se trata de un pago que de forma anual se modifica en función a la edad que va alcanzando el asegurado. Cuanto mayor sea el asegurado, más pagará por el servicio, en referencia a su mayor tasa de mortalidad.
  • Prima nivelada o constante: en este caso, el tomador pagará más de lo que le corresponda por su edad los primeros años en forma compensatoria, es decir, para pagar menos de lo que tocaría en un futuro.
  • Prima decreciente: para, por ejemplo, préstamos bancarios. El beneficiario será la propia entidad bancaria y la aseguradora abonará el pago restante que quedase pendiente.

Seguro de vida entera

El matiz principal que presenta esta tipo de póliza es que la aseguradora ingresaría la indemnización a los beneficiarios sin tener en cuenta el momento de la muerte. Además, cubren de forma vitalicia, y tienen como finalidad el suministrar a la familia o beneficiarios unas cantidades que compensen la pérdida de ingresos.

En cuanto a las primas a las que se pueden optar en este tipo por parte del asegurado, son las siguientes:

  • Prima vitalicia: cuyo pago se efectúa hasta el momento del fallecimiento.
  • Prima temporal: el pago se ejecuta durante un periodo de tiempo determinado, como, por ejemplo, veinte o treinta años. No obstante, la cobertura del seguro sí que estaría disponible hasta que se produzca el fallecimiento.

Seguros de ahorro o para casos de supervivencia o jubilación

Tienen la finalidad de proporcionar al cliente una cantidad monetaria concreta al finalizar el plazo de tiempo acordado en el contrato. Su base es la inversión a medio o largo plazo y está concebida como una especie de complementación de la jubilación o ante posibles desembolsos que se realicen en el futuro. 

Seguros mixtos

Se trata de uno de los tipos de seguro de vida menos conocidos, pero su utilidad no es nada desdeñable. Es una especie de seguro híbrido que cuenta, dentro de una mismo contrato, con un seguro de riesgo y otro de ahorro.

De esta manera, el cliente estará cubierto en caso de que fallezca pero, al mismo tiempo, podrá beneficiarse de las prestaciones acordadas si sobrevive a la edad que se estipule en el contrato. Cabe destacar que, si ocurre la primera de estas opciones (muere), los beneficiarios serán los que se beneficien de las indemnizaciones.

Seguro de rentas

En los seguros de rentas el asegurado tendrá garantizada la renta vitalicia y formal cuando realice el pago de un único importe o de una prima durante un plazo determinado. Para esta primera (la renta vitalicia) el pago es de una cantidad específica y se desembolsa a partir del momento en que la póliza llega a su fin y mientras el asegurado esté vivo. El importe puede ser fijo o variable.

Por su parte, la renta temporal provee de una renta fija durante un periodo de tiempo determinado. Con el comparador de Acierto.com podrás encontrar la póliza más económica y que mejor se adapte a tus necesidades de forma personalizada y en menos de tres minutos.

Seguro de Vida Riesgo

El seguro de Vida Riesgo se puede definir como una póliza para la protección frente a la muerte del asegurado de los beneficiarios que elija. La forma de la prima puede ser anual, y la forma de calcularla se basa en tres factores principales: edad del asegurado, historial médico y el capital a cubrir.

La forma de operar de este seguro se basa en que si el asegurado fallece, el beneficiario obtendrá el capital marcado en el contrato, y tiene como objetivo proteger a este en caso de que el asegurado falte. La póliza queda anulada si esta llega a su fin antes de que pueda producirse el fallecimiento. 

Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida
COMPARA AHORA
Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR