Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Prestar dinero entre particulares: cómo hacerlo

Los préstamos privados entre particulares deben cumplir unos requisitos

Si estás buscando financiación una de las opciones es recurrir a los prestamos privados entre particulares o familiares. Se trata de una manera de conseguir dinero regida por sus propias características y reglas. Te las contamos todas para que valores bien la idea de prestar dinero entre particulares y analizamos qué otras opciones tienes.

También puedes entrar directamente en nuestro comparador de préstamos pinchando en el botón que aparece a tu derecha y ver cuál es la opción que se ajusta mejor a tus necesidades. Hay productos con un interés muy bajo y con muy buenas condiciones. ¿A qué esperas para comparar?

Compara más de 30 entidades en 2 minutos y contrata el mejor préstamo
COMPARAR PRÉSTAMOS PERSONALES

Qué son los préstamos entre particulares o familiares

Como su propio nombre indica, los préstamos entre particulares o familiares son un tipo de financiación que conceden particulares que no son entidades financieras. Consiste, básicamente, en que alguien presta dinero a otra persona en base a una serie de condiciones pactadas entre ambos. Entre otras, el plazo de devolución y el tipo de interés (en caso de que lo hubiera).

Esta clase de préstamos se encuentran regulados en la Ley 16/2014, del 24 de junio, de contratos de crédito al consumo. Eso sí, aunque son legales, no se encuentran avalados por el Banco de España. El prestamista, en estos casos, puede ser una persona física o jurídica.

Durante los últimos años este tipo de contratos han proliferado con el fin de esquivar los requisitos que algunos bancos solicitan. Sin embargo, debes saber que actualmente hay entidades que ofrecen préstamos en excelentes condiciones e incluso préstamos con ASNEF, si esta es la razón por la que estás buscando un préstamo entre particulares.

Cómo prestar dinero entre particulares

El procedimiento para prestar dinero entre particulares suele ser sencillo, sobre todo si se lo pedimos a un familiar o amigo, que no tendrá que estudiar nuestro perfil (como haría una entidad financiera). Estos serían los pasos básicos:

  • Redactar el contrato por escrito: cuyos detalles describimos en apartados posteriores.
  • Realizar la transferencia: a la cuenta indicada.
  • Declararlo a Hacienda: en caso del prestatario, tiene un mes para hacerlo (debe presentar el modelo 600).

Contrato de préstamo entre particulares

Dicho lo cual y resumiendo, al prestar dinero entre particulares conviene tener especial cuidado con una serie de cuestiones que deberían estar perfectamente claras:

  • Los sujetos que intervienen en el préstamo: datos del prestamista y del prestatario. También de los posibles garantes a título personal, aunque no es habitual en este tipo de créditos. Debe constar de forma inequívoca la identidad de las partes.
  • La fecha: para poder acreditarlo, tanto a Hacienda como a cualquier tercero.
  • El capital prestado: exactamente igual que si lo hicieras con una entidad financiera.
  • El plazo de amortización y la manera en que se va a realizar: es decir, si es a través de una cuenta corriente, qué días del mes, etcétera. Cuanto más detalle, mejor.
  • Los intereses, en caso de haberlos, que se vayan a cobrar.
  • También se recomienda que el prestamista incluya una copia de la transferencia, del ingreso en cuenta, el cheque, etcétera.
  • Otro punto interesante es añadir otras condiciones que puedan darse: por ejemplo, qué ocurrirá si el prestatario se retrasa pagando, si se queda en paro, si amortiza anticipadamente, u otras posibles coyunturas que puedan darse.

Por qué es importante hacer contrato del préstamo

Por otra parte, será imprescindible registrar el préstamo en HACIENDA para evitar que la considere una donación, en cuyo caso nos reclamará el importe correspondiente al Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Más la correspondiente sanción por no haberlo declarado en los tiempos fijados. El PLAZO MÁXIMO para hacerlo es de un mes desde que se firma el modelo 600.

Es importante que todo esto quede plasmado por escrito para que, si se da el caso, el prestamista pueda reclamar judicial o extrajudicialmente, las cantidades que se deben. O para todo lo contrario, para evitar que el prestamista no solicite al prestatario el importe antes de tiempo. Es una forma de protegerse.

También para explicar nuestros movimientos en caso de que se nos haga un requerimiento informativo por parte de un juzgado o administración pública.

Aunque pueda parecer obvio, todas estas condiciones deberían figurar en un soporte duradero, esto es en un correo electrónico o papel, con copia para las partes intervinientes, ambas firmadas.

Cómo tributan los préstamos entre particulares

Tras firmar el préstamo entre particulares, independientemente de la forma en que lo hagamos, será fundamental rendir cuentas a Hacienda. Hay que saber que todos los préstamos entre particulares tributan en el IRPF, y que así queda establecido en el artículo 6.5 de la Ley 35/2006. Dice: «(…) 5. Se presumirán retribuidas, salvo prueba en contrario, las prestaciones de bienes, derechos o servicios susceptibles de generar rendimientos del trabajo o del capital».

El artículo 40 de la Ley 35/2006, por su parte, determina cómo se declara el rendimiento del capital prestado. Dice: «1. La valoración de las rentas estimadas a que se refiere el artículo 6.5 de esta Ley se efectuará por el valor normal en el mercado. Se entenderá por este la contraprestación que se acordaría entre sujetos independientes, salvo prueba en contrario.

2. Si se trata de préstamos y operaciones de captación o utilización de capitales ajenos en general, se entenderá por valor normal en el mercado el tipo de interés legal del dinero que se halle en vigor el último día del período impositivo».

Los rendimientos conseguidos al prestar dinero entre particulares (para el prestamista) son considerados como rendimientos del capital mobiliario, y se integran en la base imponible del ahorro. Más concretamente, tributan así:

  • Hasta 6.000 euros: 19%.
  • De 6.000,01 euros a 50.000 euros: 21%.
  • Desde 50.000,01 euros: 23%.

Otros préstamos privados entre particulares

Además de estos préstamos entre amigos y familiares (habitualmente), existen otras modalidades para prestar dinero entre particulares.

Préstamos en plataformas de crowlending

Hablamos de una financiación colectiva. En este caso, se pone en contacto al prestatario con inversores, o viceversa; a inversores con emprendedores. De hecho esta forma de prestar dinero entre particulares es frecuente entre pequeños empresarios que buscan poner en marcha un negocio o crecer. Se diferencia del crowdfunding porque, en este caso, los inversores sí tienen ánimo de lucro. Esto es que, a cambio del préstamo, cobran unos intereses u obtienen una participación del negocio.

Plataformas de particulares

También existen plataformas específicas que actúan de intermediarias y que, básicamente, lo que hacen es poner en contacto a prestamistas particulares con personas que necesitan dinero. Suelen recurrir a ellas las personas que no desean pedir un préstamo a un banco pero que tienen necesidad de dinero. Estos prestamistas pueden ser, por ejemplo, inversores privados que dejan el dinero porque de esta forma obtienen intereses más altos que los conseguirían con otro producto.

Alternativas al crédito entre particulares sin intereses

Al margen de esto también hay otras alternativas, algunas de las cuales no tienen intereses. Es el caso, por ejemplo, de las tarjetas de crédito, que pueden no generarlos. Otra vía de financiación más económica que los préstamos al uso son los préstamos pignoraticios. Los explicamos.

Tarjeta de crédito

Para cantidades de dinero pequeñas una buena opción es recurrir a la tarjeta de crédito. Casi todo el mundo tiene una y permiten disponer de dinero a crédito, esto es sin que esté en nuestra cuenta corriente. La mayoría de entidades nos brindan la oportunidad de devolverlo a final de mes sin que esto genere intereses adicionales, aunque la modalidad de pago puede cambiar, y también las condiciones. Ambos dependen de cada caso en particular. 

Además, tienen otras ventajas: suelen incluir seguros por fraude o extravío, permiten configurar un techo de gasto, cuentan con servicios de alerta, etcétera.

Préstamos pignoraticios

Los préstamos pignoraticios se encuentran a medio camino entre los préstamos personales al uso y los préstamos entre particulares. En este caso, quien presta el dinero es un banco, en las condiciones que se establezcan. Con la idea de mejorarlas, el potencial prestamista —que en realidad no lo es— pondrá como garantía un préstamo con ese mismo importe. Dicho lo cual, la entidad financiera presta el dinero y, si se incumplen los términos, cancela el préstamo contra el depósito.

Su principal ventaja es que, de esta manera, todo el proceso se realiza a través de una entidad especializada, y que suele haber más rigor en el cobro de las cuotas. Además, en caso de que se pierda el depósito, la cantidad nunca será mayor a que si se hubiera prestado el dinero directamente. También facilita al prestamista “supuesto”, reclamar en caso de impago.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que en muchos casos algunos bancos no admitirán esta forma de financiación. Sobre todo si no se es cliente previamente.

Otros préstamos con intereses bajos

Por supuesto, existen otras vías de financiación más convencionales, como los préstamos personales, los minicréditos, los préstamos rápidos, etcétera. La idoneidad de un producto u otro dependerá de la cantidad que necesitemos, de nuestro perfil financiero, etcétera. Por esto te recomendamos que te leas nuestras guías sobre:

Compara préstamos personales en Acierto.com

En cualquier caso, antes de pedir un préstamo, sea entre particulares o no, te recomendamos que accedas a nuestro comparador. En solo unos minutos y en un proceso muy sencillo, podrás encontrar el préstamo que mejor se adapte a tus necesidades. Además, no estarás solo durante el proceso. 

A diferencia de otros comparadores, en Acierto.com tienes a tu disposición un call center de expertos formados en la materia que resolverán todas tus dudas y te ayudarán a descifrar la letra pequeña. Porque todos merecemos acertar.

Solo tendrás que decirnos qué cantidad necesitas, para qué, tus datos personales, y contestar a una serie de preguntas básicas sobre tus ingresos y tu situación laboral. ¡Y listos!

Preguntas frecuentes sobre los préstamos entre particulares

Más allá de lo dicho, en Acierto.com queríamos responder a una serie de preguntas frecuentes entre particulares. Entre otras:

¿Es necesario que estos préstamos tengan interés?

No, no es necesario que un crédito entre particulares tenga interés. De hecho, y si son entre familiares, suelen ser préstamos a título gratuito. No obstante, si los incluimos, en este caso el prestamista debe declararlos en el IRPF, y quien paga, hacer una retención a cuenta. Pero en ningún caso es obligatorio que haya interés.

¿Tengo que firmar el préstamo entre particulares ante notario?

Otra pregunta frecuente es si es necesario que la operación esté firmada ante notario o si sirve, sencillamente, un documento privado. En realidad no es necesario. Sin embargo, sí resulta conveniente tener asesoramiento notarial o de algún tipo de gestoría sobre los modelos de préstamo, dónde y cómo debemos presentarlo a Hacienda, etcétera.

¿Qué pasa si alguna de las partes muere?

También puede ocurrir que alguna de las partes fallezca. En este caso, el préstamo no se anula, sino que pasa a los herederos de acuerdo con la repartición que se realice. No se anula ni la deuda ni la percepción (siempre que los herederos acepten la herencia). Es habitual que en estos impases de tiempo no se abonen las cuotas.