Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Qué seguro cubre los daños de un choque en cadena

Los pasos que debes seguir en caso de verte implicado en un accidente múltiple

Sabemos que todos estamos expuestos a sufrir un accidente cuando nos ponemos al volante del coche y salimos a la vía y, además, no siempre depende de nosotros. Una de las situaciones más graves en la que podemos s vernos envueltos es un choque en cadena, por lo que cabe preguntarse, ¿sabemos cómo debemos reaccionar si nos vemos inmerso en este tipo de siniestro? Porque, ¿quién es el culpable? ¿qué seguro se hace cargo de los daños de los vehículos? Resolvemos estas y otras cuestiones en este artículo.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y contrata el mejor seguro de coche
COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Qué es un choque en cadena y qué dice el reglamento

Los choques múltiples o llamados choques en cadena son aquellos en los que se ven inmersos más de dos vehículos que circulan unos detrás de otro o similar. Resultan más comunes de lo que pensamos y son más frecuentes en los atascos y semáforos. Además, se trata de uno de los siniestros más problemáticos ya que en los daños materiales o personales, pueden surgir dudas a la hora de rellenar el parte de accidente y averiguar quién es responsable.

El Reglamento General de Circulación establece que todo conductor que circule detrás de otro debe dejar un espacio libre que le permita detenerse, en caso de frenada brusca, sin chocar con él. Si no se respeta esa distancia, será considerado culpable en caso de colisión. Si sufres un golpe por detrás y por inercia golpeas al vehículo de delante, siempre tendrá la culpa el primero que impacte, a quien se le considera causante de todos los daños del resto de vehículos.

¿Quién tiene la culpa?

Verdaderamente, determinar la culpa en un accidente en el que hay más de dos vehículos implicados conlleva muchas averiguaciones, por lo que la tramitación de las gestiones puede acabar siendo algo tediosa. Respecto a los daños materiales, el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) indica dos supuestos diferentes:

  • El primero de ellos se conoce como alcance por lanzamiento, es decir, un coche golpea a otro y este, por inercia, provoca daños en un tercero o en más vehículos. En este caso el responsable es el conductor del primer vehículo. La compañía aseguradora del culpable será la encargada de hacer frente a los gastos ocasionados.
  • El segundo supuesto se conoce como doble alcance trasero. Un vehículo se detiene o reduce la marcha, otro no reacciona a tiempo y alcanza al primero y, un último vehículo, golpea por detrás al segundo vehículo. En este caso se aplican las reglas del alcance trasero, de tal forma que cada vehículo que ha impactado al siguiente es responsable de los daños causados y propios.

¿Con qué garantías te cubre el seguro?

Como hemos visto, resolver quién es el culpable de la colisión es fundamental para saber cómo nos protege el seguro si nos vemos envueltos en una situación tan aparatosa como un choque en cadena. Si alguien colisiona contigo por detrás, lo será él, por no respetar la distancia mínima de seguridad. Por tanto, será su seguro quien se haga cargo de reparar los daños e indemnizarte por ellos a través de la cobertura de Responsabilidad Civil. Por otra parte, si tú eres el responsable de la colisión y tu vehículo resulta afectado, tu compañía sólo responderá si tienes contratada la garantía de daños propios. Es decir, si cuentas -por norma general-, con un seguro a Todo Riesgo.

Y decimos “por norma general”, porque algunas compañías permiten sumar garantías de daños propios (por ejemplo, por colisión con otro vehículo) a sus pólizas, como una cobertura opcional para tener algo más que un seguro a Terceros Ampliado. En cualquier caso, son más las coberturas de tu seguro de coche que te pueden ayudar, en caso de que te veas envuelto en un accidente con otros coches implicados:

Responsabilidad Civil: Obligatoria y Voluntaria

La Responsabilidad Civil Obligatoria es la garantía mínima requerida para poder circular. Y es que es la que responde por el asegurado cuando éste causa daños a terceros, tanto personales como materiales. Las compañías establecen un importe máximo -es el mismo para todas, por Ley- para cubrir la reparación del vehículo siniestrado, los gastos médicos si hay daños personales: 70 millones de euros para el supuesto de daños físicos y 15 millones de euros para reparar los gastos materiales.

Algunas compañías amplían esta cobertura, ofreciendo también la Responsabilidad Civil Voluntaria en sus pólizas. Esta cobertura está pensada para aquellos siniestros en los que los importes planteados por la Responsabilidad Civil Obligatoria sean insuficientes para cubrir los daños.

Daños propios

Imagina que tú eres el que no ha guardado esa distancia mínima con el vehículo de delante y cuando éste frena bruscamente para evitar una colisión, acabas chocando con él. Ya ha quedado claro que en ese caso, los daños que sufra tu coche corren de tu cuenta. Y además tu seguro tendrá que pagar al otro conductor la reparación del suyo.

Si tienes un seguro que incluya los daños propios, no tendrás que preocuparte por nada. Si acaso, por abonar la franquicia (si es tu caso), que se deduce de cada siniestro. Tu compañía correrá con los gastos del resto de la factura (o de la factura completa si tienes un Todo Riesgo sin franquicia), reparará tu vehículo y, además, te ofrecerá todas las ventajas de su red de talleres concertados: trato preferente, recogida y entrega del vehículo, revisiones gratuitas, etc.

Vehículo de sustitución

Esta garantía puede convertirse en tu aliada si ese vehículo con el que has sufrido el accidente resulta ser tu coche de empresa o una parte fundamental de tu trabajo, porque, por ejemplo, eres autónomo y te desplazas a diario con él. Es precisamente para estos casos cuando resulta especialmente útil contar con un vehículo de cortesía por parte de tu aseguradora.

También es posible que ni siquiera necesites contratarla y sea el propio taller concertado el que te ofrezca esta ventaja por usar sus servicios. Normalmente se establece un mínimo de horas que el coche ha de pasar en el taller para poder solicitar un vehículo de sustitución, así como un máximo de días que puedes disfrutarlo, mientras el tuyo está siendo reparado.

Asistencia en viaje

Tu compañía de seguros viaja contigo gracias a esta cobertura. Sea cual sea el percance que sufra tu vehículo, si es lo suficientemente completa, responderá. En el supuesto que nos ocupa, es viable que el vehículo quede inmovilizado si se trata de un accidente grave, incapaz de seguir circulando. O que tú o los ocupantes del coche siniestrado necesitéis asistencia sanitaria y personal.

Es en estos casos cuando la asistencia en viaje resulta más reconfortante. Además de enviar una grúa para remolcar tu coche, se ocupan de ti y de tu familia: traslados, acompañamiento de menores, gastos de estancia en un hotel mientras el coche se repara, etc.

Cómo actuar ante un choque en cadena

Un accidente de tráfico es, casi siempre, un momento desagradable y de tensión extrema, sobre todo cuando hay varios vehículos envueltos. Para ayudarte a sobrellevarlo, te proponemos una serie de consejos.

Para evitar problemas respecto a la autoría del accidente, te recomendamos que avises a las autoridades competentes (agentes de tráfico) y así pueda iniciarse el atestado. Algo esencial es acumular pruebas y posibles testimonios que serán de utilidad para las aseguradoras y, en casos más graves, para la justicia.

Asimismo, lo primero que debes hacer tras producirse el accidente es salir del vehículo y colocarte el chaleco reflectante obligatorio. Si eres el conductor del último coche implicado, enciende las luces de emergencia para avisar a los vehículos que llegan por la carretera de la colisión.

La Cruz Roja recomienda la aplicación del protocolo PAS basado en tres actuaciones clave: proteger el lugar (para establecer una zona de seguridad), avisar a los servicios de emergencia -112- y socorrer a los posibles heridos. Ayudar a las víctimas, además de una obligación moral, es una exigencia que se recoge tanto en el Código Penal como en el Reglamento General de Circulación.

El parte de accidente

Si todo está correcto, habrá llegado el momento de cumplimentar el parte de accidente. No será una tarea fácil, por lo que deberemos afrontarla con serenidad. En este tipo de choques múltiples en cadena lo más adecuado es facilitar todos los datos de contacto, anotar las matrículas de los vehículos implicados y hacer fotografías de los mismos.

Todo con el objetivo de aportar la mayor información posible a tu compañía aseguradora. En todo caso, y si todos los implicados os ponéis de acuerdo, lo habitual será limitarse al parte amistoso correspondiente. Si tienes dudas y has contratado con nosotros, en Acierto.com podremos asesorarte al respecto.

¿Acuerdo entre las aseguradoras?

Para reclamar una indemnización por un accidente en cadena, la dinámica del siniestro deberá estar clara. Y no solo eso, sino que tendremos que hacer constar que no fuimos los culpables del accidente. Algo que se prueba mediante el atestado de tráfico, necesario para reclamar a la compañía de seguros. Se contemplarán tanto los daños personales como los materiales.

  • Indemnización de daños materiales: incluye los perjuicios patrimoniales como consecuencia del accidente, es decir los daños que haya sufrido el vehículo y todo perjuicio económico. Para poder reclamar el total de los daños del vehículo se deben reunir las pruebas necesarias para definir la responsabilidad del siniestro sin dudas. El hecho de que puedan producirse golpes como reacción a otros golpes provoca que los daños materiales sean motivo de discusión. Habitualmente, las compañías trabajan mediante acuerdos, como el convenio SDM (siniestros con daños materiales). Un sistema creado para dar respuesta a la tramitación de siniestros con daños materiales derivados de accidentes de circulación y que no se encuentran contemplados en otros convenios para tratar de agilizar el proceso de reclamación.
  • Indemnización de daños personales: son todas las lesiones físicas y psicológicas que sufren los involucrados en el accidente. Se valora el tiempo que han durado las lesiones y las secuelas que han ocasionado. Debes aportar toda la documentación: informes médicos, pruebas, etc. En la práctica, si no queda claro quién ha sido el responsable, es usual que las aseguradoras pacten una concurrencia de culpas en la colisión que normalmente determina la aplicación de una reducción del 50% del baremo de la indemnización.

Si eres culpable de un accidente en cadena, tu seguro debe hacerse cargo de los daños a terceros a través de la cobertura de Responsabilidad Civil. Los desperfectos de tu coche solo están cubiertos si han sido producidos por culpa de otro conductor o si tienes contratada la cobertura de daños propios, incluida exclusivamente en pólizas a todo riesgo. Debemos subrayar que los responsables del siniestro múltiple no tienen derecho a reclamar una indemnización, pero, si eres ocupante del coche que provocó el accidente, siempre tendrás derecho a reclamar, dirigiéndote a la compañía de seguros del vehículo en el que viajabas.

En cualquier caso, ya hemos palpado lo importante que es contar con un buen seguro de coche. Si quieres cambiar tu póliza, puedes comparar en Acierto.com de forma rápida y entre treinta compañías diferentes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR