Seguros para vehículos comerciales

Compara precios y coberturas en 30 aseguradoras

No todos los vehículos son iguales, ni todos los conductores requieren las mismas coberturas. El uso que le demos a nuestro coche es fundamental para decidirnos entre las distintas modalidades de pólizas disponibles o entre una compañía u otra. Cuando buscamos un seguro para vehículos comerciales tenemos unas demandas a las que la póliza debe responder. Si además queremos conseguir el mejor precio y teniendo muy claras las condiciones que nos ofrecen, la mejor opción es usar Acierto.com, ya que te ofrecerá un presupuesto personalizado de hasta 30 seguros para vehículos comerciales como furgonetas, furgones, o camionetas en tan sólo tres minutos.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

COMPARAR SEGUROS

¿Qué son los seguros para vehículos comerciales?

Los seguros de coche pueden contratarse como particulares o como empresas. La diferencia la marca el uso del coche. Los vehículos comerciales -camionetas, furgonetas, furgones, flotas de coches de empresa- son  vehículos a los que se les da un uso profesional, como podría ser el transporte de mercancías o la atención al cliente en el caso de las empresas de suministros. Dependiendo de este uso, podremos encontrarnos, incluso, con compañías que no quieran asegurarlo.

Y es que se trata de vehículos expuestos a un mayor riesgo, ya sólo por la frecuencia de uso; un riesgo que puede ser aún mayor dependiendo de qué uso profesional se le esté dando (no es lo mismo una furgoneta de reparto que, por ejemplo, el vehículo que una empresa pone a disposición de un comercial).

Los seguros de vehículos comerciales deben prestar más atención a la resolución inmediata de incidencias y, en general, a todas las coberturas que permitan al asegurado contar siempre con un vehículo, puesto que no es sólo un medio de transporte sino una herramienta de trabajo sin la que no puede seguir su actividad.

Tipos de seguros para vehículos de uso profesional

Los vehículos tanto de los trabajadores autónomos como de empresas son considerados vehículos de empresa y asegurados como tal. Aunque las modalidades de póliza son las mismas, se hace hincapié en unas determinadas prestaciones frente a otras, ya que las necesidades de estos conductores varían de las de un particular. 

Ante todo, son seguros en los que se contemplan múltiples riesgos, por lo que en el caso de los vehículos de empresa hay una mayor flexibilidad para configurar la póliza a nuestra medida, contando con una serie de coberturas opcionales con las que ampliar las garantías que contratamos. En cualquier caso, se pueden contratar:

Seguros de vehículos comerciales básicos o a terceros: con las garantías básicas, como cualquier otro seguro obligatorio, esto es, Responsabilidad civil y Defensa jurídica.

Seguros de vehículos comerciales a terceros con lunas: con cobertura en caso de rotura.

Seguros de vehículos comerciales a terceros ampliado: a la cobertura de lunas, robo e incendio se puede añadir, en función de la compañía, algunas garantías importantes para los vehículos comerciales, como el vehículo de sustitución o la asistencia en carretera.

Seguros de vehículos comerciales a todo riesgo, con o sin franquicia: cubren en caso de daños propios y pueden contar con coberturas que aseguren la tranquilidad y los ingresos del trabajador, incluso en el supuesto de retirada de carnet con la prestación de un subsidio y las ayudas para realizar los cursos de recuperación de puntos pertinentes.

Tipos de vehículos comerciales 

Dentro de los vehículos comerciales podemos encontrar la siguiente clasificación:

Furgonetas: son aquellos vehículos de cuatro ruedas o más destinados al transporte de mercancías. En este tipo de automóviles, la cabina no está integrada al resto de la carrocería.

Furgones: son de un tamaño algo mayor que las furgonetas, también destinados a transportar mercancías. Pueden configurarse o acondicionarse para determinados transportes: por ejemplo, los furgones frigoríficos.

Camionetas: podríamos considerarlos la versión ligera del camión, con menores dimensiones y una limitación de peso (hasta 3,500 kg.)

Flotas de vehículos: se considera flota a un conjunto de, al menos, 25 vehículos (ya sean turismos o furgonetas o cualquier otro tipo de vehículo comercial), que comparten propietario o propietarios (los que consten como dueños de la empresa).

Ayudas estatales

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y  Medio Ambiente puso en marcha en 2013 un Plan de Ayudas para la adquisición de vehículos comerciales, vehículos de gas y bicicletas con pedaleo eléctrico asistido (nuevos o usados hasta un año de antigüedad). Es el Plan PIME Aire, regulado por Real Decreto, que establece una serie de cuantías en concepto de ayudas con el fin de promover la compra de coches más respetuosos con el medio ambiente y así reducir la emisión de contaminantes a la atmósfera.

En el caso de las ayudas para vehículos comerciales, se establecen cuantías diferentes para las diferentes categorías: adquiriendo un turismo adaptado (categoría M1 con carrocería AF multiuso) o una furgoneta o furgón (categoría N1, con masa máxima autorizada de menos de 2,500 kg., se puede obtener una ayuda de 1.000 €. Esta ayuda asciende a 2.000 € cuando se trata de vehículos comerciales de categoría N1 pero con una MMA igual o superior a los 2.500 kg.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos
Mejor Precio Garantizado en Automóviles

COMPARAR SEGUROS

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR