Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Qué es el seguro de defensa jurídica para el hogar

¿Te han demandado?, ¿temes la factura de los abogados? Con este tipo de seguro no tendrás que preocuparte

Todos tenemos contratado, al menos, un seguro de coche y uno de hogar. Es algo que interiorizamos como necesario pero, ¿sabías que el de tu vivienda puede sacarte de otros apuros que ni siquiera imaginas ? Dependerá de las coberturas que tengas contratadas pero en la mayoría de las ocasiones este tipo de pólizas incluyen la cobertura de defensa jurídica. ¿En qué consiste exactamente?

¿Qué es la protección jurídica?

La protección jurídica es una garantía que ofrece la aseguradora para cubrir los gastos generados por el asegurado al participar en un procedimiento judicial o administrativo. Su finalidad principal es defender al individuo ante reclamaciones o problemas por vía amistosa o legal. Incluye el asesoramiento a la persona, la reclamación en su nombre y la solicitud de una indemnización por el daño causado.

Todo ello sin que el asegurado tenga que pagar ninguna suma adicional por el coste de los abogados, el notario ni las costas del juicio que supone cualquier trámite. Y aunque para beneficiarte de estas prestaciones puedes contratar un seguro específico de defensa jurídica, algunos como el de hogar o el de auto lo suelen incluir, de manera más limitada, entre sus coberturas.

Coberturas del seguro de defensa jurídica

Esta póliza cubre los gastos generados por todas las personas que estén incluidas en ella tanto si han iniciado la reclamación como si son los denunciados. Como sucede en todos los seguros, las condiciones variarán de una compañía a otra y es fundamental que nos fijemos antes de contratar. Las riesgos básicos que suelen incluir son:

  • Defensa civil, laboral y penal del asegurado, si no ha actuado de mala fe.
  • Reclamaciones de consumo por conflictos generados con los contratos de suministros y por la compraventa de bienes.
  • Redacción y revisión de textos legales.
  • Asesoramiento jurídico telefónico para temas relacionados con el alquiler de la vivienda, obras, compraventa, dudas sobre divorcio, herencias, etcétera.
  • Gastos derivados de los procedimientos judiciales en los que esté inmerso el asegurado.
  • Demandas por obras realizadas en la vivienda o problemas en la comunidad de vecinos.
  • Elección del abogado y del procurador por parte del asegurado, siempre que estos profesionales puedan ejercer en el lugar donde se realiza el procedimiento.
La defensa jurídica puede contratarse como un seguro independiente o como una cobertura más dentro del seguro de hogar o de coche y prestará servicio a todas las personas incluidas en la póliza.

No obstante, antes de contratar fíjate en los límites que están reflejados en la letra pequeña. Los puntos básicos a los que debes prestar atención son: si tiene franquicia, cuáles son los límites en el pago de los honorarios al abogado y si existe alguna condición especial como, por ejemplo, que la aseguradora no preste sus servicios si estima que el proceso es inviable.

Ten en cuenta que estarán excluidas funciones como el pago de multas o la indemnización de los gastos derivados de las sanciones impuestas al asegurado y las reclamaciones contra bancos.

¿Qué tipos de seguros de defensa jurídica existen?

Estas pólizas pueden incluirse en los seguros de empresa, autónomos, comunidades de vecinos e individuos de manera privada para salvaguardar los intereses de su familia. La tipología de coberturas en la defensa jurídica dependerá de quién lo contrate y del ámbito que quiere proteger:

  • Hogar y Comunidades: contempla los costes originados en este ámbito por la defensa legal del contratante y las reclamaciones por daños del inmueble e impagos de cuotas a la comunidad de vecinos.
  • Autónomos y empresas: para reclamar facturas impagadas y todas las cuestiones extrajudiciales a las que están expuestos en el desempeño de su actividad laboral.
  • Conductores: cubre los gastos generados de los procedimientos por la pérdida de carnet, la defensa del asegurado y la de los ocupantes, ante cualquier accidente.
  • Privado o familiar: defensa para todos los miembros de la familia, redacción de documentos de carácter legal y asesoramiento en caso de divorcio.

El seguro de hogar

En esta clase de póliza las coberturas giran en torno a tres apartados fundamentales:

  1. Contenido: son los muebles, electrodomésticos y todos los elementos que almacenamos en nuestras casas a excepción de los objetos de valor, las mascotas, las plantas, el coche o la moto. Estos últimos tendrán que incluirse de manera adicional.
  2. Continente: es la estructura del edificio, el garaje, las zonas comunes, los trasteros, etcétera. Es importante que el capital asegurado sea igual al valor real de los bienes porque, en caso contrario, la indemnización que recibas será menor.
  3. Responsabilidad civil: cubre los gastos generados por los daños provocados a terceros al realizar una obra, por una gotera o por un animal doméstico. Si quieres estar cubierto ante cualquier demanda penal y no preocuparte por los gastos derivados de abogados, costas, etcétera debes fijarte si el seguro incluye la defensa jurídica y, en caso negativo, contratarla.
Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Hogar
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR