¿Me cubre el seguro de moto los daños de los neumáticos?

Las compañías muestran gran reticencia a asegurar estos elementos. Descubre por qué

Los neumáticos son una parte fundamental de una moto. Son el único elemento que está en contacto con el asfalto y la seguridad del piloto depende en gran parte de ellos. No obstante, las ruedas siempre han sido las grandes olvidadas en el mundo de los seguros. ¿Quieres descubrir por qué? Descúbrelo en esta guía.

¿Por qué las compañías tienen tantas reticencias en cubrir los neumáticos?

¿Por qué una compañía que asegura vehículos de un elevado valor económico no accede a cubrir los gastos de un simple neumático que puede llegar a costar solamente cincuenta euros? La respuesta es sencilla: por el fraude. Un neumático es un elemento que sufre un desgaste continuo que obliga al dueño de la moto a tener que cambiarlos cada cierto tiempo. Esto supone un gasto no demasiado importante, pero sí molesto, que lleva a algunas personas a actuar de forma fraudulenta intentado engañar al seguro.

En esta parte no está de más hacer un inciso para recordar que el indicio más claro para cambiar los neumáticos de la moto lo indica el desgaste de los surcos en la banda de rodadura, que nunca deben ser inferiores a 1.6 milímetros. De hecho esta no podrá pasar la ITV con un neumático por debajo de ese límite, por no hablar de que supone un gran peligro cuando conducimos con lluvia.

El desgaste de los surcos en la banda de rodadura del neumático nunca deben ser inferiores a 1.6 milímetros

Y es que fingir una rotura o un pinchazo de los neumáticos no es demasiado difícil. De esta forma las aseguradoras comenzaron a pensar que los motoristas podían verse tentados de engañarles cuando considerasen que los neumáticos de su moto ya estaban lo suficientemente gastados. Así que para subsanar el problema, decidieron cortarlo de raíz y no ofrecer cobertura para estos elementos. No obstante, como veremos a continuación, las ruedas no están absolutamente desamparadas y existen varios casos donde están protegidas.

¿Qué cubre el seguro respecto a los neumáticos?

Tal y como venimos viendo, es fácil imaginar que vamos a encontrar muchas dificultades para que, en el caso de que los neumáticos sufran algún percance, contemos con el apoyo de la aseguradora. No obstante, hay diferentes situaciones por las que pueden dañarse y, por tanto, distintos tipos de respuesta por parte de las entidades.

En caso de siniestro es habitual que alguno de los neumáticos quede deteriorado, ya que son elementos muy expuestos en un accidente –carecen de protección y se enfrentan a impactos directos–. Aquí el seguro cubrirá los gastos de reparación y sustitución si no son el único elemento dañado del coche. Aunque el siniestro sea real, porque es una situación que puede llegar a ocurrir, a ojos de la asegurada resulta sospechoso que después de un accidente solo haya quedado inservible una rueda. Ocurre exactamente igual en los casos de robo y de incendio. 

Aun así, existen algunas empresas más benevolentes con el tema de los neumáticos, lo cual parece lógico. La excusa del fraude sirve para excluir una cobertura que podría ser problemática. Por lo tanto, aquellas que sí pueden llegar a ofrecer una indemnización o sustitución lo hacen teniendo en cuenta el criterio de depreciación. Este criterio decide la deducción de la indemnización según el nivel de uso de la rueda.

Para hacernos una idea, ya que esto puede cambiar según la compañía, durante los primeros doce meses se rebaja un 15% del precio total, en el segundo año un 35% y en el tercero un 50%. Por lo tanto, si el neumático costó cien euros y sufre un percance en el tercer año, la aseguradora nos compensará con cincuenta euros. Si la rueda tiene más de tres años de vida no se podrá conseguir ningún tipo de indemnización. En estas situaciones es muy útil guardar el ticket para demostrar la fecha de compra.

En caso de siniestro el seguro solo cubrirá los gastos de reparación y sustitución de los neumáticos si no son el único elemento dañado del coche

Los pinchazos o los típicos ‘bordillazos’ también quedan fuera de la cobertura. Si tenemos algún problema con las ruedas, el seguro nos ofrecerá asistencia en viaje, pero no se encargará de reponer o arreglar el neumático. Tampoco lo hará si circulamos por vías no aptas o con el neumático a una presión no recomendada por el fabricante.

Cabe señalar que la Correduría de Seguros Pont Grup ofrece una cobertura especial para pinchazos con la moto. Para que el seguro nos cubra la profundidad del neumático debe ser superior a 1.8 milímetros y tener menos de tres años de antigüedad. Cubre los actos de vandalismo intencionados y los pinchazos o reventones causados por cualquier tipo de objeto como una piedra o una acera.

Seguros del taller o del fabricante

Al comprar unos neumáticos nuevos es muy posible que el taller o la tienda nos ofrezca contratar un seguro adicional. Estos se encargan de cubrir pinchazos, actos de vandalismo o reventones, pero no robo o accidentes de tráfico. Existe la posibilidad de asegurar los dos neumáticos o solamente uno –con protección durante dos o tres años–, aunque no cubrirá los gastos cuando la rueda esté muy deteriorada o haya sido dañada por conducir en vías no aptas.

Consejos para cuidar los neumáticos de tu moto

Como elemento de desgaste que son, los neumáticos inevitablemente irán empeorando sus prestaciones mediante el uso. Aun así existen algunos consejos para poder prolongar su vida por más tiempo y que además ayudan a conducir de forma más segura.

  • Controla la presión. Es probablemente el factor que más influye en el desgaste de los neumáticos. Una baja presión del aire hará que tu moto se sienta más pesada, ya que habrá más superficie del neumático en contacto con el asfalto, y por lo tanto más desgaste. Por el contrario, si hay demasiada presión de aire, todo el peso de la moto estará sobre una superficie menor de neumático, lo que hará que se desgaste mucho más rápido por esa zona. Aunque pueda resultar algo tedioso, es recomendable comprobar la presión cada dos semanas.

  • Elige el neumático correcto. Dependiendo de la cilindrada de la moto, de su peso y de para qué la vas a utilizar, debes elegir el tipo de neumático correcto. No escatimes en gastos a la hora de comprar uno u otro, ya que es importante que la rueda ofrezca las mejores prestaciones, tanto en condiciones de asfalto seco como mojado.

  • Controlar el desgaste. Ya lo hemos mencionado anteriormente. La profundidad de los surcos del neumático no debe ser menor a 1.6 milímetros. Es fácilmente comprobable con una moneda de un euro. Si al introducirla el surco no cubre por completo la banda dorada de la moneda, es hora de cambiar de rueda.

  • Conducción eficiente. Al contrario que un coche, las motos solo tienen dos ruedas  y la huella de contacto con el asfalto es menor, por lo que el desgaste sobre ellas es muy superior. Para conseguir uno equilibrado y racional, no deberemos superar los límites de velocidad ni realizar frenadas bruscas si no son necesarias.  

Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato
COMPARA AHORA
Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR