Acceso área privadaMi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Seguro a todo riesgo, ¿cubre golpes propios?

Cuándo y cómo el seguro a todo riesgo cubre los golpes propios

Sí, el seguro a todo riesgo cubre golpes propios. Pero no basta con hacer esta afirmación; haz que matizarla. En esta guía sabrás todo lo que puede ofrecerte un seguro a todo riesgo cuando se trata de cubrir los daños propios. Si lo que quieres es saber cuánto te costaría, entra ahora en nuestro comparador de seguros de coche. Consigue tu comparativa personalizada y asesoramiento experto, gratis.

Compara en las principales aseguradoras y contrata el mejor seguro de coche

Sí, el seguro a todo riesgo cubre golpes propios

De entre todos los tipos de seguros de coche que puedes encontrar en el mercado, el seguro a todo riesgo es, sin duda, el más completo. Porque cubre un supuesto que el resto de pólizas —salvo excepciones y para casos muy concretos— dejan fuera: los daños propios.

Y los cubren en diferentes situaciones en las que, o bien el asegurado es civilmente responsable de los daños sufridos por su coche, o en los que no hay un tercero que pueda responsabilizarse. Como en caso de colisión con especies cinegéticas.

Puedes ser responsable de los daños si son la consecuencia de un accidente: pierdes el control del vehículo y colisionas contra otro coche o un elemento del mobiliario urbano. Pero también si no calculas bien una maniobra aparcando en el garaje y golpeas una columna.

En todos estos escenarios, podrías contar con tu aseguradora (según las condiciones y con los límites pactados en la póliza). De modo que es posible afirmar que sí: el seguro a todo riesgo cubre golpes propios, porque incluye la garantía de daños propios. A partir de esta premisa, podemos empezar a matizar.

Porque, si precisamos más nuestra respuesta, lo cierto es que no siempre el seguro a todo riesgo cubre golpes propios. Hay que atender a factores como la causa del siniestro. 

Todo está en la letra pequeña del seguro. Si no quieres tener problemas con ella, acude a los expertos y no contrates tu seguro de coche a ciegas. Si utilizas el comparador de Acierto.com no solo podrás calcular tu seguro a todo riesgo. También recurrir a nuestros asesores especializados en seguros de coche para que te aclaren cualquier aspecto sobre las condiciones de la póliza que te interese.

Seguro a todo riesgo cubre golpes propios

El seguro a todo riesgo cubre golpes propios si no hay negligencia

Ningún seguro a todo riesgo cubre golpes propios si además de culpa hay negligencia por parte del asegurado. Porque por definición, cubre los daños de los que tú seas responsable. Pero en las exclusiones generales de la cobertura, matiza. Si los daños podrían haberse evitado, no responderá.

Y es que, aunque tú seas el único culpable y tengas un seguro a todo riesgo que cubra golpes propios, ninguna aseguradora te dará cobertura si participabas en una carrera ilegal, por ejemplo. O después de haberte retirado el permiso de conducir. O si las autoridades acuden al lugar del siniestro y das positivo en cualquiera de los test a los que podrían someterte, tal y como advierte la Dirección General de Tráfico (DGT):

“Todos los involucrados en un siniestro pueden ser sometidos in situ a la detección de alcohol y drogas, también peatones y ciclistas, siempre que su estado permita realizarles las pruebas”. Y facilita un dato: “en 2020, el 23 % de las pruebas de drogas realizadas tras un accidente fueron positivas”.

Todos esos conductores, aunque contasen con un seguro a todo riesgo que cubre golpes propios, asumirían de su bolsillo todos los daños; tanto los causados a terceros como los que afecten al vehículo asegurado.

El seguro a todo riesgo cubre golpes propios si no estás en período de carencia

Se habla muy poco de la carencia en los seguros de coche. Tal vez, porque es un concepto que automáticamente asociamos a los seguros de salud. Y desde la erupción volcánica en La Palma, también a los seguros de hogar.

Sin embargo, un seguro a todo riesgo que cubre golpes propios puede aplicar carencia precisamente a la garantía de daños propios. Este impasse puede servir a la aseguradora para hacer un peritaje al vehículo. Se trata de evitar posibles fraudes al seguro.

Si no existiera la carencia, alguien que acaba de contratar la póliza podría aprovechar un parte para reparar daños con los que el vehículo ya contaba y de los que la compañía no fuera consciente y después dar de baja su seguro (si está a tiempo).

También es frecuente aplicar carencia a una cobertura que se añade con posterioridad a la póliza. Como la de reparación y cambio de lunas: la aseguradora necesita comprobar que ninguna luna presenta daños previos antes de darle al asegurado la posibilidad de presentar un parte por rotura de lunas.

El seguro a todo riesgo cubre golpes propios, con y sin franquicia

Un concepto clave del seguro a todo riesgo es la franquicia. Si la contratas, significa que tu seguro a todo riesgo cubre los golpes propios, pero una vez descontada la cuantía que indique la misma.

Es decir, que en un seguro con franquicia, los gastos de la reparación se comparten en cierta medida entre asegurado y aseguradora. El asegurado paga lo correspondiente a la franquicia, y la aseguradora, el resto. Si quieres ampliar más esta información, no te pierdas nuestra guía sobre el seguro con franquicia y qué significa.

Si se trata, en cambio, de un seguro todo riesgo sin franquicia, cubre los golpes propios en su totalidad: asumiendo todos los gastos de reparación. Si hay extras afectados, indemnizará al asegurado calculando el valor de los daños conforme a lo pactado en la póliza. También establecerá límites para otros daños, como los que puedan sufrir los sistemas de retención infantil y el equipaje (si quedan incluidos en la garantía).

El seguro a todo riesgo cubre golpes propios: cómo

Ahora que ya conoces las situaciones en las que el seguro a todo riesgo no cubre golpes propios, es el momento de saber cómo responderá, cuando sí lo haga. Y puede ser de dos formas:

El seguro a todo riesgo cubre golpes propios en sus talleres

Las aseguradoras siempre ofrecen más ventajas si eliges alguno de sus talleres concertados para reparar el coche. Especialmente cuando los daños los cubre la póliza contratada. En el caso de un seguro a todo riesgo con franquicia, podría ser un descuento en la franquicia. Y que se suma al resto de atractivos de estas redes de talleres: atención preferente, garantía extendida en reparaciones, vehículo de cortesía, etc.

El seguro a todo riesgo cubre golpes propios en otros talleres

Si tienes un seguro con libre elección de taller, la compañía seguirá asumiendo los gastos de la reparación, repares tu coche donde lo repares. Pierdes algunas ventajas, pero ganas las que te proporciona el poder contar con tu taller de siempre. Es una elección personal.

El seguro a todo riesgo cubre golpes propios cuando hay siniestro total

Además de ocuparse de reparar los daños, un seguro a todo riesgo cubre los golpes propios cuando no compensa repararlos. Es decir: cuando el valor de la reparación supera un determinado porcentaje del valor del coche que deba ser tenido en cuenta en ese momento (según la antigüedad del coche). Este porcentaje suele ser del 75 % (aunque hay compañías, como AXA, que lo fijan en el 100 %).

Si el coste de reparar el coche supera el fijado en la póliza, el seguro a todo riesgo cubre esos golpes propios que han derivado en siniestro total con una indemnización. Y esta equivaldrá al valor de nuevo, venal, venal mejorado u otras fórmulas, según los años que hayan pasado desde la fecha de la primera matriculación.

Seguro a todo riesgo cubre golpes propios: reparación en taller

El seguro a todo riesgo que cubre golpes propios, al mejor precio

¿Quieres saber cuánto cuesta un seguro a todo riesgo que cubre golpes propios? No podemos darte una respuesta concreta, porque depende de muchas variables: tu edad, la del coche, su valor, tu historial de siniestralidad...

Afortunadamente, en Acierto.com contamos con una herramienta capaz de cruzar todos estos datos con los seguros de las principales compañías del país para proponerte los seguros de coche que mejor se ajustan a ti. Y en solo 3 minutos.

Solo tienes que entrar en nuestro comparador y rellenar un único formulario para obtener los precios más competitivos del mercado en seguros a todo riesgo. Podrás ahorrar hasta 500 euros en tu póliza. Además, contarás con ayuda en todo momento, si la necesitas. Detrás de esa herramienta hay un gran equipo de asesores de seguros de coche encantados de poder ayudarte. Gracias a su acompañamiento experto, acertarás con tu elección.

¿El seguro a todo riesgo cubre golpes propios? Y otras preguntas frecuentes

El seguro a todo riesgo cubre golpes propios es la pregunta más formulada en relación a todo lo que hemos tratado en esta guía. A esta pregunta ya le hemos dado una respuesta; y la hemos matizado. Pero aún quedan dudas por resolver. Elegimos las más buscadas por los usuarios en Internet.

Si tienes alguna inquietud, quieres aclarar algo más o necesitas ampliar esta información, contacta con nuestro call center. O pide que te llame uno de nuestros agentes: puedes solicitar la llamada desde el comparador y en cualquier momento.

¿Qué es cobertura de daños propios?

La cobertura de daños propios es la que responde cuando tú eres el responsable de los daños que sufre tu coche: contra la columna de un garaje, contra otro coche, por una granizada... Las circunstancias dependen de los supuestos que recoja el condicionado. En estos casos, la aseguradora asume los gastos de reparación. O indemniza al asegurado, si el coche resulta siniestro total a consecuencia de estos daños propios.

¿El seguro a todo riesgo con franquicia cubre golpes propios?

Un seguro a todo riesgo con franquicia cubre golpes propios como cualquier modalidad a todo riesgo. Con la diferencia de que no cubre todo el coste de la reparación, sino que resta del mismo la cuantía de la franquicia. Si tienes un seguro a todo riesgo con franquicia de 200 euros, presentas un parte por golpes propios y la reparación cuesta 500 euros, el seguro solo asumirá los 300 euros restantes.

¿Un seguro a todo riesgo cubre cualquier daño?

Afirmar que cubre cualquier daño no es del todo cierto. Hay que tener en cuenta que existen una serie de exclusiones generales a la cobertura del seguro, incluso para daños a terceros. Y también específicas de la cobertura de daños propios. Así, podría no cubrir los daños si condujera un menor sin carnet. O si condujera el asegurado, pero bajo los efectos del alcohol. O si el coche no hubiera pasado la ITV. Por otra parte, algunos daños concretos suelen quedar fuera de la garantía. Por ejemplo, los daños a los accesorios no declarados y/o no de serie.

¿Qué daños cubre el seguro todo riesgo?

Depende de cada póliza. Si hablamos de daños propios, entre los supuestos habituales podemos encontrar: vuelco del vehículo, caída de objetos, actos vandálicos, colisión con otro vehículo identificado, con animales cinegéticos, pedrisco... Tanto en reposo como en circulación y durante su transporte.

 

Actualizado el 30/10/2023 por el equipo de redacción de acierto