Cobertura de animales cinegéticos

Si eres aficionado a la caza o circulas por vías ubicadas cerca de cotos, contrata una cobertura específica para este tipo de percances

Que tener un siniestro con nuestro vehículo siempre acaba siendo un mal trago es una realidad evidente. Sin embargo, el tipo de percance puede acabar complicándonos la vida, en especial si nuestro seguro no está dispuesto a asistirnos en según qué situaciones. Es el caso de los atropellos y choques con animales cinegéticos. Pero, ¿qué son exactamente? ¿Para quiénes están pensadas las coberturas específicas? ¿Qué prestaciones incluyen?

Qué es un animal cinegético

Antes de entrar en mayores vicisitudes cabe matizar a qué nos referimos cuando hablamos de animales cinegéticos. Se trata de las especies objeto de caza y pesca, ya sean mamíferos, aves o peces; y pueden clasificarse en dos categorías: especies de caza mayor y especies de caza menor; unos términos que se barajan en función de las dimensiones del animal en cuestión.

Para que te hagas una idea, entre las primeras encontramos a los jabalíes, los corzos y ciervo; mientras que pertenecen al segundo las perdices, codornices, conejos y liebres, entre otras. Esta clasificación puede cambiar en función de la comunidad autónoma, en especial para animales “medianos” como las cabras montesas, los zorros, jabalís y demás.

El atropello de animales en carretera, más frecuente de lo que crees

Si tenemos en cuenta que la Península Ibérica es todavía una de las regiones de Europa que cuenta con mayor diversidad de especies (y también una gran afición por la caza) y que hasta el 33% de los accidentes con animales que se producen están causados por jabalís, protegerse contra los percances a los que nos estamos refiriendo resulta más que recomendable.

Hasta el 33% de los accidentes con animales que se producen están causados por jabalís

Sobre todo si solemos circular por vías cercanas a cotos de caza o parajes naturales. De hecho, hacerlo puede ser más fácil de lo que parece, pues en nuestro país tenemos más de 30 mil. Otros datos interesantes al respecto son los que refleja el Consejo Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, que estima que cada año se producen alrededor de 20 mil accidentes por “atropellos o irrupciones de fauna silvestre en las vías de circulación”.

Qué dice la legislación

Desde mediados de mayo del 2014 y tras la reforma de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículo a Motor y Seguridad Vial exime a los titulares del aprovechamiento cinegético de los cotos de caza -–las personas que lo explotan, vamos– se encuentran eximidos “en buena medida” del pago de los daños producidos por el atropello de animales. El título se refiere también a la responsabilidad civil, que desde entonces recae sobre el conductor del vehículo responsable de la colisión.

Para que te hagas una idea y si, por ejemplo, atropellas a un conejo, tendrás que hacerte cargo de todos los gastos que se deriven del accidente. Esto incluye los de tu propio coche, y los patrimoniales (si has torcido una señal o producido otros perjuicios en la calzada, entre otros). Ahora bien, el reglamento contempla dos excepciones: que el coto no se encuentre correctamente señalizado o que haya tenido lugar una acción de caza mayor. O sea, con animales de grandes dimensiones.

El el primero de los supuesto el propietario del coto tendrá que indicar específicamente que hay animales sueltos, y no solo eso, sino que tendrá que asegurarse de que los tramos se encuentran vallados correctamente. Si hay una falta de adecuación y lo ha comunicado a las autoridades pertinentes, la responsabilidad pasará a la Administración. En cuanto a las acciones de caza mayor, la salvedad se aplica solo si esta ha tenido lugar hasta doce horas después del atropello.

Cobertura para especies cinegeticas

Llegados a este punto cabe preguntarse: ¿cuándo se hará cargo el seguro del accidente? ¿Qué póliza necesito? Lo primero que tienes que saber es que las que son a todo riesgo, independientemente de si tienen franquicia o no, siempre cubren estos daños. En todo caso, muchas compañías permiten añadir a su seguro de terceros una cobertura específica –que, evidentemente, encarecerá la prima– para colisiones con este tipo de animales.

Por ejemplo Lagun Aro ofrece una cobertura general para todo tipo de animales: cinegéticos o no, salvajes y domésticos; y AXA nos permite contratarla como garantía adicional en las siguientes modalidades: Terceros con Incendio, Robo y Lunas; Terceros con Incendio, Robo y Lunas + Pérdida Total, y Todo Riesgo con franquicia. En las condiciones incluyen a los animales de granja y se matiza que se cubrirá siempre y cuando haya un atestado policial.

Direct Seguros también tiene una modalidad de Colisión con animales que se hace cargo los daños sufridos en vehículo al chocar con “especies cinegéticas y animales domésticos de explotaciones ganaderas, granjas y similares”. La letra pequeña indica que la reparación y peritación de los daños deberán realizarse en los talleres designados por la aseguradora. La indemnización será por el 100% del valor de los daños materiales hasta 6 mil euros; pero no se aplica la franquicia pactada en las condiciones singulares de la póliza.

Por su parte, Línea Directa pone a disposición de aquellos asegurados que carezcan de una póliza a todo riesgo, la opción de contratar una cobertura de daños causados por animales, que incluye los domésticos y salvajes que invadan la calzada. Es obligatorio el atestado, pero no que este “señale la responsabilidad del animal” (o sea, que puede ser culpa nuestra, un matiz interesante).

No obstante, estos son tan solo algunos ejemplos. Lo mejor es que compares entre las distintas opciones que te brinda el mercado de la mano de una herramienta específica como el comparador de seguros de coche de Acierto.com. Además y para casos tan concretos, siempre se agradece el asesoramiento de un experto.

Cómo actuar si atropellas a un conejo (u otro animal cinegético)

Más allá de lo comentado, no podemos dejar de daros una serie de consejos para que enfrentarte a un accidente de esta clase te resulte más sencillo. Lo primero será detener el vehículo y asegurarte de que todos los integrantes os encontráis en perfecto estado. A continuación presta atención al emplazamiento del vehículo que, en algunos tramos con tierra y desniveles –propios de los cotos de caza– puede verse varado.

Fíjate en si hay señales que indiquen que se trata de una zona donde pueden circular animales sueltos y, si no las ves, insiste en que los agentes lo reflejen en su documento.

Tras cerciorarte de que puedes abrir la puerta con seguridad –comprueba que no pasen coches y vístete con el chaleco reflectante-, hazlo con cautela y verifica los daños. En ningún caso y aunque estos sean escasos, deberás continuar con tu trayecto. Informa a la Guardia Civil del suceso para que redacte un atestado en el que se plasme lo ocurrido. Es imprescindible que en el informe quede reflejado el punto kilométrico exacto de la colisión, ¿la razón? Que servirá para determinar de qué coto se ha escapado el animal.

Fíjate en si hay señales que indiquen que se trata de una zona donde pueden circular animales sueltos y, si no las ves, insiste en que los agentes lo reflejen en su documento.  El paso siguiente será dar parte al seguro, independientemente de la cobertura que tengamos. En caso de que únicamente hayas sido testigo de lo ocurrido, lo ideal será tomar fotografías para dejar constancia.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR