Seguros para motos eléctricas

Así son las motos eléctricas y las pólizas que las aseguran

¿Cómo es una moto eléctrica? Ventajas e inconvenientes

Las motos eléctricas han llegado al mercado del motor para combatir el problema de la contaminación y ofrecer una alternativa a los combustibles fósiles. Gracias a sus motores eléctricos no producen contaminación en el aire (tampoco acústica porque eliminan todo el ruido de las motos clásicas), apenas consumen y ofrecen al comprador la posibilidad de beneficiarse de las ayudas económicas que el gobierno ofrece a través del Plan de Impulso a la Movilidad con Vehículos de Energías Alternativas (MOVEA, 2014-2020). Se trata de incentivar la compra de vehículos —coches y motos— que utilicen energías alternativas y con los que lograr una “movilidad sostenible”.

Se concederán ayudas a la adquisición de vehículos eléctricos, de gas licuado del petróleo (GLP/Autogás), de gas natural comprimido (GNC) y licuado (GNL), motos eléctricas y bicicletas de pedaleo asistido por motor eléctrico. Adicionalmente, la infraestructura de recarga asociada a los vehículos eléctricos es la que presenta actualmente mayores barreras a su implantación, por lo que se introduce como una de las novedades del programa el apoyo financiero a la implantación de puntos de recarga en zonas de acceso público”.

Además de contar con una ayuda estatal, los compradores de motos eléctricas se ahorran el impuesto de circulación

El motor eléctrico no sólo resulta más barato en relación al consumo  (aproximadamente 0.50€ de gasto en electricidad por cada 100Km. frente a los 6/8 € de gasolina), también en lo relativo al mantenimiento. Tiene menos piezas que puedan averiarse —toda avería relacionado con el motor suele ser alarmante además de cara— y al prescindir del aceite, no requiere que revises niveles o cambies los filtros, abaratando y simplificando así su mantenimiento.

Por si fuera poco, además de contar con una ayuda estatal, los compradores de motos eléctricas se ahorran el impuesto de matriculación y pueden contar (depende del Ayuntamiento) con bonificaciones en el impuesto de matriculación.

En la otra cara de la moneda encontramos ciertos inconvenientes, aunque subsanables con el tiempo; e inevitables, cuando hablamos de algo tan novedoso. Al ser tan recientes, no vas a encontrar tantas ofertas, por ejemplo, en lo relativo al seguro. Las compañías están empezando a ofrecer seguros específicos para estas motos, pero desde luego no vas a contar con tanta variedad como las motos de combustión.

Hay menos puestos de repostaje eléctrico (unos 1.500 en todo el país) que gasolineras (aunque puedes recargarla en casa, enchufando el cargador a una toma de 220 voltios), pero, como ya hemos visto, parte de los esfuerzos del plan MOVEA están también destinados a crear más puntos de acceso público como los que hay actualmente en centros comerciales o en la calle.

La batería tiene una “vida” limitada: 500 cargas las de plomo, entre 1.000 y 2.000 las de Ión-Litio.

Que haya pocos lugares donde “repostar” es un inconveniente añadido a la duración de la batería: con la de litio (la más duradera) y en las condiciones más óptimas (depende del sobrepeso al que sometamos a la moto y de otros factores como la velocidad) no puedes hacer más de 125 km. sin parar. Con las baterías de plomo la autonomía se reduce a tramos de entre 45 y 70 km.

Además, la batería tiene una “vida” limitada: 300 cargas las de gel, 500 cargas las de plomo, 1.500 las de Litio y entre 1.000 y 2.000 las de Ión-Litio. Claro que siempre es más barato comprar otra batería que cambiar un embrague o un motor, si eso es todo lo que necesita una moto eléctrica para seguir funcionando durante años.

Son (por lo general) más caras, aunque si eres de rodar mucho, te compensa por el ahorro en gasolina. Están limitadas en cuanto a potencia: entre las que se comercializan, la cilindrada máxima es de 125 c.c. (por lo que necesitarás el permiso B o el carnet AM o de ciclomotor----Link guía carnets de moto). Puedes encontrarlas, eso sí, en multitud de marcas y modelos.

¿Cómo son y cuánto cuestan los seguros para motos eléctricas?

Como ocurre con un seguro de moto “normal” o un seguro de coche, el precio de la prima viene determinado por factores como la antigüedad del permiso de conducir, la cilindrada de la moto, el perfil del conductor (a menos años, más elevada es la prima) y las coberturas que se contraten, entre otros aspectos.

Es decir: no podemos concluir que se establezca una prima especial para este tipo de seguros sino que el importe de ésta se basa, como en el de cualquier otra moto, en todos los factores que se suelen evaluar a la hora de establecer el riesgo que asume la aseguradora con esa póliza. A su favor tienen el hecho de que, como hemos visto, necesitan menos reparaciones y revisiones; luego menos riesgo para la compañía.

Igualmente puedes encontrar diferencias de una compañía a otra en lo que se considera de serie y las garantías opcionales así como en las modalidades de pólizas de motos eléctricas disponibles. Así, Línea Directa ofrece un seguro de moto eléctrica específico que cubre la Responsabilidad Civil Obligatoria y Voluntaria, la Defensa Jurídica y la Reclamación de Daños, pero que puede ampliarse contratando otras garantías opcionales como la cobertura de Daños por Robo e Incendio o el Seguro del Conductor.

En cualquier caso, poco a poco iremos asistiendo a la incorporación de seguros específicos para este tipo de motos. Por ejemplo, Fénix Directo ya ofrece uno, con Asistencia en viaje (una cobertura fundamental para este tipo de motos) y Reclamación de multas (además de las coberturas obligatorias) a un precio especial.

Si en algo se diferencia el seguro de moto eléctrica es que cuenta con coberturas específicas ya que sólo ellas pueden necesitar que se repare o se reponga una batería (por ejemplo). Y en lugar de requerir asistencia en viaje por falta de combustible pueden necesitar una recarga de emergencia. Por lo demás, el resto de coberturas no difiere de lo habitual.

Coberturas especiales en un seguro de moto eléctrica

A la hora de contratar un seguro de moto eléctrica hay una serie de coberturas que no se incluyen en las pólizas de motos de combustión y que has de asegurarte que tu compañía te ofrezca:

  • Seguro de robo del cable del cargador: vital para la moto eléctrica. Está asegurado como lo estarían las llaves de tu coche.
  • Asistencia (desde el km.0 es lo habitual) por falta de batería: te remolcan a un taller donde puedas recargarla o hasta casa.
  • Los daños en la batería.
  • Un concierto con talleres especializados que puedan hacerse cargo de las averías propias de este tipo de motores.
Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato
COMPARA AHORA
Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR